Por @Wicho — 24 de Julio de 2021

El silencio de Roscosmos, la ESA y la NASA sobre las dificultades que está experimentando el módulo Nauka de la Estación Espacial Internacional (EEI) tras su lanzamiento sigue siendo estruendoso. Así que esta anotación está confeccionada a partir de informaciones no oficiales aunque de fuentes generalmente fiables. El resumen, y la buena noticia, es que Nauka avanza poco a poco hacia la EEI. Pero aún estamos lejos de poder cantar victoria.

Recapitulando: tras su lanzamiento, el día 21 llevado a cabo sin problemas, se detectaron toda una serie de fallos en diversos sistemas de a bordo. Y, sobre todo, los motores principales del módulo quedaron inutilizables –aunque temporalmente– por un error en la presurización de los depósitos de combustible que en principio se atribuye a un fallo de programación. Son los motores que Nauka tenía que haber utilizado para pasar de su órbita inicial a la que le iba a permitir acoplarse a la Estación. Y es que la mecánica orbital tiene lo suyo.

Sin embargo los motores de maniobra sí funcionan. Así que el personal del control de la misión se apresuró a diseñar un posible plan de aproximación a la EEI utilizándolos. Con la esperanza, además, de que al ir consumiendo combustible, la presión en los depósitos fuera bajando hasta el nivel en el que se pudieran utilizar los motores principales.

Diferentes encendidos de los motores de maniobra a lo largo de los días 22 y 23 fueron aumentando el apogeo –la altitud máxima– de la órbita de Nauka, aproximándo el módulo a la necesaria para acoplarse a la Estación, aunque aún muy lejos de ella. Y a última hora de la tarde de ayer, día 23, la presión había bajado lo suficiente como para atreverse a usar los motores principales.

La maniobra, aunque no se encendieron durante demasiado tiempo por si acaso, parece haber salido bien. Así que ahora la orbita de Nauka anda por los 370 kilómetros, aunque la Estación está a 420. Pero ojo, no sólo la altitud es importante: el plano orbital va cambiando con el tiempo. Y eso también es un problema porque el cambio es distinto en dos objetos en órbitas a distintas alturas. Así que Nauka podría alcanzar la altitud necesaria pero sin poder llevar el cambio de plano orbital necesario, que es costosísimo en combustible. Por eso aunque la órbita de Nauka es estable tampoco hay todo el tiempo del mundo para irlo aproximando a la Estación.

En cualquier caso no será hasta a lo largo de hoy, día 24, cuando se intenten las maniobras que deberían colocar a Nauka en la órbita necesaria para acoplarse a la EEI. O al menos en una lo suficientemente próxima a ella como para poder compensar el resto con los motores de maniobra por si los principales volvieran a quedar inutilizados. Es algo que hay que hacer con sumo cuidado –siempre, no sólo en el caso de Nauka– ya que hay que calcularlas y ejecutarlas de tal forma que termines a la altitud objetivo en las proximidades de la Estación; no sirve de nada subir a lo loco si cuando alcanzas su altitud estás al otro lado del mundo.

Otro asunto en el que trabajan desde el control de la misión es en el sistema de acoplamiento automático Kurs que, al menos según las últimas informaciones (ojo, insisto en que no son oficiales), no funciona. Aunque esto es relativamente menos preocupante porque el sistema TORU que permitiría a la tripulación de la EEI tomar el control de Nauka y acoplarlo manualmente sí lo hace. Pero de todos modos es incómodo tener que depender de un sólo sistema de acoplamiento cuando en realidad hay dos.

Mientras tanto la partida del módulo Pirs de la Estación, que tiene que dejar su sitio a Nauka, ha sido pospuesta una vez más, en esta ocasión para el domingo. Por si acaso.

Por si es de interés, aunque ya las voy enlazando en lo que escribo, mis fuentes para informarme sobre Nauka, ya que las oficiales no están sirviendo para nada, son fundamentalmente Anatoly Zak y Katya Pavlushchenko, que tienen numerosos contactos en la industria aeroespacial rusa, y Jonathan McDowell, que va actualizando datos de la órbita del módulo. Estas tres personas están desde hace tiempo en mi lista de Twitter llamada Espacio.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD