Por @Wicho — 4 de Diciembre de 2021

De izquierda a derecha las propuestas de Blue Origin (Orbital Reef), Nanoracks (Starlab) y Northrop Grumman – NASA
De izquierda a derecha las propuestas de Blue Origin (Orbital Reef), Nanoracks (Starlab) y Northrop Grumman – NASA

Uno de los objetivos de la NASA en los últimos años está siendo el de promover el uso comercial el espacio, sobre todo el de la órbita baja terrestre. Uno de los campos de trabajo en esa área es buscar una estación espacial comercial que pueda sustituir a la Estación Espacial Internacional cuando llegue al fin de su vida útil. Para ello acaba de asignar sendos contratos a tres empresas para estudiar tres posibles alternativas. Y sí, una de ellas es Blue Origin, la empresa de Jeff Bezos, que supongo que en esta ocasión no encontrará motivos para recurrir la decisión ni para denunciar a la NASA por ella.

Las adjudicatarias son Blue Origin, que se lleva 130 millones de dólares; Nanoracks LLC, que se lleva 160 millones, y Northrop Grumman Systems Corporation, con 125,6 millones. Con ese dinero tienen que desarrollar sus propuestas de estaciones espaciales comerciales e independientes que estarán a disposición de clientes tanto gubernamentales como del sector privado. La NASA lo ve un poco como la extensión de los programas comerciales de carga y tripulaciones que hasta ahora están funcionando tan bien.

Los proyectos de Blue Origin, Orbital Reef, y de Nanoracks, Starlab, ya los teníamos fichados y habíamos hablado de ellos en esta anotación. El de Northrop Grumman, sin nombre conocido, se había escapado a nuestro radar pero es similar a los otros dos: se trata también de una estación espacial modular, en esta caso basada en las cápsulas de carga Cygnus de la empresa, que ofrecerá múltiples puertos de atraque por lo que se podrán añadir distintos módulos según las necesidades.

La NASA se da hasta 2025 para cerrar estos diseños; a partir de ahí vendrá la parte más complicada, que es la de ponerlos en órbita y en servicio. Cuando estén en funcionamiento la agencia los certificará para su uso por parte de sus misiones y contratará servicios en las distintas estaciones según vaya necesitando y según lo que ofrezca cada una.

En total la agencia recibió once propuestas de otras tantas empresas –o gurpos de empresas, como en el caso de Blue Origin– y la mayoría fueron consideradas viables. Pero el dinero es limitado, por eso sólo escogió las tres aquí mencionadas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD