Por @Alvy — 20 de Febrero de 2020

Family of kingfishers / John Gerardus Keulemans
John Gerardus Keulemans / Family of kingfishers (1868-71)

La Biodiversity Heritage Library es una gigantesca biblioteca con literatura e imágenes de dominio público o licencias Creative Commons que se pueden descargar libremente. Hay un poco de todo, desde libros antiguos digitalizados a dibujos y fotografías, todas ellas con el mundo natural y la biodiversidad como tema principal. En total catalogan 155.000 títulos, 254.000 volúmenes y 58 millones de páginas de información. Proceden de diversos museos y están referenciadas. Se puede buscar por palabras, títulos, fechas o colecciones; el texto de los libros está digitalizado también y es «buscable».

Como no podía ser menos en Internet hay un montón de ilustraciones de gatitos y también de plantas y animalitos dibujados a la antigua usanza. Dicen en Lifehacker, que es por donde vi pasar el enlace, que igual sirve para inspirarse a la hora de ilustrar algo como para encontrar un tatuaje. La verdad es que lo mismo encuentras un pangolín que una cotorra argentina, dos de las especies de moda estos días.

Pangolin: Natural History Museum, London
Pangolin / Natural History Museum (Londres)

Además de la página de incorporaciones recientes también tienen herramientas y servicios para desarrolladores y un Twitter donde van informando de novedades: @BioDivLibrary, una cuenta de Instagram (@BioDivLibrary) y otra en álbumes de Flickr aunque lo más práctico es buscar directamente en su web.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 20 de Febrero de 2020

Mi amigo Juanma me llamó la atención sobre este viejo vídeo que ha resurgido hace poco. Se trata de un segmento de un programa de televisión australiano titulado Curiosity Show, más viejo todavía. Lo presentaban Deane Hutton y Rob Morrison y era una combinación de ciencia y «bricomanía», una fórmula muy divertida que daba lugar a presentaciones como la llamativa ventana de Ames que se ve en el vídeo.

El propio vídeo explica cómo construir fácilmente esta ilusión óptica, similar al de la habitación de Ames, en el que un trapezoide dibujado como si fuera una ventana en perspectiva (o habitación, en la otra versión) confunde totalmente al cerebro cuando se hace girar.

Este efecto lo inventó Adelbert Ames en 1946 y por eso lleva su nombre. Lo más curioso es que al dibujar los rectángulos en perspectiva como trapecios –y a pesar de que sabemos perfectamente que no son rectangulares– el cerebro nos engaña poderosamente, incluso haciendo cambiar de sentido el giro del bolígrafo que se cuelga.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 19 de Febrero de 2020

Larry Tesler
Larry Tesler Smiles at Whisper - Foto CC BY 2.0 Yahoo

Acaba de fallecer Lawrence Gordon Tesler, más conocido como Larry Tesler. Mientras trabajaba como informático en el mítico Xerox PARC implementó, junto con Timothy Mott, las funciones de copiar y pegar en un procesador de textos llamado Gypsy.

Gypsy corría en el Xerox Alto, el primer ordenador diseñado desde el principio para tener un interfaz gráfico. El Alto fue un fracaso comercialmente hablando, pero sirvió de inspiración a Steve Jobs y su equipo para el desarrollo del Lisa, que también fracasó, y del Macintosh, el ordenador que hizo que 1984 no fuera como 1984.

De hecho Tesler trabajó luego en Apple, colaboró con Niklaus Wirth en el desarrollo de Object Pascal, y más tarde estuvo en Amazon y Yahoo.

Pero nunca podremos agradecerle suficientemente el tiempo que nos ha ahorrado gracias a comando-C y comando-V.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 19 de Febrero de 2020

Interior de uno de los tanques de combustible de un KC-135 – U.S. Air Force photo/Tech. Sgt. Michael Lee Brown
Interior de uno de los tanques de combustible de un KC-135 – U.S. Air Force photo/Tech. Sgt. Michael Lee Brown

Según desvelaba Leeham News en Boeing finds debris left in new 737 MAXes, now in storage parece ser que un número indeterminado de Boeing 737 MAX han salido de fábrica con herramientas y trapos olvidados en el interior de sus depósitos de combustible.

Ni falta hace decir que esto es algo extremadamente grave. Esas herramientas sueltas pueden dañar sensores o cableado en los depósitos; los trapos pueden llegar a bloquear conducciones de combustible.

Este descubrimiento ha obligado a revisar los algo más de 400 MAX que salieron de la línea de producción desde que se prohibió volar al modelo y que por tanto no han sido entregados aún a sus propietarios. Y hay que valorar si hay que hacer estas revisiones en los que ya habían sido entregados. Es un proceso que puede llevar unos tres días entre que se vacía el depósito, de deja tiempo a que se evaporen restos de combustible y vapores, se hace la inspección y se cierra de nuevo. No debería influir en la fecha de vuelta al servicio del modelo cuando la Autoridad federal de Aviación de los Estados Unidos la apruebe.

Este nuevo problema no tiene nada que ver con los fallos de diseño y por ende de funcionamiento del MCAS, el sistema diseñado para evitar que el MAX se encabrite demasiado y que fue causante de los accidentes del vuelo 610 de Lion Air y del 302 de Ethiopian que hicieron que al MAX se le retirara el permiso para volar.

Mark Jenks, el vicepresidente de Boeing encargado del MAX, ha enviado esta carta a los empleados:

Equipo,

En estos tiempos difíciles nuestros clientes y las personas que vuelan en nuestros aviones cuentan con nosotros para hacer nuestro mejor trabajo cada día. Es por eso que estamos tomando medidas después de que una serie de objetos extraños (FOD) fueran encontrados recientemente en los tanques de combustible de varios aviones 737 MAX almacenados.

Los FOD son absolutamente inaceptables. Uno que se cuele es demasiado. Con vuestra ayuda y concentración, eliminaremos los FOD de nuestro sistema de producción.

Ya hemos celebrado una serie de reuniones en Renton con compañeros de equipo en la fábrica para compartir un nuevo proceso para que no aparezca más FOD. Este proceso incluye:

  • Instrucciones actualizadas y listas de comprobación obligatorias para los compañeros de equipo que trabajan con los depósitos de combustible.
  • Verificaciones adicionales que incluyen inspecciones, auditorías y revisiones en nuestro proceso de cierre de tanques para asegurar que no hay FOD dentro de los tanques de combustible.
  • Se han añadido nuevos carteles en estas áreas de trabajo para ayudar a recordar a los compañeros de equipo los pasos apropiados a seguir.

El éxito de esta iniciativa depende de vosotros. Necesitamos que todo nuestro equipo haga de esto una prioridad. Gracias por su compromiso de poner seguridad, calidad e integridad en todo lo que hacemos.

Pero no es la primera vez que aparecen restos en un avión de Boeing recién entregado; la Fuerza Aérea de los Estados Unidos suspendió la recepción de aviones nodriza KC-46 a principios de 2019 cuando se encontraron con problemas similares.

Si a esto le unimos los problemas que Boeing ha tenido con el desarrollo del software de la cápsula espacial tripulada Starliner, que estuvo a punto de no volver de su primera misión de prueba, está claro que la cultura de la chapuza está definitivamente instalada en Boeing.

Y eso es un problemón que no sé yo si una carta a los empleados conseguirá solucionar.

(Gracias por el aviso, Daniel).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear