Por @Wicho — 17 de Noviembre de 2022

Los dos cosmonautas trabajando en el radiador con una cápsula Soyuz y la Tierra al fondo
Prokopyev y Petelin trabajando en el radiador – NASA

En mayo de 2010 el transbordador espacial Atlantis llevó el radiador del módulo Nauka a la Estación Espacial Internacional en la misión STS-132. Como Nauka aún no estaba lanzado el radiador quedó instalado provisionalmente en el exterior del módulo Rassvet, aunque no en funcionamiento. De hecho está aún plegado. Pero doce años después esa provisionalidad por fin parece que va a tener fin; esta tarde Sergei Prokopyev y Dmitri Petelin hicieron el primero de los dos paseos espaciales que en principio serán necesarios para instalar el radiador en su sitio.

La tarea principal fue purgar el nitrógeno que había en el interior de los conductos del radiador y que ha estado actuando como protector estos años. Una vez hecho eso, ambos cosmonautas se pasaron al exterior de Nauka para instalar una plataforma sobre la que en el futuro se podrán instalar experimentos que tengan que estar expuestos al vacío.

Será en el próximo paseo espacial, previsto para antes de que termine este mes, cuando el radiador sea trasladado de Rassvet a Nauka. Para ello en principio se usará el Brazo robot europeo (ERA) del módulo Nauka. Aunque en caso de necesidad los cosmonautas podrían moverlo a mano. Pero con mucho cuidado: son 495 kilos de masa que aunque en caída libre no pesen sí tienen toda su inercia.

Para cambiarlo de sitio primero tienen que desconectarlo de la toma eléctrica que durante todos estos años ha mantenido su conexión con Rassvet a temperaturas razonables y a la vez ha alimentado sus sensores de temperatura y luego liberar las sujecciones que lo fijan a ella. La conexión mecánica y con las conducciones del sistema de control térmico de Nauka debería ser automática una vez que el ERA junte los conectores del radiador y del módulo, aunque si falla la conexión hay unas manivelas para ajustarla a mano. Luego hay que enchufar el cable de corriente y datos.

El paseo espacial de ayer fue el número 255 dedicado al montaje, mejoras y mantenimiento de la Estación; y el décimo dedicado a integrar el módulo Nauka con el resto de la EEI. Fue el tercero de la carrera de Prokopyev y el primero de Petelin. En total duró seis horas y 25 minutos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo