Por @Alvy — 25 de Octubre de 2022

El increíble Twizzle Explorer, que todavía está en versión alfa, es una aplicación en versión web para explorar el cubo de Rubik y otros puzles similares en tres formatos: web, Bluetooth y realidad virtual. Si la idea suena un poco rara puedes ver y flipar con el vídeo de Lucas Garron, su creador, que lo explica a toda leche en siete minutos, incluidas demos.

La idea principal es un simulador en 3D del cubo en el que se pueden editar los algoritmos, donde como siempre las letras marcan los movimientos de las caras: F (frente) R (right, derecha), L (left, izquierda), etc. en el sentido horario; R' para simbolizar el inverso (antihorario), R2 para simbolizar un movimiento doble y R2 para el «sandwich». Es tan simple como elegante, e incluye reproducción paso a paso o continua, e incluso la posibilidad de cambiar el número de caras y de tipo puzles, por ejemplo pasando de un Cubo de Rubik normal de 3×3×3 a un 40×40×40, a un Megaminx o un Icosamate. También se pueden obtener las fórmulas para resolver el cubo, exportar gráficos y demás.

Twizzle Explorer

Pero lo flipante comienza cuando enseña cómo se puede resolver el cubo de la web conectando un cubo Bluetooth al ordenador. Esto básicamente detecta los movimientos y los traspasa a la aplicación. Aunque la acelerada demo es un fail de libro, porque los sensores no son suficientemente rápidos, la idea es genial. También muestra cómo se pueden usar las caras de un cubo Bluetooth para resolver puzzles distintos, como un Megaminx.

Acto seguido muestra cómo hacer lo contrario: resolver un cubo físico a partir de las fórmulas introducidas en el Twizzle Explorer. Para esto hay que usar un mecanismo robótico que pueda recibir los movimientos; esto permite cosas curiosas como resolver un cubo a distancia o resolver un cubo moviendo otro (el cubo con sensores Bluetooth).

El último paso, rizando el rizo, es resolver el cubo en realidad virtual: usando un sistema de visor y mandos se puede visualizar un cubo en un espacio de realidad virtual/aumentada y resolverlo con los controles manuales. El cubo puede tener el tamaño normal o agrandarse hasta ocupar toda la habitación, así que acabarías resolviendo el cubo «desde dentro». Como no puede quedar la cosa sin sorpresa final, también enseña cómo resolver el cubo de forma «accesible», mediante comandos de voz.

El loable objetivo de Garron es divertirse y que su software resulte educativo; lo primero parece conseguido y lo segundo también. La aplicación, que tiene pinta de que será una eterna y deliciosa versión alfa o beta siempre creciendo, está elegantemente desarrollada, es rápida y resolutiva. Y de las maravillas que se pueden lograr con los cubos bluetooth –ya estoy tardando en buscar uno– y sus otros inventos habrá que seguirle muy de cerca la pista.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo