Agosto2019

Por @Alvy — 25 de Agosto de 2019

Este videoreportaje de Emeric’s Timelapse habla sobre un proyecto fotográfico planificado para durar 30 años, que de momento lleva en activo 4 años y 37 días. Día tras día. Joseph DiGiovanna, el protagonista de la historia, fotografía directamente desde la ventana de su apartamiento el skyline de Manhattan, para luego procesarlo pacientemente fotograma a fotograma.

Nubes, amaneceres, atardeceres, edificios en construcción… todo queda grabado. Lo que empezó siendo una foto cuadrada para subir cada mañana a Instagram acabó convirtiéndose casi en una obsesión, según DiGiovanna. El tipo de proyecto para gente de paciencia, como el del tendero Auggie Wren que fotografiaba cada mañana a la misma hora desde la esquina de su tienda en Smoke… pero a lo grande.

Un timelapse de 30 años de los rascacielos de Nueva York / Joe DiGiovanna

El intervalo entre fotografías que utiliza son 30 segundos, más que nada «porque ni los discos son infinitos ni el presupuesto es infinito». En total son 2.880 imágenes diarias que equivalen exactamente a 2 minutos de contenido (a 48 fps).

A lo largo de este tiempo ha utilizado varios tipos de cámaras: Canon, GoPro, Sony… todo meticulosamente montado sobre trípodes y con un intervalómetro especial que ha construido él mismo con Arduino, además de Capture One y After Effects y TimeLapse 5 como software. Últimamente tiene más de una cámara apuntando a diversos lugares. El MacBook Pro donde se procesa todo sigue siendo el mismo.

La supercolección de fotografías permite a cualquiera buscar un día significativo en los últimos años y recordar cómo estaba la ciudad en aquel día, en aquel preciso minuto. Entre las curiosidades se incluye el reciente día en julio de 2019 en el que hubo un gran apagón en Manhattan; las fotos recogen cómo la ciudad se apaga completamente y luego poco a poco va recuperando la luminosidad.

DiGiovanna lleva ya más de 4 millones de fotografías acumuladas desde la misma ventana. El proyecto está previsto que finalice en 2045. Pero confiesa que le gustaría que en realidad durara para siempre.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 25 de Agosto de 2019

Somatic está desarrollando este robot comercial al que básicamente se deja solo en un aseo público y lo limpia de arriba a abajo. Va equipado con visión artificial, escobilla, chorros de agua y vapor y también aspiradora. Y no le hace ascos a nada. (Los vídeos están parte acelerados, parte a velocidad real).

La «fórmula» de funcionamiento es un tanto peculiar, eso sí: lo que busca la empresa es alquilar al robot durante un mes completo para que ayude a los equipos humanos de limpieza. No exactamente venderlo para que reemplace a los humanos.

En mi opinión personal, este tipo de inventos (como las Roombas y similares) son la verdadera revolución robótica; más allá de los «robots inteligentes que hablan y captan los gestos de las personas» y similares. Robots prácticos para el día a día, como salidos de una novela de Stanislaw Lem, capaces de trabajar duro en aquello que a los humanos no les gusta mucho. En el blog de la empresa que lo desarrolla están contando cómo evoluciona el proyecto; cada mes publican un nuevo vídeo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 24 de Agosto de 2019

La Soyuz MS-14 cerca de la EEI
La Soyuz MS-14 cerca de la EEI - NASA

A las 7:36, hora peninsular española, del 24 de agosto de 2019, Aleksey Ovchinin, el comandante de la Estación Espacial Internacional, pulsaba el gran botón rojo que iniciaba el comando de abortar la aproximación de la cápsula Soyuz MS-14 a la EEI.

Siguieron unos minutos de desconcierto durante los cuales ni la tripulación de la Estación ni desde el control de la misión tenían muy claro dónde estaba la cápsula ni que estaba haciendo. Aunque al final resultó que estaba dirigiéndose a una órbita por encima y detrás de la EEI, tal y como estaba programada.

Lo del gran botón rojo es una licencia poética. El resto no. La MS-14 había mostrado un comportamiento un tanto errático durante su aproximación a la Estación Espacial Internacional así que cuando estaba a unos 60 metros de esta y dado que seguía moviéndose de una forma un tanto errática Ovchinin decidió abortar el proceso.

Desde el control de la misión creen que un fallo en un amplificador situado en la Estación de las señales del sistema Kurs es el responsable del problema. Kurs es el sistema de guiado que permite a las Soyuz acoplarse automáticamente en la Estación; con una señal degradada es lógico que la MS-14 no consiguiera centrarse en su trayectoria.

Las cápsulas de carga Progress llevan un sistema denominado TORU que permite tomar su control desde el interior de la Estación si falla el Kurs para llevar a cabo un acoplamiento manual. Pero las Soyuz MS no montan el sistema TORU porque lo normal es que haya una persona a bordo que pueda tomar los mandos y hacer un acoplamiento manual si es necesario. Así que no había manera de tomar el control desde la EEI; por eso Ovchinin no tuvo más opción que abortar la maniobra.

Practicando con el sistema TORU
Alexander Y. Kaleri practicando con el sistema TORU - NASA

Nuestro amigo Skybot F-850 (también conocido como Fyodor) tampoco podía hacer nada; de hecho sólo iba cantando las distancias entre la Soyuz MS-14 y la EEI hasta que a unos 160 metros se quedó callado, igual porque los datos que recibí no coincidían con lo que su programación esperaba.

De hecho Skybot F-850 sirve más bien para poco en su estado actual, sobre todo porque el desarrollo de su software de autonomía va con muchos años de retraso. Y si alguna vez es lo suficientemente «listo» como para asumir el mando de una nave espacial lo lógico es que lo haga mediante un enlace de radio o mediante una conexión por cable; no tiene sentido que pierda el tiempo en mover sus brazos y dedos cuando puede dar las órdenes de forma prácticamente instantánea en forma electrónica.

La idea ahora es cambiar el amplificador del sistema Kurs que está fallando y volver a intentar el acoplamiento el lunes 26… aunque antes de eso los tripulantes del segmento ruso tendrán que localizar el amplificador de repuesto. Y cuando les preguntaron si sabían dónde estaba dijeron que creían que sí pero que mejor si les podían enviar una foto, lo que a mi me da la impresión de que en realidad no tienen ni idea de dónde está. A ver si aparece en la base de datos de cosas que hay en la EEI y la base de datos está actualizada.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 24 de Agosto de 2019

Este año debido a eso de las vacaciones se nos pasó felicitar a todos los administradores de sistemas el último viernes de julio, como marca la tradición del Sysadmin Day. Pero para compensarlo he encontrado este divertido tráiler del Día de Mostrar Aprecio a tu Administrador de Sistemas, «la película».

Es una especie de versión descarriada de La cenicienta, algo así como Sistemcienta, en la que el administrador de sistemas protagonista hace de la pobre y desgraciada joven a la que nadie aprecia: se puede ver cómo sufre día a día con los problemas de los lusers que le rodean y cómo por un golpe de «magia» (hada madrina incluida) su vida se transforma durante una noche.

El resultado es altamente hilarante, aunque algunos de los chistes sean jocosamente predecibles, especialmente para quienes tengan ese puesto en la empresa o hayan convivido de cerca con administradores de sistemas o trabajado de «soporte técnico» en algún lugar. Un trabajo duro y complicado, pero que tiene sus «momentos».

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear