Por Nacho Palou — 16 de Noviembre de 2004

dsc04039
Algún ecologista que pasó por allí dejó bien claro y por escrito que no estaba muy de acuerdo con eso de pescar un pez y luego soltarlo con la boca tan hecha polvo que seguramente al poco morirá de hambre...

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear