Por @Alvy — 21 de Julio de 2017

DIY cometa

La idea parece simple: facilitar el trabajo a todos los que quieren experimentar con elevar a grandes alturas globos y cometas para grabar imágenes, realizar mapas y explorar. El resultado es un kit de globos y comentas para tomar fotografías aéreas. La idea ya ha funcionado en KickStarter y ha recaudado más de 12.000 dólares; el próximo mes de agosto comenzarán los envíos.

Hay varios tipos de kits, pero entre ellos hay uno con unos 300 metros de cordel y un globo como los que se utilizan en meteorología junto con gomas elásticas, bridas y otros complementos. También hay otro más pequeño pero con 3 globos de mylar y uno más espartano todavía que en vez de globo lleva una cometa.

Aparte de esto los usuarios solo han de poner la cámara (ligera, de menos de 100 gramos), el helio (que se vende en las tiendas de globos y celebraciones de cumpleaños) y unas cuantas horas de trabajo siguiendo la documentación del proyecto para montarlo todo, planificar el lanzamiento, solicitar los permisos, recuperar el globo si se suelta…

Lo mejor son los precios, que comienzan a partir de 50 dólares hasta los 110 dólares si se quiere recibir el kit con la pequeña cámara de 60 gramos que recomiendan porque ya han probado.

DIY globos kit

En la página del proyecto hay un blog y un wiki lleno de historias de globos y cometas, un amplio FAQ y también software e ideas al respecto: las mejores formas de sujetar la cámara, software para grabar las posiciones del GPS, hardware para añadir otros sensores y demás. También hay una tienda llena de complementos.

Es un proyecto no solo precioso, sino además educativo. Y además demuestra un gran poderío en cuanto a la comunidad que ha despertado a su alrededor. Porque meter un globo y un carrete de hilo en una caja para vender lo mete cualquiera, pero recopilar tanta información y motivar a todos los grupos que participan en la iniciativa… ¡No es tan fácil!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Julio de 2017

Skyline Chess

Esta preciosidad bautizada como Skyline Chess: New York City Edition es básicamente un juego de ajedrez en el que las piezas son algunos de los rascacielos más icónicos de Nueva York.

Como el asunto va «por alturas» el rey es la One World Trade Tower, la dama el Empire State, el alfil el Edificio Chrysler, el caballo el peculiar Edificio Flatiron, la torre el Museo Solomon R. Guggenheim y los peones las tradicionales casas de piedra marrón de la ciudad.

Quizá lo de haberlo llamado «Edición Nueva York» es para poder replicar la idea con otros lugares del mundo; sería interesante verlo.

Los aficionados y coleccionistas pueden reservarlo ahora por unos 80 euros (150 con tablero); la idea es que se entregue en septiembre porque tan solo falta la producción (la parte de financiación colectiva en Kickstarter ya la ha superado).

(Vía Swissmiss.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Junio de 2017

Demostrando una vez más que no hacen falta espectaculares efectos especiales ni grandes presupuestos, este cortometraje de Ashley Cooper es básicamente un ejercicio de actuación entre los dos protagonistas, especialmente Eric Johnson («el viajero») sobre una historia de viajes en el tiempo.

La historia permite «darle una vuelta» a la siempre curiosa situación de cómo un viajero del tiempo demuestra a alguien que en efecto es un viajero del tiempo, y no un farsante. Todo depende de cómo se explique el futuro – con toques en poco a lo Matrix y un poco a lo Blade Runner, me atrevería a decir.

Como suele suceder el método del viaje queda como un «misterio» sin resolver y surge la duda de las verdaderas razones por las que ha llegado a donde ha llegado, porque no todo es lo que parece.

Va directa a la lista de cortometrajes sobre viajes en el tiempo que vengo recopilando desde hace tiempo:

Interview with the Time Traveler es también un buen ejemplo de película producida mediante financiación colectiva en Kickstarter; recaudó unos 3.000 euros, más que suficiente para cubrir los costes de un rodaje sencillo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Junio de 2017

The Font Deck

The Font Deck es una baraja de naipes franceses que sirve además de para aprender tipografía. Cada naipe incluye una mini-lección en el limitado espacio disponible, lo cual es una especie de guía condensada de la tipografía en 52 lecciones.

Las lecciones cubren tanto los conceptos básicos (cursiva, ligaduras, tamaños) como los autores más famosos: Adrien Frutiger, Claude Garamond, John Baskerville o las tipografías históricas más relevantes.

The Font Deck

De momento ya han superado la financiación colectiva que estaban buscando, así que solo les queda vender las que la gente quiera comprar a unos 12 euros la baraja. Tienen previsto entregarlas a partir de octubre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear