Por Nacho Palou — 24 de Enero de 2017

Kubo, en Indiegogo, es un robot educativo para niños pequeños, a partir de cuatro años, diseñado para ayudar en el aprendizaje de programación, matemáticas, ortografía y música.

Utiliza un lenguaje de programación muy simple basado en teselas provistas de un chip RFID (TagTile) a través de las cuales pueden dar instrucciones al robot incluso niños de preescolar. Una vez leídas las instrucciones Kubo puede reproducirlas posteriormente.

Las TagTiles se enganchan entre sí de forma parecida a las piezas de un puzzle, y tienen diversas funciones. El robot recorre la hilera de etiquetas “leyendo” el significado de cada una. De este modo es posible programar movimientos al robot, escribir palabras y que el robot compruebe la ortografía, o resolver operaciones matemáticas simples que Kubo puede corregir.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Enero de 2017

Las lámparas Heng son un elegante diseño de lámparas con formas geométricas simples con un sistema de encendido y apagado poco convencional: unos hilos flexibles al final de los cuales hay unas bolitas de madera que se mantienen flotando en el aire en un curioso equilibrio de gravedad + magnetismo que las hace «flotar» (por no decir «levitar») en el centro de la lámpara. Cuando las bolitas están próximas la luz se enciende; cuando se separan, se apagan.

De momento el proyecto sigue en la fase de captación de preventas en Kickstarter donde parece irles bien: buscaban 10.000 euros, que recaudaron en 25 horas y ya llevan cerca de 200.000 – así que se van a hartar de servir lámparas.

Las lámparas Heng están disponibles en diseños de varias formas y materiales, con un precio a partir de 40 euros para quien reserve hoy. Está previsto que se envíen a los clientes en junio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 4 de Enero de 2017

Una de las cosas en las que la tecnología os ha defraudado –aparte de en lo de las mochilas cohete– es en el que los fabricantes nunca se hayan puesto de acuerdo en un estándar para los mandos a distancia. De ahí que en casa acumulemos mandos y mandos para manejar televisiones, equipos de música, aires acondicionados…

Y aunque en los bazares de todo a cien venden unos teóricos mandos universales todos sabemos que distan mucho de serlo, entre otras cosas porque a menudo nos encontramos con que hay dispositivos que tienen funciones que otros no por lo que estos mandos universales ni siquiera las contemplan.

Y eso por no hablar de cuando se te estropea un mando e intentas comprar uno del mismo fabricante para descubrir que ni siquiera el propio fabricante hace mandos que permitan controlar aquella función que ya no está presente en la gama actual.

El Sevenhugs Smart Remote intenta ser una solución para todo esto (y más) y aunque sólo sea por el hecho de que han recaudado algo más de un millón de dólares en Kickstarter cuando su objetivo eran los 50.000 dólares parece que hay mucha «ansiaviva» porque por fin alguien fabrique un dispositivo así.

Se trata de un mando a distancia programable a través de una app para Android e iOS desde la que descargas los grupos de comandos necesarios para cada dispositivo –más de 25.000 y contando, aparte de que puede aprender de otros mandos vía infrarrojos– que necesites controlar (televisiones, reproductores multimedia, altavoces, luces, termostatos y más según el fabricante) y que según el dispositivo al que estés apuntando muestra en su pantalla táctil los botones adecuados.

Sevenhugs Smart Remote

Esto de detectar a qué dispositivo estás apuntando, un poco al estilo del mando de la Wii de Nintendo, lo hace mediante tres sensores que has de colocar en otras tantas paredes lo más altos y separados entre ellos que pueda, sensores que al menos se pueden pintar. Eso sí, necesitarás un conjunto de tres sensores para cada habitación que quieras automatizar mediante el Sevenhugs Smart Remote, y los sensores sueltos no estarán disponibles hasta finales de 2017. Aunque si tienes dispositivos que puedan ser controlados vía WiFi y están conectados a la misma red que el mando también puedes enviarles comandos aunque estén en otra habitación; Smart Remote también soporta Bluetooth para los dispositivos que lo necesitan.

También puedes usarlo para otras cosas y servicios como obtener información del tiempo con apuntarlo a la ventana o pedir un coche a Uber si lo acercas a la puerta de casa. Además tiene una API para que se puedan añadir otros servicios, con lo que es concebible que en un momento dado puedas encargar una pizza con sólo apuntarlo hacia el horno, por ejemplo.

Otra opción es la de definir escenas, que son como una especie de macros que lanzan un conjunto de comandos a uno o varios dispositivos para hacer varios ajustes.

Eso sí, el paquete básico de mando + tres sensores sale por unos 220 euros y se supone que no estará disponible hasta agosto de 2017, aunque siendo las cosas como suelen ser con este tipo de proyectos igual llega más bien a tiempo para los Reyes de 2018.

Pero si funciona como dicen puede ser todo un regalazo.

(Vía Charo).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Noviembre de 2016

Catástrofe Ultravioleta fue un podcast de 12 capítulos creado por Javier Peláez, Javi Álvarez y Antonio Martínez Ron, con el patrocinio de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU y la fundación Euskampus.

Doce capítulos con historias inéditas de física, biología, medicina, exploración espacial, grandes expediciones, con músicas originales y ambientaciones propias.

Si te gustó esa primera temporada y quieres más, están buscando financiación para la segunda temporada. Como siempre en estos casos hay distintas recompensas según la aportación económica que hagas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear