Febrero2022

Por @Wicho — 28 de Febrero de 2022

Impresión artística de Rosalind Franklin y Kazachock recién aterrizados en Marte – ESA/Roscosmos
Impresión artística de Rosalind Franklin y Kazachock recién aterrizados en Marte – ESA/Roscosmos

La Agencia Espacial Europea acaba de publicar una declaración acerca de las consecuencias que tendrán las sanciones adoptadas por sus países miembros contra Rusia a causa de la invasión de Ucrania.

Dice que la agencia deplora las víctimas humanas y las trágicas consecuencias de la guerra en Ucrania y que está dando prioridad absoluta a la toma de decisiones adecuadas, no solo por el bien las personas que trabajan en los distintos programas, sino además en pleno respeto de sus valores europeos, que siempre han sido un pilar básico de su enfoque de la cooperación internacional.

Así que está implementando las sanciones impuestas a Rusia por los estados miembros. Aunque al mismo tiempo está evaluando las consecuencias que tienen en los programas que estaban en marcha en colaboración con Roscosmos, la agencia espacial rusa. Lo está haciendo en coordinación con sus socios industriales e internacionales, en especial la NASA en lo que se refiere a la Estación Espacial Internacional.

Esto, como comentábamos cuando Roscosmos anunció que retiraba a su personal de Kourou, va a afectar a los futuros lanzamientos previstos en el Soyuz ST, la versión «tropicalizada» del Soyuz que se lanza desde Kourou, y a aquellos previstos en el Vega, que usa una etapa superior fabricada en Ucrania. La ESA tendrá que buscar otros lanzadores para esas cargas útiles.

La agencia reconoce también que en estas condiciones el lanzamiento del rover Rosalind Franklin hacia Marte en la ventana de septiembre es prácticamente imposible. Y, de nuevo como decíamos en su momento, en este caso no se trata sólo de buscar otro lanzador, lo que sería razonablemente sencillo: es que Kazachock, la plataforma de aterrizaje del rover, la ha fabricado Roscosmos y en la situación actual está claro que no la va a dejar usar. Y esto puede representar el fin de la misión.

En cuanto a la Estación Espacial Internacional por ahora parece que la vida a bordo sigue siendo todo lo normal posible y que la colaboración entre Roscosmos y el resto de los países socios sigue, aunque sólo sea porque no hay otro remedio si pretenden mantenerla en funcionamiento. De hecho sigue estando previsto que el astronauta de la NASA Mark vade Hei regrese a la Tierra el próximo 28 de marzo a bordo de la Soyuz MS-19.

La fanfarronada de Rogozin de hace unos días de «dejar caer» la EEI sobre, por ejemplo, la India, no es más que eso, una fanfarronada: serían necesarias al menos tres Progress y todo su combustible para hacer caer la Estación.

Y no hay que olvidar que la Cygnus 17, recién llegada a la EEI, va a subir su órbita; algo que de hecho acaba de hacer la Progress MS-18 hace un par de días. Así que no sería precisamente fácil dejarla caer.

Así que toca esperar a ver cómo evoluciona todo. Aunque ahora mismo lo realmente prioritario es que paren los combates en Ucrania.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 28 de Febrero de 2022

El Mriya despegando – Antonov Company
El Mriya despegando – Antonov Company

Dentro de la confusión que reina respecto a la invasión rusa de Ucrania y según qué fuentes el Antonov An-225 Mriya habría resultado destruido –o cuando menos dañado– en el Aeropuerto Antonov en Gostómel. Tanto la cuenta de Twitter oficial del país como el ministro de asuntos exteriores lo dan por destruido. Pero la aerolínea que lo opera insiste en que tienen que inspeccionarlo antes de poder pronunciarse.

Construido originalmente en la década de los 80 para transportar los transbordadores espaciales del programa Burán soviético el Mriya estaba ahora especializado en el transporte de cargas pesadas y/o voluminosas. De hecho era –o es– el avión operativo más grande del mundo en cuanto a longitud y envergadura y volumen de carga y peso máximo al despegue.

El Mriya estaba parado por tareas de mantenimiento y por eso fue imposible ponerlo a buen recaudo antes de que estallara el conflicto; y en cualquier caso otra cosa es que hubieran querido sacarlo de allí. No está claro en qué momento de la toma del aeropuerto resultó afectado ni, insisto, en qué grado.

La noticia menos mala es que hay numerosos componentes construidos y convenientemente almacenados del que iba a ser el segundo Mriya, así que cuando fuentes ucranianas aseguran que volverá a volar no parece una afirmación del todo descabellada, aunque pasarán años antes de que eso suceda. Aunque antes el mundo tendrá que recuperar al menos un poco la cordura.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Febrero de 2022

Cloudburst

Alguien con el apodo 0IIie ha creado Cloudburst, que es uno de esos intrigantes paneles de datos vitales que muestran a qué dedicas tu tiempo en la vida, cuánto te queda y, quizá con algunos pequeños ajustes, cómo podrías aprovecharla mejor.

Al entrar en la página basta bajar un poco y ajustar los diferentes parámetros, entre ellos cuántos años tienes y algunos datos demográficos (género, fumas, tu nivel de estrés, etc.) junto con los datos básicos: cuántas horas dedicas a dormir, comer, transporte, etcétera al cabo del día. Además de eso puedes incluir cuántas horas dedicas a trabajar, entretenerte y socializar, aunque se diferencia entre «actividades sociales» del MundoReal™ y «redes sociales».

El resultado es un gigantesco panel que resume el tiempo que dedicas a cada cosa con grandes números y cálculos semanales y anuales y el tiempo que has vivido, el que te queda hasta la jubilación y hasta que la palmes. Naturalmente ese tipo de cálculos son aproximados y se basan en las tablas de mortalidad (probablemente estadounidenses) así que puede variar un poco dependiendo de dónde vivas. La estadística es una ciencia pero a veces no es una ciencia exacta.

Hay a quien le incomoda ver este tipo de datos, especialmente cuántos días quedan hasta que esté criando malvas, pero si hay algo inevitable –junto con los impuestos– es eso. Así que hay quien también prefiere ver el número y jugar a intentar maximizarlo para aprovechar su vida dentro de lo posible, por ejemplo pasando menos tiempo en los mundos virtuales de yupi, hablando con seres imaginarios o viviendo con estrés y una vida poco saludable a costa de la salud. ¡Elecciones vitales!

(Vía Data if Beautiful.)

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Febrero de 2022

Warning System Condition Alert Status Now

¿Ves ese letrero? DEFCON, Condición de Alerta. Debería decir DEFCON 5 que significa «paz». Pero todavía está en DEFCON 4, debido a lo que hiciste. Si no lo hubiéramos descubierto a tiempo habría llegado a DEFCON 1. ¿Sabes lo que significa eso? La Tercera Guerra Mundial.

– Juegos de guerra
(John Badham, 1983)

De Juegos de guerra aprendimos tres cosas: que hackear puede ser tan divertido como peligroso, que la mejor estrategia para salir triunfante de una guerra termonuclear es «no jugar» y qué el indicador DEFCON existe y marca cómo está el panorama. Ese famoso marcador de peligro o «condición de defensa» (Defense Condition) es un valor entre 1 y 5 que define el estado de alerta del momento, siendo DEFCON 5 algo así como la «paz y normalidad total» y DEFCON 1 «respuesta inmediata, alerta máxima». Sí, hay gente que cree que debería ser al revés, pero aquí «5» es bueno y «1» es malo, horrible, devastador.

El estado DEFCON no es información pública, sino un valor secreto que manejan los militares estadounidenses y de otros países, según sus circunstancias. Se parece un poco al antiguo indicador de peligro terrorista; de hecho hay muchos sistemas similares para diversos temas y amenazas en todas partes del mundo. Que se sepa los EEUU sólo han llegado a estar en DEFCON 2 durante los ataques terroristas del 11-S (2001) y en la Crisis de los misiles de Cuba (1962); a nivel mundial se cree que nunca ha pasado de DEFCON 3.

Más sobre el DEFCON: por lo que vi, una organización privada anónima –lo cual puede ser desde un think tank a un cuñao tumbado en su sofá– mantiene en DefCon Level Warning System una lista actualizada de todos los indicadores DEFCON públicos, estimados y mundiales a los que tiene acceso.

Por ejemplo ahora mismo tras las amenazas de la Federación Rusa y la orden de «activar su arsenal nuclear» marca Global DEFCON 2 («fuerzas armadas listas para actuar», también llamadas «pistola cargada y amartillada»; el siguiente nivel sería un ataque nuclear). Está en 2 tanto a nivel global como en Europa (donde lo llaman EUCON, aunque no parece un nombre oficial). En Estados Unidos se mantiene en 4 según esa página, pero otras «fuentes de Twitter» –yo no me fiaría mucho– dicen que está realmente en 2. También hay quien cree que deberían estar entre 3 y 4 (algo así como 3,5) pero como no son datos oficiales no creo que ninguna de estas informaciones sea válida.

Otra curiosidad es que esa página valora también las amenazas en el ciberespacio, de modo que el CYBERCON (o USCYBERCON) estaría ahora mismo en 3, y supongo que el de Europa también tras las amenazas de las bandas de ransomware rusas a raíz de las sanciones que tanto la Unión Europea como otros países han anunciado para Rusia. Esas amenazas no son baladí: en los últimos años ha habido multitud de ataques con malware sumamente dañinos y desconcertantes.

En la misma web hay información sobre amenazas por catástrofes naturales. Pero la guinda exótica la pone el SPACECON o «estado de alerta del espacio», actualmente en un semitranquilo 4. No tengo claro si se refiere a las alertas por meteoritos o a las invasiones extraterrestres, aunque por las notas que se pueden leer se incluyen también a los satélites de SpaceX que cayeron por la reciente tormenta solar y algún otro satélite errante que se desintegra al caer descontrolado.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro