Marzo2007

Por @Wicho — 31 de Marzo de 2007

Cuando hace unos días hablábamos de aviadores que habían sobrevivido a grandes caidas sin contar con un paracaidas muchos nos escribisteis para recordarnos el caso de Vesna Vulović, pero en mi opinión ella va en una lista distinta ya que aunque en efecto sobrevivió a una caída de 33.000 pies (10.160 metros), lo hizo con «ayuda».

Vesna Vulović era azafata de JAT Airways, la actual aerolínea de bandera de Serbia y en aquel momento la de Yugoslavia, cuando el 26 de enero de 1972 el DC-9 que realizaba el vuelo 364 de la compañía con origen en Copenhague y destino Zagreb y en el que ella volaba como parte de la tripulación de cabina, aunque a causa de un error administrativo, ya que era otra Vesna la que debía haber estado en ese vuelo, estalló en el aire a causa de una bomba colocada a bordo por extremistas croatas.

Nadie debería haber sobrevivido a una explosión a esa altura y a la consiguiente caída, pero cuando llegaron las primeras personas junto a los restos del avión descubrieron que Vesna, aunque gravemente herida, había sobrevivido, a diferencia de las otras 28 personas que iban a bordo.

Habitualmente se dice que se la encontró todavía atada a su asiento en la sección de cola del avión, pero en una entrevista con ella que se puede leer en Vesna Vulović - How to survive a bombing at 33,000 feet ella misma lo desmiente y dice que fue encontrada en una sección correspondiente a la mitad del avión, lo que tiene más sentido que el que hubiera permanecido en su asiento cuando el avión ya volaba a su altura de crucero.

En sus propias palabras

No, no estaba en la parte de atrás. El hombre que me encontró me dijo que estaba a la mitad del avión. Me encontraron cabeza abajo y con una colega encima de mi. Una parte de mi cuerpo y una pierna estaban en el avión y la cabeza estaba fuera. Uno de los trolleys del catering estaba encajado contra mi columna vertebral y eso fue lo que me mantuvo en el avión. El hombre que me encontró dice que tuve mucha suerte. Fue médico en el ejército alemán durante la guerra. […] Supo como tratarme en el lugar del accidente.

Así que parece que Vesna fue doblemente afortunada, tanto por sobrevivir a la caída -algunos dicen que la parte del avión en la que iba cayó en una ladera, lo que habría reducido la fuerza del impacto- como por el hecho de que quien la encontró supo tratarla adecuadamente.

Aún así nadie se explica a día de hoy como pudo sobrevivir, ya que a consecuencia del accidente sufrió una fractura de cráneo y una hemorragia cerebral que como única secuela le provocaron una amnesia que se extiende desde aproximadamente el cierre de las puertas del avión hasta un mes después del accidente, y además se fracturó tres vértebras, una de ellas hasta el extremo de dejarle ambas piernas paralizadas, aunque después de ser operada pudo volver a andar y seguir trabajando para JAT hasta que a principios de los 90 fue obligada a retirarse de la compañía por motivos políticos al mostrar abiertamente su oposición a Slobodan Milosevic.

Lo más curioso es que dado que no recuerda nada de la explosión ni de la caída nunca le cogió miedo a volar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Marzo de 2007

Spellbound

4 estrellas: r-e-c-o-m-e-n-d-a-b-l-e y entrañable Spellbound (2002) Un documental de Jeffrey Blitz. Nominado para el Óscar. Web oficial: SpellboundMovie.com [Flash].

Llevaba tiempo queriendo ver este documental y finalmente lo pude hacer ayer. Es la historia de ocho niños que compiten en el campeonato nacional de deletreo de palabras, conocido como Spelling Bee que data de 1925. Esta competición es una tradición estadounidense relativamente desconocida fuera de aquel país, seguramente por las peculiaridades del idioma inglés y las diferencias entre su pronunciación y su escritura. Más de nueve millones de niños y niñas de unos 14 años compiten cada año a nivel local y regional. De entre todos ellos sólo 250 llegan a la gran final en Washingtong, D.C. Durante dos días compiten por eliminación. Todos ellos, menos uno, terminan equivocándose en alguna letra al deletrear las palabras delante del jurado. El que supera la pruebas sin un solo fallo es declarado campeón nacional y se convierte en toda una celebridad.

La historia está muy bien contada y presenta a los ocho protagonistas que son todo un crisol de razas, culturas y ambientes sociales y económicos. Hay niños y niñas, un empollón, un tímido, la hija de unos granjeros inmigrantes, una niñita de clase baja, otro que entrena con cuatro profesores y ordenadores, una hija de científicos, un niño muy pequeño que tiene extraños tics y parece un poco antisocial… un poco de todo. La primera parte sirve para intimar y conocerles en su ambiente, luego se les ve ganar emocionados las clasificatorias y el momento de pasar a la gran final. El nivel de nerviosismo alcanza el infinito para algunos. Entonces van pasando rondas y rondas mientras se combinan escenas en las que ellos y sus familiares cuentan la experiencia y las sensaciones que van teniendo. Las palabras del concurso pueden ser tan fáciles como mercenary o tan difíciles como akropodion, hay un poco de suerte y mucho de conocimiento, intuición y sabiduría. Verlos dudar, preguntar, repreguntar y deletrear cosas como d-a-r-j-e-e-l-i-n-g en esa situación no tiene precio. Naturalmente, sólo uno de todos ellos puede ganar: ver sus reacciones convierte la película en algo realmente entrañable.

En la entrada de Spellbound en la Wikipedia [ojo que hay spoilers] se pueden ver las listas completas de palabras que tuvieron que deletrear los protagonistas en este concurso que tuvo lugar 1999, y también sus fallos. En la página oficial del Spelling Bee se explican también las normas y el formato del concurso. Además de todo esto encontré una reseña en La Butaca: Spellbound (Al pie de la letra) así que imagino que debe existir una versión en castellano o al menos subtitulada. Yo vi el documental en i-n-g-l-é-s.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Marzo de 2007

El USS Iowa disparando sus cañones

Esta es una foto, vista «desde arriba», de la onda expansiva que dejaban los disparos de los cañones Mark 7 de 406mm desde el USS Iowa (BB-61), capaces de alcanzar 38 km. de distancia, disparando hasta dos proyectiles por minuto. La nave ya no está en activo porque fue retirada en 1990. Realmente impresionante. si es tan real como parece, aunque donde la encontré no había ninguna mención significativa a su origen, y buscando por la web no he encontrado mucho más respecto a la foto en sí.

Algunos vídeos de efectos similares que incluyen explosiones + barcos son tanto o más impactantes, como el de las pruebas de explosiones nucleares bajo el agua.

Actualización: Aunque la anotación original mencionaba a «un crucero de clase Kirov» Freakant nos escribió porque los barcos soviéticos suelen tener la cubierta pintada de rojo y le extrañó la mención. Al buscar un poco más por ahí encontró que la foto aparece en la entrada de la Wikipedia del USS Iowa (BB-61). Se puede ver la imagen ampliada aquí en toda su grandeza: Onda expansiva producida por el USS Iowa a 3000 píxeles de ancho (también se vende como póster, como cuentan en Kwik-e-Blog). Así que he reescrito la anotación original cambiando los nombres y datos técnicos respecto a esto.

(Vía Ocio.Teoriza.com.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear