Por @Wicho — 17 de Enero de 2018








Basura espacial, restos de la actividad humana en órbita


Hace un par de días tuve la oportunidad de entrar en Esto me suena para hablar con el Ciudadano García del asunto de la basura espacial y todo lo que vamos dejando ciscado por ahí. Fue un poco a salto de mata, así que estoy razonablemente contento con sólo haberme equivocado (creo) en el año del lanzamiento del Sputnik (pero sólo por uno) y en que dije que China había hecho cinco lanzamientos espaciales en la semana anterior cuando en realidad fueron tres en cinco días.

Planetes

Esta foto es de una prueba en laboratorio del impacto entre una esfera pequeña de aluminio, de 1,2 cm de diámetro y 1,7 gramos moviéndose a 6,8 km por segundo –algo menos de 25.000 kilómetros por hora– contra un bloque de aluminio de 18 cm de grosor. En el punto de impacto se pueden dar condiciones de temperatura y presión mayores que las que se calcula hay en el centro de la Tierra, es decir, más de 5.700 ºC y 356 gigapascales.

Pero lo que no me perdonaré es haberme olvidado de mencionar Planetes, un manga luego adaptado a una serie de anime que cuenta las aventuras de un grupo de astronautas cuyo trabajo es, precisamente, recoger la basura espacial que en el año 2075 es un problema muy serio. Altamente recomendables tanto el manga como la serie.

Planetes

Por cierto que la Agencia Espacial Europea tiene programado un curso de formación sobre desechos espaciales que se celebrará del 16 al 20 de abril en Redu, Bélgica. Está dirigido a estudiantes de ciencia e ingeniería de entre 18 y 32 años. La ESA cubrirá los gastos de alojamiento y comida de los seleccionado y les dará 200 euros como ayuda para el viaje.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 27 de Diciembre de 2017

Door - portada

Los seres humanos nos hemos puesto de acuerdo en una especie de alucinación colectiva estándar y vemos más o menos lo mismo. Esto nos permite ser una sociedad con referentes universales.

– Rodolfo Llinás,
neurocientífico

Desde tiempos inmemoriales sabemos que hay animales con un oído mucho más agudo que el nuestro, que son capaces de ver mucho mejor que nosotros en la oscuridad, o que tienen un sentido del olfato muchísimo más desarrollado que el nuestro, por citar algunos ejemplos. Desde que hemos aprendido que hay «luz» mucho más allá del espectro visible sabemos también que hay animales capaces de ver en el ultravioleta o en el infrarrojo.

Y si nos atenemos al caso del famoso vestido deberíamos tener claro que ni siquiera todos los humanos vemos las cosas igual, y esto sin meternos en el hecho de que algunas mujeres realmente ven más colores que los hombres.

Así que vamos teniendo más o menos claro que sin salir del nuestro hay mundos mucho más allá de lo que nuestros sentidos nos permiten percibir.

De hecho todas nuestras percepciones sensoriales son una ilusión y no podemos estar absolutamente seguros de que todos percibimos las cosas igual –este es el problema de los qualia–, de ahí la cita de Rodolfo Llinás que hay al principio de esta anotación y que Xurxo Mariño ha incluido en la introducción de Door.

Door, con guión de Antonio Martínez Ron (más conocido por estos pagos como Aberron) y dibujos de David Cuence, es un cómic cuya acción se sitúa en un futuro en el que la humanidad se ha extendido por el universo a la vez que se ha dividido en dos bandos: aquel de los que se adaptan y adaptan sus percepciones a los nuevos mundos mediante la tecnología y aquel de quienes hacen esta adaptación –modulando la Configuración Original que consideran impura– mediante modificaciones genéticas.

Adaptaciones

El profesor Ragamir Door es una de las personas del bando de los umi que se encarga de modular los colonos a los distintos mundos en los que la humanidad –¿o ya no es la humanidad?– va poniendo pie, haciendo las modificaciones necesarias para que se adapten al tipo de luz que emite la estrella más cercana, a la gravedad del planeta, o a las tareas que tendrán que hacer. Pero los pundits se empeñan en intentar sabotear sus esfuerzos, pues se oponen a esas modificaciones genéticas.

Door, un comic literalmente brillante, nos habla de cómo funcionan nuestras percepciones y, por ende, nuestro cerebro, e intenta hacernos reflexionar acerca de lo que significa ser humano, de la importancia de tener unas referencias comunes –o no– y de cómo ver las cosas de forma tan distinta nos podría afectar.

Sus 144 páginas se leen rápido, pero si lo lees con un poco de atención te harán pensar un buen rato. Y la buena noticia es que quizás pueda ser el principio de una serie.

Siendo del mismo autor no es de extrañar que la historia que cuenta encaje tan bien con la que cuenta El ojo desnudo. Juntos hacen un buen pack regalo, de hecho.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Diciembre de 2017

CalvinAndHobbesSearch

Si no conoces a Calvin y Hobbes ya estás tardando: es una de las mejores tiras cómicas de las últimas décadas, un humor fino fino sobre un niño (Calvin) y su amigo imaginario (un tigre llamado Hobbes) cuya fantasía le lleva a convertirse en muchas viñetas en el Capitán Spiff, explorador interplanetario. Un pequeñajo supercreativo que logra desesperar a sus padres día tras día con situaciones a cuál más inverosimil.

Calvin y Hobbes –creados por Bill Watterson– nos han dejado auténticas perlas de sabiduría pero no siempre es fácil rebuscar entre los cientos y cientos de tiras publicadas para encontrar las viñetas en cuestión a partir de esas míticas frases.

Aquí es donde entra en juego Calvin and Hobbes: the search engine, un buscador que ha sido alimentado con todos los textos de las tiras y las descripciones de las escenas. De modo que si te acuerdas de aquella tira en la que Calvin está clavando clavos en la mesa del salón y su madre le grita ¡Calvin! ¿Qué estás haciendo en la mesita! podrás encontrar enlaces a la viñeta en cuestión y a la ingeniosa respuesta ante la obviedad de la pillada:

¿Es una pregunta con trampa o qué?

– Calvin

Los resultados muestran tanto los textos completos como enlaces a las tiras originales en GoComics y losy álbumes recopilatorios en que aparecen.

Si te intrigan estos peculiares personajes –aptos para todas las edades– en español hay 8 tomos recopilatorios en total y se empieza por aquí: Calvin and Hobbes: Cada cosa a su tiempo.

{MiniBonus: la traductora al castellano de Calvin y Hobbes@CristinaMacía– traduciría décadas después otra colección de primera: Canción de hielo y fuego (Juego de tronos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 1 de Agosto de 2017

Superior comic

Superior (2010) de Mark Millar y Leinil Yu. Leí en algún sitio una efusiva recomendación de este cómic acerca de «un superhéroe surgido de la nada»; una novela gráfica un tanto peculiar que está condensada en un solo volumen de 200 páginas que recopila 7 capítulos. La historia es de uno de los creadores de Kick‑Ass, lo cual de por si ya es cierta garantía y está bien ilustrada. Y cumple con creces con las expectativas.

Superior aparece un buen día como un héroe superpoderoso y completamente invulnerable, como surgido de una película – literalmente. ¿Qué será capaz de hacer por la raza humana? ¿Cómo ayudará a la gente? ¿De dónde ha surgido?

En cierto modo recuerda un poco a la situación de Emperador Muerte de Los Vengadores, que conocí a través de este gran hilo de @Somemarcus y a muchas historias de los propios Vengadores, Batman o Superman – con quien guarda un innegable parecido. ¿Debe Superior obedecer a alguien? ¿Es un héroe o en realidad un tirano? ¿Cuál es la medida de la moralidad de sus acciones?

Muchos son los interrogantes que surgen. Aquí se relatan vistos desde la perspectiva de una periodista en busca de fama que quiere descubrir al gran héroe al mundo y a dos chavales de 12 años que se encuentran en el centro de la vorágine. Dicen las mejores historias de superhéroes son las protagonizadas por jóvenes adolescentes –muy a lo Spider-Man: Homecoming– porque todos hemos sido adolescentes y deseado ser esos superhéroes. Quizá por eso Superior como historia simplemente funciona.

En Superior se encuentran además por un lado la narrativa de superhéroes convencional y por otra una exploración mucho más allá, tocando un lado muy humano muchas veces desconocido. Y cada vez que parece que va a terminar de una forma da un nuevo giro a cual más enrevesado – pero nunca convencional. Es quizá por eso que Superior es diferente y resulta un buen cómic para pasar un gran rato.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear