Por Nacho Palou — 20 de Septiembre de 2016

El ojo de la mente fue un plan B de George Lucas para continuar la saga de Star Wars en modo bajo presupuesto en el caso de que la primera película, Una nueva esperanza, fracasara en taquilla.

La historia había sido escrita por Alan Dean Foster, quien ya antes había novelizado el guión original del Episodio IV. Esta secuela alternativa continuaba la historia prescindiendo de Han Solo y de Chewbacca y también de buena parte de los costosos efectos especiales vistos en la primera parte al eliminar las batallas entre naves,

En [El ojo de la mente] Luke Skywalker, que continúa al servicio de la Alianza Rebelde, debe acompañar a la princesa Leia a una importante reunión diplomática en el cuarto planeta de la estrella Circarpo Mayor. Sin embargo una tempestad de energía les obliga a aterrizar en el inexplorado planeta Mimban. Allí conocerán a la hechicera Halla, poseedora de un fragmento del Cristal de Kaibur, un talismán legendario al que se le atribuyen poderes extraordinarios. Juntos, lucharán por conseguir reunir los fragmentos del cristal y acabar con las minas de energía que las fuerzas imperiales han instalado en el planeta.

Pero como el primer episodio de Star Wars fue un éxito el plan de bajo presupuesto se descartó para el cine. El ojo de la mente se publicó como novela en 1978, mientras que la saga cinematográfica continuó el plan original con la producción de los episodios V El Imperio contraataca (1980) y VI El retorno del Jedi (1983).

Star wars el ojo de la mente

El resurigir de este episodio alternativo, que se publicó también como novela gráfica en 1996, tiene que ver con que al parecer se recuepran algunos elementos de esa historia en Rogue One: Una historia de Star Wars — caso del planeta Jedha o los cristales kyber usados por los Jedi y por los Sith para construir sus sables de luz.

Vía Culturaocio.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 6 de Septiembre de 2016

Popularmente conocida como letra de cómic, esta tipografía es reconocida universalmente como tal desde hace más de medio siglo. Su origen se remonta a los años de 1940. Entonces los cómics comenzaron a ganar popularidad y el proceso de producción pasó de ser principalmente artesanal y personal a desarrollarse en serie y de forma multidisciplinar.

Así, las diferentes fases —guión, dibujo, rotulación, entintando, aplicación de color,...— comenzaron a repartirse entre distintas personas y artistas. Inicialmente entre un puñado de rotulistas como Todd Klein.

De modo que la forma y aspecto y las particularidades de la «letra de cómic» tienen su origen en la cultura del cómic, en la tecnología y también en las limitaciones debidas al uso de papel barato en el comienzo de los tiempos del cómic.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 15 de Agosto de 2016

Margaret Hamilton probando un ordenador Apolo

Versión real de la anterior imagen
Margaret Hamilton probando un ordenador Apolo

Cuando la NASA publicó las primeras versiones de las especificaciones de las naves del Programa Apolo tenía claro que estas tendrían que llevar un ordenador a bordo. Pero olvidaron que un ordenador sin software no sirve para nada y no incluían ni una palabra acerca de éste.

Pero al final cayeron de la burra y llegó a haber un equipo que alcanzó un máximo de 350 miembros que se encargó de desarrollar este software en un proyecto que se estima que requirió un esfuerzo de 1400 personas–año, equipo que estuvo a cargo de Margaret Hamilton.

Si en los 60 encontrar mujeres en el campo de la ingeniería era raro, que una mujer dirigiera un proyecto como este era más raro aún.

The woman who put men on the Moon es una biografía reducida en formato cómic de Margaret Hamilton, quien también es una de las cinco mujeres de la NASA que podrían salir en forma de Lego en 2017.

Margaret Hamilton de Lego
Margaret Hamilton de Lego

En Her Code Got Humans on the Moon—And Invented Software Itself hay más información acerca de la historia de esta programadora, que desafió las convenciones de la época para dedicarse a lo que le apasionaba.

¡Nunca dejes que el miedo entorpezca tu camino! No tengas miedo de seguir adelante aún cuando parezca imposible, aún cuando los supuestos «expertos» digan que es imposible. No tengas miedo de ser independiente, de ser diferente, de equivocarte, de cometer y admitir errores, porque sólo quienes se atreven a fallar a lo grande pueden conseguir la grandeza.

– Margaret Hamilton

(El cómic vía Ricardo ColaBoraBora y un RT de Javier Barrera).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Junio de 2016

Presas fáciles por Miguelanxo Prado

En un escenario donde los altos cargos que han llevado el país a la quiebra son recompensados con indemnizaciones millonarias y la ciudadanía sufre las consecuencias del fraude bancario por la venta de acciones preferentes, la inspectora Tabares y el inspector Sotillo deben descubrir qué relación existe entre los crímenes recientes y la crisis financiera.

5 estrellas: duro, de los que hacen pensar Presas fáciles, por Miguelanxo Prado. Norma Comics, 2016. 96 páginas.

Uno de los primeros trabajos que conocí de Miguelanxo fue Quotidiania delirante, una serie de historias cortas en las que ciudadanos de una realidad que puede no ser exactamente la nuestra pero que es lo suficientemente parecida como para que leerlas resulte incómodo se enfrentaban a monstruosas corporaciones o a burocracias frías y apáticas que a menudo les destrozaban la vida.

Hace unos treinta años de eso, y siempre pensé que nunca llegaríamos a tanto…

Pero en los últimos años ver a muchas personas atrapadas en la pesadilla de las preferentes, engañadas por sus banqueros de toda la vida ha hecho que una situación que bien podría haber formado parte de Quotidianía delirante se haya convertido en real.

Sr. Juez…

Presas fáciles es una denuncia a estas prácticas, al abuso del poder, y a lo que puede pasar una vez que «las democracias modernas, basadas en el "contrato social" emanado de la Revolución Francesa, han hecho dejación de funciones en su deber de proteger y defender a sus ciudadanos frente a la voracidad de los poderes financieros y económicos, rompiendo así , unilateralmente, ese pacto fundamental que garantiza la paz social».

Es las historia de unas personas que, abandonadas por el sistema, deciden pasar a la acción con todas las consecuencias, una historia dibujada y contada con el buen hacer habitual de Miguelanxo y que, a pesar de lo que él dice en la introducción, transcurre en un trasunto de mi ciudad, lo que hace que mole aún más.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear