Por @Alvy — 7 de Junio de 2018

Esta versión a escala del robot TARS de Interstellar la han fabricado unos estudiantes suecos como proyecto de fin de curso. La idea era imitar el mecanismo mediante el que el TARS camina, moviéndose un poco torpemente pero de forma bastante ingeniosa. Como puede verse por su tamaño no es un disfraz (aunque esa versión también es muy divertida).

Para empezar probaron con una simulación con física realista del TARS. Una vez que vieron que más o menos la cosa podría funcionar procedieron a montarlo con piezas de aluminio y una placa Arduino. Lo más complicado –dicen– fueron los sensores de feedback que permiten que el robot mantenga el equilibrio.

De momento sólo camina –ni habla ni hace nada más– pero una vez conseguido lo complicado se le podrían añadir otras habilidades. Desde luego parece un proyecto divertido para dedicarle algunas semanas.

(Vía Make.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2018

La mayor parte de la gente se entrega emocionalmente al llamado HuggieBot a ver qué pasa. El sujeto número #3 se entrega… pero acojonao.

Este trabajo experimental procede del Departamento de Inteligencia Háptica del Instituto Max Planck de Stuttgart (Alemania) donde su directora Katherine Kuchenbecker presentó un trabajo titulado Soporte emocional para humanos mediante abrazos robóticos. Un curioso título para un tema (el del apoyo emocional mediante máquinas y animales de compañía) que da para mucho.

Entre los beneficios que tienen este tipo de abrazos robóticos –que mal medidos seguramente podrían crujir al humano en cuestión– están la mejora de la tensión arterial, los niveles de oxitocina y la «liberación de estrés».

Al parecer en estos brazos robóticos están experimentándose manos blanditas con almohadillas de algodón, poliéster, goma y de otro tipo; también prueban diferente duración, temperatura (puede generar calor) y por supuesto fuerza. En general de los 30 sujetos que hicieron la prueba 12 prefirieron los «abrazos blanditos y calurosos», y también varios «los fuertes y firmes, como que te exprimen un poquito». Difícil de valorar y ajustar, seguramente.

(Vía Spectrum.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Junio de 2018

Aunque se le ve todavía un tanto lento, torpe e inseguro, este brazo robótico bombero del que da cuenta Spectrum sirve para apagar fuegos a distancia protegiendo a los bomberos humanos. Visto de otro modo se podría llamar también «manguera automática» porque es básicamente eso: una manguera que se mueve sola – y por lo que se ve su autonomía todavía está limitada.

Aunque parece complicado no lo es tanto, cuentan sus creadores. Los robots son especialmente buenos en ajustar la potencia de los sistemas que generan movimiento gracias a todo tipo de sensores, giróscopos en este caso. El brazo simplemente regula la potencia de cada chorro buscando conseguir el equilibrio.

Luego está la tarea más complicada de encontrar e identificar el fuego, situarse a la distancia apropiada, evitar obstáculos… Algo en lo que este prototipo de unos dos metros de longitud todavía no es muy hábil, pero que es cuestión de programación. Por lo menos el concepto funciona.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Junio de 2018

Esta pequeña máquina robótica de Lego Technic creada por The Brick Wall es capaz de preparar la tierra, plantar cuidadosamente una planta e incluso regarla.

No tengo claro si el plástico de Lego es el mejor material para un robot de este tipo –tiene tendencia a ensuciarse y acumular tierra que pueden obstruir los mecanismos– ni el vídeo explica muy bien hasta qué punto el «coche-robótico» es autónomo o está teledirigido. Pero la idea ahí queda.

Huey y Dewey / Silent Running

A mi me ocurre que siempre que veo robots manejando plantas me acuerdo de Huey, Dewey y Luei, los dos robots de mantenimiento de Naves Misteriosas (1972). Probablemente los más humanos y entrañables que han pasado por el cine – incluso por encima de R2-D2, ahí es nada.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear