Por Nacho Palou — 22 de Marzo de 2012


Activaciones por tipo de dispositivo en el cuarto trimestre de 2011. Fuente / gráfico: Good Technology - Device Activation Report | Q4 2011 [PDF].


Guste o no, para bien o para mal, los tablets que no son el iPad brillan por su ausencia, y -salvo excepciones- en los últimos meses han ido a menos. Y perdón por meter una obviedad en la primera frase.

La cifra de 12 millones de tablets Android vendidos -de cualquier tipo, tamaño, fabricante y en cualquier lugar del mundo-, desde el origen de los tiempos, supone que Apple ha vendido una cuarta parte de esa cantidad de tablets (3 millones del nuevo iPad) sólo durante el primer fin de semana que ha estado a la venta.

Las previsiones dicen que Apple venderá hasta 66 millones de unidades en este año, cifra que supera al acumulado de 55 millones desde que el iPad original se puso a la venta en 2010. Si finalmente es así no quedaré en mal lugar.

Microsoft aún no ha entrado en el juego de los tablets con Windows 8, aunque está en ello y la cosa pinta (tarde pero) bien, como sucede con Windows Phone.

Por otro lado se rumorea que Google sacará un Tablet Nexus por tan sólo 149 dólares, lo que sería, de confirmarse, su descenso a segunda división en esta liga y podría mermar aún más el interés de los desarrolladores por esa plataforma.

De modo que a falta de ver lo que Microsoft tiene que decir en esto de los tablets -haremos como que lo del reproductor Zune no sucedió nunca- todo apunta a que de momento la posición del iPad será más parecida al del iPod que al del iPhone. Nunca existió -ni existe hoy- un iPod-killer, un dispositivo capaz de hacer sombra al reproductor multimedia de Apple.

Aunque entran en juego muchos factores básicamente con el iPad sucede como con el iPod: es un artilugio opcional cuya compra está motivada por el deseo y no por la necesidad.

Con los tablets no hay ventas fortuitas ni espontáneas ni ventas guiadas por el interés de las operadoras móviles, que están de más en esta categoría.

Algo que sí sucede en el terreno de los teléfonos móviles -que de algún modo sí son "necesidad"- en el que juega el iPhone y donde por tanto Android -y otra mucha morralla- tiene cabida. Sin las operadoras Android no se comería un colín, así de simple.

Así que de momento -de nuevo, para bien o para mal- los iPad-killer sólo existen allí donde están los iPod-killer, el mismo lugar en el que pastan los unicornios.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear