Por Nacho Palou — 30 de Noviembre de 2012

Aunque al principio parecía una buena idea, lo cierto es que Facebook ya aburre hasta a las ovejas y aquello parece más un cementerio de amistades pasadas o fallidas.

La mayoría de las amistades de Facebook no pueden sobrevivir en el MundoReal™. Aceptamos solicitudes de amistad de viejos conocidos a los que luego damos largas para no quedar a tomar café e ignoramos a la mayoría de los contactos.

Pero no podemos evitar mantenerlos en la colección.

Lo que sea, pero Nadie tiene 500 amigos, en la revista GQ.

Compartir en Facebook  Tuitear