Por Nacho Palou — 19 de Julio de 2017

James Bruton, el incansable hacedor de robots, firma este monopatín eléctrico a tamaño natural, construido con piezas de Lego.

Para conseguir un monopatín de Lego a escala natural James utiliza piezas de Lego de gran tamaño. Las consigue escalando el tamaño de las piezas de Lego originales, creándolas con el programa de CAD Autodesk Fusion 360, e imprimiéndolas después en 3D.

Con impresión 3D James también fabrica las ruedas (y la goma de las ruedas usando filamento elástico) y demás partes del monopatín, de tal modo que todas las piezas son el equivalente a las de Lego, en forma y proporciones, pero a mayor escala.

De la propulsión del monopatín se encarga un motor eléctrico procedente del mundo de los vehículos de radiocontrol y una batería de 500 mAh. En total, 600 horas de buen trabajo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Julio de 2017

En Thingverse hay un proyector láser mecánico que es un mecanismo bastante simple de ruedas dentadas en el que se sujeta un puntero láser con una goma elástica. Por la descripción desde luego que no parece tecnología punta, pero es muy resultón.

Los ficheros descargables de todas las piezas permiten fabricarlas con cualquier impresora 3D; no es una gran cantidad de material. Los parámetros que se pueden variar de cara al show son el número de dientes de las ruedas para desplazar el láser más o menos rápido y la fuerza de la goma elástica, que hace que sea más suave o forzado el movimiento.

Aunque el láser es capaz de dibujar pentagramas, el logo de Batman y otras formas geométricas esto no lo hace partiendo de la silueta de las imágenes (que en las piezas de plástico son una mera referencia) sino con el contorno irregular de la pieza principal. Las imágenes están en cierto modo «codificadas» en esas variaciones de la longitud del radio en cada punto de la «cuasi-circunferencia» que conforman.

Se pueden utilizar tanto las piezas de ejemplo como crear nuevos diseños y compartirlos en Thingverse, porque todo lo relativo al «proyector láser mecánico» está publicado con una licencia libre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 14 de Julio de 2017

Investigadores del centro ETH de Zúrich han desarrollado el primer corazón flexible enteramente artificial que late igual que su equivalente natural y que más adelante puede servir como sustituto temporal. “Sustituto temporal” porque este corazón de silicona únicamente dura, por ahora, unos 3000 latidos, así que de momento podrá servir como sustituto de un corazón artificial mecánico, más complejo y costoso.

Más allá de esos 3000 latidos, que equivalen a tres cuartos de hora, la silicona pierde la tensión necesaria para bombear la sangre [en este momento puedes dedicar unos segundos a admirar la capacidad y la resistencia de su equivalente natural, puro músculo capaz de latir 100.000 veces en un día, 2.000 millones de latidos a lo largo de tu vida.]

Este corazón artificial está fabricado en una única pieza mediante un molde de cera perdida impresa en 3D. Este es uno de esos casos en los que la impresión 3D posibilita la fabricación de estructuras internamente complejas. El corazón del ETH pesa 390 gramos y tiene el mismo tamaño y capacidad (unos 679 cm3) que un corazón humano.

Una vez resuelto el inconveniente de que sólo funciona durante algo menos de hora este puede ser el anticipo de los futuros corazones artificiales. De momento –dicen los investigadores— “no pretendemos presentar un corazón artificial listo para implantar. Se trata de una prueba de viabilidad desarrollada para explorar nuevas posibilidades en el desarrollo de corazones artificiales.”

Vía Futurity.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2017

Ldodg9x308taxwlpsy7f

Para completar esta réplica del mapa del videojuego original para NES The Legend of Zelda, de 1986, hicieron falta 24 horas de impresión 3D y otras seis horas más de pintura. La maqueta incluye los diferentes escenarios, incluyendo el cementario, humedales, el bosque y el desierto.

Antes del proceso de impresión el autor —al parecer desconocido— reprodujo el mapa en Minecraft respetando las proporciones de los bloques del juego original, una tarea a la que dedicó seis meses de trabajo, y lo exportó como un entorno 3D a partir del cual inició el proceso de impresión. Según dijeron en su día en Retro Gamin Magazine el modelo 3D se vendió por unos 100 dólares.

Zelda map 3d 796x398

En Twitter hay algunas fotos en alta resolución en el que se aprecian el detalle con el que está hecha esta réplica “fisica” del intrincado mundo virtual.

Vía TNW.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear