Por Nacho Palou — 21 de Febrero de 2017

Las impresoras 3D estereolitograficas utilizan un haz de luz láser ultravioleta para solidificar algún tipo de material fotosensible, como resinas líquidas que se endurecen al recibir el haz de luz. También pueden usarse resinas y metales en polvo, como el aluminio, que se funden al contacto con el haz de luz láser y que vuelven a solidificarse rápidamente según los trazos hechos por la luz.

En este sentido el funcionamiento de esas impresora es esencialmente igual que como funcionan otras impresora 3D más comunes (las que utilizan filamentos de resinas o plásticos), en el sentido de que el objeto a imprimir se construye por la superposición capas que se van depositando y endureciendo unas sobre otras hasta que el objeto cobra forma.

La compañía Daqri ha desarrollado una variante de impresora 3D estereolitografica que utiliza hologramas para acelerar la impresión 3D con resina líquida. Así, en lugar de un único haz de luz láser que va endureciendo la resina capa por capa lo que hace la impresora de Daqri es proyectar con luz láser un holograma 3D “dentro” de un recipiente lleno de resina fotosensible.

Esto produce una pieza sólida tridimensional “de golpe” dentro de la resina (la que ha recibido la proyección del holograma), formándose el objeto completo toda a la vez en lugar de formarse capa por capa como es habitual.

Por ahora lo que se ve en el vídeo es un modelo experimental. El tamaño de la pieza impresa en 3D usando un holograma 3D (en lugar de un barrido de luz) da una pista sobre la dificultad y la potencia de procesamiento que es necesaria para proyectar el holograma de una pieza grande y compleja que además tenga con resolución adecuada para que la impresión 3D no resulte un pegote. “Pero en tanto la potencia de cálculo de los ordenadores aumenta la empresa es optimista sobre las posibilidades de proyectar objetos tridimensionales en tiempo real”, dicen en This Super-Fast 3-D Printer Is Powered by Holograms.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 14 de Febrero de 2017

Inspirado por este vídeo de TheBackyardScientist, Austin explica en el vídeo cómo construir pequeños cohetes con una impresora 3D y un cartucho de 12 gramos de CO2 comprimido, los que se utilizan en armas de aire comprimido y pistolas de paintball.

Para facilitar las cosas los archivos .stl para la impresión 3D se pueden descargar de Thingiverse, con las medidas listas para encajarlos en un tubería estándar de PVC y a la vez albergar la botella de CO2.

Y como se trata de aprender conceptos básicos de astronáutica, también hay una enlace que sobre la estabilidad de los cohetes que explica cómo calcular el centro de gravedad y el centro de presión de un cohete. Este principio elemental es válido para cualquier cohete, también para los impulsados por agua a presión que se emplean para este tipo de ejercicios en las escuelas.

A pesar de su pequeño tamaño los cohetes de Austin fueron capaces de alcanzar alturas de hasta 80 metros gracias, en buena parte, a su cuidada estabilidad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 7 de Febrero de 2017

Es verdad que para imprimir en papel es más práctico utilizar una impresora convencional o un plotter, que además producen resultados mucho mejores. Pero eso tiene menos gracia que “hackear” una impresora 3D para lograr que dibuje sobre papel, una prueba de concepto que muestra y explica Tech2C en este vídeo.

El primer paso consiste en sustituir el extrusor de la impresora 3D por un boli normal y corriente. El extrusor de una impresora 3D se mueve en tres ejes, así que para imprimir en 2D hay que casi anular el movimiento en altura del cabezal usando únicamente los movimientos que determinan la anchura y la profundidad, reconvertidos en los ejes horizontal y vertical en un dibujo “plano”, en dos dimensiones.

Utilizando el software Cura para impresión 3D Tech2C convierte los dibujos en el equivalente a una capa de impresión 3D, en lo que sería algo parecido a una impresión de una objeto 3D con 0,02 mm de altura. Es posible obtener diversos resultados aplicando más de una capa con diferente presión (altura) del bolígrafo, para hacer sombreados y efectos parecidos en el dibujo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 30 de Enero de 2017

Marks Lens Safe Petapixel

El fotógrafo musical Rutger Geerling y su amigo Mark (sin más) idearon este accesorio que dificulta separar el objetivo de la cámara en aquellas cámaras que lo permiten, caso de las cámaras réflex.

«El problema es, simple y llanamente, que el mecanismo para soltar el objetivo de la cámara es tan bueno que es muy fácil de accionar incluso con una sola mano», dice Rutger a PetaPixel. No es inusual por tanto que aprovechando las multitudes (como en los conciertos, que es la experiencia que tiene Rutger Geerling) o usando técnicas de distracción haya quienes se dedican a robar objetivos, soltándolos de la cámara en menos de lo que dura un parpadeo.

El accesorio ideado por Rutger y Mark es simple, es barato y tiene toda la pinta de ser efectivo: consiste en un aro que se coloca alrededor de la bayoneta de la cámara que tiene un pestaña que cubre parcialmente el botón, lo que exige algo más de dedicación (y las dos manos) para presionarlo y quitar el objetivo.

Si cambias muy a menudo de objetivo puede ser un poco engorroso, pero si no es el caso el Mark’s Lens Safe puede evitarte un disgusto por menos de un euro, que es el coste estimado de imprimir uno de estos anillos en 3D. El archivo para la impresión 3D del anillo (de momento para modelos réflex de Canon) se puede descargar gratuitamente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear