Por Nacho Palou — 26 de Abril de 2018

Utilizan una impresora 3D convencional de bajo coste (unos 400 dólares), investigadores de la universidad de Minnesota han logrado por primera vez imprimir un circuito impreso directamente sobre la piel, sobre la mano.

Aunque por lo que se ve en el vídeo el circuito impreso se pega ya fabricado y la impresión 3D se utiliza para imprimir lo que parece ser una antena RFID, el componente que capta energía eléctrica para transmitir la información contenida o producida por el circuito impreso.

El logro por ahora tiene que ver más con la posibilidad de imprimir directamente sobre la piel humana. Parte del proceso requiere la aplicación un sistema de visión artificial que adapta la impresión a los pequeños movimientos de la mano, y a la irregularidades de la superficie. Según los investigadores el sistema utiliza marcas de referencia, los pequeños círculos blanco y negro, para ajustar la impresión al movimiento y contornos de la mano, de tal modo que el circuito impreso tenga la forma adecuada.

Los investigadores creen que este método de impresión 3D puede dar lugar a nuevas técnicas de fabricación y a wearables directamente impresos en el cuerpo. Por ejemplo, “podrá ser usada por soldados en el campo de batalla para imprimir sensores temporales que detecten agentes químicos o biológicos o células solares para producir electricidad, además de para tratamientos médicos avanzados.”

La impresión utiliza tinta conductiva compuesta por partículas de plata que se funde a baja temperatura, para evitar quemar la piel. Para quitar la electrónica basta con quitar el dispositivo electrónico con pinzas o lavarlo con agua.

Vía PhysOrg.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 17 de Abril de 2018

Dado que un motor Stirling es un motor térmico no es posible crear un modelo funcional impreso en 3D con material plástico; pero en este modelo más o menos la mitad de los componentes está impresa en 3D, exceptuando las partes que están expuestas al calor: el resto de componentes son un tubo de ensayo, una jeringa y un tubo de goma lo que suponer un proyecto DIY muy simple y asequible.

Vía HackADay.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 10 de Abril de 2018

Los bio-robots creados por diseñadores del Laboratorio de prototipos y diseño de la universidad de Tokio de criaturas artificiales que se mueven imitando movimientos orgánicos, de criaturas vivas.

Más impresionante todavía es que cada prototipo está impreso en 3D como una pieza: el mismo proceso de impresión crea a la vez todas las piezas y mecanismos a modo de articulaciones; el resultado es un ser más o menos complejo y móvil que surge imitando también y de algún modo el nacimiento de una criatura viviente de verdad.

El montaje final se limita a colocar un motor eléctrico (el único componente que no sale directamente de la impresora 3D) que al girar pone en marcha las partes móviles y articulaciones del bio-robot.

Los bio-robots pueden arrastrarse, caminar, deslizarse o revolverse partiendo de un único movimiento circular (del motor eléctrico) que se transmite a través de una especie de árbol de levas y se distribuye por las articulaciones y partes móviles a partir de superficies curvas y más o menos complejas y de estructuras flexibles.

Vía Popular Mechanics.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Marzo de 2018

Open food pixel mashable

El prototipo de robot de Open Meals Pixel Food Printer es algo así como una impresora 3D para sushi que monta las piezas de comida bloque a bloque, al estilo de las construcciones de Lego.

Según Mashable el sabor no es muy allá. Los bloques consisten en tacos de gel con sabor y color “y todavía queda mucho trabajo por hacen antes de que su sabor se aproxime siquiera al sabor de la comida de verdad.”

Así que en este caso no, no todo es mejor pixelado. Al menos por ahora.

Fotografía: Mashable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear