Por @Alvy — 16 de Junio de 2017

How do you draw a circle?

Es fácil pensar que no hay muchas formas de dibujar un círculo: o en sentido de las manecillas del reloj o en sentido contrario a las manecillas del reloj. Aunque, bueno, también se puede empezar por arriba o por abajo. O elegir para el comienzo cualquier punto de su circunferencia… con lo cual habría infinitas formas.

Intrigados por todo esto y con la ayuda del juego de inteligencia artificial Quick, Draw! y los millones de datos que Google hizo públicos para quien tuviera a bien investigarlos dos obsesionados por los lenguajes, Thu-Huong Ha y Nikhil Sonnad analizaron cuidadosamente lo que hacía gente de todo el mundo.

¿Obsesionados por los lenguajes? Pues sí, porque además de una cuestión geométrica el asunto resulta tener mucho que ver con la forma en que escribimos en diversas partes del mundo – más que con si somos zurdos o diestros. Y no solo porque la O o el 0 sean redondos.

Sus conclusiones pueden leerse en How do you draw a circle? donde explican los datos con todo lujo de detalles. En total examinaron 119.000 círculos, de los que se conocía la forma exacta en que se dibujaron y los datos demográficos de los autores.

  • El 86% de los estadounidenses dibujan los círculos en sentido contrario a las agujas del reloj, mientras que solo el 20% de los japoneses lo hacen así.
  • En Francia y Alemania tienen valores más extremos: un 90% usan el sentido antihorario; en Vietnam la cifra llega al 95%.
  • En cambio en Taiwan el reparto era más bien 56-44%.

La diferencia parece estar en el lenguaje escrito que se habla principalmente en cada país. En los lenguajes en que se escribe de izquierda a derecha los círculos tienden a ir en sentido antihorario (dicen que quizá porque la c y la g se aprenden a escribir así); en los que escriben de derecha a izquierda el asunto se invierte.

Arabic

Las variantes en los lenguajes no latinos es inmensa: en las variantes chinas sucede que los triángulos siempre han de escribirse primero de derecha a izquierda y arriba abajo y luego de derecha a izquierda – algo que parecen heredar los círculos en cierto modo. En árabe en cambio los símbolos equivalentes a la b y la n se escriben en sentido horario. En otros como el coreano hay pequeños círculos en casi todas las consonantes, pero mayoritariamente se escriben en sentido horario. El caso del idioma vietnamita antes mencionado es curioso porque muestra incluso más regularidad que los latinos, pero es porque allí también se utiliza un alfabeto latino.

Respecto a qué sucede con el diez por ciento de zurdos no hay muchos datos: en la información no figuraba si la persona que dibujó los círculos era zurda o diestra. Pero parece que explicaría ese 5 a 15% de casos «rebeldes» que independientemente del lenguaje siempre dibuja los círculos en sentido contrario a la gran mayoría de sus congéneres.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Junio de 2017

999.990 puntos es la máxima puntuación que se puede hacer en el videojuego Ms. Pac-Man, una versión posterior más compleja del juego original de Atari que se lanzó en 1981. Ningún humano ha logrado alcanzar esa puntuación en Ms. Pac-Man (que se sepa) debido a la complejidad creciente del juego. 999.990 puntos es la puntuación que ha logrado el sistema basado en inteligencia artificial (IA) desarrollado por Maluuba, una compañía canadiense de aprendizaje automático adquirida Microsoft hace unos meses.

El sistema de IA utilizó la técnica del divide y vencerás para evitar a los fantasmas en el videojuego diviendo la partida en muchos problemas menores. Cada agente usado por el sistema, 163 en total, aprendió a resolver cada uno de esos problemas menores. Después el sistema aplicó el conjunto del aprendizaje para lograr la máxima puntuación.

Según Microsoft, “el método tiene grandes implicaciones didácticas para enseñar a la IA ha resolver tareas complejas que potencien las capacidades humanas.” Según Maluuba, “los videojuegos son una de las mejores maneras para demostrar las capacidades de las IA”.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Junio de 2017

Radiology Nevit

Los algoritmos de aprendizaje automático que examinan gigantescas colecciones de imágenes procedentes de pruebas de radiología ya son capaces de estimar la longevidad con la misma precisión que sus equivalentes humanos, los expertos en diversas especialidades que habitualmente diagnostican el estado de los órganos, las diversas enfermedades y su evolución.

Me imagino que si todavía están trabajando en ello en unos pocos años se podrán enviar desde una app las imágenes recogidas de la web del hospital con tus pulmones, corazón, huesos o cerebro y el resultado al cabo de unos segundos será el numerito mágico: los años que te quedan de vida. Sin paños calientes. Tan distópico como emocionante, supongo.

En Nature, todos los detalles: Precision Radiology: Predicting longevity using feature engineering and deep learning methods in a radiomics framework.

{Foto: Radiology (CC) Wikimedia}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 5 de Junio de 2017

Chartoftheday 9580 how smart are smart assistants n
En color verde plano porcentaje de preguntas entendidas y contestadas, en verde con patrón porcentaje de esas respuestas que fueron correctas en su totalidad.


En la agencia digital Stone Temple dispararon una batería de 5000 preguntas de asuntos cotidianos contra los cuatro asistentes inteligentes más populares: Siri, Alexa (Amazon Echo), Cortana y Google Assistant (Google Home) y evaluaron su capacidad para responder y resolver las mismas preguntas.

La metodología y los resultados están disponibles Rating the Smarts of the Digital Personal Assistants. La prueba está centrada en comprobar el nivel de capacidad para entender y responder las preguntas desde el punto de vista de acceso a conocimientos, por lo que no se tuvo en cuenta la capacidad que mostró cada asistente para ejecutar acciones asociadas —como hacer una reserva en un restaurante o de un vuelo.

Según el estudio de Stone Temple el asistente de Google es de largo el más capaz a efectos de dar respuestas resolutivas, con un 68,1 por ciento de las respuestas respondidas; de las respuestas dadas el 90,7 eran cien por cien correctas. Le sigue de cerca Cortana de Microsoft, con un 56,5 por ciento de respuestas respondidas (de las que un 81,9 por ciento fueron respondidas con acierto).

Más atrás se quedan el popular Siri, que apenas fue capaz de responder a un 21,7 por ciento de las 5000 preguntas (el 62,2 por ciento respondidas correctamente) y Alexa (en Amazon Echo) con un 20,7 por ciento de respuestas (atinando la respuesta en un 87 por ciento las ocasiones).

Comparativamente Google Search (que no es un asistente sino un buscador y que aparece en la prueba como referencia para la comparación) fue capaz de dar respuesta al 74,3 por ciento de las preguntas, en este caso casi la totalidad de las respuestas dadas por Google Search (97,4 por ciento) resolvían la duda a la primera y de forma completa y directa.

Vía Statista.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear