Por @Alvy — 2 de Enero de 2018

Existe una aerolínea «secreta» llamada Janet que opera desde el aeropuerto de Las Vegas y que forma parte muy activa de los «grandes misterios conspiranoicos» de las fuerzas aéreas de los EEUU. Y es que si lo piensas la forma más sencilla de moverse por el gran estado de Nevada, donde están el Área 51, los campos de pruebas nucleares o el campo de pruebas de Tonopah (Área 52) es en avión. Pero no vas a conseguir un Ryanair que te lleve allí.

En el vídeo de Half as Interesting se dan algunos datos interesantes sobre esta aerolínea que opera como tal bajo el nombre en clave de Janet. Dicen que quizá es un acrónimo de Just Another Non-Existent Terminal, algo parecido a cuando la NSA se suponía que era No Such Agency («No existe tal agencia»).

Los aficionados a estas cosas parecen hacer un seguimiento cercano a la terminal del aeropuerto, muy activa, donde cada día llegan y se van cientos de coches al aparcamiento y desde donde vuelan seis Boeing 737 reciclados que eran casi todos de Air China y cinco pequeños Beechcraft. Los transpondedores que indican su posición en tiempo real no siempre están apagados (aunque lo normal es que se desconecten a los 15 minutos tras el despegue); por eso se sabe que los vuelos van al Área 51, a Tonopah, a la Planta 42 y otros lugares remotos, secretos y misteriosos del mapa.

Pero en los registros de los organismos de aviación no hay mucha más información, aparte de que los aviones pertenecen a las Fuerzas Aéreas y los opera AECOM (un contratista de defensa que adquirió URS y EG&G, otros clásicos militares y de la postguerra). Los vuelos operan con un código como cualquier aerolínea que suele ser WWW y un número de tres cifras, pero que al irlo a consultar aparece como «bloqueado» para añadirle misterio al asunto.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Diciembre de 2017

Qué mejor forma que reactivar un poco la sección de conspiranoias que con un vídeo de ovnis. Tema clásico donde los haya. La oportunidad viene que ni pintada porque ha sido el propio Departamento de Defensa de EE.UU. quien lo ha dado a conocer tras revelar que durante años dedicó 22 millones de dólares a investigar ovnis pero bajo el «camuflado» nombre de Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales. Lo cuentan el en New York Times, así que al menos esa parte es fiable: The Pentagon’s Mysterious U.F.O. Program.

Este vídeo (hay otros) muestra un F/A-18 Super Hornet de la armada que se encuentra con un objeto volador no identificado. (¡Oh, casualidad!) El vídeo tiene como plus que «ha mantenido la cadena de custodia» lo cual supuestamente evitaría que hubiera sido manipulado a posteriori, así que lo que se ve es lo que se grabó originalmente.

El montaje de Global News comienza con una explicación de las lecturas de los instrumentos: la grabación está en modo infrarrojo, con el sensor de blancos activado y seleccionado y se indica su orientación, junto con la velocidad del caza (mach 0,6 ~ 740 km/h) y la altitud (25.000 pies)

En las imágenes los pilotos describen el objeto borroso no identificado; piensan que puede ser un dron, pero «sería demasiado rápido». El objeto finalmente empieza a rotar. Cambian de modo visual y de zoom varias veces, para observarlo mejor. Se mueve un poco, pero el sensor lo vuelve a detectar. Finalmente se va y desaparece.

Explicaciones habrá muchas, incluyendo fallos en los sensores, efectos ópticos, aviones, y quién sabe cuántas más. Como dicen algunos científicos a los que les han preguntado «que no haya una explicación no quiere decir que sea algo de otro planeta u otra galaxia». Son sabias palabras, como cuando recuerdan que «lo que la gente a veces no entiende de la ciencia es que a veces hay fenómenos para los que no hay una explicación.»

Los millones y millones de dólares que se gastaron en investigar este tipo de cosas entre 2007 y 2012 (ojo: anteriormente hubo otros programas y más millones gastados) llegaron a su fin debido a los recortes en defensa, lo que llevó a parar el programa porque «se decidió que había otras cuestiones más prioritarias». Muy probablemente. A mi el vídeo me parece bastante pobre y me recordó al de la patética «mejor foto de ovnis de la historia». Gran decepción.

También han hablado del tema en Politico: The Pentagon’s Secret Search for UFOs con algo más de información y entrevistas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Julio de 2017

Free electric1
Un primer prototipo muy vistoso de la «Free Electric»

La idea lleva tiempo circulando por ahí: en sitios prestigiosos como National Geographic se hablaba de la Free Electric, una bicicleta estática generadora de electricidad creada por Manoj Bhargava, un millonario y filántropo que ha pasado varios años perfeccionándola con la idea de llevarla a zonas desfavorecidas del planeta a donde no llega la electricidad.

Parece simple: con una hora de pedaleo «se acumula suficiente electricidad como la que necesita una pequeña vivienda familiar durante 24 horas». La idea sería fabricar la bicicleta por unos 100 dólares y que apenas tenga piezas que requieran un complicado mantenimiento. El resto serían piezas de bici normales y corrientes; quizá entre las más fáciles y baratas de encontrar del mundo.

Indagué un poco la evolución del proyecto que según parece se lanzó en 2015 con grandes intenciones, como regalar 10.000 bicicletas en la India y ver qué ocurría. Luego se quedaron en 50; 25 según otras fuentes y una prueba piloto de la que se habla en la fundación.

Free electric2
La versión más definitiva de la Free Electric que se envió a India como programa piloto

Pero también encontré que a partir de 2016 pocas referencias había sobre qué tal había ido la cosa o en qué punto estaba el proyecto. En cambio había muchas páginas escépticas con la idea y cálculos sobre la máquina (y otras similares) a partir de lo que se veía y podía adivinar en el documental original de la fundación (porque no parece que hubiera especificaciones fiables).

En Metabunk se calculaba que durante una hora una persona pedaleando puede generar 0,11 kWh (más o menos) pero que un hogar típico (norteamerico) utiliza 30 kWh por día. De modo que el pedaleo serviría tan solo para… ¡5 minutos! Incluso si como en otros sitios se tratara de viviendas humildes (poco más que las luces y algún pequeño electrodoméstico), requiriendo diez veces menos, unos 3-5 kWh (o como en la India, 2,5 kWh) la cosa tan solo se alargaría a una hora (por cada hora de pedaleo).

En Quora también se habló del tema, junto con el de otras bicicletas similares que se usan en gimnasios – con fines más bien lúdicos que de «generación de energía a gran escala»:

Una persona puede generar unos 0,1 kWh pedaleando; un atleta puede llegar a 0,4 kWh haciendo ejercicio. Así que podríamos usar esos 400W como límite superior (…) Al precio de 12 céntimos el kWh de energía generada lo que se produce en una hora son unos 1,2 céntimos. Dado que las bicicletas cuestan unos 100 dólares se necesitan 23 años para amortizarlas (pedaleando una hora al día). Y esto sin tener en cuenta la comida que se necesita ingerir para gastar esas calorías; si se incluye simplemente es inviable.

En definitivamente: no parece que con el estado actual de la tecnología y, lo que es más importante, respetando las leyes de la física, sea posible que la idea sea práctica o rentable.

Llevo viviendo desconectado del mundo 18 años. Esta bicicleta generaría un 2-10% de la energía que uso en mi casa (que es bastante eficiente energéticamente, y donde el agua caliente, la calefacción y la secadora van con gas propano) (…) Para momentos puntuales, acumulando la energía en baterías, en situaciones en las que no haya ninguna otra opción de conexión a la red eléctrica (ni viento ni luz solar ni nada parecido) quizá pudiera ser una opción: para cargar el teléfono o mantener alguna luz o incluso una pequeña nevera, pero poco más.

Si ciertos costes se volvieran marginales, quizá fuera algo diferente. Pero hoy en día es más fácil recurrir a otros tipos de dispositivos (por ejemplo, paneles solares) que a pedalear, por muy eficiente que sea la bicicleta y de última generación las baterías que acumulen la electricidad. La idea es encomiable, pero no parece que lo que se ha explicado hasta ahora sea viable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 1 de Marzo de 2017

En este vídeo TED de Peter B. Campbell se habla de algunos de los más famosos casos de barcos fantasmas y de cómo la ciencia y los datos que conocemos pueden explicar el fenómeno. Casos «misteriosos» como los del Mary Celeste, el Rumney o el A. Ernst Mills, que aparecieron abandonados, sin botes salvavidas ni explicación alguna en los –en ocasiones– diarios de abordo abruptamente abandonados.

En general se trata de barcos que no se hunden y parecen vagar sin tripulación por los mares, alrededor de los cuales los maridos y aficionados a las historias de misterio crean toda una leyenda llena de detalles muchas veces difíciles (o imposibles) de comprobar.

Algunas de las explicaciones de por qué estos barcos no se hunden incluyen conceptos como nuestra amiga la flotabilidad, que hace que se mantengan en la superficie del mar sin hundirse pero sin reflotar completamente, por ejemplo cuando sufren un accidente en el casco. Aunque la flotabilidad pasa de ser positiva (el barco flota) a negativa (el barco se hunde) en algunos casos puede suceder que sea neutra, y que el barco se mantenga simplemente en suspensión en un punto fijo.

En el caso del Mary Celeste el vídeo explica que los marineros bien pudieron abandonar el barco a toda prisa creyendo que se hundía, pero que luego esto no sucediera completamente. La tripulación habría perecido al no conseguir alcanzar tierra firme, y el barco habría quedado vagando por ahí, dañado pero sin hundirse. (Diversas teorías del «misterio» incluyen motines en la tripulación, emborrachamientos, alucinaciones, fugas de gases por el alcohol que transportaban, etcétera – a cual más alocadas pero para nada concluyentes.)

También se mencionan casos en los que los barcos a veces incluso reflotan tras hundirse, cuando la sal que transportan se diluye con el agua marina. También se mencionan sus extraños movimientos en círculos, en ocasiones simplemente porque el timón habría sido bloqueado. Detalles que en la imaginación de los marinos –recordemos a los personajes de Moby Dick– puede significar que «vuelven clamando venganza» para embestir a sus enemigos.

Sobre otros barcos fantasmas que son avistados a pesar de viajar sin tripulación en diversas zonas de los océanos con meses o años de diferencia la explicación científica es también poco sugerente pero muy simple: las corrientes oceánicas. Algunas de estas corrientes tan solo han sido mapeadas con precisión en tiempos modernos (precisamente, abandonando barcos a la deriva y anotando sus rutas) y permiten conocer por dónde circulará un barco abandonado a su suerte –o una botella con mensaje– algo que quizá sorprendería a los marinos de tiempos antiguos.

Como dice el vídeo en su conclusión, parece claro que estas naves abandonadas no las mueven fantasmas ni causas sobrenaturales sino más bien el fascinante fenómeno de fuerzas poderosas, invisibles y científicamente estudiadas.

Como bonus, la mención obligada a casos modernos de barcos fantasmas como los del MV Joyita, el Kaz II, el Bel Amica y otros similares, embarcaciones en muchos casos bien equipadas (botes, chalecos, GPS, maletines médicos) que aparecen súbitamente sin nadie a bordo ni más explicación – en ocasiones aparentando un estado de «abandono repentino» sorprendente. También son técnicamente barcos fantasma, pero cuyas explicaciones son probablemente más dignas de un Sherlock Holmes moderno que de los «misterios del Mary Celeste». En muchas ocasiones se han desvelaron como casos de usos temerarios del barco, accidentes, crímenes, piratería, tráfico de drogas o similares. ¡Bendito Occam!

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear