Septiembre2017

Por @Wicho — 22 de Septiembre de 2017

Este vídeo acerca de Adeline, la propuesta de Airbus para cohetes reutilizables, ya tiene un par de años, pero es la primera referencia que encuentro sobre ese concepto.

Adeline, de ADvanced Expendable Launcher with INnovative engine Economy, o Cohete Desechable Avanzado con Economía de Motor Innovador (odio los acrónimos graciosetes en inglés), no apuesta por recuperar toda la primera etapa del cohete, sino sólo los motores de ésta, que son el componente más caro.

Así, tras el lanzamiento, y terminada la misión de la primera etapa, la parte final de ésta se desprendería del resto para volver a tierra como una especie de dron gracias a sus alas y a sus dos motores, motores que durante el despegue permanecen ocultos dentro de un carenado.

Etapas de vuelo de Adeline

Airbus estima que su uso permitiría ahorrar entre el 20 y el 30% del coste de un vuelo a cambio de una penalización de peso de un 10% adicional.

El proyecto comenzó en 2010, pero por ahora no hay más que unos modelos a escala de prueba y no hay fechas firmes para una prueba a tamaño real, ni mucho menos para ver cuando los Ariane 6, que se estrenarán en 2020, podrían incorporar esta tecnología, tecnología que además la Agencia Espacial Europea tendría que decidir adaptar al Ariane 6, cosa que no está hecha ni mucho menos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Septiembre de 2017

Impresion 3d bimetal 1
Vista bajo el microscopio de la unión mediante impresión 3D de la dos aleaciones metálicas —la de cobre abajo y de iconel, arriba— fundidas y entrelazas en la zona de unión entre ambas. Fotografía: NASA/UAH/Judy Schneider.

Imprimir en 3D metal es relativamente sencillo y común, y de un tiempo a esta parte las piezas fabricadas por este método están empezando a utilizarse en aviones y en cohetes. Hasta ahora, eso sí, siempre tratándose de piezas compuestas por una única aleación de metal.

Ahora ingenieros del Marshall Space Flight Center de la NASA han logrado por ver primera resultados satisfactorio fabricando una pieza de metal impresa en 3D compuesta por dos aleaciones diferentes, de cobre e inconel (níquel-cromo).

Para fabricar este prototipo de iniciador de la combustión (léase, el “mechero que le prende fuego” al combustible del cohete) las dos aleaciones se unieron utilizando un proceso de impresión 3D híbrido llamado sintetización por láser de polvo soplado. El proceso sintetiza partículas de polvo en suspensión que se fusionan sobre el objeto, uniendo fuertemente todas las partes.

Impresion 3d bimetal 0

Fotografía: NASA/UAH/Judy Schneider

Por el método tradicional el componente, aun siendo de pequeñas dimensiones, se habría tenido que fabricar en cuatro partes diferentes soldadas posteriormente a mano, “un proceso que requiere personal cualificado y experimentado que lleva mucho tiempo”, según New Atlas.

La técnica no sólo permitirá fabricar piezas de forma más rápidas y menos costosa, sino que posibilitará construir la pieza y sus componentes internos durante el mismo proceso, algo que hasta ahora no era posible.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 22 de Septiembre de 2017

Pósteres retro de Cassini

Hace una semana que le dijimos adiós a Cassini, una de las misiones espaciales más exitosas de las últimas décadas, aunque sin duda seguiremos oyendo hablar de ella según los científicos sigan trabajando con los aproximadamente 635 GB de datos que nos ha dejado.

Pero los espaciotrastornados podemos seguir disfrutando de ella con cosas como estos pósteres retro que la NASA diseñó para conmemorar el fin de la misión.

El de la izquierda, llamado Swan song (canto del cisne) hace homenaje a un cartel ya clásico del concierto de Led Zeppelin en Chicago del 6 de julio de 1973. El de arriba a la derecha es Whoosh! y homenajea al díptico Wham! de 1963 de Roy Lichtenstein. El de abajo a la derecha es ’97 Cassini. What else. y está inspirado en un anuncio del Corvette en la revista Road 6 Track titulado ‘70 Corvette. What else.

Todos ellos se pueden descargar en alta resolución para imprimirlos en condiciones.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Septiembre de 2017

Coches tres ruedas nobe por favor si por favor

Igual que en algunas bicicletas eléctricas en las cuales puedes sacar la batería y llevártela a un enchufe, el diseño de este Nobe contempla también esa posibilidad, pero aplicado a un coche.

Es verdad que las baterías de los coches eléctricos son pesadas, muy pesadas (entre 200 y 600 Kg dependiendo de su capacidad) y lo de llevársela bajo el brazo puede sonar raro, pero la idea no es ir por la vida con la batería principal del coche sino con una batería auxiliar, más pequeña y ligera.

Conviene aclarar que el Nobe de tres ruedas de momento no es más que una idea conceptual —no tienen, ejem, ni página web—, pero la idea está ahí. Se trata de un vehículo de pequeñas dimensiones y tres ruedas (todas ellas motrices) con un diseño muy retro, que recuerda a los coches de hace cincuenta o sesenta años. La autonomía es modesta, de 160 km —la misma que tenían las primeras generaciones del Nissan Leaf y del BMW i3— y por lo que se ve en la fotos la idea es ahorrar de forma lógica e inteligente tanta energía eléctrica como sea posible, como por ejemplo prescindiendo de los elevalunas eléctricos. Que nos hemos vuelto más vagos de lo que nos podemos permitir.

Nobe elevalunas a manubrio
Sí, eso en la puerta es un elevalunas manual y es maravilloso.

La potencia de este pequeño Nobe también tiene un límite razonable para un vehículo que se va a utilizar principalmente en entornos urbanos, que es lo que hace casi todo el mundo en la vida real. Proporciona unos 60 CV a las tres ruedas, que dado el tamaño del coche posiblemente sea suficiente y puede que incluso ofrezca algo de diversión.

(Por cierto que la gente de Nobe es de Estonia, que es considerado el “Silicon Valley europeo”. No está mal para un país que cuando tu y yo éramos niños formaba parte de la Unión Soviética.)

Sobre el papel la batería principal del Nobe tendría una capacidad de 45 kW, la cual no te podrías llevar a casa porque pesará unos 200 kg o más. Pero a los pies del asiento del copiloto hay un bonito maletín marrón, con asa, que en realidad es una batería auxiliar que por sí sola proporciona 40 km de autonomía adicional. Eso sí, aunque la batería auxiliar sea más sofisticada (y costosa), con una mejor relación entre densidad y carga, probablemente su peso no baje de los 20 o 25 kg, en el límite de lo que uno puede cargar un rato antes de empezar a soltar improperios.

Bateria auxiliar que mola todo

Esto significa que, en caso de necesidad, te puedes llevar la batería a casa o a la oficina o a casa de tu madre o a donde sea y cargarla allí. Se carga con un enchufe convencional. En Jalopnik “opinan que es una fantástica solución para lidiar con la todavía-más-que-precaria infraestrcutura de recarga para los coches eléctrico” porque añade autonomía cuando la carga de la batería principal es escasa o nula. Otra cosa se lo que opine quien tenga que cargar con ella o quien se la deje olvidada en algún sitio.

Vía (y más fotos en) Jalopnik.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear