Enero2015

Por @Wicho — 31 de Enero de 2015

Impresión artística de SMAP en órbita
Impresión artística de SMAP en órbita

La NASA ha puesto hoy en órbita un nuevo satélite artificial de observación de la Tierra, el SMAP, de Soil Moisture Active Passive, Humedad del Suelo Activo Pasivo, que tiene como misión medir el nivel de humedad de la tierra y los procesos de congelación y descongelación de agua.

Desde su órbita de 685 kilómetros con una inclinación de 98º cubrirá la superficie de todo el planeta cada dos días para aquellos sitios que estén a una latitud mayor de 45 grados y cada tres días para aquellos a menor latitud.

Lo que hace SMAP es medir las emisiones naturales de microondas del suelo –su intensidad varía con la humedad– con un radiómetro y a la vez emitir señales de radar para complementar estas mediciones; la absorción de estas señales varía también con el grado de humedad del suelo.

Su característica más sorprendente es sin duda su antena de 6 metros que da 14,6 vueltas por minuto para que SMAP pueda ir leyendo distintas zonas del suelo

El radiómetro tiene una resolución de 10 kilómetros, pero la del radar es mucho mejor, de 250×400 metros.

Los datos obtenidos por SMAP servirán para monitorizar sequías y en especial dar avisos tempranos de cuando se vayan a producir, prever inundaciones gracias a las mediciones de cuan húmedo está el suelo antes de que lleguen lluvias, ayudar con la productividad de los cultivos gracias a la información acerca del nivel de humedad del suelo, mejorar las previsiones meteorológicas al permitir incluir en los modelos el nivel de humedad del suelo, y obtener más detalles de los ciclos del agua, energía, y carbono.

Como toda misión espacial que se precie estos días a SMAP se le puede seguir en Twitter como @NASASMAP; sus datos estarán disponibles para científicos de todo el mundo.

La información obtenida por SMAP podrá ser usada en conjunto con la que lleva recogiendo el satélite SMOS, Soil Moisture and Ocean Salinity, de la Agencia Espacial Europea, que lanzado el 2 de noviembre de 2009 lleva desde entonces recogiendo información acerca de la humedad del suelo y de la salinidad del mar con su radiómetro; se le puede seguir en @smos_satellite.

Representación del SMOS en órbita / Imagen: ESA - AOES Medialab
Representación del SMOS en órbita / Imagen: ESA - AOES Medialab

Junto con el SMAP se han lanzado cuatro Cubesats, los Firebird II-A y II-B, el GRIFEX y el ExoCube.

Los Firebird van a estudiar la meteorología espacial, en especial las microrráfagas de electrones en los cinturones de Van Allen; GRIFEX es una plataforma de pruebas para un sensor que se ha desarrollado para una futura misión de observación terrestre; y ExoCube está también dedicado a la meteo espacial, en este acaso a medir la presencia de ciertas sustancias en la exosfera, lo que puede ser útil para predecir la actividad de esta y su influencia en el funcionamiento de los satélites artificiales.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 31 de Enero de 2015

El estudio publicitario de Londres Pearlfisher montó junto con la ONG Right to Play esta piscina gigante en la que había miles de bolas blancas de poliespan, sensores de movimiento y cajas con regalos, llamada Jump In!

Es una especie de desmadre creativo en que cualquier visitante podía probar por una libra. Los fondos que estaban recaudando se dedican a diversos fines educativos para la infancia. De la instalación han salido unas cuantas tomas a cámara lenta con GoPros de gente haciendo el ganso bastante divertidas.

(Vía Quartz.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 30 de Enero de 2015

Los Slow Mo Guys han grabado a 10.000 fotogramas por segundo una cámara fotográfica DSLR que tiene una velocidad de obturación de hasta 1/8.000 segundos.

Esto quiere decir que en el vídeo (a partir de 01:10, con subtítulos opcionales) se ve perfectamente cómo se mueven el obturador, las cortinas, espejos, etcétera.

La obturación de una cámara fotográfica vista a 10.000 fps

Estos sistemas de alta velocidad tienen múltiples complicaciones y todo lo que ocurre sucede en una ínfima fracción de segundo: desde el clic del disparo al movimiento de las piezas y la «grabación» electrónica del sensor. Esto incluye detalles que han de sincronizarse, vibraciones y otro tipo de efectos indeseados. Por eso el resultado es tan simple pero a la vez tan increíble: una imagen captada a través de unos pocos milímetros cuadrados que pese a todo ofrece total nitidez y vivos colores.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD