Enero2016

Por @Alvy — 31 de Enero de 2016

USS Enterprise NCC-1701
Piezas de la maqueta original del USS Enterprise 1701 completamente desmontado

Según cuenta The Register, está restaurando la maqueta original del Enterprise 1701, una de las más icónicas naves de la ciencia ficción, con motivo del 50º aniversario del estreno de Star Trek, la serie original. Aunque Star Trek:TOS acabó oficialmente tres años después la maqueta se guardó por ahí «por si acaso»; de hecho la última vez que se usó fue en 1991, en uno de los episodios de Star Trek: la nueva generación, de ahí volvió al cajón.

Ahora han separado meticulosamente todas las piezas, se está documentando todo el proceso y prácticamente está tratando a la gigantesca maqueta como fuera una obra de arte de museo, con fotografías detalladas, infrarrojos, escáneres y análisis microscópicos. La idea es guardar información detallada de cada pieza y que tras su montaje pueda pervivir en el futuro – además de dejarlo lista y niquelada para las próximas exposiciones.

La maqueta mide unos tres metros del longitud, como puede verse en esta poco conocida foto tomada en el exterior de los estudios:

NCC-1701
Datin, Keys y Sion, creadores de la maqueta original (falta Jensen) (1964)

Para los curiosos: las siglas que aparecen en el «nombre completo» del USS Enterprise NCC-1701 tienen su explicación:

  • U.S.S. es la abreviatura de United Space Ship, aunque son las mismas siglas que United States Ship y United Star Ship.
  • N.C.C. de Naval Construction Contract. La primera hace referencia al antiguo nombre de la Federación de Planetas Unidos y sobre la segunda hay más historia y «polémica». Aunque éste es la acepción que se le suele dar (a veces cambiando Contract por Code lo que se sabe es que
    Matt Jefferies, diseñador y creador de muchas de las naves, interiores y artilugios de la serie original, dijo que como las aeronaves civiles americanas van precedidas de «NC» y las soviéticas de la época de «CCCC» la combinación de ambas podría ser «NCC». Su filosofía era «Si alguna vez llegamos a hacer algo importante en el espacio, será algo que haremos juntos americanos y soviéticos». Pero por otro lado la Enciclopedia de Star Trek (segunda edición, p. 317) dice que la segunda «C» simplemente se añadió porque quedaba mejor.
Aparte del número, que abarca hasta donde se sabe entre el NCC-42 Heart of Gold y el NCC-87270 Ticonderoga algunas naves llevan otra letra adicional, por ejemplo las conocidas Enterprise 1701-A, B, C, D… etcétera. Esta letra indica la «versión» de la nave en distinta épocas: básicamente su metal y componentes son «retirados», otra nueva nave ocupa su lugar y su espíritu continúa.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Enero de 2016

Final Approach es un juego de Phaser Lock Interactive en el que se aprovechan los entornos de realidad virtual sobre un clásico «juego de aeropuertos» estilo Flight Control donde hay que controlar el tráfico aéreo. Uno de los escenarios es una encantadora isla pero también hay otro con portaaviones e incluso la versión «en la ciudad» con helipuertos.

La diversión no está solo en controlar pacientemente el tráfico sobre el aeropuerto: también hay momentos de tensa acción en los que los aviones huyen de las tormentas y deben aterrizar antes de que empiecen las turbulencias, surgen helicópteros casi de la nada y se producen otras emergencias.

Final Approach stá disponible para HTC Vive (en Steam VR) y Oculus Rift

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 31 de Enero de 2016

Autonomous de Aleksei Shulga y Mihhail Kohtov, un corto animado de ciencia ficción que se desarrolla en un escenario de ruinas y de armas autónomas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Enero de 2016

Principia Kids

Sé curioso, no temas equivocarte, mira los problemas como un reto y recuerda que tu imaginación es un arma muy poderosa.

Principia Kids T1E1

Desde el principio de su aventura la gente de Principia tenía una sección en su web dedicada a los niños, Principia Kids, destinada a «fomentar la vocación científica y la reivindicación de la ciencia como parte de la cultura en niños».

E igual que sucedió con su versión «adulta», Principia Kids ha saltado al papel, y yo diría que con el mismo buen hacer.

Hace años que mi infancia ha quedado atrás, pero fue coger este primer ejemplar de Principia Kids en mis manos y quedarme enganchado de las historias de Mar y su abuelo en busca de un lince, de las habilidades culinarias de la bruja de Yellowstone, de la historia que describe a los científicos como superhéroes sin capa, o del paseo por el sistema solar que nos lleva a dar la revista, y esto sólo por citar algunas de las historias que contiene.

Todas me han gustado, y no sólo por sus textos y lo que cuentan, sino también por sus ilustraciones; de hecho fue sentarme a leer Principia Kids y no levantarme hasta que lo terminé.

En busca de un felino

Principia Kids

Se nota que, como dicen ellos mismos, en Principia son como niños y que han hecho caso a su niño interior a la hora de hacer la revista, y han hecho bueno lo que decían cuando buscaban financiación para sacar adelante este primer ejemplar:

Alguien dijo una vez que los niños son el futuro de nuestra sociedad y es ahora de vital importancia transmitirles los valores que la ciencia aporta. La curiosidad, la observación, el error, la determinación y la imaginación son algunos de los ingredientes necesarios para aprender. La ciencia en particular y la cultura en general comparten mucho en esta fórmula, porque ¿cuál es el secreto para ser un inventor? Nosotros lo tenemos claro: curiosidad + determinación + imaginación + esfuerzo + equivocaciones varias = gran invención.

Si tienes niños –incluso aunque ya tengan canas– cerca, no lo dudes, gástate 12 euros en Principia Kids, Temporada 1, Episodio 1; me extrañaría que no te pidieran más. Lo malo es que sólo tienen pensado publicar dos ejemplares al año.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 30 de Enero de 2016

Lanzamiento

Un cohete Protón–M ponía en órbita geoestacionaria en la noche del 29 al 30 de enero de 2016 el satélite de telecomunicaciones Eutelsat-9B, que tiene como objetivo principal proporcionar señales de televisión digital a Europa.

Terminal EDRS–APero a bordo de ese satélite va también un terminal del EDRS, de European Data Relay System, o Sistema de Retransmisión de Datos Europeo, que por fin permitirá mantener comunicaciones vía láser entre satélites, drones, y similares.

La ventaja de disponer de un terminal de este tipo en órbita es que al estar permanentemente sobre europa a una altitud de unos 36000 kilómetros permite que las estaciones de tierra estén en comunicaciones con satélites en órbita baja terrestre como los Sentinel–1A y Sentinel–2A durante unos 45 minutos de los aproximadamente 90 que duran sus órbitas, en lugar de los 10 minutos actuales.

La comunicación entre satélites se hará vía láser, mientras que el terminal EDRS–A se comunicará con tierra vía radio; de ahí lo de llamarlo «router».

La comunicación láser es, además, más rápida que las comunicaciones por radio, con lo que es más fácil mover los datos de los satélites a las estaciones de procesado en tierra, lo que agiliza la respuesta ante catástrofes y los hace más útiles como sistemas de apoyo para la navegación en aguas en las que hay icebergs, por ejemplo.

El terminal montado en el Eutelsat-9B es el EDRS-A, y en 2017 le seguirá un satélite dedicado, el EDRS–C. Con los dos satélites en servicio el sistema podrá retransmitir a tierra hasta 50 terabytes de datos cada día, incluyendo los que se reciban del laboratorio Columbus de la Estación Espacial Internacional, que en 2018 se conectará al sistema.

Ubicación del terminal EDRS en el Eutelsat 9B
Ubicación del terminal EDRS en el Eutelsat 9B

Para 2020 está previsto el lanzamiento de un tercer satélite geoestacionario que, situado sobre Asia, dará cobertura global al sistema; para entonces los satélites ERDS también podrán intercambiar información entre ellos.

Pero por ahora, tras el periodo de pruebas correspondiente, está previsto que EDRS–A comience a ser usado en verano de 2016 por los satélites Sentinel–1A y 2A.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear