Por @Alvy — 19 de Junio de 2018

Solving the Rubik’s Cube Without Human Knowledge

Este trabajo reciente resulta bastante interesante; es un pasito más en el campo de los algoritmos de inteligencia artificial que aprenden por sí mismos sin supervisión humana. En este caso el dominio es bastante limitado (un Cubo de Rubik) pero al aprendizaje reforzado que se ha empleado ha obtenido estupendos resultados sin supervisión alguna – más allá de la definición de las reglas y el objetivo. En arXiv: Solving the Rubik’s Cube Without Human Knowledge.

El método empleado por DeepCube –que es como se llama el algoritmo– se asemeja un poco a los que recientemente se han usado en juegos como el ajedrez y el go. Se definen las reglas –los movimientos del cubo– y el «objetivo» –el cubo resuelto– aunque curiosamente dicen que el algoritmo funciona «al revés»: imagina el cubo resuelto y busca cómo llegar al cubo desordenado inicial, para luego invertir los movimientos.

El método empleado se llama iteración autodidáctica e incluye búsquedas en profundidad, una función de evaluación y recompensas que dependen del estado del cubo en cada momento – básicamente si se está más cerca de la solución o no. De esta forma repitiendo una y otra vez diferentes movimientos el algoritmo aprende con qué giros se acerca más a la solución o cuáles no debe hacer porque le alejan. Repítase millones de veces.

El resultado es que DeepCube puede resolver el cubo en un promedio de unos 30 movimientos. Matemáticamente sabemos que 20 movimientos es el número máximo de giros necesarios para resolver el cubo desde cualquier posición –y por tanto el mejor algoritmo lo podría siempre hacer en 20 o menos– y en competición los speedcubers humanos suelen necesitar entre 50 y 60 movimientos (Fridrich) o alrededor de 25-30 en las competiciones de «soluciones óptimas» (donde se valora el menor número de movimientos y no el tiempo). Así que 30 movimientos es una marca que no está nada mal.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Junio de 2018

GoCube: un cubo de Rubik reinventado y conectado

El GoCube es un cubo de Rubik «conectable» que puede comunicase con un dispositivo externo, como un teléfono móvil o una tableta y que detecta los movimientos que se realizan en tiempo real, incluyendo la orientación del propio cubo.

Sus creadores lo definen como «el clásico rompecabezas del cubo, reinventado» (por no usar «Rubik» que debe ser marca registrada, supongo) o como el «icónico cubo que se inventó en 1974» (más de lo mismo). Y lo cierto es que aunque ha habido muchas variantes del clásico Cubo de Rubik, incluyendo alguna electrónica, ninguna tan potente como esta.

La detección en tiempo real de los movimientos y giros sirve para muchas cosas. Primero, para un cronometraje preciso, desde que se levanta de la mesa hasta que se resuelve (aunque parece que sólo marca las décimas, ni siquiera las centésimas). También sirve para guardar estadísticas sin tener que apuntar a mano ni usar un software especial, claro.

GoCube: un cubo de Rubik reinventado y conectado

Además de eso el GoCube sirve para aprender: dado que el software sabe cuál es la posición real del cubo puede ir indicando los movimientos que hay que hacer para resolverlo, paso a paso. A primera vista y por lo que dejan ver los vídeos parece un cubo de buena calidad, quizá no de tope de gama en cuanto a speedcubing – pero desde luego se ve robusto y con las dimensiones adecuadas y los bordes ligeramente redondeados.

El GoCube también lleva varios juegos adicionales tipo Simon, «hacer dibujos» y similares. Incluso cuenta con un modo de competición y tablas de récords para jugar contra amigos o en campeonatos de todo el mundo, en diversas categorías.

De momento el GoCube es un proyecto en Kickstarter que ya ha superado los 25.000 dólares que quería recaudar – de hecho lleva diez veces más en unos pocos días desde su lanzamiento. Su precio es de unos 59 dólares en pre-reserva y de unos 69 dólares más adelante. En teoría estará listo para la entrega en marzo de 2019. A ver si todo va bien y lo podemos disfrutar pronto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Junio de 2018


Cubo Rubik + Balón Telstar a partir de 01:00:00

Ayer grabamos el último podcast de la temporada de Los Crononautas #S02E28. Como recordaba Martín Expósito, en total han sido 28 programas, 56 horas de podcast y más de 200.000 descargas, que quedan en los archivos con un montón de temas principalmente de historia, filosofía, tecnología, ciencia y cómics. Este último podcast de Los Crononautas puede oírse como siempre en iVoox, a través de iTunes o directamente con el reproductor web.

Cubo RubikPara el cierre elegimos un repaso somero a uno de mis temas clásicos favoritos, el cubo de Rubik, sobre el que mencionamos no solo el último Récord Guinness de malabarismos sino algo sobre el reciente Récord del mundo de 4,22 segundos y los métodos clásicos de resolución, los de los speedcubers (Fridich), o por qué con 26 movimientos como máximo puede resolverse cualquier cubo desordenado. También está la carrera de los robots que resuelven cubos en menos de un segundo y las formas más extrañas de resolver el cubo.

Telstar NFCTambién adelantamos algo sobre la anotación acerca del nuevo balón de fútbol del Mundial de Rusia, el Telstar 18 de Adidas, que no sólo es geométrica y científicamente interesante sino que además tiene un diseño basado en el de un satélite e incluso incluye un chip NFC en su interior – aunque por desgracia no se usará para nada «futbolístico», sólo para temas promocionales. Unos ingenieros han estado examinándolo a fondo para comprobar todas sus propiedades físicas y ver si el hecho de que unos equipos hayan entrenado con él y otros hayan usado balones de otras marcas puede suponer alguna ventaja para ellos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Junio de 2018

En este vídeo de Guinness World Records puede verse al joven Jianyu Que marcando un nuevo Récord Guinness en un programa de la televisión china al resolver tres cubos simultáneamente mientras hace malabares. El tiempo: 5 minutos y 6,61 segundos. Que es un habitual de los campeonatos y tiene un promedio de unos ~13 segundos en el cubo de 3×3×3 (y un mejor tiempo de 11,62).

Este récord no es uno de los que estén contemplados/homologados –hasta donde sé– por la World Cube Association pero sin duda es precioso y de gran dificultad; de hecho estaría muy bien que lo incluyeran entre los habituales de las competiciones, porque además es fácil de juzgar y cronometrar.

Por lo que puede apreciarse en el vídeo el speedcuber tiene algunos segundos para examinar los cubos y cuando el reloj se pone en marcha debe mantenerlos siempre en movimiento en el aire – un movimiento malabar que no es muy complicado pero que requiere su práctica, especialmente para aprovechar cada «recogida» para hacer uno o dos giros a las caras correctas del cubo. Si los cubos chocan, se desorientan o sucede cualquier otra cosa… ¡Adiós!

En el vídeo el conteo del tiempo es un poco confuso porque comienzan con 5 minutos 20 segundos marcha atrás (quizá el récord anterior, quizá el «reto» a superar). El método que utiliza Que pasa por resolver primero un cubo, luego el segundo y finalmente el tercero – no resuelva más de uno a la vez, lo cual todo sea dicho supondría una complicación adicional bastante grande.

Como puede verse, Que emplea unos 2 minutos en el primer cubo, algo menos en el segundo y el último le resulta comparativamente el más fácil – aunque como el vídeo está resumido y dramatizado (caretos del público y expresiones de sorpresa incluidas) el último parece el más lento. El tiempo total: poco más de 5 minutos que son toda una delicia.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear