Por @Alvy — 25 de Enero de 2016

Paul y Jay Flatland muestran en este vídeo un robot que han construido para resolver el cubo de Rubik a toda velocidad. Sus tiempos están alrededor de un segundo, lo cual es asombrosamente rápido; su objetivo es batir el récord del mundo absoluto. El actual récord robótico está en unos 2,39 segundos; Lucas Etter tiene el récord humano con 4,90 segundos.

Lo más interesante es cómo explican pieza a pieza el funcionamiento del robot. La estructura de plástico en la que se coloca y donde están los motores está impresa en 3D; cuatro cámaras recogen las imágenes de las caras para «leer» la posición inicial. Los centros las caras están modificados para que el robot pueda girar cada cara más fácilmente – hay quien considera esto una injusta ventaja para las máquinas, todo sea dicho.

Todo está controlado con una placa Arduino; una vez arranca la resolución se utiliza un algoritmo que emplea pocos movimientos. En la demostración «de competición» se simula cómo el proceso completo incluye retirar un cartón que tapa las cámaras cuando arranca el cronómetro para luego mirar el cubo + computar el algoritmo + resolver físicamente.

Bonus:

Este otro vídeo de Burkard Polster explica uno de los conceptos básicos para aprender a resolver no solo el cubo de Rubik tradicional sino cualquier puzzle estilo cubo de cualquier aspecto: Write Your Own Recipe for Rubik’s Cube. La idea básica es que si sabes hacer «una cara» el resto es fácil con un poco de paciencia. Todo consiste en descubrir algunos movimientos mágicos que básicamente afectan a una o dos piezas mediante el método de «hacer giros» + mover una cara + «deshacer giros». Es muy fácil de entender y funciona a la perfección.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 11 de Enero de 2016

Rubik’s Touch Cube

Hace unas semanas la ONCE y Rubik presentaron en España el Rubik’s Touch Cube, un cubo de Rubik de 3×3×3 que además de colores es táctil, pues está adaptado para invidentes. Cada cara tiene una figura en relieve fácilmente distinguible al tacto: cruz, cuadrado, círculo, punto, puntos…

En el diseño del Touch participaron tanto los diseñadores de Rubik’s como algunos expertos speedcubers; de hecho en algunas competiciones se permiten pequeñas variaciones de este tipo en cuanto a los colores y superficies que pueden tener las caras del cubo – normalmente para distinguir mejor los colores. En España el cubo fue analizado también por el CIDAT, un centro de investigación especializado en usabilidad.

La experiencia enseña que no es muy complicado adaptar ciertos juguetes para que las personas con deficiencias visuales puedan disfrutar con ellos e incluso, como en este caso, hacerlo a nivel de competición.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2015

Uniéndose al fresco e impresionante récord de 4,90 segundos de Lucas Etter de hace días se ha publicado también el vídeo de la no menor proeza de Cubestormer 3, tercera versión de un conocido artilugio que ha resuelto un cubo de Rubik normal y corriente en 2,39 segundos con sus brazos robóticos – marcando un nuevo récord Guinness oficial.

Su creador es el estadounidense Zackary Gromko: el robot escanea el cubo mediante un par de cámaras, genera la solución y rota las diferentes caras con sus seis brazos a alta velocidad. La solución se aproxima más a los 20 movimientos que como máximo hacen falta para resolver cualquier cubo desordenado, aunque los humanos solemos necesitar unos 50 o 60, cifra que los grandes speedcubers pueden rebajar a unos 35.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Noviembre de 2015

Cuando parecía que bajar de los cinco segundos era ya imposible y la diferencia entre los últimos récords había sido de unas pocas centésimas (Collin Burns: 5,25; Feliks Zemdegs: 5,39; Mats Valk: 5,55; Pavan Ravindra: Pavan Ravindra: 5,58), con 15 speedcubers agrupados en las últimas 75 centésimas de los 5 segundos va Lucas Etter (14 años) y se desmarca con unos 4,90 segundos de vértigo que rompen todos los registros y son el primer sub-5 conseguido en competición oficial.

De hecho el tiempo exacto son 4,904 segundos porque como en la Fórmula 1 esto ya hay que medirlo con milésimas de segundo, que las centésimas se quedan cortas.

Felicidades a Etter y a disfrutarlo. Esto ha sido como cuando Bob Beamon saltó aquellos 8,90m en longitud en los juegos olímpicos de México 1968: un récord sobrado y probablemente muy duradero (aquél duró casi 23 años).

Bonus: para el que grabó el vídeo –¡por fin alguno decente en este tipo de récords!– y para ese juez cronometrador que se deja llevar por la pasión de los cuberos y no puede contener los saltos de alegría.

Actualización: Tal y como nos dice @APdRF1 por Twitter en el mismo evento una hora antes Keaton Ellis había «batido» el récord con 5,09 segundos. Por desgracia para él la alegría le duró poco, porque fue superado por Etter al cabo de un rato – y según las reglas si un récord se bate varias veces el mismo día oficialmente solo se considera récord el mejor tiempo de todos. En este estupendo vídeo explica ambas resoluciones, en el caso de la de Etter con 35 movimientos a una velocidad de más de 7 movimientos por segundo.

Compartir en Facebook  Tuitear