Por @Alvy — 21 de Abril de 2018

Esta pasarela sobre el canal Oudezijds Achterburgwal del centro de Amsterdam está casi terminada en su primera fase, aunque hasta el año que viene no podrá instalarse en su ubicación definitiva. Como idea surgida originalmente a modo de concepto allá por el año 2015, ahora ya es una realidad. Ha requerido cuatro robots que han trabajado durante seis meses completos para «imprimir» la estructura principal con hilo de metal: 1.100 km de hilo en total, modelado gota a gota soldadas pacientemente para formar los «hilos». Pesa 4,5 toneladas, mide 12,6 metros de largo y 6,3 de ancho.

El trabajo se hizo con un software llamado MX3D que permite crear el diseño –bastante más complejo y detallado que uno de una pasarela convencional– comprobar la estructura, cargas y demás. Luego se genera una vista 3D de una especie de «gemela virtual» de la pasarela en realidad aumentada para ver cómo queda instalada sobre imágenes reales del canal. Por seguridad lleva instalados sensores que permiten verificar su integridad estructural. Han calculado que no habrá problema para que soporte el peso de más de 30 personas.

Cuentan que tan complicada como la parte técnica fue conseguir los permisos, documentación y vistos buenos de las diferentes administraciones. La idea era que la fabricación no entorpeciera el paso de los peatones, se respetara el medio ambiente, los problemas de ruidos y demás – y hacerlo in situ era más complejo de lo que se había pensado en un principio. Así que para dejarse de historias la fabricación comenzó dentro de una nave pero fuera de la ciudad. La pasarela luego se transportará a su ubicación definitiva.

(Vía DesignBoom + Rapid Ready Technology.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Abril de 2018

Es una especie de gigantesca chimenea experimental de 100 metros de altura situada en Xi'an (en Shaanxi, una provincia al norte de China) pertenece un poco al mundo al revés: en vez de expulsar gases tóxicos a la atmósfera los absorbe y filtra para mejorar la calidad del aire. Es la más grande del mundo y en total se traga 10 millones de metros cúbicos de aire al día; es capaz de mejorar la calidad del aire reduciendo el valor de las partículas en suspensión de 300 (en el exterior) a 60 (en el interior).

La chimenea tiene filtros para las partículas denominadas PM10 (de un tamaño de 10 μm) y PM2.5 (de 2,5 μm) que es como suelen medirse en todas las ciudades el TPS («total de partículas en suspensión en el aire»). La parte inferior de la chimenea es un gigantesco invernadero con plantas que, apropiadamente, mide tanto como un campo de fútbol. La electricidad necesaria para absorber el aire desde el exterior es de origen limpio: energía solar obtenido a través de paneles.

Naturalmente por grande y descomunal que sea la chimenea y por muchos millones de metros cúbicos que se trague eso es comparativamente poco cuando se tiene en cuenta la cantidad de aire contaminado que hay sobre cualquier ciudad. Por hacer números: los 10 millones de m³ se pueden imaginar como un gigantesco cubo de unos 200m de lado, 200×200m de base, como una gran manzana de viviendas. En cualquier caso han calculado que una chimenea como esta puede reducir a lo largo del día el valor de las PM2.5 entre el 10 y el 20 por ciento en un área de unos 10 kilómetros cuadrados – lo cual no está nada mal.

Con un buen número de estas chimeneas repartidas estratégicamente por la ciudad se cree que se podrían mejorar bastante las condiciones del aire, al menos en los momentos en que se superen las condiciones de forma alarmante, como cuando en algunas ciudades chinas (en un área de un millón de kilómetros cuadrados en todo el país ha habido más de 500 y a veces 1.000 μg/m³ de PM2.5 cuando el máximo permitido en ciudades europeas es de unos 25 y el «valor objetivo anual» recomienda la OMS que sea un 10 μg/m³.

A pesar de estos interesantes inventos –que todavía están en fase experimental– la forma más efectiva de luchar contra la contaminación sigue siendo reducir el consumo de las centrales de carbón y otros combustibles fósiles, tanto en industrias como edificios y el transporte.

Relacionado:

Por Nacho Palou — 18 de Abril de 2018

Prm5cmnj2hkfocp1sfhv

La nueva era de la conquista del espacio progresa adecuadamente con el desarrollo de la Vostok Space Beer, la primera cerveza para el espacio. Tal cual.

La gente de 4 Pines Brewing Company y de Saber Astronautics han formado equipo con la misión de hacer una cerveza que se pueda beber en el espacio, tanto por contenido como embotellado. Su motivación es que el número de reservas para ir de turismo al espacio es mayor que el número de personas que han estado en el espacio desde 1961.

Vnloohveg3pnjjwpzo9f

Desde los albores de la civilización la humanidad ha elaborado cerveza dondequiera que se aventurara. La cerveza nos ha acompañado siempre. Y cualquier que haya pagado un costoso billete para viajar al espacio querrá beber allí una buena cerveza. Y si la cerveza está rica aquí abajo imagina cómo estará allí arriba con esas vistas del planeta Tierra.

Entre los desafíos de desarrollar cerveza espacial se cuentan los cambios físicos y psicológicos de estar en ingravidez (cambia la manera en que el cuerpo humano absorbe el alcohol y también el sabor de las cosas) y la diferencia en el comportamiento de los líquidos (que no se pueden verter en ingravidez), lo que ha obligado a estos australiano a desarrollar tanto la cerveza como la botella desde cero.

Oyeyluuibwdprxpms7d5

La Vostok Space Beer invita a una ronda (pero de financiación) a través de Indiegogo, donde es posible hacerse con una botella (si la campaña sale adelante) aportando 90 dólares a la causa. Ni que estuviéramos en Ibiza.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 17 de Abril de 2018

Dado que un motor Stirling es un motor térmico no es posible crear un modelo funcional impreso en 3D con material plástico; pero en este modelo más o menos la mitad de los componentes está impresa en 3D, exceptuando las partes que están expuestas al calor: el resto de componentes son un tubo de ensayo, una jeringa y un tubo de goma lo que suponer un proyecto DIY muy simple y asequible.

Vía HackADay.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear