Por Nacho Palou — 19 de Septiembre de 2017

Con una pantalla plana de televisión enmarcada a lo The Frame, pero con un marco de la vieja escuela, John Park logra crear el efecto de que se trata de una pintura antigua encantada.

Entre bambalinas una Raspberry Pi Zero produce cada cierto tiempo —o siguiendo las órdenes enviadas desde un pequeño mando— tenues cambios en los ojos del retrato digital. Los ojos se abren y se cierran, parpadean o cambian la dirección de la mirada con el fin de estremecer al personal.

El vídeo de John Park —lo cierto es que el vídeo que parece estar encantado— explica cómo conseguir ambos efectos: que la imagen de una pantalla digital parezca un lienzo antiguo y que los ojos del retratado realicen movimientos inquietantes.

La lista de la compra de los materiales y componentes utilizados junto con las instrucciones se pueden encontrar en la web de Adafruit.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Septiembre de 2017

El tipo que se construyó un iPhone 6S con piezas de mercadillo chino ha vuelto a las andadas. Esta vez estaba empeñado en demostrar que podía añadir un jack de auriculares tradicional a un iPhone 7. Y lo consiguió, no como los que pensaban que taladrándolo salvajemente era suficiente.

Para lograr llevar a cabo el hackeo aprovechó que en la esquina inferior izquierda del iPhone 7 hay «un espacio vacío increíblemente grande», donde pudo instalar el conector. El truco para hacer que funcionara fue puentear el conector Lightning que se utiliza para la alimentación y los auriculares «oficiales» y diseñar un circuito impreso con la electrónica equivalente del adaptador de los jacks de 3,5mm de un iPhone 5.

La tarea no resultó sencilla: necesitó cuatro meses, siete diseños distintos del circuito y desensamblar tres iPhone 7 hasta lograr su objetivo. Debido al tamaño de la electrónica los circuitos y soldaduras tuvo que examinarlos y conectarlos con microscopio. Pero ahora tiene un teléfono «único en el mundo». Los detalles están en su blog: Strange Parts.

Naturalmente todo esto es un proyecto hecho por amor al arte, porque podría haber obtenido el mismo resultado práctico con un adaptador de 10 dólares. Pero, ¿dónde quedaría entonces el reto, el aprendizaje y aquello de lograr lo imposible?

(¡Gracias @Manue por el aviso!)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Agosto de 2017

Este vídeo de Mr. NK muestra cómo construir una ingeniosa excavadora hidráulica. Lo mejor es precisamente la parte hidráulica porque este tipo de artilugios normalmente se conectan directamente los motores a las juntas (o mediante cables o cuerdas) y aquí se utilizan jeringuillas llenas de líquido para lograr el mismo efecto.

Las jeringuillas hay que recortarlas como se ve en el vídeo y luego pegar firmemente en ellas unas tuercas. Los motores (de 300 rpm) hacen girar los largos ejes que encajan enroscados en esas tuercas, lo que mueve hacia adelante y hacia atrás los émbolos. Y con ello los líquidos que pasan a través de los tubos de plástico hasta las juntas y piezas móviles. En comparación, los otros motores para el movimiento son relativamente sencillos.

Quien se anime a fabricar este artilugio o alguno basado en el mismo concepto encontrará interesante experimentar a ver qué sucede variando el tamaño de las jeringuillas o el tipo de líquidos: agua coloreada, aceite mineral, etcétera.

(Vía Hack-a-day.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Agosto de 2017

Esta altamente satisfactoria máquina preparadora de filas de dominós es un invento de Matthias Wandel. Parte del mérito es que es completamente mecánica y no está controlado por ordenador. Toda una máquina de baja tecnología que sin embargo ya existió en 1985 como montaje de Lego de la niñez del autor y posteriormente en 2009 con objetivo de grabar el vídeo.

La máquina está llena de ruedas, ejes y correas de transmisión –básicamente bandas elásticas– y es todo un trabajo de precisión de carpintero. El acabado requiere un cuidadoso lijado y también afinar los tamaños de las ruedas de reducción para que todo funcione suavemente y con las distancias adecuadas entre pieza y pieza.

Tras unas cuantas pruebas de ensayo-y-error con los habituales atascos finalmente pudo añadir todos los elementos necesarios para que el pequeño artilugio recorra el suelo preparando las hileras de piezas de dominó en la posición correcta para que un simple clic las tumbe todas.

(Vía Laughing Squid.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear