Por @Alvy — 14 de Junio de 2018

máquina calculadora ternaria de Thomas Fowler

Me crucé con vídeo de una calculadora ternaria que muestra cómo operaba la máquina calculadora ternaria de Thomas Fowler, un artilugio construido en 1840 que basaba su funcionamiento en la base 3 (en vez de 2 del binario o el 10 del decimal). Y es que hasta que los ingenieros, inventores e informáticos se pusieron de acuerdo en que el binario era lo más adecuado para trabajar con las computadoras electrónicas se probaron muchas otras ideas básicas.

Las cosas en la calculadora ternaria de Fowler eran un poquito más complicadas todavía: en vez de utilizar como valores 0, 1 y 2 de lo que sería el sistema de numeración ternario empleaba la llamada aritmética ternaria equilibrada con el equivalente de -1, 0 y +1 para los cálculos. «En el fondo es lo mismo», podría decirse, pero lo cierto es que esa idea simplificaba algunos cálculos y operaciones (como restar e incluso multiplicar) y además lleva implícita el concepto de los números negativos – cosa que en binario requiere reservar un bit para el signo.

Todo esto y mucho más lo cuenta Marianne Belloti en The Land Before Binary (La tierra antes del binario), un estupendo y completo artículo donde cuenta más sobre estos «sistemas alternativos de numeración para computación». Los soviéticos, por ejemplo, también probaron con máquinas ternarias.

BCD a 7 segmentos

Los polacos probaron con máquinas BINEG que utilizan el negabinario o bases negativas (también existen el negadecimal y el negaternario). Y todo estudiante de informática o telecomunicaciones conoce el BCD (decimal codificado en binario) de 5 bits que se ha usado en todo tipo de sistemas electrónicos, incluyendo visualizadores de siete segmentos y muchas de las antiguas máquinas de IBM. Otros similares con aplicación en comunicaciones son el 2 de 5 y el código Grey. Otro código muy curioso es el biquinario que usaba el Colossus y otras variantes que se vieron en el IBM 650, el UNIVAC y el LARC.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2018

Esta versión a escala del robot TARS de Interstellar la han fabricado unos estudiantes suecos como proyecto de fin de curso. La idea era imitar el mecanismo mediante el que el TARS camina, moviéndose un poco torpemente pero de forma bastante ingeniosa. Como puede verse por su tamaño no es un disfraz (aunque esa versión también es muy divertida).

Para empezar probaron con una simulación con física realista del TARS. Una vez que vieron que más o menos la cosa podría funcionar procedieron a montarlo con piezas de aluminio y una placa Arduino. Lo más complicado –dicen– fueron los sensores de feedback que permiten que el robot mantenga el equilibrio.

De momento sólo camina –ni habla ni hace nada más– pero una vez conseguido lo complicado se le podrían añadir otras habilidades. Desde luego parece un proyecto divertido para dedicarle algunas semanas.

(Vía Make.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Mayo de 2018

Este es el típico invento que no sabes si calificar de friki o de hacker, pero merece decantarse por lo último. Es una pistola de dardos Nerf hackeada para mostrar hechizos luminosos [00:35] gracias a un motor giratorio. La llaman pistola steampunk de hechizos y me parece un nombre muy apropiado.

Aunque tanto el vídeo como los comentarios están en japonés se puede entrever cómo está construida: algunas piezas especiales 3D que despliegan los brazos articulados que van equipados con ledes que giran a alta velocidad. Mediante un sistema de sincronización como los que hemos visto en ruedas de bicicleta, spinners y ventiladores se logra el impresionante efecto.

Previamente hay que crear la animación de los «hechizos luminosos» para programar convenientemente los ledes y finalmente unirlo todo – que no debe ser fácil, de ahí que sea un proyecto de lo más interesante. No he conseguido encontrar más información o detalles técnicos ni código –mi dominio del japonés no es gran cosa– pero seguro que andan por ahí.

(Vía Geekologie.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Mayo de 2018

Un pequeño proyecto que casi no necesita explicación: cartón, pajitas de plástico, cables, motores y CircuitPython de código abierto. La mano va contando de 0 a 15 en binario con sus 4 dedos de cartón móviles (el pulgar está fijo).

También se puede ver el vídeo instructivo paso-a-paso de más de una hora con John Park mostrando cómo se construye la mano mecánica y muchos de sus pequeños detalles.

En realidad se podría controlar de diversas formas –y tal vez ésta no sea la más sencilla siquiera– pero esta es interesante porque quizá da más posibilidades. Por ejemplo se puede utilizar el legendario Power Glove de Nintendo, como hace Parks al final del vídeo, para que la mano de cartón imite los movimientos humanos. Imaginación que no falte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear