Por Nacho Palou — 29 de Junio de 2015

Maquina-De-Escribir-Impresora-Arduino

Smith Corona Typewriter to Printer Hack describe el proyecto de convertir una máquina de escribir eléctrica Smith Corona Sterling 12 en una impresora.

En el vídeo la máquina interpreta la sinfonía The Typewriter compuesta por Leroy Anderson en 1950 que se toca, precisamente, con una máquina de escribir — y al parecer no es nada fácil de interpretar ‘a mano’.

El sistema funciona con un ordenador MacBook, una placa de circuito impreso, Arduino, una campanilla y una máquina de escribir eléctrica controlada mecánicamente con solenoides que pulsan las teclas que escribe e interpretan la sinfonía —aunque la máquina de escribir sea eléctrica requiere la pulsación física de las teclas para funcionar.

El proyecto completo con los circuitos y el software se detallan en la página del proyecto de Chris Gregg.

Vía Hackaday.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2015

¡Peligro!{¡Cuidadín! El intrépido «científico loco» que grabó estas demostraciones lo hizo sabiendo que son peligrosas y que requieren supervisión de alguien adulto – legal y mentalmente adulto, vamos. Por poner un par de ejemplos: manejar imanes tan poderosos tiene un gran peligro porque puedes perder uno o varios dedos fácilmente por la fuerza que ejercen; y manipular con un destornillador el tubo de rayos catódicos de un televisor puede producir un zurriagazo cual relámpago que te deje en el sitio. ¡Avisado quedas! Tampoco es que sean el típico chisme que puedas comprar fácilmente una tienda, pero por si las moscas…}

En esta demostración se destruyen diversos objetos electrónicos de una forma muy original: con un poderoso imán de neodimio de 6 pulgadas (unos 15 cm) de diámetro. El autor plantea la cuestión de si es posible destruir el contenido de un ordenador completamente con solo acercar el imán.

Por el experimento van pasando diversos gadgets: pequeñas agendas, un televisor, una calculador, teléfonos móviles… en cada uno de ellos el efecto es diferente – y no siempre destructivo. El efecto del imán sobre los antiguos tubos de rayos catódicos de los televisores es de hecho de lo más espectacular; de hecho también sucede algo similar con imanes mucho más pequeños –como la mayor parte de los lectores curiosos habrá comprobado– a veces con efectos semi-permanentes.

En cuando al ordenador, lo que más sufre es lógicamente el monitor, pero el ordenador funciona hasta el momento en que el imán está prácticamente en contacto con el equipo, que es cuando falla la controladora del disco, el disco duro y/o la memoria (no se sabe más, porque el pobre nunca se recupera – pasa directamente de la mesa al cielo de la cibernética). En palabras del autor del vídeo:

Incluso a dos metros de distancia un imán de neodimio de 15 cm de diámetro no llega a afectar a un ordenador hasta el punto de estropearlo, de modo que probablemente incluso la gravedad sea la fuerza que más influye a esa distancia. Como conclusión: No van a caer aviones del cielo ni borrarse tus aparatos electrónicos por tener un imán grande en un armario de casa, pero deberías guardarlo con cuidado y respetando al menos esos dos metros de «distancia de seguridad» respecto a cualquier objeto que no quieras ver destruido.
Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Junio de 2015

Ifixit Self-Repair Manifesto

El Self Repair Manifesto (en castellano: Manifiesto por la autorreparación)
va a cumplir cinco añitos próximamente. Procede de la época en la que para dar una opinión al cuñao en el bar se publicaba un manifiesto: resúmenes altamente ingeniosos de una página donde se concentraba el jugo de una idea.

Por aquella época hubo ciertos movimientos que hicieron que mucha gente «de la calle» comenzara a ser consciente de algo que ya conocían los tecnólogos: polémicas como la de la obsolescencia programada o –como aprendimos de Coco en barrio sésamo– de la diferencia entre abierto y cerrado.

La gente de IFixIt lo plasmó en el manifiesto y su correspondiente infografía. No está mal recordarla para refrescar algunas de sus máximas, que siguen siendo totalmente válidas:

  • Reparar es mejor que reciclar
  • Hacer que nuestras cosas duren es más eficiente
  • Reparar salva el planeta
  • Reparar ahorra dinero
  • Reparar enseña tecnología
  • La mejor manera de entender cómo funciona algo es desarmándolo
  • «Si no puedes repararlo, no es tuyo»
  • Reparar es independencia
  • Reparar requiere creatividad
  • Reparar es divertido
Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Junio de 2015

Esta pedazo de máquina de pinball se llama Galactic Dimension y es un montaje entre lo técnico y artístico que funciona perfectamente. Se puede encontrar en el Museo de la Ciencia Phæno de Wolfsburgo, Alemania. Mide ni más ni menos que 3 x 6 metros y sus bolas tienen el tamaño de melones.

A pesar de lo interesante del montaje y lo técnicamente complicado que debe su intrincado cableado con tantas luces y mecanismos el panel central donde están los mandos lleva la cuenta de la puntuación. Eso sí, paradójicamente hay que apuntar los récords personales a mano (!) Pero bueno, califiquémoslo de toque «artesanal» entre tanta ingeniería mecánica.

Compartir en Facebook  Tuitear