Por @Alvy — 25 de Abril de 2017

El reloj de la Guerra Fría

Este reloj denominado Cold War Clock hace honor a su nombre al haber sido fabricado en la era moderna pero únicamente con componentes y tecnologías anteriores a 1959.

El corazón del reloj son unos tubos Dekatron como los que se usaban en las calculadoras y ordenadores de la época, y que básicamente se usaban para contar: cada vuelta del indicador de neón suponía diez pulsos y era una señal que podía usarse para controlar otros componentes electrónicos (la frecuencia típica era de varios kHz pero los había hastas de 100 kHz y 1 MHz).

La parte «bonita» de la caja son los tubos nixie, tan característicos y llamativos, con sus diez dígitos luminosos. Su creador consiguió encontrar unos tubos nixies soviéticos en buen estado y en la caja acabaron.

La página de fotografías de este peculiar reloj de la Guerra Fría muestra lo intrincado de su electrónica y cómo se accede a cada uno de los componentes. Una auténtica labor de relojero – «electrónico» en este caso.

En Hack A day, que es donde lo vi gracias a un enlace que me pasó David Ibáñez, dicen que construirlo cuesta no es precisamente barato: unos 1.600 dólares actuales. Digo actuales porque en su día (1959) los componentes venían a costar unos 2.100 dólares, que teniendo en cuenta la inflación serían más de 17.000 dólares de hoy en día

Aquí puede verse en acción:

Reconozcámoslo: da gustirriín revivir la era de la electrónica de tubos: el reloj no tiene ni un «componente de estado sólido» moderno, y eso es precisamente parte de la gracia. En el vídeo se puede ver cómo se ajusta manualmente la hora y cómo se podía programar incluso una alarma. ¡Hasta tenía sonido!

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Abril de 2017

En Strange Parts cuentan la historia de la construcción de un iPhone «pieza a pieza», que comienza cuando el protagonista se pregunta si sería posible con todos los componentes y recambios originales (o no tanto) que se venden en los mercadillos de Huaqiangbei (China) construir un iPhone completo.

Tras varios meses de investigación el resultado es que sí que es posible. Y la demostración es que lo hizo: un iPhone 6S de 16 GB prácticamente nuevo –diríase «restaurado»– construido pieza a pieza: la placa base (que era una original restaurada de Apple, la pantalla (procedente de un terminal roto), la batería (por 5 dólares), la parte trasera…

Toda una aventura interesante de búsqueda, compra y hackeo electrónico para los más «manitas».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 13 de Abril de 2017

Bob de Making Stuff muestra cómo construir un soporte para monitor que gira virtual y físicamente la pantalla 90°, pasando de orientación horizontal a posición vertical, para que sea más cómodo leer documentos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 6 de Abril de 2017

33583084842 b2089a98f1 z

Este Mac Classic construido con Lego por Jannis Hermanns funciona, aunque no como un Mac de verdad. En cambio dispone de un microordenador Raspberry Pi Zero y una pantalla de tinta electrónica en la que muestra información como la hora, el tiempo y la temperatura o imágenes, incluyendo la conocida pantalla de “hello” con la que el Mac Classic se presentó al mundo en 1990.

Todas las instrucciones de montaje del Mac, así como la electrónica y la programación se detallan en Lego Macintosh Classic with e‑paper display, y el resultado se puede ver en este álbum de Flickr.

Vía The Verge.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear