Por @Alvy — 23 de Marzo de 2017

¡Maldición! ¡Otro juego en el que las máquinas nos superan! Desde luego la utilidad de este invento de Mark Rober –una diana que se «apunta sola» para que aciertes siempre– es muy limitada, porque el juego pierde toda la gracia. Pero en cambio el reto de construirla es superior. De hecho dedicó tres largos años en su fabricación y programación. ¿Cómo era aquello de «Si la montaña no viene a Mahoma…»? Pues aquí la «montaña» es la que se mueve.

En la construcción de la diana móvil hay seis motores paso a paso que desplazan la diana por la superficie de una «pared» mediante un ingenioso sistema de cables. Pero lo más complicado fue el sistema de detección de vídeo, que emplea hardware de Vicon. Al lanzar el dato comienza a hacer el seguimiento de la trayectoria calculando sus coordenadas x-y-z y con matlab se calcula mediante un análisis regresivo dónde acabará el dardo. Todo es cuestión de llegar a tiempo.

Según se ve en el vídeo una vez pasada la fase experimental Rober llevó la diana a un bar, donde los dueños aseguran que fue un gran éxito: la gente se puso a lanzar dardos en posturas inverosímiles, con los ojos cerrados o completamente borrachos – ¡y acertaban siempre! Una muestra más de que a muchos lo que más les importa es divertirse ganando por cualquier método, aunque requiera de alta ingeniería.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 13 de Marzo de 2017

Un poco de madera, unas piezas impresas en 3D, un motor eléctrico y un microordenador Raspberry Pi y poco más es todo lo que hace falta para construir un tocadiscos. La hoja de la planta que roza con el plato es totalmente prescindible.

Las instrucciones están en la comunidad PiCopter (requiere registro). En el vídeo se puede ver una demostración del resultado y de cómo funciona, más o menos y a falta de mejoras en la velocidad inicial de giro y también en la calidad del sonido. Pero funciona.

Vía Geeky Gadgets.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Marzo de 2017

Wrovt

De unas reglas muy simples puede surgir algo muy complejo; en algunos autómatas celulares como el Juego de la vida esto se traduce en que de repente se convierten en una suerte de ordenador universal capaz de computar cualquier cosa.

Como reto, alguien propuso en Stack Exchange crear un reloj digital en el Juego de la vida, con +100 puntos de reputación de premio.

El resultado está creado utilizando P30, un tipo de máquina universal creado por Paul Chapman que emplea deslizadores para construir puertas lógicas.

El resultado puede verse en funcionamiento copiando el código del autómata en el simulador online del Juego de la vida y utilizando 512 como paso de generaciones (de otra forma sería increíblemente lento). El periodo real del reloj es de 11.520 pasos, de los cuales se necesitan unas 10.000 generaciones para asegurarse de que la pantalla se actualiza bien completamente.

Este diseño es solo uno de los posibles; se buscaban originalmente los mejores autómatas capaces de mostrar los cuatro dígitos tradicionales (del tipo 12:34) con estas características: a) funcionando en una caja más pequeña; b) ejecutándose más rápidamente; c) con menos células iniciales. El diseño ganador es tan virguero que su creador incluso se permitió presentar una versión alternativa de 12 horas con indicadores AM/PM.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 3 de Marzo de 2017

Reloj pulsera windows 98 raspberry

En Windows 98 Wrist Watch se detalla el desarrollo de un proyecto que combina el sistema operativo Windows 98 y un microordenador Raspberry Pi en un reloj de pulsera, en un smartwatch forrestwatch.

El resultado es un reloj un poco aparatoso. Utiliza una pantalla TFT de 2,8 pulgadas específica para ordenadores Raspberry Pi que tiene una resolución de 320 x 240 píxeles y es táctil de tipo resistiva. Esto es, que funciona por presión y no al contacto como sucede con las actuales pantallas táctiles capacitivas.

Reloj pulsera windows 98 raspberry 1

Para ejectuar Windows 98 se recurre al entorno de emulación QEmu Raspberry Pi. Al parecer funciona, pero resulta “condenadamente lento”. Con el fin de “acelerar algo” el funcionamiento de Windows 98 se puede probar a forzar la velocidad del procesador de la Raspberry. Eso sí, “bajo tu responsabilidad” – avisan en 314Reactor.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear