Por @Alvy — 19 de Enero de 2018

Esta mini impresora de telegramas llamada Mini Telégrafo es un invento fabricado con una placa Arduino, madera, motores y un rotulador. Es capaz de imprimir mensajes sencillos en una tira de papel, provenientes de las apps de mensajería o de Twitter, y como dicen su autor, «lo que empezó como un simple entretenimiento acabó resultando ser una forma muy placentera de recibir mensajes.»

El artículo que describe su construcción también explica algunas de sus características: el mecanismo es bastante simple y se basa en la idea de que el movimiento del papel siempre es en el mismo sentido (X); para el movimiento en el otro sentido (Y) se emplea un mecanismo Lambda de Chebyshov que convierte el movimiento de rotación en rectilíneo. Finalmente un solenoide hace subir y bajar el rotulador. En total puede imprimir hasta 128 símbolos distintos.

Mini-Telegrafo

El resto es madera de balsa, ejes metálicos, gomas, papel de lija y pequeñas piezas… La parte «tosca» del asunto, digamos. Junto con el Arduino Mini, el servo, el motor paso a paso, el solenoide y el módulo Bluetooth completan el simpático invento medio de baja tecnología, medio de alta. En el artículo están los planos de las piezas y los esquemas.

Todo está programado en Java, que junto con una pequeña app para Android que envía los mensajes (ya sean notificaciones, mensajes de texto, etcétera) completan el conjunto.

(Vía The Awesomer.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 16 de Enero de 2018

El piloto (semi) automático de Tesla requiere que el conductor esté a los mandos del coche en todo momento, que coloque las manos en el volante cada cierto tiempo y que participe activamente de la conducción. El del Tesla es un piloto automático parecido al de los aviones (o es un control de crucero de coche muy sofisticado), pero no se trata de un coche autónomo: el sistema puede seguir tanto a otros vehículos como a las líneas de la carretera, pero más allá de eso no tiene la capacidad de «decidir» — que es lo que sí haría en cambio un coche autónomo.

Por ese motivo el conductor debe colocar las manos en el volante cada dos minutos. El coche detecta si el conductor pone las manos en el volante mediante unos sensores de presión. Pero según el tipo del vídeo esta medida de seguridad se puede evitar colocando una naranja en el volante. De este modo —según el tipo del vídeo— el coche “cree” en todo momento que el conductor tiene puestas las manos en el volante, y el vehículo continúa conduciendo sólo dentro de sus posibilidades.

Hacer esto no parece que sea algo muy inteligente (como no lo es meter una pieza de metal en la ranura del cinturón de seguridad para que no pite, que en esencia viene a ser lo mismo), ni desde luego muy seguro — si acaso el truco de la naranja funciona.

Según Gizmodo Australia Tesla ha respondido al hackeo-de-la-naranja-piloto con la “recomendación” de “colocar las manos en el volante en todo momento durante el uso del piloto automático, que es una función avanzada de asistencia al conductor y debe usarse correctamente para la seguridad del conductor y de los demás.”

Así que, como dice alguien por ahí,

Yo no le confiaría mi vida a una naranja.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Enero de 2018

Mechanical Computer

Charles Babbage y Alan Turing asentirían orgullosos y sonrientes ante este ingenioso «invento».

Se trata de una descripción de la forma mecánica de crear puertas lógicas utilizando únicamente placas y pernos articulados simples, del estilo de los que incluyen juegos de construcción como el Mecano. El trabajo puede leerse completo en inglés aquí: Mechanical Computing Systems Using Only Links and Rotary Joints [PDF] y describe cómo la base para crear puertas lógicas AND, NAND, NOR, NOT, OR, XNOR y XOR – y por extensión, dado que es un sistema Turing completo, cualquier dispositivo de computación imaginable. (Bonus: uno de los autores es Ralph Merkle, el inventor del hashing en criptografía.)

Naturalmente, el invento tiene un problema: es un concepto teórico y aunque se pueden crear puertas lógicas y conectarlas unas con otras a pequeña escala pronto la fricción y el rozamiento hacen imposible desplegarlo para crear una «computadora mecánica» que sirva para algo más que como demostración. Y es que por mucho que se minimice el efecto multiplicador a la hora de calcular calentaría las piezas por un lado y requeriría muchísima energía – por no hablar del peso, la complejidad de la máquina y que probablemente las piezas se rompieran antes.

Al menos, como decía alguien en Hacker News: «es una computadora que cuando no está calculando no consume energía», lo cual es un avance respecto a las computadoras electrónicas convencionales.

Mechanical Computer
El diseño de una puerta lógica para una computadora mecánica a nanoescala

Sin embargo, aun hay una aplicación interesante: la utilización del concepto en diseños de microfabricación o nanotecnología. Cuando el tamaño de las piezas es extremadamente pequeño y el rozamiento casi inexistente –a nivel molecular– sería posible que pudiera utilizarse la idea para algo práctico. Cuando menos, dicen los autores, «podrían competir al nivel de eficiencia con el de los ordenadores electrónicos convencionales.»

No está mal para unas cuantas «piezas de Mecano».

(Vía Boing Boing + Hacker News.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Enero de 2018

Este proyecto de Adafruit llamado Arena LED animada es muy completo e ideal para aprender física, electrónica y programación. La idea básica es simular en una pantalla de ledes de 15×7 el comportamiento de unos granos de arena digital.

La arena en forma de ledes de color se «mueve» animada según las leyes de la física, calculando su comportamiento mediante un sensor (acelerómetro). Todo esto puede complementarse imprimiendo además algunas piezas extra para convertirlo en un giroscopio. Los giroscopios tienen una base física muy curiosa y «contraria a la intuición», lo que hace que explorar su comportamiento sea una pequeña aventura.

El código, obra de Phillip Burguess simula toda la física del movimiento de la arena según la orientación del juguete así como las «colisiones» entre partículas. Otro gran ejemplo de la potencia de Arduino para hacer proyectos fáciles y entretenidos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear