Por Nacho Palou — 20 de Mayo de 2015

Aquí van tres métodos diferentes para hacer duplicados de llaves en casa, de forma artesanal y tosca pero que pueden funcionar dependiendo en gran parte del tipo de llave, de los materiales y de la habilidad de cada uno.

No todos los métodos sirven para todas las llaves y probablemente tendrás una ferretería o una zapatería o un sitio similar cerca de casa — donde te harán la copia más cómoda y rápidamente. Aunque en mi experiencia rara vez son capaces de copiar una llave que funcione bien o que haya que repasar n veces, el resultado al final siempre será mejor y más duradero.

Lo curioso de este asunto tiene que ver más bien con cómo cambia la percepción acerca de algo que parece complicado y dependiente de una máquina especial y que de repente resulta (o parece) incluso simple, primitivo hasta lo decepcionante.

* * *

El primer método —con subtítulos (no automáticos) en inglés— requiere un mechero, un trozo de plástico de una botella de refresco, por ejemplo, y unas tijeras.

* * *

El segundo método tiene algo más de artesanía y requiere algo más de maña, ya que básicamente hay que tallar una copia de la llave —a partir de la original— en una regla de plástico.

* * *

El tercer vídeo —sin narración pero con anotaciones explicativas y con música a lo Top Gun primero y a lo videojuego ochentero después— se basa en hacer un molde de la llave original, sacarla y rellenar el vacío dejado por la llave con metal fundido.

* * *

En caso de necesitar de urgencia la copia de una llave —con fines lícitos, se entiende— otra posibilidad más moderna es fotografiar o escanear en 3D la original y utilizar una impresora 3D.

Otro método es guardar una copia de las llaves en el móvil para pedir un duplicado físico cuando haga falta, un servicio que además permite enviar en minutos una copia de las llaves a otra persona que las necesite, aunque esté en el otro extremo del país.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Mayo de 2015

No hace mucho la FAA volvió a alertar a los fabricantes de aviones de que ofrecer wifi a los pasajeros de los aviones era peligroso si la red destinada al entretenimiento estaba físicamente conectada con la red de los sistemas del avión.

Al parecer no sólo se trataría de las redes wifi, sino también de los sistemas de entretenimiento —como películas— ofrecidos a bordo, para lo cual cada asiento dispone de un acceso a los ordenadores del avión denominado SEB (Seat Electronic Box).

En Wired, Feds Say That Banned Researcher Commandeered a Plane sobre Chris Roberts, consultor de seguridad que afirma haberse colado en la red de los sistemas de varios aviones de pasajeros entre 2011 y 2014 conectándose —se sospecha— a través del SEB.

Roberts afirma que accedió a la red de los sistemas del avión durante unos quince minutos en vuelos distintos pero que no hizo nada más aparte de explorar la red y observar los datos de tráfico. Según la declaración jurada [en PDF] que tiene el FBI, sin embargo, Roberts afirma que el pasado mes de febrero tuvo brevemente el control del avión durante uno de esos vuelos.

Tuit-Chris-Robets

Por ahora todas las sospechan se basan en una supuesta confesión del consultor que dice haber accedido a los sistemas del avión a través de la red disponible para los pasajeros.

Por, «el control del avión» Roberts se refiere a que afirma que pudo modificar los valores de funcionamiento de uno de los motores, provocando un breve desplazamiento lateral del avión.

Aunque su confesión resulta extraña tampoco es algo imposible. Tanto es así que Roberts tiene prohibido montar en avión y el FBI se incautó de los gadgets de Roberts al considerar qué el consultor tiene capacidad para hacer lo que afirma y tras comprobar que un conector SEB del asiento junto al que él afirmó viajar mostraba señales de haber sido «manipulado.»

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Mayo de 2015

Robot-Rompe-Candados-Combinaciom

Se llama Combo Breaker —o más exactamente C-C-C-Combo Breaker— y es un pequeño dispositivo motorizado, construido con piezas impresas en 3D y controlado por un ordenador Arduino, cuya única utilidad en este mundo es la de romper la combinación de un candado de combinación tipo caja fuerte en unos 30 segundos, aprovechando que su autor —dice— haber encontrado la forma de abrir este tipo de candado en un máximo de ocho intentos.

En su página web y en varios vídeos Samy Kamkar explica tanto el método que aplica como los pasos a seguir y componentes necesarios para construir este dispositivo rompecombinaciones.

Los diseños 3D y el código fuente del software también están disponibles online para cualquier que quiera utilizarlos.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Mayo de 2015

Me pareció muy simpática esta pieza de National Geographic sobre las instalaciones de Iron Mountain, Inc. en una mina abandonada de Pensilvania. Un sitio que bien podría pasar por ser la guarida de algún grupo de malosos de 007, por el búnker del Norad o por el archivo donde se guardan los expedientes X.

En realidad es un gran archivo donde preservar película fotográfica, y allí se almacenan miles de los originales de los estudios de Hollywood y de productoras como la propia National Geographic. En su interior están, por ejemplo, las cintas originales de Jane Goodall y sus amigos los chimpancés, preservados en grandes estancias en las que se conservan a la temperatura y la humedad adecuadas. También están los miles de fotografías del archivo histórico Corbis que adquirió Bill Gates hace años, protegidas bajo 70 metros de roca.

El lugar es espacioso; no es agobiante como se podría pensar sino que siguió la filosofía de «ya que lo vamos a construir y tenemos mucha montaña, hagámoslo a lo grande». Muchas salas requieren poco más que la temperatura ambiente aunque para otras se utilizan 26 generadores que ajustan con un sistema de aire acondicionado las condiciones ambientales, junto con humidificadores. Para ir de un lugar a otro se utilizan cochecitos eléctricos.

Dicen en la explicación que este tipo de lugares procede de la época de la Guerra fría, cuando toda familia de bien debía estar preparada para elfin del mundo teniendo a mano un lugar resguardado en el que protegerse en caso de ataque nuclear. Ayuntamientos y administraciones locales rescataron algunas minas abandonadas para crear en ellas lugares en los que proteger a cientos de personas, aunque su estado de conservación actual varía mucho de unos sitios a otros: el coste no es barato y guerra fría ya no hay mucha.

Con el paso del tiempo fueron las compañías privadas quienes adquirieron algunas de estas instalaciones obsoletas para darles un uso más moderno como instalaciones de alta seguridad para todo tipo de objetos físicos, incluyendo fotografías, papel e incluso servidores de Internet.

Compartir en Facebook  Tuitear