Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2017

FF 91 climbing pikes peak record setting 2017 19b072e5 9bf4 48d9 94fd 0509b842197e 1

Aunque el FF 91, la bestia de más de 1000 CV de potencia eléctrica de Faraday Future todavía no es un vehículo “de producción”, en teoría el modelo con el que esta marca ha participado en el Pikes Peak International Hill Climb es el mismo que entrará en producción previsiblemente el año que viene.

El ascenso a Pikes Peak, en el estado de Colorado, es una mítica carrera de competición en la que hay que ascender hasta la cima del monte, a 4300 metros sobre el nivel del mar, a lo largo de casi 20 km y sobreviviendo a 156 curvas. Actualmente el récord en el ascenso a Pikes Peak para un coche eléctrico (construido para la ocasión) es de algo menos de 9 minutos, 8:57,11. El FF 91 pilotado por el ingeniero jefe de la marca, Robin Shute, terminó con un tiempo de 11:25,083, 20 segundos más rápido que el Tesla P90D de producción “de verdad”, sin modificaciones excepto para aligerar peso, que mantenía el récord desde el año pasado.

Una ventaja de las ventajas que tienen los coches eléctricos sobre los coches con motor de combustión es que la altura no influye en su rendimiento. A 4300 metros el aire contiene menos oxígeno, lo que en un coche de combustión —que quema gasolina y aire— supone una merma en el rendimiento. Los coches con motor de gasolina también pueden verse afectados en el suministro de combustible, en tanto el desnivel del ascenso, de un 7,2 por ciento a lo largo del recorrido, y el gran número de curvas cerradas provoca que el movimiento del líquido combustible dentro del depósito provoque variaciones en el flujo de carburante que llega hasta el motor, aunque los tanques de gasolina se diseña teniendo esto en cuenta.

Fuente: Faraday Future.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2017

La Roborace es una variante de la Formula E (coches eléctricos) para vahículos autónomos, sin conductor. Estos vehículos todavía disponen de puesto de conducción y volante —aun están “aprendiendo a conducir“ instruidos por pilotos humanos— y aunque ya se había visto algún adelanto de su modo de conducción autónoma este vídeo recoge por primera vez una vuelta completa en modo autónomo en el preparatorio ePrix de Berlín. Aunque está previsto que estos coches alcancen velocidades propias de la Formula E (hasta 300 km/h), este Roborace completa la vuelta a unos 200 km/h, que no está mal teniendo en cuenta que va solo.

En la barra del bar de YouTube hay un montón de cuñados opinando que el vehículo no es capaz de corregir el sub o sobreviraje y que frena demasiado pronto y con poca contundencia. Huelga decir que el sistema de conducción autónoma funciona mediante aprendizaje automático, lo que significa que —igual que sucede con los pilotos humanos— la conducción mejora con la práctica y con el tiempo y conforme se va conociendo el circuito. No hay que olvidar el increíble progreso que representa teniendo en cuenta la relativa novedad y la complejidad técnica e informática que exige la conducción autónoma y que además se trata de pilotar un vehículo de competión y no de conducir un Prius.

Irónicamente lo menos sofisticado del vehículo es la cámara de vídeo que carece de un estabilizador de imagen en condiciones; el sonido de los vehículos también tiene su encanto, aunque hay momentos en los que parece que a bordo del Roborace van un par de delfines acudiendo a la llamada de auxilio de un gorrino.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Junio de 2017

DeLorean DMC12 / TheKingOfDub

TheKingOfDub5 ha compartido este espectacular montaje de imágenes y vídeos sobre cómo hizo para hackear y controlar su DeLorean DMC-12 con un iPad a través de Bluetooth. El iPad Mini va instalado en el salpicadero donde normalmente se aloja el equipo de música – curiosamente tienen el mismo tamaño. Con un transformador se alimenta la tableta mientras que una placa de relés sirve para controlar las diversas funciones del coche.

DeLorean DMC12 / TheKingOfDub

Los cables de activación de los diversos mecanismos se controlan mediante un dispositivo llamado Bluetooth Bee; aunque suene paradójico el iPad se conecta de forma inalámbrica a esta pequeña placa de control, por lo que hay «emparejarlos» – aunque debería ser más fácil hacerlo con cables. El resto de la electrónico son muchos cables, cada uno a los dispositivos adecuados: ventanillas, puertas, aire acondicionado, etcétera.

El velocímetro del iPad proviene de las mediciones del GPS (no del coche) y uno de los pequeños lujos es que también se puede conectar una cámara trasera directamente a la tableta, que se active con la marcha atrás. Naturalmente el chisme necesita una app a medida, en este caso programada en Xcode (con Objective C). El diseño es además muy estiloso y apropiado para el coche, con tipografías y colores a juego. También incluye un media center para la música.

¿Qué es lo único que falta? El condensador de fluzo y el marcador de fecha para los viajes temporales, pero claro, eso en el DMC-12 original también era un extra. Seguro que en alguna próxima versión se incluye.

(Vía Hack a Day.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 23 de Junio de 2017

El vídeo How does an Electric Car work? (con subtítulos en español) de Learn Engineering es una buena explicación visual de cómo funcionan los coches eléctricos, en este caso un Tesla S, pero en la práctica todos los que son 100 por cien eléctricos funcionan esencialmente igual.

Compara además su funcionamiento con el de los coches con motor de combustión y caja de cambios, mucho más complejos y menos eficientes. Por mucho que a uno le gusten los motores de combustión hay que reconocer que al lado de los sistemas de propulsión eléctricos resultan casi primitivos, y eso a pesar que la propulsión eléctrica es anterior a los motores de combustión.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear