Por Nacho Palou — 21 de Febrero de 2017

2017 02 20 People VoiceRecognition Disgust

Según Ford en el año 2022 el 90 por ciento de los coches vendidos ese año incorporarán algún tipo de sistema de control de voz que irán más allá de los meros comandos predefinidos. Actualmente su sistema de vehículo conectado, Syn-3, ya permite controlar por voz algunos aspectos a través de Apple CarPlay y de Android Auto. En un futuro próximo Syn-3 añadirá la opción de utilizar también el asistente por voz de Amazon, Alexa.

“El siguiente paso para los coches del futuro podría ser registrar pequeños cambios en nuestra expresión facial, así como modulaciones e inflexiones en nuestra voz, facilitando la experiencia de conducción de los consumidores”, dicen en Ford.

Esta capacidad del vehículo para detectar el estado de ánimo del conductor ofrece la posibilidad de desarrollar un “coche empático que podría contarte un chiste para animarte, ofrecerte consejo cuando lo necesites, recordarte los cumpleaños y mantenerte alerta en un largo viaje; también aprenderá qué canciones nos gusta escuchar cuando estamos estresados y en qué momentos preferimos disfrutar del silencio. La iluminación interior también podría variar para ajustarse a nuestro estado de ánimo.”

Fotografía: Ford (más o menos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Febrero de 2017

Blink image person green

En los coches autónomos, sin conductor o que el conductor haciendo otras cosas menos conducir, se pierde la comunicación entre los peatones y los conductores. Por ejemplo, para comprobar si no está viendo y va a detenerse para dejarnos cruzar la calle.

Investigadores del Royal College of Art y del Imperial College de Londres trabajan en el desarrollo de gestos (por parte de los peatones) y de sistemas luminosos (por la parte de los coches autónomos) como sustituto del contacto visual cuando un vehículo se aproxima a un paso de peatones.

En New Scientist, How a raised hand from a pedestrian could stop driverless cars

El diseño del sistema llamado Blink integra una pantalla oled en el parabrisas y en la ventana trasera del coche, y utiliza señales de luz para indicar a los peatones que el coche es consciente de su presencia. Si los sensores del coche detectan un peatón cerca se figura humana en la pantalla reflejará los movimientos del peatón, y se emitirá un pitido.

Si el peatón levanta la mano dando la señal de alto la figura de la pantalla del coche se iluminará de verde y el coche se detendrá. Si el peatón hace un movimiento bajo con la mano para indicar al coche que continúe entonces la figura cambiará a color rojo y el coche continuará su canino sin detenerse.

Tener coches autónomos para tener que andar indicándoles no parece muy práctico, y probablemente este aspecto quedará resuelto con inteligencia artificial capaz de anticiparse a las intenciones del peatón, sin necesidad de que éste tenga que andar comprobando en una pantalla si tiene luz verde para cruzar o no. En cualquier caso sí es cierto que será necesario desarrollar algún de lenguaje peatón-vehículo — al menos hasta que los coches autónomos sean habituales.

Foyografía: Blink / New Scientist.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Febrero de 2017

Uno de esos vídeos que hay que tomarse con precaución porque a) podría ser falso y b) podrías morir probándolo si tienes opción de acceder a un Porsche 911, eso sí: el vídeo muestra un hackeo en el sistema de entretenimiento del Porsche para ejecutar el juego Doom en la pantalla del navegador y manejarlo mientras se conduce.

La modificación, que “no requiere demasiados conocimientos, y apenas lleva unos minutos“, convierte el volante en los mandos para moverse por los pasillos (girando a izquierda o derecha), el claxon para disparar y el cambio de marchas para seleccionar el arma.

Casi más inquietante es la presencia de un tostador a los pies del asiento del copiloto, pero sobre eso el vídeo no hace ninguna referencia. Así que nos quedamos con la duda de qué hace un tostador de pan ahí.

Vía Sploid.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 20 de Febrero de 2017

Scorpion es como se llama la plataforma volante desarrollada por la compañía Hoversurf. En es caso se trata de una hoverbike o motocicleta voladora con capacidad para llevar a una persona por el aire, en una configuración parecida a la de las motocicletas instalada sobre un cuadricóptero, con cuatro hélices en cada esquina.

Según Hoversurf el vehículo ofrece velocidad y agilidad y es lo suficiente estable como para que pueda manejarla cualquier piloto profesional o amateur.

“Por ahora la plataforma Scorpion se perfila como un instrumento para deportes extremos, pero su potencia como vehículo de transporte es evidente”, dicen desde Hoversurf.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear