Por Nacho Palou — 14 de Enero de 2016

Esta es la plaza de aparcamiento que buscas.

El método para aparcar este BMW i3 es el mismo de toda la vida de hacer gestos a quien está al volante: la misma creencia de que eso ayuda al conductor pero con la importante diferencia de que no hay conductor al volante de este BMW i3.

En cambio el coche eléctrico de el cual aparca y desaparcar por sí mismo obedeciendo a las señas de su conductor. ¡Buen chico!

Aquí mi reseña del BMW i3, coche que hace algún tiempo tuve ocasión de disfrutar durante varias semanas.

Relacionado,

Compartir en Facebook  Tuitear