Por Nacho Palou — 21 de Febrero de 2011

El Volvo V60 híbrido combina un motor diésel de 215 CV que mueve el eje delantero y un motor eléctrico de 70 CV para el trasero: el resultado es un reducido consumo de 1,9 litros por cada 100 Km recorridos y la emisión de 49 gramos de CO2 por kilómetro.

Ambas cifras son casi una tercera parte de las habituales para este tipo de coches, de similar tamaño y potencia (285 CV en suma). Además, aunque el V60 normalmente funciona alternativamente como un coche de tracción y de propulsión -la potencia llega al suelo a través del eje delantero o del trasero, respectivamente, en caso de necesidad puede llegar a funcionar como un tracción total haciendo funcionar ambos motores a la vez.

Dos aspectos interesantes del V60 son que el motor de combustión es diésel y que las baterías del motor eléctrico, además de cargarse con la electricidad generada por el motor diésel, se pueden recargar opcionalmente con una toma eléctrica convencional. El tiempo de carga varía entre las 7 y las 3 horas dependiendo de la potencia del enchufe.

Ya en 2005, cuando llegó el Prius nos preguntábamos si su motor no debería ser diésel; parecía lo lógico si de lo que se trataba era de reducir el consumo.

Pero no era diésel por una cuestión de mercados, ya que tanto el de Japón como el de EE UU, sus principales objetivos, no se caracterizan por su simpatía para con los motores diesel. El resultado es que el Prius consume tanto o más como que un diésel equivalente.

También quedaba la duda de por qué el Prius carecía de enchufe para la recarga de las baterías, algo que también en cambio sí incorpora el del Volvo previsto para 2012.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — waterparties

Empieza a dejar de tener sentido hablar de litros a los 100km cuando la fuente de energía no es solamente combustible.

O al menos si nos referimos al combustible que lleva en el depósito, porque la energía eléctrica proviene en un gran porcentaje de combustibles fósiles, tampoco perdamos eso de vista: ~40% gas natural+carbón (fuente)

#2 — apartofmyuniverse

Muy buena idea la de Volvo, creo que en un futuro será bastante común que los coches puedan ser enchufables y nos permitan tener una determinada autonomía utilizando el motor diésel como apoyo para viajes más largos.

#3 — agueda

y el precio? hasta que no tengan un precio competitivo, olvidémonos