Por Nacho Palou — 20 de Marzo de 2016

YouTube está lleno de vídeos que recogen la destrucción de vehículos más o menos costosos pero sobre todo que están nuevos, en muchas ocasiones sin estrenar siquiera.

Unas veces es debido a importaciones ilegales, otras porque sufren algún incidente o algún accidentes durante su transporte desde la fábrica. O porque, sencillamente, su dueño los destruye el mismo día que lo estrena — y éstos son sólo algunos motivos.

En el caso del este vídeo, la destrucción de ese Bentley Continental GT (de ~200 000 euros en adelante) como también en el caso de este Audi A6 Avant y un par de Volkswagen Passat, la destrucción se debe a que se tratan de unidades para pruebas. Es decir, son unidades que se han testeado intensamente y que probablemente no han tenido una vida fácil, lo que los convierte en inservibles como vehículo entero y también como vehículo por piezas algunas castigadas y otras que pueden necesitar un rediseño o modificación, según sean los resultados.

Lo del vídeo en el que se ve cómo el vehículo es destruido progresivamente probablemente tenga que ver un poco con el espectáculo y la publicidad. Sin ninguna es más práctico simplemente meterlo en una máquina compactadora o una trituradora — mucho más rápido y eficiente, lo que en su día hizo Mazda con 5000 coches nuevos.

En este caso el Bentley pasa a mejor vida después de haber pasado por las instalaciones de prueba de vehículos que Volkswagen —propietaria de la marca Bentley— tiene en Oxnard, California.

Relacionado: Cómo te deshaces de casi 5.000 coches Mazda nuevos, sin estrenar

Compartir en Facebook  Tuitear