Por Nacho Palou — 17 de Septiembre de 2010

La ropa líquida se coloca pulverizándola con un spray sobre el cuerpo. Cuando se seca el producto -conforme toca la superficie proyectada- la prenda queda separada de la piel y puede quitarse y volver a utilizarse; e incluso lavarse entre medias según se cuenta en Spray-on clothing in a can to be launched.

El producto es una mezcla de algodón, poliéster, plástico y disolvente. No parece muy apropiado para personas pudorosas, que vivan solas o que vayan con prisa.

(Vía DVICE.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible