Mayo2009

Por @Wicho — 31 de Mayo de 2009

Endeavour en la plataforma de lanzamiento - NASA/Kim Shiflett
El Endeavour en la plataforma de lanzamiento - NASA/Kim Shiflett

Después de haber estado de guardia en la plataforma de lanzamiento 39B del Centro Espacial Kennedy por si hubiera sido necesario lanzarlo en la misión de rescate STS-400 de haber resultado dañado el Atlantis durante la recién terminada misión de mantenimiento al telescopio espacial Hubble, el Endeavour fue trasladado hoy mismo a la plataforma de lanzamiento 39A, desde donde despegará en la misión STS-127 de la NASA.

El objetivo fundamental de esta es poner en órbita e instalar en su sitio los dos componentes que faltan de Kibō, el laboratorio espacial de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial.

Estos son en concreto la parte conocida como Exposed Facility, que es aquella en la que se pueden dejar experimentos expuestos a las condiciones ambientales del espacio y la Experiment Logistics Module - Exposed Section, que es la parte en la que se pueden dejar almacenados materiales para ser utilizados en el exterior.

La idea es lanzar el Endeavour el 13 de junio, aunque a poco que surja algún inconveniente la misión podría quedar aplazada hasta julio ya que a partir del día 15 de junio habría que posponer el lanzamiento para no entorpecer el de la Lunar Reconnaissance Orbiter y el Lunar CRater Observation and Sensing Satellite (LCROSS). De ser así, la ventana de lanzamiento para el mes de julio se abre el día 12.

Se puede seguir a Mark Polansky, el comandante de la misión, en Twitter como Astro_127.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Mayo de 2009

R.U.R. por Karel Čapek4 estrellas: Un poco inocentón a estas alturas, pero recomendable R.U.R. Karel Čapek. Penguin. Inglés. 112 páginas.

En la fábrica de Robots Universales Rossum se producen desde hace años personas artificiales extremadamente similares a los seres humanos pero que se usan como mano de obra esclava en una economía que cada vez más depende se su trabajo para seguir adelante.

Estos seres, denominados robots (del checo robota, que quiere decir trabajo) son seres biológicos cuyos tejidos se fabrican mediante distintos procesos y que luego son ensamblados como una máquina cualquiera, y aunque son perfectamente capaces de hablar y razonar la fórmula mediante la que se fabrican hace que no tengan sentimientos.

Un día, la fábrica recibe la visita de Helena Glory, que aparte de mostrarse interesada en el proceso de fabricación de los robots termina por revelar que es miembro de la Liga de la Humanidad, y que creen que los robots deberían ser liberados.

Varios responsables de la empresa le hacen ver que esto no tiene sentido, dejando claro que ven a los robots como simples máquinas, y ella también parece terminar convencida, aunque sus palabras hacen que el doctor Gall, jefe del departamento de fisiología, comience a hacer modificaciones en el procedimiento de fabricación de los robots, lo que unos años más tarde acaba por proporcionarles sentimientos y consciencia de si mismos, lo que a su vez provoca su rebelión contra la humanidad, con consecuencias nefastas.

Contado así, no es nada a lo que la literatura, series y películas de ciencia ficción no nos hayan acostumbrado, y a cosas mucho peores, de hecho, en los últimos años, pero al leer esta obra hoy en día conviene no olvidar que es de 1921, y que en su momento era un planteamiento muy original, y de hecho tuvo mucho éxito aunque tampoco es difícil ver en ella paralelismos con Frankenstein o el golem de la mitología judía.

Personalmente, hacía tiempo que tenía ganas de leer esta obra, ya que en ella se introdujo por primera vez el término robot, al parecer según una idea de Josef, el hermano de Carel, que ha pasado a denominar a un tipo de personaje ya clásico en la ciencia ficción, y pienso que merce la pena; además, no es muy larga y se lee perfectamente en una tarde.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Mayo de 2009

V-2 / Foto: NASA¿Cómo pudo uno de los misiles V-2 desarrollados por Alemania durante la II Guerra Mundial impactar en territorio Mexicano? La historia es un tanto rocambolesca: tras finalizar la guerra, decenas de los V-2 capturados en Alemania fueron trasladados a bases de los EE.UU. para ser investigados y mejorados, bajo la supervisión del ingeniero Wernher von Braun que los había desarrollado originalmente. En una de esas pruebas en mayo de 1947 se lanzó una V-2 desde Fort Bliss, muy cerca de la frontera. Para sorpresa de los técnicos, el V-2 erró su trayectoria y en vez de ir hacia el norte comenzó a dirigirse peligrosamente hacia el sur, a México. Como no tenía carga explosiva, hubiera sido un error intentar autodestruirlo: el combustible hubiera provocado un gran incendio en el punto de impacto, así que lo dejaron caer tras consumirse. Impactó a unos 3 Km de Ciudad Juárez, sin causar víctimas, pero dejando un cráter de diez metros de profundidad.

V2-Mexico-Ciudad-Juarez

El incidente tuvo graves implicaciones diplomáticas, pero como no hubo daños a las personas, todo se resolvió con unas disculpas… y una cuantiosa compensación económica por parte de los Estados Unidos. [Fuente: Wernher von Braun: entre el águila y la esvástica, de Javier Casado.]

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 31 de Mayo de 2009

¿Aterrizaje o despegue?

¿Está aterrizando o despegando esta nave espacial?

Es un pequeño problema que plantearon en Ecos del Futuro, que proviene del libro Mire al fondo de las cosas de P. Makovetsk.

{Importante: puedes dejar pistas e ideas al respecto en los comentarios, pero recuerda esperar 24 horas antes de hablar abiertamente de la solución, para que los demás puedan disfrutar buscándola. Quien no quiera recibir ninguna ayuda ni pista para dar con la respuesta tal vez prefiera no leer los comentarios.}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear