Por @Alvy — 17 de Agosto de 2016

Opt Out es el término técnico para «Cancelar una suscripción», normalmente a una lista de correo o base de datos de esas que envían correo electrónico basura (o llamadas, correo en papel).

Todo el mundo ha visto alguna vez ese mensaje y sabe que no suele funcionar excepto en el caso de empresas serias y responsables tras el envío. A los spammers chungos lo que tu opines o pidas se la trae al fresco.

Antiguamente se decía, medio como leyenda medio como realidad que lo mejor era no usar nunca esa opción pues al hacerlo confirmabas que tu dirección de correo era válida y un ser humano lo leía. ¡Ah, qué tiempos! Pero si apenas había spam entonces, qué inocencia… (¡snif!)

El protagonista de este cortometraje que me llegó vía The Scene y firma Steve Utaski intenta precisamente eso: darse de baja de una lista de correo basura. Lo que debería ser un clic se convierte en dos, tres… y acaba con un «muy sutil símil» con la vida fuera de la red.

Muy recomendable. Y se ve en menos de tres minutos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Agosto de 2016

Aterriza como puedas
Tal vez el pajarillo de la cabina no sea muy buena señal…

Alex Kavutskiy y seis de sus amigos (relacionados de algún modo con el mundo de la comedia) repasaron Aterriza como puedas (Airplane! 1980) tomando cuidadosas notas sobre todos y cada uno de los gags cómicos y chistes del largometraje, aprovechando para votarlos de paso. El resultado es una lista con Los 178 gags de «Aterriza como puedas» ordenados por hilaridad.

De todos los gags el que puntuó más alto fue el diálogo de besugos entre el Doctor Rumack el Comandante Clarence Cambio tras descubrir que todos los pilotos han sido intoxicados por el pescado de la cena:

– Comandante, ¿cuándo podremos aterrizar?
– No puedo decirlo.
– A mi sí, soy médico.
– No puedo decirlo con seguridad.
– ¿No puede calcularlo?
– Pues… Hasta dentro de dos horas.
– ¿No puede calcularlo hasta dentro de dos horas?
– No, no, quiero decir…

Mi otro favorito (en la lista, el #18) es sin duda:

– Dígale al comandante que hemos de aterrizar lo antes posible; hay que llevar a esa mujer a un hospital.
– ¿A un hospital? ¿Qué es, doctor?
– Un gran edificio lleno de enfermos, y a veces no hay camas.

La película apenas dura hora y media; esto quiere decir que con 178 gags entran unos dos chistes en escena por minuto.

Curiosamente este diálogo padece del clásico problema de la traducción/doblaje casi imposibles sin que una solución perfecta, aunque resulta igual de gracioso en cualquier caso; de hecho es uno de mis favoritos. Revisar la lista también permite descubrir en el «top 10» varios gags que en los 80 eran muy efectistas pero que quizá hoy en día serían tan políticamente incorrectos que nadie los incluiría (aunque fuera en una película clasificada PG / 13 años).

Para el archivo también, uno de mis chistes visuales y recursivos favoritos (#23 en la clasificación):

McCroskey
McCroskey empieza a tener claro que eligió «un mal día para dejar de fumar»

Repasar los chistes y la propia película (o descubrirla ahora, para las generaciones que no pudieron verla en su época) permite ver hasta qué punto se han imbuido muchos de esos chistesen la cultura popular.

Bonus: Tal y como hicieron ver a los autores de la lista, en todas las escenas de la cabina se oye de forma notable el ruido de las hélices del avión. Pero resulta que el avión es un reactor, así que parece claro que eso se incluyo como chiste constante y sutil. ¡No te acostarás sin saber algo nuevo!

(Vía MeFi.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 13 de Agosto de 2016

Gamer Problems Arcade Rage

Realistas y afinadas viñetas de Arcade Rage acerca de la dura vida de los gamers ya sean modernos o «de los de toda la vida». Si es que por unas cosas o por otras…

(Vía Nerd Approved - News For Nerds.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Agosto de 2016

Arquímedes no lo hubiera explicado mejor: Bolsas de plástico con autocierre. Barreño con agua. Sumergir. Esperar a que el agua empuje el aire hacia arriba. Cerrar la bolsa. Fin. Un vacío casi perfecto.

Gran solución de baja tecnología de J. Kenji López-Alt.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear