Por @Alvy — 13 de Junio de 2017

Binky

Binky es una app antisocial por naturaleza. Pero lo incluye todo lo que incluyen las apps «modernillas»: likes, espacio para comentarios, swipes a izquierda y derecha, rebinks (que son como los retuits)… El asunto es que nada de lo que hagas en Binky es público. Así que…

Dado que en Binky no se pueden tener «amigos» ni compartir con nadie debido a su propia naturaleza antisocial lo que hace la app para que no te aburras es mostrar «imágenes divertidas» (sic.) de animales, flores o comida – todo completamente al azar. Sí, puedes hacerles like, opinar sobre lo que veas y todo lo demás, pero nadie jamás lo verá.

Una gran app para añadir en el diccionario junto con la definición de futilidad.

(Vía Techcrunch.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Junio de 2017

Apple ha utilizado su tradicional Conferencia de desarrolladores de este año para dar a conocer este anuncio que, como en los viejos tiempos, es más una mini-peliculita: Appocalipsis, un mundo tan distópico como hilarante en el que como es fácil ver falta algo.

El anuncio tiene su gracia como concepto pero también por los grandes gags (mis favoritos: Farmville, selfies, face-swap). Todo está sobreactuado y supervitaminado; además es fácil ver que no han reparado en gastos, ni en VFX, ni en banda sonora: ahí queda el mismísimo All Right ochentero de Christopher Cross.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 6 de Junio de 2017

Pirámide de la Evidencia Cuñada por Centinel

Decía hace unos días Rosa Montero en Consumidores engañados y cautivos (las negritas son mías):

Yo, que tengo cuatro tornillos en la columna vertebral, dejé de tomar trigo y centeno hace algunos meses y la espalda ha mejorado radicalmente. Mi traumatólogo, jefe de servicio de uno de los más importantes hospitales de Madrid y una eminencia, me dijo: «No existe ni un solo estudio científico que lo documente, pero parece que lo del gluten funciona en los casos de inflamación crónica. No sabemos por qué».

Cuento todo esto para indicar no sólo nuestra inmensa ignorancia sobre casi todo, sino además la terrible dependencia de nuestro conocimiento de unos estudios supuestamente científicos que están orientados hacia el beneficio de las grandes empresas.

Lo que es un claro ejemplo del amimefuncionismo que encabeza la Pirámide de la Evidencia Cuñada, una utilísima herramienta que acaba de publicar Centinel.

Directamente relacionado con esto recomiendo la lectura de Lo que los sabelotodos no saben, o la ilusión de competencia, que habla del efecto Dunning-Kruger.

En cuanto al artículo de Rosa Montero, ha sido convenientemente rebatido por Mauricio-José Schwarz en Gluten, homeopatía y embustes periodísticos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Junio de 2017

How To Get Offended explica en tres pasos cómo sentirte ofendido por cualquier cosa en tres cómodos pasos, algo en lo que la gente parece tener mucha práctica hoy en día:

  1. Escucha lo que te digan, sea lo que sea, y entonces retuércelo para hacer ver que trata sobre ti aunque no tenga absolutamente nada que ver contigo.
  2. Crea un montón de tensión en el interior de tu cuerpo. Concéntrate en llevar esa tensión a tu estómago, a tu pecho, y luego a tu cara…
  3. Y entonces proyecta tu indignación hacia la otra persona. Esto hará parecer que te liberas de la tensión acumulada en el interior de tu cuerpo pero en realidad hace que se meta aún más dentro de ti, lo que hará que te sea aún más fácil ofenderte la próxima vez

Especialmente útil en las redes sociales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear