Logo Lainformacion.com

Categoría: Humor

«Ah, sí. El gato. Tengo buenas o malas noticias sobre el gato»

Tw Schrodinger
«¿O? ¿No querrás decir más bien ‘y’…?»

Schrödinger tuiteando con su madre acerca del gato que le dejó a cuidar… Y otros grandes momentos de la ciencia si Twitter hubiera existido en aquellas épocas.

Pitágoras, Darwin, Edison (vs. Tesla)… Están casi todos. Es una simpática recreación histórica de Dean Burnett para The Guardian, vía Neatorama y The Presurfer.

Este espejo de pared te hace fotos y las publica en Twitter él solito

S.E.L.F.I.E., “Self Enhancing Live Feed Image Engine” (que se puede traducir como BlaBlaBlaBlaBla) es un espejo aparentemente normal y corriente, pero si sonríes delante de él te casca una foto y la publica automáticamente en Twitter.

En el interior del espejo hay un ordenador con software de reconocimiento facial y una cámara; pero ni rastro de la tal Verónica ni de ningún otro espíritu «atrapado entre el mundo de los vivos y el de los muertos». Maldita tecnología.

«Confiamos en ti porque eres el diseñador»

Disenador03

Cosas que nunca debes decir a un diseñador si no quieres que te muerda con odio desatado.

Disenador04

Desde el absurdo «Podrías probar con un color más poderoso» al clásico gañanismo «¿Cómo? ¿Que el logo está en baja resolución? Ah, pues en mi pantalla se ve bien».

Y por supuesto no podría faltar el famoso y universal «Venga, que solo tardarás un minutito».

(Vía Taxi.)

Los coches autónomos pueden servir como «armas letales», según el FBI

A pesar de sus formas redondeadas y de su cara de tuso tonto el coche autónomo de Google no ha conseguido ganarse el corazón de los agentes del FBI, que en un temor preventivo han alertado ya de que los coches sin conductor pueden ser utilizados como armas letales; sobre los cuchillos de cocina todavía no se han pronunciado.

Para ser justos el FBI admite los beneficios de los coches autónomos, aunque también anota esa posibilidad de que puedan ser usados para el mal, en actos terroristas o en persecuciones —persecuciones a la vertiginosa velocidad de 40 km/h, que es la velocidad máxima actual de los prototipos de Google.

Anteriormente, en la categoría Humor