Logo Lainformacion.com

Categoría: Música

La canción autocompletada

En cierto rebuscado modo, esta canción se escribe a sí misma – o casi. Comenzando por la sugerencia del autocorrector (the) se van eligiendo palabras tras palabra hasta que más o menos tengan sentido. Unas palabras sugieren otras, y así hasta el infinito y más allá.

Jonathan Mann debió pasarse un buen rato hasta conseguir la toma correcta para luego cantarla con ritmo y gracia, sobre todo teniendo en cuenta que rimar, rima poco, pero la pieza final es bastante resultona.

Es música con base tecnológica, algoritmos y un poco de inteligencia artificial: me recordó ese meme sobre la diferencia entre la música de hoy en día y la de los 80 que circula por ahí…

Beyonce-Vs-Bohemian

Apreciando los clásicos de la música

Te veré en el infierno, Pachebel.

– Rob Paravonian
[YouTube oldie, 5 min. de LOL]

The Nostalgia Machine, recuerdos musicales a tutiplén

The Nostalgia Machine

Escoge un año, dale a Hit me! de The Nostalgia Machine, y prepárate a perder un ratillo viendo vídeos de YouTube con canciones del año en cuestión.

Puede ser el año que naciste, el año en el que empezaste BUP (sí, yo fui a EGB), el año en el que empezaste a salir con tu primera pareja…

Eso sí, la selección de canciones es más bien anglosajona.

(Vía Xataka).

Cómo ganaba, gana y ganará dinero la industria de la música

Musica-Riaa

En este gráfico de la RIAA se puede ver claramente cómo ha sido la evolución de los ingresos de los años 80 a esta parte en el mundo de la música, dividiendo los totales entre los diferentes tipos de ingresos y formatos que han existido en todo este tiempo.

A la izquierda de la gráfica aparecen los formatos comunes de los años 80 como el vinilo y las cintas de cassette, con el entonces ya mítico 8 pistas danzando por ahí; hacia 1985 comienza a despuntar el CD que en los 90 destrona a las cintas.

Poco antes ya habían surgido los vídeos musicales, que aunque pequeños siempre han tenido su cuota – aunque hoy en día ha pasado a ser casi insignificante. En cambio en 2004-2005 las descargas comienzan a arrasar, igual que lo hiciera el CD en su día y aparecen nuevos inventos como los tonos para móvil y las suscripciones.

Queda simpático el repunte de los vinilos en los últimos 4-5 años, ¿volverá a verse un fenómeno igual? ¿Qué sucedería si incluyéramos los conciertos en directo y otro tipo de actuaciones en este gráfico?

Si extrapoláramos los datos según la gráfica al CD le quedarían todavía una década más o menos; las descargas deberían dominar durante las próximas dos para dar paso a las suscripciones, que puede que incluso sean más importantes de aquí a 20 o 25 años. Pero eso son ya cifras mayores y, como para quien predice el clima, un tanto complicado de «acertar».

(El gráfico original es de drahardja; puede verse ampliado aquí.)

Anteriormente, en la categoría Música