Por @Alvy — 21 de Marzo de 2017

Suena como una mezcla de algo mágico y digno de documental del cosmos infinito combinado con algún tipo de viaje con LSD alucinógeno.

Pero es simplemente el sonido de arranque de Windows ralentizado a factor 40.

Según cuentan en Boing Boing, que es por donde lo vi pasar, se utilizó en el cortometraje animado Hi Stranger

Hay que reconocer que da ambientillo.

Aquí hay más:

Y he encontrado estos otros:

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 19 de Marzo de 2017

Chuck Berry, uno de los músicos más influyentes de todos los tiempos, fallecía en su ciudad natal de Saint Louis a los 90 año del 18 de marzo de 2017.

Johnny B. Goode, sin duda su canción más popular, es protagonista de una de mis escenas favoritas de Regreso al futuro, y también de una carta que le enviaron Carl Sagan y su entonces esposa Ann Druyan a Chuck Berry con motivo de su 60 cumpleaños:

Chuck Berry y Carl Sagan

Cuando te dicen que tu música vivirá para siempre puedes estar seguro de que exageran. Pero Johnny B. Goode está en los discos interestelares de las Voyager que llevan las sondas Voyager de la NASA – ahora a dos mil millones de millas de la Tierra y con destino las estrellas. Esos discos durarán mil millones de años o más.

Feliz 60 cumpleaños, con nuestra admiración por la música que le has dado a este mundo…

Go Johnny, go.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 11 de Marzo de 2017

James Rhodes en Santiago

Después de leer Instrumental, la autobiografía de James Rhodes, tenía muchas ganas de verlo en directo, algo que por fin pude hacer anoche. Tenía ganas de ver un concierto de música clásica planteado desde la perspectiva de alguien que quiere huir de la liturgia habitual que rodea este tipo de música…

Y no me ha defraudado en absoluto.

Vestido con unos vaqueros y una sudadera que ponía Chopin, James Rhodes nos hizo disfrutar de aproximadamente hora y media de piezas de Bach, Chopin, Beethoven, Rachmaninov y Glück, piezas que ates de interpretar explicaba para que pudiéramos disfrutarlas aún más. La mejor, en mi opinión, la chacona de Bach, pero todas, todas, me dejaron impresionado.

Es como si pudieras decirle a una persona a quien quieres y que sabes que va a morir todo lo que quieres que sepa. Eso fue lo que hizo Bach en quince minutos con esta pieza. Hay unas cuatro o cinco veces que crees que va a terminar, pero sigue. Como cuando vas a salir de una habitación y te das cuenta de que quieres decirle una cosa más, y vuelves a entrar, y cuando crees que has terminados e te ocurre otra cosa más que decir… incluso aunque escribiera sobre la muerte de su mujer, esta pieza también muestra alegría.

Alguien que también toca el piano y con quien estuve en el concierto dice que quizás Rhores no tenga la mejor de las técnicas pero si una gran musicalidad, que transmite mucho sentimiento, y en mi opinión eso es absilutamente cierto.

Fue un concierto de esos en los que respiras despacito para no perderte detalle de la música, ninguno de su matices, en los que te quedas enganchado de la pose del músico junto a su instrumento… Y en los que odias profundamente a los que no dejan de toser y a los que se dedican a hacer fotos o vídeos con flash.

Y sí, es cierto que James Rhodes aprovecha para promocionar sus discos y sus libros, y que al final del concierto los firma… ¿Pero por qué ha de parecernos mal que lo haga si no nos parece mal que músicos de otros géneros hagan lo propio?

Si tienes cuenta en Spotify puedes hacerte una idea de lo que es un concierto de James Rodes con Jimmy: James Rhodes live in Brighton, pero nada como verlo en directo si tienes ocasión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 7 de Marzo de 2017

Algo así se preguntó la compositora Miriam Daly, autora de una veintena de composiciones musicales inspiradas en otras fuente tipográficas.

Además de la música, que Miriam escribió directamente en la aplicación Logic Pro X mientras observaba cada una de las tipografías en la pantalla de su ordenador, cada composición va acompaña de un vídeo musical protagonizado por la fuente correspondiente. Las animaciones están dibujadas y realizada con el programa para presentaciones Keynote, lo cual le añade todavía más mérito al asunto.

Los vídeos resultantes están recopilados en Theme Music For Fonts, o directamente en YouTube.

Vía Cnet.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear