Logo Lainformacion.com

Categoría: Música

2001: un remix

Reconozcamos que este curioso remix de 2001 del videoremixer Eclectic Method (Jonny Wilson) tiene su aquel. En sus propias palabras:

He necesitado que llegara el año 2014 para hacer un remix de 2001, pero con su relanzamiento en los cines británicos he pensado que sería lo apropiado. La remezcla contiene prácticamente todas las predicciones científicas de la película junto con sonidos de sintetizadores en plan futurista. Muchas de las cosas que Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke predijeron han pasado a la historia: portátiles con pantallas táctiles, videoteléfonos, estaciones espaciales, sistemas de entretenimiento abordo o los ordenadores ganando a los humanos al ajedrez. Aunque hasta ahora Siri no ha llegado a apagar los sistemas de soporte vital de nadie.

Se puede incluso descargar la canción en la web de Eclectic Methor en Tumblr: 2001: A Remix.

Mini altavoz inalámbrico bluetooth Decrescent Boom BTS-D125

Decrescent Boom DTS-125Este verano pasado mi amigo Javier se llevó uno de estos altavocillos de vacaciones y como me gustó como sonaba y como soy un poco culo veo culo quiero decidí comprarme uno.

El Decrescent Boom BTS-D125 es un altavoz de 3 vatios de potencia que funciona o bien con batería –no reemplazable, por cierto– o bien alimentado por USB.

La autonomía con batería es de 4 horas con Bluetooth activado o de 12 horas si se usa la entrada de línea, o lo que todos venimos llamando el cable, vaya. La recarga se hace en dos horas.

Que la batería se está acabando lo indica con un desagradable pitido que no se puede desactivar; personalmente habría preferido que hiciera destellar el LED que tiene en la parte inferior, pero bueno.

Con el cable, que tiene un conector estéreo de 3,5 milímetros, se puede enchufar a cualquier ordenador o reproductor de música que tenga salida para cascos sin ningún problema, aunque el cable, que se recoge en la base del altavoz, es realmente corto, con lo que casi con toda seguridad necesitarás comprar un alargador a menos que quieras tener el altavoz como mucho a 10 centímetros del ordenador, móvil, reproductor de mp3, walkman, etc.

Bluetooth

Me daba un poco más de miedo el usarlo vía Bluetooth, pero lo cierto es que no he tenido ningún problema para asociarlo a ninguno de los dispositivos con los que lo he querido utilizar.

Para ello basta con deslizar el interruptor a la izquierda, donde está el icono de Bluetooth, y emparejarlo desde el dispositivo con el que quieras usarlo.

La única pega es que el altavoz es capaz de recordar varios dispositivos y a veces al encenderlo, si están varios en rango, se engancha un poco al azar, y quizás no al que tú quieres, aunque para evitarlo basta con desactivar bluetooth en el o los dispositivos con los que no quieras que se enlace.

Eso sí, la radio bluetooth del altavoz no es de gama muy alta por lo que en entornos en los que hay varios dispositivos emitiendo es fácil que meta ruido por interferencias; en ese caso la solución pasa por usar el cable.

Boom vs mano

El BTS-D125 suena sorprendentemente bien para el tamaño que tiene, y además tiene la característica de que se puede cerrar, de tal forma que acaba convertido en una bola que se puede meter tranquilamente en una bolsa para llevártelo de viaje, o incluso en un bolsillo un poco amplio.

Eso sí, con tres vatios de potencia no sirve para montar una fiesta.

Boom vs moleskine

El BTS-D125 tiene, además del botón de encendido y apagado, un botón multifunción que sirve para avanzar y retroceder pista y para poner la reproducción en pausa o reiniciarla.

También sirve para subir y bajar el volumen, aunque al principio pensé que esto no funcionaba porque para ello hay que mantener el botón desplazado a la izquierda o a la derecha según se quiera subir o bajar este, algo que las exiguas –por no decir otra cosa– instrucciones no explican.

Manos libres

Otra función del BTS-D125 es la de funcionar como manos libres para el teléfono, para lo que incorpora un micrófono, función que hace uso también del botón multifunción para subir y bajar el volumen y para contestar y colgar la llamada.

De nuevo, no esperes que en una sala de gente sirva de mucho, pero en un despacho tranquilo o en una habitación de hotel, por ejemplo, funciona perfectamente.

Una última opción de este altavoz es la de conectar varios entre si usando la salida que tienen para esto, para obtener más volumen, aunque en caso de querer hacer esto de nuevo necesitarás probablemente comprar un cable más largo del que trae de serie o quedarán demasiado juntos.

En cualquier caso, y en resumen, ahora que el BTS-D125 se puede conseguir por poco más de 20 euros –en el momento de publicar esta anotación cuesta 22,99, pero a mí me salió un par de euros más barato– me parece una compra muy recomendable.

Cymatics: los experimentos con música y física de Nigel Stanford

Cymatics es el nombre del primer single de Nigel Stanford, que en ha aprovechado sus trabajos titulados Solar Echoes y TimeScapes para montar un magnífico videoclip en el que se muestra en toda su belleza la relación física entre el sonido y otros objetos, a través de «experimentos» que dejan ver las fuerzas y poderío de las simples vibraciones.

Como dice en el vídeo, «todo lo que se ve aquí es real», en el sentido de que no hay imágenes 3D ni nada inventado o montado a posteriori. Eso sí: hay un uso aceptable de algunas técnicas visuales como la grabación sincronizada a frecuencias perfectamente calculadas y otros efectos similares; cámaras lentas, etc. Nada que no se hubiera visto hasta ahora.

Space Oddity por Chris Hadfield: dos años más en línea

Unos días antes de dejar su mando al frente de la Estación Espacial Internacional el astronauta canadiense Chris Hadfield grabó la versión de Space Oddity de David Bowie que se puede ver aquí arriba.

Tenía todos los permisos pertinentes, pero el acuerdo inicial solo le permitía mantener el vídeo en línea durante un año, con lo que al cumplirse este hubo que retirarlo.

Pero con más de 23 millones y medio de vistas nadie quería realmente tener que hacerlo.

Afortunadamente, tal y como cuenta Hadfield en Space Oddity, el védeo vuelve a estar disponible por otros dos años, y si no se pudo volver a colgar antes fue por lo complicado de obtener todos los permisos pertinentes.

Así que a disfrutarlo.

A oscuras, a pantalla completa, y con unos buenos altavoces.

(Vía @Cmdr_Hadfield; me lo recordó una conversación de @sharker y @eduo).

Anteriormente, en la categoría Música