Por @Alvy — 13 de Junio de 2017

Desde Pong a Metal Gear varios expertos en diseño de sonido examinan para Wired algunos de los sonidos más reconocibles de la historia de los videojuegos (al menos entre 1972 y 1998). Cuentan un montón de detalles interesantes sobre por qué son cómo son, su posible origen y todo tipo de ideas relacionadas. En la lista están:

  • Pong
  • Space Invaders
  • Pac-Man
  • Donkey Kong
  • Defender
  • Tetris
  • Duck Hunt
  • Super Mario Bros
  • Castlevania
  • Contra
  • Sonic
  • Street Fighter II
  • Mortal Kombat
  • Mario Kart
  • Doom
  • Myst
  • Resident Evil
  • Pokémon
  • Final Fantasy
  • Metal Gear

Pong, por ejemplo, solo tenía un sonido extremadamente básico porque su hardware era completamente de electrónica de lógica discreta (nada de microchips). Alterar la forma de onda para producir otros sonidos hubiera sido pedir demasiado a la electrónica del juego.

En Space Invaders se imitó el latido humano (a 60 pulsaciones por minuto) y a medida que se avanzaba simplemente se aceleraba el ritmo – un efecto diabólico y enervante.

De otro de mis favoritos de la época, Defender, se dice que tenía probablemente los efectos de sonidos más complejos hasta el momento.

También aparecen en el vídeo los efectos de sonidos más elaborados y emocionantes de grandes clásicos: desde los de los objetos de Myst al ¡cling! de las monedas de Super Mario Bros o la banda sonora de Final Fantasy.

(De bandas sonoras de videojuegos viejunos ya habrá que hablar en otra ocasión: desde la mítica banda sonora de Outrun, que marcó época, a las no menos míticas bandas sonoras de Rob Hubbard para los juegos de C-64.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Junio de 2017

Este vídeo es una una preciosa visualización del Preludio y fuga número 15 de El clave bien temperado, monumental obra de Johann Sebastian Bach, considerada «una de las mayores obras de la música occidental». El vídeo tiene ya unos añitos pero es bastante hipnótico y creo que merece la pena.

El montaje es obra de Alan K. Bartky, quien básicamente reinterpretó la obra original utilizando un piano digital y un sintetizador, así como software de edición para los datos MIDI. La animación la creó con el software MAMPlayer para Windows y es sin duda lo más llamativo: permite ver las notas subiendo y bajando por una especie de partitura geométrica invisible, recorriendo los intrincados caminos de armonías, contrapuntos y curiosas simetrías que son tan agradables visualmente como al escucharlas. Algo parecido habíamos visto en aquel Back pixelado.

No son necesarios grandes conocimientos matemáticos para apreciar lo que Bach hace una y otra vez: repetir pequeñas secuencias de notas con ligeras variaciones, aumentándolas, disminuyéndolas o enfrentándolas con sus versiones simétricas. Las notas parecen recorrer un camino de escaleras siempre «igual pero diferente» y es de la infinita combinación de esas variaciones de donde surge el glorioso efecto final.

En su canal Bartky tiene muchas otras grandes obras d ela música en llamativas visualizaciones, algunos incluso en un peculiar 3-D, lo que la da un toque extraño y visual a toda esa música – algo siempre diferente e interesante. Pero igual que la de Bach es difícil de encontrar alguna.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Mayo de 2017

José Luis nos ha escrito para hablarnos de miniMO, un sintetizador en el que está trabajando. La idea es conectar unos módulos con otros –unos generan señales, otros las procesan– de tal forma que según qué módulos conectes y en qué orden puedes hacer un sintetizador distinto con los mismos módulos.

La gracia del asunto es que los módulos son programables y todos los programas incluyen al menos un parámetro modulable a través de las entradas, así que aparte de generar y/o procesar señal audible, también se intermodulan usando señales de control.

Según nos cuenta él mismo

imagínate que tienes un módulo, A, que está emitiendo un tono continuo, una nota constante. Esto es un generador, un oscilador. A este oscilador le puedes conectar, a la vez, dos señales externas que controlan la frecuencia y el volumen.
Ahora imagínate un segundo módulo, B, que añade un eco a una señal de entrada. Esto es un efecto porque (en principio) no genera señales. A este eco le puedes conectar una señal externa que controla uno de los cuatro parámetros modificables en ese programa.

Y ahora imagínate que tienes A y B, unos cuantos cables, y una tarde libre :)

Todo el proyecto es open hardware y open software, pero tiene además la peculiaridad de que existe una versión imprimible en 3D, salvo por los componentes electrónicos, claro, que podrás poner a andar sin tan siquiera necesitar un soldador.

¡Chiptunes FTW!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Mayo de 2017

Steinar engeland 128831

En NPR, The MP3 Is Officially Dead, According To Its Creators,

Ahora, 22 años después, el formato MP3 está realmente muerto según la gente que lo inventó. El Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados, la división de la institución pública alemana que inició el desarrollo del formato MP3 a finales de los años de 1980, ha anunciado que da por terminado su programa de licencias para determinadas patentes relacionados con el MP3. Según Bernhard Grill, uno de los principales desarrolladores del formato MP3, el formato de audio AAC (Advanced Audio Coding, en cuyo desarrollo también participó el Instituto Fraunhofer) es actualmente el formato estándar para la descarga de vídeos y de audio en móviles al ser “ más eficiente y más versátil que el MP3”.

Según TNW esto no significa que los archivos en formato MP3 que tengas por ahí vayan a dejar de funcionar de repente, ni nada de eso. Se trata del final del sistema de licencia de patentes gestionado hasta ahora por el Instituto Fraunhofer. «El MP3 ya no es rentable» porque las patentes expiran. Pero sí que a partir de ahora no se verán muchos reproductores de audio nuevos que soporten ese formato si el formato acaba en desuso por considerarse también técnicamente obsoletas, al menos en comparación con el formato AAC que ofrece una mejor calidad de audio y es más apropiado para la distribución en streaming.

Un saludo cariñoso para todos aquellos que dedicaron horas y horas a digitalizar sus colecciones de música en formato MP3.

Fotografía: Steinar Engeland.

Actualizado: 15 de mayo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear