Por Nacho Palou — 3 de Junio de 2010

Al parecer el metal no huele a nada; los que olemos somos nosotros,

Después de tocar un pasamanos metálico, el picaporte de una puerta o un trozo de acero a menudo la mano huele a lo que parecer ser un olor metálico. Sin embargo por lo visto el metal no huele a nada, y el olor en realidad procede de la reacción instantánea que produce el contacto del metal con sustancias corporales existentes en la piel, como el sudor.

Más en A 'metallic' smell is just body odour y en La verdadera naturaleza del olor metálico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear