Por Nacho Palou — 3 de Junio de 2010

Al parecer el metal no huele a nada; los que olemos somos nosotros,

Después de tocar un pasamanos metálico, el picaporte de una puerta o un trozo de acero a menudo la mano huele a lo que parecer ser un olor metálico. Sin embargo por lo visto el metal no huele a nada, y el olor en realidad procede de la reacción instantánea que produce el contacto del metal con sustancias corporales existentes en la piel, como el sudor.

Más en A 'metallic' smell is just body odour y en La verdadera naturaleza del olor metálico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Python for Data Analysis

EUR 27,94

Comprar


Exploding Kittens

EUR 24,99 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección