Logo Lainformacion.com

Categoría: Curiosidades

El extraño y peculiar caso de las 40 personas cuyo Rh sanguíneo no era ni positivo ni negativo

Rh nuloTodos hemos aprendido que en los humanos existen varios grupos sanguíneos: 0, A, B y AB, con dos factores Rh posibles: Rh+ y Rh-. Pero existe un grupo muy, muy, muy reducido de personas que tienen un Rh diferente: el Rh nulo. Esto les confiere el «superpoder» muy especial de ser donantes super-universales para cualquiera de los tipos más raros del sistema Rh (hay más de 61 antígenos que se consideran variantes). Pero son tan pocas las personas que lo tienen que solo se conocen unos 40 individuos en todo el planeta con Rh nulo. [Fuente: Mosaic + MeFi]

¿Deberían ser mujeres las primeras en viajar a Marte?

4Femmes-Zvezda-C
Foto: NASA

Kate Greene, una de las mujeres participantes en el experimento de la NASA HI-SEAS (que simula en la Tierra un viaje de larga duración al planeta Marte) escribe Slate,

Durante cuatro meses estuve confinada en una cúpula geodésica instalada en un entorno muy parecido a Marte, rojizo y rocoso, en el volcán Mauna Loa en Hawaii. Los recursos de alimentos, agua, energía y comunicaciones eran limitados y sólo podíamos salir al exterior utilizando trajes espaciales.

Una de las tareas de Kate era escribir y bloguear sobre el desarrollo del experimento. Pero además llevó a cabo su propio experimento científico: medir la actividad física y los períodos de descanso de todos los participantes. De los seis tripulantes tres eran hombres y tres eran mujeres, incluyendo a Kate.

Semana tras semana, las tres mujeres de la tripulación gastaron menos de la mitad de las calorías que los tres miembros masculinos de la tripulación. ¡Menos de la mitad! Todos hacíamos más o menos el mismo ejercicio diario durante 45 minutos cinco días a la semana. Pero los hombres quemaban de promedio 3450 calorías al día, mientras que las mujeres sólo tenían que reponer 1475 calorías cada día. Raro era el día que alguna de las mujeres gastaba más de 2000 calorías al día, sin embargo era normal que los miembros masculinos superasen las 3000 calorías.

Los requerimientos calóricos de los tripulantes influyen de forma directa en la planificación de una misión de este tipo, «cuanta más comida necesite una persona para mantener su peso a lo largo de un viaje largo por el espacio mayor será el peso a lanzar y hará falta más combustible y por tanto cohetes más grandes, que a su vez requieren más combustible».

Ya a principios de los años 2000 el analista de la NASA Alan Drysdale adelantó la misma conclusión a la que llegó Kate Greene: usar astronautas de menor tamaño y peso, con requerimientos calóricos menores: «está comprobado que las mujeres pequeñas son igual de inteligentes que las mujeres o que los hombres más grandes, así que no hay ninguna razón para enviar al espacio a gente más grande de lo necesario cuando es la capacidad cerebral lo que se necesita. Lo lógico es que vuelen mujeres pequeñas», escribió.

Esta apreciación viene incluso de antes, cuando en febrero de 1960 la revista Look escribió un artículo titulado «¿Deberían ser mujeres las primeras en viajar al espacio?». Sin embargo «no fue hasta 1983 hasta que Sally Ride se convirtió en la primera astronauta americana».

La historia completa en la que Kate Green cuenta todo esto y más se puede leer en An All-Female Mission to Mars y en The Case for Sending Women to Mars.

Se han vendido más móviles que cámaras de fotos japonesas en 65 años

Benedict Evans,

Entre 2007 y 2014 se han vendido más teléfonos móviles iPhone y Android juntos que cámaras fotográficas ha vendido la industria japonesa en toda su historia (desde 1950)

¿Por qué el zumo de tomate sabe tan estupendo en los aviones y tan terrenal en la vida cotidiana?

Tomato-Juice-CampbellSi el zumo de tomate es una de tus bebidas favoritas por su sabor y textura cuando vas en avión pero apenas lo bebes estando en tierra no eres la única persona a la que le sucede esto… y parece que hay una razón científica para ello. Según unos investigadores de la Fraunhofer Society todo tiene que ver con la presión de la cabina del avión: al ser menor de lo normal hace que la sangre reciba un poco menos de oxígeno, debilite nuestro sentido del gusto y además reseque la nariz y la boca. En estas condiciones de presión el zumo de tomate parece más ácido, sus minerales saben mejor y resulta más refrescante – especialmente si lo condimentas con algún tipo de picante, salsa inglesa o Tabasco. Algo que apenas se nota en tierra pero que en el avión marca la diferencia. [Fuente: Un estudio encargado por Lufthansa a la Fraunhofer Society + i100 / The Independent / Foto (CC) Claus Ableiter @ Wikimedia Commons]

Anteriormente, en la categoría Curiosidades