Por Nacho Palou — 23 de Agosto de 2017

Busquedas google eclipse the next web

En The Next Web, People rushed to ask Google why their ‘eyes hurt’ after the solar eclipse,

Mientras que las búsquedas para el término “eclipse solar” aumentaron gradualmente alrededor de las 17.30, se dispararon a las 18.25 y alcanzaron su pico a las 19.20 (horas de la costa este de EE UU) una vez que el eclipse había terminado hacia las 20.20 las búsquedas para “eclipse solar” comenzaron a reducirse.

Precisamente alrededor de las 20.20 (también hora de la costa este de EE UU) comenzaron las búsquedas del término “dolor de ojos”, llegando a su pico máximo a las 20.56, cuando los medios de comunicación terminaron sus emisiones del eclipse.

Conviene aclarar que aunque en la superposición de ambas gráficas puede parecer que el volumen de búsquedas es el mismo en realidad no es así: las gráficas representan el porcentaje de búsquedas de cada término a lo largo de 24 horas, no el número absoluto de búsquedas. En el caso de la búsqueda de l término “eclipse solar” el número fue una cifra muy superior al de “me duelen los ojos”; así que en principio hubo mucha más gente interesada en el eclipse que gente afectada por observarlo aparentemente de forma imprudente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Agosto de 2017

Un nanosegundo luz es una unidad de distancia, aunque con una particularidad: utiliza una unidad de tiempo muy pequeña (el nanosegundo) multiplicada por una velocidad muy grande en términos humanos (la de la luz). En este sentido es similar al año luz, pero como en vez de un año mide tan solo la distancia que recorre la luz en el vacío en un nanosegundo (la milmillonésima parte de un segundo) se queda en aproximadamente 30 centímetros (más exactamente, 29,9792458 cm), que casualmente es también más o menos un pie anglosajón (30,48 cm) o el largo de una hoja de papel DIN A4 (29,70 cm).

Otra curiosidad sobre esta extraña unidad de medida es que su popularizadora fue la entrañable Grace Murray Hopper, inventora del lenguaje de programación Cobol. En sus charlas y conferencias solía mostrar un hilo de un nanosegundo luz de longitud para que los asistentes se hicieran una idea de la distancia que podía recorrer la electricidad en ese tiempo, frente a los microsegundos luz (un hilo mil veces más largo) o los picosegundos luz (mil veces más pequeño: 0,3 mm, como un grano de pimienta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 21 de Agosto de 2017

Imagina que coges una bola de jugar a los bolos y le quitas el centro, como cuando le quiras el corazón a una manzana, dejándola con la forma de una especie de servilletero de, digamos, 20 centímetros de altura. Imagina que pudieras hacer lo mismo con la Tierra y dejarla convertida en un servilletero gigante de 20 centímetros de altura.

Pues, por increíble que parezca, ambos «servilleteros» tendrían el mismo volumen, aunque el primero sería bastante más grueso que el otro.

Tomatito vs. naranja

Esto es una consecuencia del Principio de Cavalieri, que viene a decir que «si dos cuerpos tienen la misma altura y además tienen igual área en sus secciones planas realizadas a una misma altura, poseen entonces igual volumen».

Michael de Vsauce hace los cálculos en The napkin ring problem y demuestra que esto es porque el volumen de esos dos «servilleteros» no depende del radio de la esfera de los que los saques sino de la altura de la pieza resultante, por poco intuitivo –más bien nada intuitivo– que esto resulte.

Un ejemplo más de que las matemáticas pueden hacer explotar tu cerebro de formas insospechadas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Agosto de 2017

Couto MixtoDesde mediados del siglo XII hasta finales del XIX existió entre España y Portugal una zona conocida como el Couto Mixto que a todos los efectos era un microestado independiente.

Sus habitantes gozaban de varios privilegios como el de poder escoger su nacionalidad en el día de su boda –o conservar ambas si así lo deseaban– o el de poder evitar ser reclutados por el ejército de cualquiera de los dos países en caso de guerra.

El Couto Mixto también estaba exento del pago de ciertos impuestos y tasas y gozaba de la libertad de escoger lo que se cultivaba en sus 26 kilómetros cuadrados; también existía un camino, el Camino del Privilegio, que partía de él y terminaba en Portugal tras atravesar un trozo de territorio español, en el que las autoridades no podían actuar contra nadie, llevara lo que llevara, contrabando incluido.

El Couto Mixto desapareció con el Tratado de Lisboa de 1864, cuando pasó a formar parte de España, mientras que Vilarelho da Raia, Soutelinho da Raia y Lama de Arcos pasaron a formar parte de Portugal en virtud de ese mismo tratado.

Estos tres eran los conocidos como pueblos promiscuos, que habían crecido literalmente sobre la frontera entre España y Portugal, de tal modo que una casa podía tener habitaciones en un país y en otro, y por tanto puertas que dieran a uno y otro. De un texto contemporáneo al tratado:

El estado de los pueblos promiscuos era no menos singular: puestos cabalmente en la raya de ambas naciones, parte de una casa solía pertenecer a España y otra a Portugal. De esa manera el vecino, perseguido por las autoridades españolas, por ejemplo, sin salir de su morada y con solo presentarse a la puerta, que todas o casi todas las casas tenían por la espalda, se hallaba en Portugal y a salvo de todo castigo. ¡Grande aliento al crimen y a la impunidad!

Pero desde la entrada en vigor del tratado la frontera quedó establecida a cien metros de los pueblos, lo que los hizo perder su singularidad.

Muy relacionados con esta historia están los pueblos gemelos de la Raya. Son pueblos que aún existen y que comparten nombre, pero a ambos lados de la frontera, por lo que el de uno de ellos está en español y el del otro en portugués. Entre El Marco y Marco, por ejemplo, está el puente internacional más corto del mundo, con apenas3,2 metros de longitud.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear