Por Nacho Palou — 31 de Agosto de 2015

 / Kelly Sue DeConnick
Foto (cc) Kelly Sue DeConnick

La función de la melanina —el pigmento que da color a la piel, además de a los ojos y al pelo— es la de absorber la radiación ultravioleta para prevenir daños en las células. La radiación ultravioleta (espacialmente la radiación ultravioleta B o UVB) tiene la capacidad de penetrar en las células de la piel y dañarlas, alterando o destruyendo su ADN.

De modo que cuando tu cuerpo detecta un aumento de la radiación solar ultravioleta —o de origen artificial, caso de las lámparas de bronceado— incrementa la producción de melanina. No lo hace porque se considere así mismo más atractivo cuando está bronceado, que también, sino como mecanismo de protección. Más exposición a la luz ultravioleta requiere más protección frente a ella. Es decir, más melanina.

Sin embargo ante una exposición imprevista y prolongada al sol, léase, el primer día que fuiste a la playa, el incremento en la producción de melanina no es lo suficientemente rápido como para proteger a la células de la piel que pueden resultar dañadas por la radiación ultravioleta.

Y cuando esto sucede, cuando una célula detecta que su ADN está dañado, inicia por sí misma un proceso llamado apoptosis, que es la muerte o destrucción de una célula provocada por ella misma en un sacrificio destinado a evitar reproducirse arrastrando tales daños, lo cual podría derivar en lo que se conoce como cáncer.

Es entonces cuando se produce lo que llamamos habitualmente «quemadura solar», que es en realidad una respuesta del sistema inmunitario. Tal y como explican en el vídeo, What Causes Sunburns?, «básicamente tus células de la piel están como ¡mi ADN está dañado, tengo que destruirme a mí misma antes de provocar un cáncer!».

Y es la muerte de un montón de células de la piel —que han dado su vida para que pases un rato en la playa— lo que vemos y sentimos como una quemadura solar: «el riego sanguíneo aumenta en la zona para ayudar a reparar la zona afectada, que es por lo que la quemadura se vuelve roja, palpitante y caliente y después de un tiempo todas esas células muertas comienzan a caer», que es cuando uno empieza a pelarse tras haberse quemado.

Normalmente después de una quemadura solar la piel de reemplazo es más oscura que la que se quemó inicialmente, como parte del proceso de protección y ante la posibilidad de otra exposición inminente al sol que provoque otra carnicería celular.

Por su parte las células sanas próximas a las células dañadas inician un proceso inflamatorio destinado a expulsar y eliminar las células que han resultado dañadas por el sol, según se explica en What happens when we sunburn.

La crema protectora solar funciona porque filtra buena parte de la radiación ultravioleta. Usándola evitas que un día en la playa obligue a millones de células a suicidarse — lo cual es un método de protección efectivo pero no infalible; y porque no es infalible la exposición excesiva al sol puede suponer un incremento en el riesgo de padecer cáncer de piel.

Ahora guardemos un minuto de silencio por todas esas células caídas durante este verano que casi termina.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Agosto de 2015

Aunque de apariencia normal, la bicicleta que aparece en este vídeo de Smarter Every Day [con subtítulos en español] tiene una particularidad: la rueda gira en el sentido opuesto al giro del manillar.

Tal y como se explica en el vídeo, de entrada puede parecer un cambio simple: sólo hay que girar el manillar en el sentido contrario al que se quiere girar. Algo que, aparentemente, se puede hacer o aprender más o menos rápido si ya se sabe montar en bici y con un poco de práctica.

Pero al parecer la cosa no es tan sencilla y Destin de momento no ha encontrado a un adulto que sea capaz de montar esa bicicleta — al menos no de entrada: a Destin le costó ocho meses conseguirlo, hasta que ‘de repente’ un día fue capaz. A su hijo de cinco años le llevó únicamente dos semanas prender a usar una bicicleta invertida.

Pero la parte divertida del asunto es cuando Destin vuelve a coger una bicicleta normal; el tipo de bicicleta que él había utilizado desde que tenía seis años se le resistió durante veinte minutos, hasta que fue capaz de volver a montar en ella. Aprender y desaprender.

¡Gracias, Gali!

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 6 de Agosto de 2015

En The Independent, 15 famous logos that have hidden meanings, una selección de algunos logotipos que encierran algún significado, contenido o mensaje poco o nada evidente — pero que una vez se conoce es imposible no volver a ver.

De la selección uno que no conocía es el de Toyota que encabeza esta anotación y que, sea intencionado o no, curiosamente condensa el nombre completo de la marca dentro del isotipo.

Uno de mis logos favoritos de todos los tiempos, al menos desde que me explicaron su significado hace un montón de años, es el de la marca Vaio de Sony,

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 16 de Julio de 2015

Por el efecto Magnus balones y pelotas realizan movimientos imposibles, como se puede comprobar de forma exagerada en este vídeo en el que lanzan desde lo alto de una presa un balón que está girando,

Un objeto en rotación crea un remolino de aire a su alrededor. Sobre un lado del objeto, el movimiento del remolino tendrá el mismo sentido que la corriente de aire a la que el objeto está expuesto. En este lado la velocidad se incrementará. En el otro lado, el movimiento del remolino se produce en el sentido opuesto a la de la corriente de aire y la velocidad se verá disminuida. La presión en el aire se ve reducida desde la presión atmosférica en una cantidad proporcional al cuadrado de la velocidad, con lo que la presión será menor en un lado que en otro, causando una fuerza perpendicular a la dirección de la corriente de aire. Esta fuerza desplaza al objeto de la trayectoria que tendría si no existiese el fluido. En el espacio o en la superficie de los cuerpos celestes que carecen de atmósfera (como la luna) este fenómeno no se produce.

Merece la pena ver el vídeo Surprising Applications of the Magnus Effect de Veritasium, vía Io9, completo porque recoge algunas aplicaciones —o intentos de aplicaciones— prácticas de dicho efecto.

Compartir en Facebook  Tuitear