Categoría: Curiosidades

Este es el asentamiento humano más remoto —y no es la Estación Espacial Internacional

Concordia Station Large

En Gizmag, Concordia – science at the edge of the world,

La estación polar Concordia es el asentamiento humano más aislado e inhóspito, y para llegar hasta ella hay que viajar más lejos y durante más tiempo que para alcanzar la Estación Espacial Internacional. Concordia es una instalación que la Agencia Espacial Europea utiliza para investigar los efectos sobre el cuerpo humano que tienen los vuelos espaciales de larga duración.

Llegar por tierra hasta la Estación Polar Zebra Concordia, siuada en la región Antártica, en el Polo Sur, en una meseta a 3.200 metros sobre el nivel del mar, supone recorrer 1.100 km en un viaje de 12 días; las pequeñas entregas pueden hacerse directamente en avión, pero sólo cuando el clima lo permite. Durante seis meses al año la estación Concordia resulta inaccesible tanto por tierra como por aire, y durante ese tiempo sus habitantes tienen que apañárselas solos.

En la región donde se sitúa la base la temperatura promedio anual es de 50° bajo cero, que en invierno pueden llegar hasta los 80° bajo cero.

No sólo la base Concordia está situada en el desierto más grande del planeta —está despoblado, no hay vida animal ni vegetal, apenas llueve y el clima es extremadamente seco— sino que además la base más próxima, la rusa Vostok, está situada a 600 km, casi el doble de la distancia a la que está situada la Estación Espacial Internacional (322 km sobre la superficie terrestre).

Foto: Agencia Espacial Europea.

Anotación relacionada: El polo inaccesible, un punto geográfico en medio de ninguna parte.

Se utilizan 893.350 kilómetros de fibra de carbono para fabricar un BMW i8

Según BMW, «la longitud de la fibra de carbono empleada en el BMW i8 mide 893.350 kilómetros, 2,3 veces la distancia entre la Tierra y la Luna».

De entrada la enormidad de esa cifra puede resultar entre sorprendente y difícil de creer. Pero se debe a que la fibra de carbono que da forma al vehículo se fabrica partiendo de hilillos de entre 5 y 10 micras de grosor (mucho más finas que un cabello) formados principalmente por átomos de carbono unidos por cristales.

Para formar un solo hilo de fibra de carbono hay que trenzar miles de estas fibras. Después el hilo se teje y convierte en tela de carbono, su presentación más conocida —que seguramente habrás visto alguna vez colocar en moldes y cubrir con resina para fabricar piezas rígidas.

El proceso de fabricación de la fibra de carbono se puede ver en la primera parte de este vídeo,

Así que se necesitan literalmente miles y hasta cientos de miles de kilómetros de esa fibra para fabricar algo tan grande como un coche. El resultado es un vehículo hasta un tercio más ligero que su equivalente en acero pero que resulta más fuerte en rigidez y resistencia a los golpes.

El BMW i3 también utiliza la fibra de carbono en buena parte de su estructura, lo que lo convierte en un coche ligero teniendo en cuenta que se trata de un vehículo totalmente eléctrico — el peso de las baterías es notablemente mayor en comparación con el peso de un motor de combustión. Y precisamente el peso de un vehículo determina en gran parte cuáles serán sus prestaciones y su consumo, funcione con combustible o con electricidad.

A la caza del mito de una máquina capaz de provocar un terremoto

Buena ocasión para revisitar el capítulo de los Cazadores de Mitos Miniature Earthquake Machine, en el que prueban a construir una máquina generadora de terremotos como la que la historia le atribuye a Nikola Tesla y que ya mencionamos hace algún tiempo a colación de la caída del puente colgante de Tacoma Narrows,

El capítulo cazaba el mito de la máquina generadora de terremotos que supuestamente había probado con éxito nuestro admirado Nikola Tesla: un pequeño aparato vibrador que, acoplado a cualquier estructura (un edificio, un puente...) y ajustado a la frecuencia adecuada para cada caso (mediante ensayo y error), era capaz de causar una destrucción similar a la que provocaría un terremoto de mediana intensidad.

En este episodio después de probar fallidamente varios ingenios basados en los planos del invento de Tesla, los cazadores construyen uno con el que consiguen hacer vibrar ligeramente un enorme puente de acero. El aparato, que apenas tiene el tamaño de una barra pan, genera vibraciones a baja frecuencia que se hacen sentir por toda la estructura en un radio de 30 metros desde el punto de origen. Sin embargo, en tanto la vibración no era suficientemente fuerte para derribar el puente (aunque sí para causar cierto temor a los presentadores) el mito fue desechado.

China ha usado más cemento en tres años que EE UU en todo el Siglo XX

Desde el Departamento de datos alucinantes, Have You Hugged a Concrete Pillar Today?, vía Sploid,
[Para el historiador Vaclav Smil] el cemento es el material más importante hecho por el hombre, tanto por la cantidad producida cada año como por la masa total que hemos utilizado. El hormigón es, literalmente, la cimentación para el enorme crecimiento de las zonas urbanas, un factor decisivo en la reducción a la mitad de la pobreza extrema desde 1990. En 1950 el mundo fabricaba más o menos la misma cantidad de cemento (ingrediente clave para hacer hormigón) que de acero; en el año 2010 la producción de acero se había multiplicado por ocho, mientras que la producción de hormigón se había multiplcado por 25.

Como muestra, así era Shanghai en 1987 y así en 2013.

En el vídeo Vaclav Smil: Making the Modern World, subtitulado en inglés, el historiador habla de otros logros, desarrollos y materiales que hacen posible el mundo moderno, y también algunas de sus incongruecias,

En 1972 de promedio un coche americano consumía unos 19 litros por cada 100km recorridos, y en la actualidad consumen la mitad, unos 9 litros por cada 100 km. Una mejora tremenda en la eficiencia. ¿Pero qué ha ocurrido con los coches? Que más de la mitad de los coches que circulan no son coches. Hay todoterrenos, camionetas, pickup y monovolúmenes. En lugar de pesar sólo 1 o 1,1 toneladas el peso promedio de los coches es ahora de 1,7 toneladas y por tanto no hay ahorro de ningún tipo en realidad.


Doing the Math on Aluminium Cans — GatesNotes.

También merece la pena echar un vistazo al gráfico que explica por qué no ahorramos aluminio aunque las latas de refresco se fabriquen hoy con menos aluminio que las de 1980.

Anteriormente, en la categoría Curiosidades