Por @Wicho — 20 de Abril de 2015

Lightning con librea Williams/Rothmans

Un curioso crossover entre el aerotrastorno y la Fórmula 1, 15 Classic Warplanes Painted To Look Like Racecars reúne algunos de los trabajos de Claveworks Graphics de la serie Fantasy Racing Teams, donde hay muchos más que ver.

Jaguar con colores Renault

De hecho en la web de Claveworks hay –entre otras cosas– un montón de material que ver para aerotrastornados con distintas aeronaves, vehículos, y naves espaciales con libreas de fantasía.

Así que ojito con hacer clic si eres aerotrastornado y tienes algo que hacer que no sea procrastinar. Y ojo también con la tarjeta de crédito, que se pueden comprar en alta resolución, en forma de camiseta, como pósters…

(Vía RT de @retiario).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Abril de 2015

Logotipos Adaptables Responsive de Joe Harrison

El diseño web responsive o adaptable es aquel en el que las páginas web cambian ‘automáticamente’ según al tamaño de la pantalla o según cuál sea el dispositivo desde la que se consultan (un ordenador, móvil o tablet) de modo que su presentación en todos ellos sea óptima en cada caso, o al menos que sea la más adecuada. O la menos mala.

Partiendo del mismo principio de adaptabilidad Joe Harrison tiene un par de experimentos chulos al respecto:

  • Responsive Logos en el que se puede ver cómo una selección de logotipos se adaptan y cambian dependiendo del ancho de la página, pero manteniendo su identidad (para verlos en acción modifica el tamaño de la ventana del navegador o rota el dispositivo.)
  • Responsive Icons es un proyecto parecido y origen del anterior. En este caso el principio se aplica a iconos que igualmente se adaptan dependiendo del ancho, incorporando o prescindiendo de complejidad para «preservar el nivel de simplicidad acorde con el tamaño de la pantalla».

* * *

Un artículo de hace ya un tiempo pero que viene al caso repescar: ¿Cómo podemos traducir “Responsive Web Design”?

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 16 de Abril de 2015

Chylo en el MIAU
Una obra de Chylo en el MIAU

Me ha encantado la historia acerca del MIAU que cuenta The Guardian en How embracing graffiti stopped one Spanish village going to the wall.

El MIAU es el Museo Inacabado de Arte Urbano, situado en las calles de Fanzara, un pequeño pueblo de poco más de 300 habitantes a unos 80 kilómetros al norte de Valencia, en la provincia de Castellón.

El MIAU surgió como una iniciativa de Javier López y Rafa Gascó para intentar evitar que el pueblo desapareciera del mapa como le está pasando a tantos otros pueblos de España en los que cada vez queda menos gente joven.

El objetivo de Javier y Rafa era convertir el pueblo en un museo de arte urbano, usando las paredes del pueblo como lienzo para los artistas, pero era una idea cuando menos arriesgada y a priori complicada de vender a personas de 70 y pico y 80 y pico años, la mayoría de las cuales no tenían ni idea de qué es ni de que existe el arte urbano.

De todas formas, obtuvieron los permisos necesarios, pensando que en el peor de los casos bastaría con pintar por encima de las obras si la idea resultaba un fracaso.

Se llevaron a 15 de los artistas urbanos españoles más conocidos al pueblo, alojándolos y dándoles de comer en casas particulares.

A los artistas no se les dijo qué podían pintar y qué no, sólo donde podían hacerlo; sólo se les pidió que tuvieran en cuenta qué tipo de gente iba a ver las obras a diario.

Y pronto había 44 obras decorando las paredes del pueblo y se empezó a extender el interés por el MIAU, tanto por parte de gente que acude a verlo como por parte de universidades y otros artistas.

De hecho ahora se encuentran con que les falta espacio, aunque ahí viene la I de Inacabado: las obras tienen un plazo de vida determinado y serán sustituidas por otras cada cierto tiempo.

En una noticia relacionada, Google anunciaba hace poco que había duplicado el número de obras recogidas en su Street Art Project.

(La historia del MIAU, vía @Retiario).

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 16 de Abril de 2015

Chase Me es el trailer (o un corto muy corto) de una película impresa en 3D en la que la niña protagonista y los elementos de los decorados están todos ellos fabricados con una impresora 3D.

Esto significa que para que la niña camine por el bosque es necesario imprimir decenas de modelos de la niña con pequeñas variaciones de forma y tamaño para que, por la técnica del stop-motion (fotografías sucesivas pasadas como fotogramas de vídeo) crean la ilusión del movimiento. La técnica utilizada es similar a cuando se hace una película de animación, salvo que en lugar de renderizar en pantalla cada fotograma los elementos de éste se imprimen en resina — después se pintan a mano si es necesario.

En total 2500 objetos 3D impresos —unos 80 litros de resina, 6000 horas de impresión— y se utilizaron 12 modelos de impresoras 3D a lo largo de los dos años de trabajo. El cómo se hizo se puede ver en este otro vídeo, Making of Chase Me.

Compartir en Facebook  Tuitear