Categoría: Arte y Diseño

Concurso: diseñar un laberinto para el hotel Stanley, el de «El resplandor»

Maze-2

Hay un concurso en marcha para el diseño de un laberinto gigante de unos 900 metros cuadrados en el hotel Stanley, el «Overlook» de la película El resplandor (1980) de Stanley Kubrick, basada en un libro de terror de Stephen King y sobre cuyas curiosidades hemos comentado por aquí ya varias veces.

El hotel original que aparece en la película (al menos su fachada) es en realidad el Timberline de Mount Hood, Oregón. Para el interior y parte de la parte trasera se utilizó un decorado en los estudios Elstree de Inglaterra; las diversas estancias interiores están inspiradas en las de otros hoteles. Eso sí: el Stanley es el hotel en el que Stephen King pasó unos días realmente y se inspiró para su novela.

Themaze-Kubrick

El laberinto gigante del Overlook tampoco existía y era un decorado; de hecho en vez de nieve se usaron relleno de poliestireno y 900 toneladas de sal. De hecho es un elemento que aparece en la película porque otras opciones que se manejaron, como la aparición de animales del bosque en un entorno natural, eran demasiado caras. El hotel Stanley actual tiene un pequeño laberinto pero no es del tamaño ni forma del de la película.

En El resplandor el tamaño del laberinto es también otra fuente de debate muy curiosa: por un lado el protagonista puede verlo en una maqueta de la recepción del hotel, donde parece de un tamaño relativamente pequeño. Pero en otra «escena aérea» se ve simplemente gigantesco – muy al estilo de los laberintos de maizales.

En fin: a los que nos gustan los laberintos de este tipo nos congratula que vaya a haber uno más en el mundo.

(Vía Colossal.)

Las interfaces del universo de Star Wars, analizadas con detalle

Dino Ignacio ha hecho una remezcla con comentarios acerca del Episodio IV de La guerra de las galaxias concentrándose en todos los elementos de interfaz en los que los protagonistas interactúan con máquinas, puertas, pantallas, palancas, interruptures y botones.

El resultado es un repaso a algunos de los grandes detalles –ya viejunos, en algunos casos– de la saga de George Lucas. Y resulta especialmente interesante sobre todo porque las máquinas corresponden no ya a diferentes grupos humanos (y «sistemas», se supone) sino a diferentes seres y razas incluso.

Interfaz Star Wars (inglés)
La leyenda junto al haz tractor en la película original de 1977

Interfaz Star Wars (Imperial)
La misma gráfica con tipografía Imperial (Aurebesh) en la versión de 2004

Una de las curiosidades que bien conocen los fans es que muchos de los instrumentos de las naves y ordenadores incluían leyendas en perfecto inglés y números arábigos, algo un tanto «anacrónico» para un universo situado hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Esto fue corregido en la edición especial de 2004.

(Vía The A.V. Club.)

Cómo argumentar sobre la importancia del diseño y de los diseñadores

Braun PD 500 1968 — Dieter Rams
Braun PD 500 | Dieter Rams, 1968

Tom Coates, A extremely quick and rough attempt to explain design and designers to people from other disciplines.

Uno de los problemas con los que nos encontramos los diseñadores es la flatulencia mental de quienes no logran entender que los diseñadores somos fundamentales para hacer que las cosas resulten atractivas.

Para empezar, sí que somos fundamentales. Una gran parte del trabajo del diseñador es resolver cómo comunicar el producto, cómo venderlo y cómo lograr que la experiencia de utilizarlo resulte evocadora, emocional y agradable. Pero hay más habilidades que entran dentro de la disciplina del “diseño” y cualquier diseñador con el que te encuentres los conocerá en mayor o en menor medida.

(...)

Es fácil decir que el aspecto visual es lo menos importante —“simplemente dale color”— y me rebelo contra eso. A ese “dale color” es a lo que la gente reaccionará primero, lo primero que verán, el primer encuentro con tu producto. Y además “dar color” es algo condenadamente difícil de hacer bien. Un diseñador capaz de conseguir un producto evocador aunque desconozca sus interioridades no es peor que alguien que sabe desarrollar una idea pero que no es capaz de comunicarla correctamente. Unos y otros tienen distintas virtudes que hay que equilibrar.

Relacionado, Una visita a los productos y diseños de Braun desde 1960.

Una visita a los productos y diseños de Braun desde 1960

Tocadiscos-Braun-Sk-5
El tocadiscos Phono Super SK 5 de Braun | Dieter Rams y Hans Gugelot, 1958

Cuando Dieter Rams se hizo cargo de los diseños de la marca Braun hacia 1960, la compañía comenzó a comercializar algunos de los productos de consumo más icónicos y memorables, muchos de los cuales son referencia en el diseño funcionalista en el que la función prevalece sobre la mera apariencia.

Braun-Ab-21-Despertador
El despertador Braun AB 21 de Braun | Dieter Rams y Dietrich Lubs, 1978

En Braun Electrical de Das Programm, vía Designboom, recopila algunos de los diseños más importantes de Braun, incluyendo equipos de audio y fotografía, material impreso y promocional y electrodomésticos pequeños.

Anteriormente, en la categoría Arte y Diseño