Por @Wicho — 4 de Julio de 2016

Las unidades de memoria de las cajas negras
Las unidades de memoria de las cajas negras; a la izquierda la del CVR, a la derecha la del FDR

Aunque las dos cajas negras del vuelo EgyptAir MS804, desaparecido el 19 de mayo de 2016 sobre el Mediterráneo cuando volaba entre París y El Cairo, resultaron dañadas en el impacto y fue necesario enviarlas a Francia para que la Bureau d'Enquêtes et d'Analyses las reparara tanto los contenidos de la memoria del grabador de datos de vuelo (FDR) como los de la memoria del grabador de voz (CVR) han podido ser recuperados tras las pertinentes reparaciones.

Un análisis preliminar de los datos del FDR, que están en manos de la autoridades egipcias desde el 29 de junio, es consistente con las señales que se habían recibido vía el sistema ACARS que indicaban la presencia de humo en la bodega de equipos electrónicos situada debajo de la cabina de los pilotos y en el baño delantero del avión; los datos cubren el vuelo entero, desde su partida del aeropuerto Charles de Gaulle hasta que se cortan con el avión a 37000 pies de altura, algo más de 12000 metros.

Los datos del grabador de voz aún no han sido empezados a analizar; por ahora sólo ha constancia de que se puede acceder a ellos.

Queda aún mucho trabajo por hacer en cuanto al análisis de los datos de los dos grabadores de vuelo y de los restos del avión, que aún siguen siendo recuperados, pero el poder contar con los datos del FDR y del CVR da esperanzas de que la causa del accidente podrá ser dilucidada con más facilidad.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 1 de Julio de 2016

Xxgcyurkk9o3bthaztnq

En abril un Joshua Brown publicó un vídeo en el que mostraba como la función de piloto semiautomático le salvaba ante una más que probable colisión lateral: el conductor no vio el camión que venía por su izquierda, pero los sensores de proximidad del Tesla S sí lo detectaron.

Joshua Brown, de 40 años, autor del vídeo es la víctima que murió ayer a bordo de ese mismo Tesla S que previamente le había salvado, según se puede leer en Driver killed in Tesla Autopilot crash filmed a close call earlier this year, vía Jalopnik.

En el blog de Tesla, A Tragic Loss,

Se trata de la primera muerte conocida en los más de 200 millones de kilómetros que han recorrido los coches Tesla con la función del piloto automático activada. En EE UU se produce una víctima mortal cada 150 millones de kilómetros recorridos. De promedio, en el mundo, se registra una víctima mortal de tráfico cada 100 millones de kilómetros recorridos.

Las cifras demuestran muy claramente que, todavía en sus inicios y todavia en «versión beta» el piloto semiautomático de Tesla es más seguro que la conducción humana.

El piloto automático de Tesla es un ejemplo de tecnología efectiva que cumple su objetico de hacer más segura la circulación. En cambio no existe en el mundo un ejemplo de tecnología infalible.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Junio de 2016

NY – Sevilla

A las 6:30 UTC del 20 de junio de 2016 el avión eléctrico Solar Impulse 2, con Bertrand Piccard a los mandos, despegaba del aeropuerto JFK de Nueva York rumbo a Sevilla, a donde espera llegar en poco más de cuatro días, dependiendo fundamentalmente de los vientos que se encuentre de frente y de los posibles desvíos que tenga que hacer para evitar condiciones meteorológicas adversas.

Piccard antes de despegar
Piccard antes de despegar

Durante este tiempo Piccard no podrá abandonar la cabina del SI2, en la que tendrá que pilotar, comer y beber, dormir, y hacer todas sus necesidades, un poco como los astronautas de los programas Mercury o Gemini. Lo del sueño es especialmente complicado, ya que tendrá que apañárselas con siestas de unos veinte minutos.

Leer anotación completa: «El avión eléctrico Solar Impulse 2 parte de Nueva York rumbo a Sevilla»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 17 de Junio de 2016

Las unidades de memoria de las cajas negras
Las unidades de memoria de las cajas negras; a la izquierda la del CVR, a la derecha la del FDR

Pocas horas después de localizar y recuperar la unidad de memoria del CVR, el grabador de audio de la cabina, también ha sido localizada y recuperada la unidad de memoria del FDR, el grabador de datos de vuelo del EgyptAir MS804, desaparecido en medio del Mediterráneo el 19 de mayo de 2016.

Las dos han sido localizadas y recuperadas por el John Lethbridge, el barco especializado en operaciones de rescate contratado por las autoridades egipcias para la operación de búsqueda de los restos del MS804.

Con esto las autoridades tienen en su poder la parte fundamental de las dos cajas negras del avión.

Si las unidades están buen estado se intentará acceder a sus datos en los laboratorios del Departamento Central de Investigaciones Aéreas egipcio; si es necesario una reparación menor también serán ellos los que se encarguen de estay de la posterior lectura de los datos. Sólo en caso de que las unidades de memoria estén muy dañadas habría que enviarlas al fabricante para intentar su reparación.

De todas formas, si tenemos en cuenta que las unidades de memoria del vuelo AF447, estrellado en medio del Atlántico el 1 de junio de 2009, funcionaron a la perfección tras pasar cerca de dos años bajo el agua, mucho más tiempo de aquel para el que habían sido certificadas, es de suponer que con las del MS804 no haya ningún problema.

Acceder a los parámetros de funcionamiento del avión antes del accidente y a las conversaciones de los pilotos permitirá avanzar de una vez en el esclarecimiento de las causas del accidente, aunque aún pueden pasar varias semanas antes de que haya un informe preliminar al respecto.

Y, en cualquier caso, el análisis de los datos de las cajas negras es sólo parte de una investigación mucho más exhaustiva que incluirá el estado físico y mental de los pilotos y resto de la tripulación, el historial del avión, y muchos otros factores.

Un accidente aéreo normalmente se produce por una cadena de errores, no por una causa única, y aunque nadie puede hacer nada ya por las víctimas –sólo ofrecer una explicación a sus seres queridos– lo que se aprenda de este accidente, igual que de todos los demás, debería servir para hacer aún más seguro volar en avión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear