Por Nacho Palou — 30 de Marzo de 2009

Una cámara con micrófono montanda sobre uno de los cohetes de combustible sólido (SRB) de la lanzadera espacial Atlantis, permite ver en primera persona el proceso completo de una jornada de trabajo típica de este artilugio: desde que ayuda a que la nave despegue hasta que el propulsor cae al océano,

es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo.

Los primeros minutos, en los que parece que no ocurre nada, es el lanzamiento. Después ambos SRB se separan (se ve caer y alejarse a su gemelo) y finalmente comienza la caída libre hasta que se abren los paracaidas y el cohete acaba flotando en el mar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear