Por @Alvy — 27 de Mayo de 2016

La Esfera de Boltzmann

David Casas nos avisó del lanzamiento de La esfera de Boltzmann, su primera novela corta, de unas 140 páginas, que mezcla física futurista con unos personajes muy creíbles y una narración fluida.

El relato está contado desde el punto de vista de un periodista de un futuro cercano invitado a un experimento de proporciones colosales. Se trata de entender y narrar para el gran público los progresos de un científico puntero  que ha recibido un premio Nobel y diseñado una máquina con forma de gigantesca esfera en la que suceden cosas inusuales. Quien haya oído alguna vez hablar de Ludwig Boltzmann sabrá que vivió (y murió) tratando de hacer avances en el entendimiento de la esencia de los átomos, cuya existencia a finales del siglo XIX todavía era una idea controvertida. Boltzmann desarrolló conceptos probabilísticos aplicables a la mecánica atómica, a las leyes de la termodinámica y, el quizá más interesante: el concepto de entropía.

Una constante de nuestro universo lleva el nombre de Boltzmann y en la novela también así se llama la máquina, que aprovecha el fantástico hecho de que esa constante se pueda alterar y no sea «tan constante». Eso tiene grandes implicaciones relacionadas con la entropía (que es pocas palabras es el «aumento del desorden» en el universo) a nivel microscópico y macroscópico y con todo lo que sucede durante los días que dura el experimento. La novela está salpicada también de ordenadores cuánticos, reactores de fusión, el Diablo de Maxwell, criptografía, biología e infinitos detalles físicos más que se pueden ir descubriendo de forma divulgativa tal y como hace el periodista protagonista.

Los personajes, medio científicos medio «locos jugando a ser Dios» analizan puntualmente las implicaciones sociales del invento y sus derivadas, a la vez que dan cuenta de los experimentos cada vez más peculiares que van realizando en un laboratorio que se encuentra bajo los efectos de una especie de Día de la marmota. Además de eso tienen sus tensiones entre ellos, sus enfrentamientos, secretos y con el paso del tiempo todo eso le da cierto ritmo al relato.

La esfera de Boltzmann toca temáticas que hace que sea un libro «solo para adultos»; actualmente se puede adquirir en forma de eBook en Amazon por tan solo 2 euros. Merece totalmente la pena para relajarse y disfrutar en un par de horas de una historia de científicos enfrentados ante algo inusual en su pequeño universo. Además está perfectamente editado y su portada, como puede verse, es de una estética verniana-steampunk encantadora.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Mayo de 2016

Things come apart por Todd McLellan

Me ha encantado Things come apart, de Todd McLellan, uno de esos libros que hay que tener en formato árbol muerto.

Se trata de un libro de 35×25 centímetros y 128 en las que el autor presenta fotografías de 50 objetos desmontados en un total de 175 ilustraciones y 21959 componentes.

La mayoría de los objetos aparecen en dos composiciones, una ordenada y otra con sus componentes dispuestos «al azar».

Armónica deconstruida

Taladro deconstruido

Además, el libro incluye unos breves ensayos del autor sobre la importancia de recuperar el control de las cosas que utilizamos, una especie de oda al movimiento maker.

Y si te quedas pillado con sus imágenes, algunas de ellas están a la venta en formato póster en distintos tamaños y precios.

Relacionado,

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Mayo de 2016

Bill gates lectura verano 2016

En lo que ya se puede considerar un clásico de estas fechas, en 5 Books to Read This Summer Bill Gates sugiere cinco libros para leer este verano en la playa,

Relacionado,

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 17 de Mayo de 2016

Why Do Old Books Smell So Good? explica el origen del olor a libro, especialmente el particular olor tan propio de los libros viejos,

El papel se compone de pasta de madera, por lo que tiene gran cantidad de compuestos orgánicos. En concreto el papel tiene una gran cantidad de celulosa que está formada por moléculas de glucosa y lignina, otro polímero orgánico complejo que se encuentra en las células vegetales. Con el tiempo estos compuestos químicos reaccionan a la luz, a la temperatura y a la humedad del entorno y se comienzan a descomponer, liberando compuestos orgánicos volátiles (COV) que se convierten fácilmente en vapores o gases y se mezclan con el aire. Hay diferentes tipos de COV, de modo que el «olor a libro» varía dependiendo del fabricante del papel.

Además de los componentes orgánicos del papel, el olor a libro también tiene que ver con la tinta, la pintura, los adhesivos o cordeles y otros elementos usados en el encuadernado. Por ejemplo, si el libro emana un aroma floral es debido probablemente a la presencia de 2-etilhexanol, un tipo de alcohol orgánico con ese olor característico.

El olor de los libros antiguos también difiere del olor de los libros modernos al variar las técnicas y los químicos utilizados para su fabricación. Tal y como se explica en el vídeo, los COV y el olor de un libro son de hecho variables utilizadas por científicos e historiadores para datar libros antiguos o para deducir episodios de su historia, por ejemplo si han estado expuestos a la humedad o al humo.

Compartir en Facebook  Tuitear