Por @Wicho — 17 de Septiembre de 2017

La Luna, fría y resplandeciente, nos acompaña desde que tenemos uso de razón; desde que tenemos conciencia de especie. Dejamos confiados que cada noche nos acune y vigile con su ronda desde el cielo mientras jugamos con ella a su perpetuo orí. Creemos conocer todos sus secretos, pero…

¿Qué es realmente la Luna?

¿Ha estado siempre ahí? ¿Por qué sólo nos muestra una de sus caras? ¿Qué nos oculta? ¿Por qué no hemos vuelto a ella desde 1972? ¿Qué ocurriría si su órbita se alterase súbitamente? ¿Sería posible la vida en la Tierra sin ella? ¿Y si su presencia en el cielo no es casual? ¿Y si está relacionada con la misma esencia del ser humano, con su despertar?

En el año 2020, al poco de comenzar a trabajar en el Proyecto de Medición Lunar Láser de la Universidad de Texas, Ken Dean descubre que la Luna no sólo está a más distancia de la Tierra de lo que dicen las cifras oficiales sino que además intuye que se está alejando a un ritmo cada vez más acelerado.

Pero cuando expone sus conclusiones al jefe del proyecto éste se encarga de poner en duda los resultados de sus cálculos y de desarmar su línea de investigación. Y es que lo que no puede imaginar Ken es no sólo que tiene toda la razón sino que se ha descubierto uno de los secretos mejor guardados desde hace décadas por gobiernos y algunas de las empresas más poderosas de todo el mundo.

De hecho hace años que hay en marcha un proyecto que pretende minimizar las consecuencias de ese alejamiento progresivo de la Luna de la Tierra, un ambiciosísimo proyecto que no va a reparar en gastos y cuyos responsables no van a pararse mucho en plantearse las consecuencias de lo que hacen porque sus acciones tienen un fin que ellos entienden que justifica los medios.

Total, sólo está en juego la supervivencia de la humanidad…

Mezclando hechos y datos reales con buenas dosis de ficción y usando lo que dicen algunas teorías conspiranoicas como nexo entre la realidad y la ficción de su novela, Rubén Azorín construye en Apogeo un complejo entramado de personajes y lugares, repartiendo la acción a lo largo de décadas, con saltos adelante y atrás, que poco a poco va cobrando cada vez más sentido hasta que al final todo encaja.

Eso sí, es necesario leer las dos partes para que esto suceda: Luna: Apogeo y Luna: Nuevo mundo. Cuestan tres euros cada una en Amazon.

Y ya sólo queda esperar a que Rubén termine con el tercer volumen de la saga para ver cómo termina todo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Septiembre de 2017

En 1977 el novelista Philip K. Dick (1928-1982) explicó en sus propias palabras cómo una revelación le mostró que podríamos estar viviendo en una realidad simulada, algo que quedó plasmado en muchas de sus obras en las que el mundo no es lo que parece, sino algo fabricado para de algún modo alimentar nuestras mentes, controlarnos o algo peor.

Que el protagonista del vídeo hiciera estas afirmaciones no es extraño; como decía mi amigo Juanma «Dick era una mente privilegiada en muchos sentidos, aunque también un drogadicto paranoide». Son bien conocidas sus obsesiones por las drogas (LSD incluido, la droga de moda de los años 50 y 60) y que en esos «estados alterados de consciencia» atribuía todo tipo de personalidades y propiedades a las «visiones» sobre las que luego escribía. Esto fue magníficamente retratado en La experiencia religiosa de Philip K. Dick por el dibujante de cómics Robert Crumb (otro que tal; también era un genio bastante aficionado al LSD).

La obra escrita de Philip K. Dick abarca decenas y decenas de novelas y relatos. Si nos fijamos únicamente en la selección que acabó siendo adaptada al cine –probablemente la crème de la crème– nos podemos encontrar con auténticas obras maestras del género. Por mencionar solo algunas, en orden cronológico:

Casi todas ellas tienen un factor común: el de las realidades alternativas o simulaciones en que viven los personajes. Las memorias de los replicantes de Blade Runner son fabricadas; el pasado del protagonista de Total Recall (Desafío total) ha sido borrado y reconstruido; el futuro puede verse (y alterarse) en Minority Report, al protagonista de Paycheck le borran la memoria tras cada trabajo que realiza; El hombre en el castillo se desarrolla en una realidad alternativa en la que los nazis ganaron la guerra y en The Adjustment Bureau (Destino oculto) unos hombres de negro manipulan la realidad del presente para que la historia siga el curso «correcto»…

PKD experience

También está el caso de la más reveladora al respecto, El show de Truman, cuyo guión se parece «sospechosamente» al de Tiempo desarticulado, un relato corto de Dick. Y otras con temáticas similares como Origen o incluso Abre los ojos (que recuerda poderosamente a Ubik, una de las mejores novelas de Philip K. Dick).

Naturalmente, no podía quedar fuera Matrix, que lleva la marca Wachowski en el guión pero que sin duda bebe de estas y otras muchas fuentes (suelen mencionarse Nivel 13 y Dark City). Quizá fue la que más popularizó esa idea de que «vivimos en una simulación informática» pero Philip K. Dick ya se había explayado sobre esa misma idea veinte años antes de Matrix:

En los 27 años que llevo escribiendo nunca había tenido una explicación teórica o consciente de mis preocupaciones por estos «pseudomundos pluriformes», pero creo que ahora lo entiendo: eran una especie de manifestación de múltiples realidades tangentes a la más actualizada, que es en la que más gente está de acuerdo por consenso (…) Una chica que se me apareció en una visión que tuve me decía que muchos de mis trabajos de ficción eran de hecho realmente ciertos. He escrito esos sueños novela tras novela, en los que aparecen otras realidades (…) Estamos viviendo en una realidad programada por ordenador y la única pista que tenemos es cuando alguna variable «cambia» y ocurre alguna alteración en nuestra realidad. No conozco a nadie que haya hecho esta afirmación antes, pero sospecho que mi experiencia no es única (…)

Seguramente se pueden encontrar referencias incluso anteriores (aunque los ordenadores tal y como los conocemos no son tan anteriores), llegando hasta, digamos, el mismísimo Platón. Sin ir más lejos está la teoría de los universos paralelos múltiples de Hugh Everett de los años 1950, que todavía mantiene el tipo… Pero hay que atribuirle cierto mérito a Dick por hacer tamaño asunto tan digerible y entretenido. Aunque estuviera de LSD hasta las cejas y señoras le dijeran cosas en mundos de colores, eso está claro.

Sus novelas sin duda inspiraron a mucha gente al apasionante mundo del pajamentalismo de las realidades alternativas, tanto en el campo de la ciencia como de la ciencia ficción. Al respecto recomiendo revisitar el ya clásico ¿Vivimos en una realidad virtual? que recuperamos actualizado hace tiempo. Según Philip K. Dick si muchos llegamos a un consenso de que la realidad es otra podríamos cambiarla. Intrigante.

(Vía Open Culture.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 14 de Septiembre de 2017

The Saturn SystemEl principal legado de la misión Cassini/Huygens son los 653 GB de datos que ha transmitido a la Tierra durante los trece años de su misión. De ellos han salido ya 3.948 artículos científicos, aunque con toda seguridad en los próximos años aún saldrán más según científicos de todo el mundo sigan trabajando con esos 653 GB de datos.

Aunque sin duda para el común de los mortales lo más espectacular de la misión son los montones y montones de imágenes que nos deja la misión, aproximadamente unas 450.000. Están disponibles en la web de Ciclops, Cassini Imaging Central Laboratory for Operations, el laboratorio de procesado de imágenes de la misión.

Pero un buen punto de partida antes de perderse en la base de datos de Ciclops es el libro The Saturn System Through the Eyes of Cassini, que recoge cerca de un centenar de las mejores imágenes de la misión.

Saturno, sus lunas, Cassini propiamente dicha… un montón de imágenes evocadoras, algunas de ellas casi abstractas hasta que lees la descripción y entiendes lo que estás viendo, pero todas ellas preciosas y evocadoras de esta gran misión que toca a su fin.

Vistas de Saturno
Dazzling Color + Atmospheric Illusion + Light from Many Paths

Está disponible en varios formatos, incluido el PDF de toda la vida, aunque son más recomendables los formatos de libro electrónico, ya que incluyen enlaces a las fichas originales de las fotos y a algunos vídeos y animaciones relacionados con las imágenes que salen en el libro.

El libro, aunque fue publicado el 11 de septiembre de 2017, ya habla de Cassini en tiempo pasado. Y es que a Cassini le queda un día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 9 de Septiembre de 2017

Jerry Pournelle por Geo RuleJerry Pournelle, el conocido escritor de ciencia ficción y columnista informático acaba de morir en su casa de California a los 84 años mientras dormía. No es una mala forma de irse.

Le tenía un tanto perdida la pista, tanto que de hecho me ha sorprendido saber que aún seguía vivo, y nunca he sido especialmente fan de sus libros, aunque supongo que podría recomendar La paja en el ojo de Dios y El martillo de Lucifer, ambos escritos en colaboración con Larry Niven.

Pero sí fui muy fan de Chaos Manor, su columna en la mítica revista Byte, escrita desde el punto de vista de un usuario y no de un informático:

Esta será una columna por y para los usuarios de ordenadores, y con raras excepciones no discutiré en Chaos Manor nada que no haya instalado e implementado. En Chaos Manor tenemos usuarios de ordenadores con grados de sofisticación que van desde de mi hijo de 9 años hasta un asistente universitario y yo mismo. (Yo mismo no soy la última palabra en sofisticación, pero me siento aquí y le doy mucha caña esta máquina; si no puedo hacer que algo funcione, se necesita un experto.)

Que quede claro, entonces: la propia naturaleza de esta columna limita su alcance. No puedo hablar de nada que no pueda ejecutar en mis máquinas, ni tampoco es probable que hable de cosas que no me sirven para nada.

Soy muy fan también de su Ley de Hierro de la Burocracia:

…en cualquier organización burocrática habrá dos clases de personas: las que trabajan para promover los objetivos reales de la organización, y las que trabajan para la propia organización. Ejemplos en la educación serían los maestros que trabajan y se sacrifican para enseñar a los niños, en comparación con los representantes sindicales que trabajan para proteger a cualquier maestro, incluyendo a los más incompetentes. La Ley de Hierro establece que en todos los casos, el segundo tipo de persona siempre se hará con el control de la organización, y siempre escribirá las reglas bajo las que funciona la organización.

En cualquier caso, fan o no de sus obras, otro escritor de los de toda la vida, al menos para mí, que se nos va.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear