Por @Alvy — 17 de Febrero de 2017

He aquí una recreación «realista» (ejem) de cuánto combustible consume un cohete Saturno V durante su despegue, expresado en una unidad fácil de asimilar como es el volumen de un elefante.

Pero ojo cuidao: los cálculos están mal, porque según el vídeo se consumen 5.865 kg de combustible por segundo (que equivaldrían a 1,36 elefantes por segundo) pero en la conversión parece haberse perdido algo. Además según el tipo de combustible otros datos de la NASA el consumo podría ser en realidad el triple, unas 15 toneladas por segundo. Pero además es que en el propio vídeo no se aprecia que esa sea la velocidad a la que salen «volando» los elefantes (¡salen mucho más rápido!)

Pero bueno, lo importante es el concepto y que es divertido, que se suele decir.

(Vía Tony Rice.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2017

El vídeo capta diversos impactos de meteoritos contra la superficie de la Luna “y otros eventos” detectados desde el Automated Lunar and Meteor Observatory (Alamo). El Alamo emplea telescopios terrestres para observar zonas parciales del satélite con el fin de “determinar la cadencia y el tamaño de los meteoroides que chocan contra la superficie lunar.”

Los meteoroides tienen masas que van desde unas pocas décimas de gramos hasta unos pocos kilogramos, pero no tienen suficiente tamaño como para considerarse asteroides. Son el mismo tipo de objetos que, al alcanzar la Tierra, se queman en la atmósfera produciendo las estrellas fugaces en el cielo nocturno. En la Luna sin embargo, al no haber atmósfera, esos mismos objetos golpean contra el suelo.

La observación de este fenómeno contra la superficie lunar ayuda a entender su naturaleza y permite determinar su tamaño, difícil de medir de otro modo. También sirve para determinar el riesgo que suponen los meteoroides para las naves espaciales y satélites.

Los pequeños meteoroides se detectan cuando se queman en la atmósfera terrestre en las zonas del cielo que están cubiertas por los radares. Pero los meteoroides más grandes son menos comunes y requieren una superficie de detección más amplia, como la que forma de manera la natural la superficie de la Luna. La Luna proporciona una área de recolección de meteoroides de millones de kilómetros cuadrados visibles desde la Tierra.

A partir de esas observaciones se sabe, por ejemplo, que de promedio la Tierra recibe unas 33 toneladas meteoroides cada día, la mayoría de los cuales se queman en la atmósfera.

En el vídeo cada impacto dura una fracción de segundo porque está grabado en tiempo real: hasta la más lenta de esas rocas recorre 20 km por segundo (72.000 km/h) y la más veloz que se ha observado llegó a los 72 km por segundo (257.000 km/h). A esa velocidad hasta la roca más pequeña acumula una gran cantidad de energía: un meteoroide de 5 Kg de masa puede abrir en la Luna un cráter de 9 metros y levantar 75 toneladas de materiales del suelo.

Fuente: Lunar Impact Monitoring.

Relacionados,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2017

Rockwell nasa man moon
“Man on the Moon” (1967)
Norman Rockwell / NASA

En How We Get To Next, The Improbable, Bold History of Space Concept Art.

En 1966 [el dibujante e ilustrador] Norman Rockwell necesitaba un traje espacial, pero la NASA no quería dejarle uno. La agencia espacial le había contratado para que compusiera una imagen del aterrizaje en la Luna mucho antes de que tuviera lugar. Para hacerlo Rockwell necesitaba sabe cómo irían vestidos los astronautas. Necesitaba detalles. Para Rockwell representar contar la historia significaba conocer los detalles contenidos en la imagen completa. Sin embargo, debido al secretismo que rodeaba a la misión la respuesta de la NASA era la misma una y otra vez: petición denegada.

The Improbable, Bold History of Space Concept Art es un extenso y muy ilustrado artículo que repasa el origen y la historia de las “impresiones artísticas” tan habituales a la exploración espacial: naves, sondas por el espacio, astronautas en planeta extraños, colonias espaciales,... las ilustraciones permiten que el público pueda visualizar lo que es imposible ver: la visión de los genios que hicieron y que hacen posible la exploración del espacio.

Como ejemplo, este vídeo de 1955 producido por Walt Disney en el que Wernher von Braun (uno de los más importantes diseñadores de cohetes del siglo XX) explica visualmente cuál era el plan para alcanzar la Luna,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Febrero de 2017

Algas en el espacio esa
Las plantas pasaron 530 días en el espacio, únicamente cubiertas con un filtro para reducir la radiación.

En New Scientist, Primitive plants survive almost two years in outer space,

Un tipo de plantas primitivas son la última forma de vida terrestre en demostrar su capacidad para sobrevivir a la hostilidad del espacio, y durante muchos meses. Estas algas amantes del frío y procedentes del círculo polar se unen así al club de las formas de vida viajeras del espacio, junto con algunas bacterias, líquenes y hasta animales simples llamados tardígrados (...) Para ayudar a las plantas a sobrevivir previamente fueron desecadas y se les indujo un estado de inactividad para no reproducirse, ni necesitar alimento ni tampoco crecer.

Las algas pasaron 530 días en el espacio exterior en un panel exterior de la Estación Espacial Internacional, únicamente cubiertas con un filtro para reducir la radiación. Pero sobrevivieron al vacío, a temperaturas de entre -20° de noche y 47° durante el día, y a la exposición permanente a una dosis de radiación ultravioleta “que habría matado a la mayoría de las formas de vida terrestre”.

Todas las algas del “jardín especial” sobrevivieron menos una, reforzando un poco más la teoría de la panspermia — teoría que sostiene el origen extraterrestre de la vida en la Tierra, que fue traída por cometas. El experimento también ofrece pistas relacionados con la posibilidad de trasladar cultivos a colonias humanas o a otros planetas.

Fotografía: ESA/Roscosmos / New Scientist.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear