Por @Wicho — 24 de Abril de 2018

No se trata exactamente de nieve sino de partículas de polvo y hielo en el entorno del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, así como algunas estrellas de fondo y destellos producidos por el impacto de rayos cósmicos en el CCD de la cámara…

Pero esta animación creada por @landru79 con imágenes tomadas por la cámara Osiris de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea entre las 17:00:03.981 y las T17:25:17.017 del 1 de julio de 2016 es, para mí, la película de un cometa más alucinante que he visto nunca.

Y promete una versión en color, aunque mientras tanto puedes ir cotilleando su cuenta de Twitter, que está llena de auténticas joyas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 23 de Abril de 2018

EL próximo 5 de mayo la NASA tiene previsto enviar el aterrizador InSight rumbo a Marte, y junto con él van a viajar los primeros CubeSat que enviemos a otro planeta. Se trata de los Mars Cube One, dos CubeSat gemelos de seis unidades conocidos oficialmente como MarCO-A y MarCO-B aunque los miembros del equipo se refieren a ellos como Wall-E y Eva.

La misión de los Mars Cube One es retransmitir en tiempo real a tierra los datos de telemetría que envíe InSight durante la fase de entrada, descenso y aterrizaje, aunque no son críticos para el éxito del aterrizaje, ya que InSight, como todas las sondas y rovers que hemos enviado a Marte, tiene que aterrizar por sus propios medios. Y una vez que haya aterrizado está programado para retransmitir los datos del descenso a través de la Mars Reconnaissance Orbiter.

Impresión artística de Wall–E y Eva en el espacio

Pero si las cosas salen mal la información retransmitida por Wall-E y Eva actuaría como una especie de caja negra que facilitaría el trabajo de intentar averiguar por qué falló el aterrizaje.

Eso sí, nadie está seguro de que la pareja de CubeSats vaya a sobrevivir al viaje, ya que una de las características de este tipo de satélites es que usan componentes electrónicos estándar para abaratar costes en lugar de componentes certificados para funcionar en el espacio. Y Wall-E y Eva pasarán meses mucho más allá de la protección que supone la magnetosfera terrestre para los demás CubeSat que hasta ahora hemos puesto en órbita baja terrestre.

Pruebas antes del lanzamiento

En cualquier caso es un primer experimento interesante para estudiar la viabilidad de usar CubeSat como acompañantes de bajo coste de misiones más ambiciosas… o como componentes únicos de una misión que lance un cierto número de ellos a estudiar un astro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 23 de Abril de 2018

El experimento en cuestión junto a un vaso de papel

La misión Chang'e-4 del programa espacial chino, que será la primera de la historia en aterrizar en el lado oculto –que no oscuro– de la Luna tiene reservado un espacio para un experimento propuesto por estudiantes.

De las más de 200 propuestas la escogida es una especie de terrario de 18×16 centímetros dentro del que viajará un sustrato nutritivo en el que irán plantadas semillas de patata y de arabidopsis así como huevos de gusanos de seda. Llevará también un suministro de agua y el aire que quepa dentro, aunque los diseñadores del experimento cuentan con que las plantas germinen y produzcan oxígeno que permita seguir respirando a los gusanos de seda.

Para ello el contenedor tiene que ser mantenido a una temperatura de entre 1 y 30 grados Celsius aún a pesar de que en la superficie de la Luna la temperatura varía de por debajo de los -100 ºC a por encima de los 100 ºC. También está el problema de la luz, pues los días lunares duran 14 días terrestres seguidos por otros 14 días de oscuridad.

El experimento llevará una cámara y diversos sensores para ir recopilando datos de su desarrollo e incluso se especula con la posibilidad de que pueda llegar a transmitir imágenes en directo.

***

Está previsto que Chang'e-4 sea lanzada en noviembre o diciembre de 2018. Utiliza el hardware que se construyó como copia de seguridad de la misión Chang'e-3 así que también constará de un aterrizador y un rover.

Chang'e 3 en la superficie de la Luna
El aterrizador Chang'e 3 en la superficie de la Luna fotografiado por el rover Yutu – Chinese Academy of Sciences / China National Space Administration / The Science and Application Center for Moon and Deepspace Exploration / Emily Lakdawalla

Aunque antes China tendrá que lanzar el satélite que hará de relé de comunicaciones para la misión desde el punto L2 del sistema Tierra-Luna, pues si no sería imposible recibir ningún tipo de señal desde la Chang'e-4 ya que la Luna las bloquearía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 23 de Abril de 2018

AS11 40 5850
Fotografía: NASA.

Una bolsa de basura. Contiene desechos humanos y otros restos que debían quedarse en la Luna para controlar el espacio y el peso del módulo lunar antes de su despegue hacia el módulo en órbita que debía traer a los astronautas de vuelta a la Tierra. Y una bolsa de basura es lo que se ve en la primera fotografía que tomo en la Luna Neil Armstrong.

Estas bolsas eran conocidas como jettison bag, jettbag para abreviar:

Debido a que la cabina del módulo lunar era pequeña y los márgenes de peso para volver a la órbita lunar eran muy pequeños se utilizaron bolsas desechables para mantener la cabina libre de basura, como envoltorios de comida, bolsas de orina y equipo que ya no era necesario, incluyendo las hamacas tras el último período de descanso antes de partir. Por lo general se sacaba la basura con cada salida al exterior del módulo (...) En cada misión, excepto en el Apolo 11, se tiró una jettbag adicional al final de la visita a la luna a través de la escotilla, junto con las mochilas de soporte vital.

Y así, entre unas cosas y otras, sólo el Apolo 11 dejó hasta un centenar de objetos allí abandonados según consta en este detallado inventario. Eso además de la bandera, los instrumentos científicos y hasta una de las cámaras Hasselblad.

Se calcula que en total hay más de 170 toneladas de basura en la Luna, cantidad que resulta algo excesiva teniendo en cuenta que el hombre ha estado allí sólo en seis ocasiones. Y en la Luna no hay organismos ni fenómenos meteorológicos que ayuden a hacerla desaparecer.

Vía Fstoopers.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear