Categoría: Películas / TV

Obi-Wan no llevaba gayumbos y otras cosas raras de Star Wars

Obi-Wan no llevaba calzoncillos

En, The 6 Most Messed Up Things In 'Star Wars' No One Talks About,

Cuando Obi-Wan lleva a cabo su plan de ser asesinado por Darth Vader para convertirse en un fantasma-consejero lo único que deja tras de sí son su ropa y el sable. Y tal vez también su ropa interior, que debía oler bastante mal siendo el agua tan escasa como es en Tatooine. Y sobre todo cuando eres un ermitaño que vive en una cueva en medio de ninguna parte, que entonces las probabilidades de llevar la ropa interior recién lavada son entre bastante escasas y nulas.

O, lo que sería peor, Obi-Wan no llevaba calzoncillos.

Tema de meditación del día.

Espadachines (y un bonus de acción muy especial)

Ya sea con sables, dagas o espadas láser, los duelos de espadachines son una de las grandes diversiones del séptimo arte. Y da igual que los duelos tengan lugar en en escenarios medievales como los de La princesa prometida, en la antigua china o en el coliseo romano, y que estén protagonizados por mutantes, tipos con antifaz o los últimos inmortales en las calles de Nueva York.

Este montaje de ClaraDarko, titulado simplemente Sword Fights Movie Montage data de 2009 (aunque no lo habíamos visto hasta ahora) e incluye además como banda sonora Don’t let me be misunderstood de Santa Esmeralda, que también acompañó en Kill Bill con algunos de los duelos más salvajes y apasionantes del cine moderno.

(Vía AbadiaDigital.com.)

SuperBonus:

Action Women Movie Montage también de ClaraDarko, vía The Verge. Tras mantener un enorme dilema me quedo con Trinity (The Matrix).

Concurso: diseñar un laberinto para el hotel Stanley, el de «El resplandor»

Maze-2

Hay un concurso en marcha para el diseño de un laberinto gigante de unos 900 metros cuadrados en el hotel Stanley, el «Overlook» de la película El resplandor (1980) de Stanley Kubrick, basada en un libro de terror de Stephen King y sobre cuyas curiosidades hemos comentado por aquí ya varias veces.

El hotel original que aparece en la película (al menos su fachada) es en realidad el Timberline de Mount Hood, Oregón. Para el interior y parte de la parte trasera se utilizó un decorado en los estudios Elstree de Inglaterra; las diversas estancias interiores están inspiradas en las de otros hoteles. Eso sí: el Stanley es el hotel en el que Stephen King pasó unos días realmente y se inspiró para su novela.

Themaze-Kubrick

El laberinto gigante del Overlook tampoco existía y era un decorado; de hecho en vez de nieve se usaron relleno de poliestireno y 900 toneladas de sal. De hecho es un elemento que aparece en la película porque otras opciones que se manejaron, como la aparición de animales del bosque en un entorno natural, eran demasiado caras. El hotel Stanley actual tiene un pequeño laberinto pero no es del tamaño ni forma del de la película.

En El resplandor el tamaño del laberinto es también otra fuente de debate muy curiosa: por un lado el protagonista puede verlo en una maqueta de la recepción del hotel, donde parece de un tamaño relativamente pequeño. Pero en otra «escena aérea» se ve simplemente gigantesco – muy al estilo de los laberintos de maizales.

En fin: a los que nos gustan los laberintos de este tipo nos congratula que vaya a haber uno más en el mundo.

(Vía Colossal.)

Las interfaces del universo de Star Wars, analizadas con detalle

Dino Ignacio ha hecho una remezcla con comentarios acerca del Episodio IV de La guerra de las galaxias concentrándose en todos los elementos de interfaz en los que los protagonistas interactúan con máquinas, puertas, pantallas, palancas, interruptures y botones.

El resultado es un repaso a algunos de los grandes detalles –ya viejunos, en algunos casos– de la saga de George Lucas. Y resulta especialmente interesante sobre todo porque las máquinas corresponden no ya a diferentes grupos humanos (y «sistemas», se supone) sino a diferentes seres y razas incluso.

Interfaz Star Wars (inglés)
La leyenda junto al haz tractor en la película original de 1977

Interfaz Star Wars (Imperial)
La misma gráfica con tipografía Imperial (Aurebesh) en la versión de 2004

Una de las curiosidades que bien conocen los fans es que muchos de los instrumentos de las naves y ordenadores incluían leyendas en perfecto inglés y números arábigos, algo un tanto «anacrónico» para un universo situado hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… Esto fue corregido en la edición especial de 2004.

(Vía The A.V. Club.)

Anteriormente, en la categoría Películas / TV