Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2017

El vídeo Pixar Movie Evolution de Burger Fiction recopila escenas de películas de Pixar (y también de algunos cortos de la productora), desde fragmentos de Toy Story, y cortos anteriores como The Adventure of André y Wally B. (1984) hasta las últimas producciones, Cars 3 y Coco (2017).

Curiosamente, aunque cada película de Pixar es reconocible como tal por sí misma, puestas unas junto a otras se aprecian grandes diferencias en su aspecto y estética, movimientos, efectos,... también en la relación de aspecto, en la proporción o formato de la imagen que varía ligeramente incluso entre producciones de la misma época.

Sobre la evolución hay opiniones para todos los gustos. Hay quien opina que las más recientes han perdido cierto encanto, mientras que hay quien aplaude el logro visual que suponen teniendo en cuenta que son “dibujos”. Hechos por ordenador, eso sí. Si las primeras son lógicamente más toscas y primitivas (render de ordenador de la vieja escuela, parecido al que uno podía hacer en su ordenador personal con Pov-ray y similares) a las últimas se las puede acusar de ser demasiado fotorrealistas, con efectos visuales y escenas que hacen que te olvides de estar viendo “dibujos animados”.

También algunos títulos son más queridos que otros: Toy Story suele estar entre los primeros puestos de las listas de preferidas y Cars 2 lo mismo pero en la lista de las más odiadas. Esto es algo que tiene que en parte tiene ver con la edad que tenía el mismo espectador cuando vio una y otra y la impresión causada (el efecto novedad) de cada título en su momento. Desde luego que Pixar no es perfecta, pero casi todas sus películas tienen una buena valoración del público (en IMDB, por ejemplo), y más allá del aspecto visual cada una de ellas un ejemplo magistral del arte de contar historias.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 26 de Junio de 2017

Al igual que con tantas otras series de televisión los títulos de crédito de Silicon Valley (HBO, 2014) son uno de los aspectos más cuidados con el que arranca cada episodio.

En este caso a lo largo de sus cuatro temporadas (ya han anunciado que habrá una quinta) la ciudad isométrica «de juguete» al estilo Los Sims que en los títulos se recorre de cabo a rabo incluye edificios, rótulos de compañías y todo tipo de detallitos microscópicos pero muy interesantes.

Pueden verse tanto empresas reales al estilo de Intel o eBay como empresas «transformadas» (de Google a Alphabet) y otras salidas de la imaginación de los guionistas. Por ahí aparecen Amazon Prime Air –los envíos aéreos en dron de Amazon–, Twitter o Tesla, entre muchas otras.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 23 de Junio de 2017

Demostrando una vez más que no hacen falta espectaculares efectos especiales ni grandes presupuestos, este cortometraje de Ashley Cooper es básicamente un ejercicio de actuación entre los dos protagonistas, especialmente Eric Johnson («el viajero») sobre una historia de viajes en el tiempo.

La historia permite «darle una vuelta» a la siempre curiosa situación de cómo un viajero del tiempo demuestra a alguien que en efecto es un viajero del tiempo, y no un farsante. Todo depende de cómo se explique el futuro – con toques en poco a lo Matrix y un poco a lo Blade Runner, me atrevería a decir.

Como suele suceder el método del viaje queda como un «misterio» sin resolver y surge la duda de las verdaderas razones por las que ha llegado a donde ha llegado, porque no todo es lo que parece.

Va directa a la lista de cortometrajes sobre viajes en el tiempo que vengo recopilando desde hace tiempo:

Interview with the Time Traveler es también un buen ejemplo de película producida mediante financiación colectiva en Kickstarter; recaudó unos 3.000 euros, más que suficiente para cubrir los costes de un rodaje sencillo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear