Por @Alvy — 4 de Agosto de 2015

Si estás aburrido estas tardes de verano después de ver las noticias te habrás cruzado con Ciencia para aficionados, título políticamente correcto de Science of Stupid, un producción de National Geographic que tiene buenas dosis de ciencia seria, recreativa y –siempre, siempre– hostias de todos los colores.

Ciencia para aficionados es una «medio comedia, medio Reality-TV» que hereda parte de Los videos caseros más divertidos (las hostias) y de Cazadores de mitos o Sport Science (la ciencia divulgativa). Pese a las burradas que veas afortunadamente –al igual que sucedía «milagrosamente» en Impacto TV– los protagonistas de los vídeos siempre salen vivos de todas las situaciones, por increíble que parezca, aunque a veces sea con chichones, huesos rotos y otros daños colaterales menores – o no tanto, pero oye… estaban haciendo lo que más les gustaba en la vida.

El programa es corto (unos 20 minutos), divertido y fácil de ver. Cada hostiazo es descrita por el presentador con todo lujo de detalles científicos; fuerzas, acción de la gravedad, rozamiento… Normalmente se explica cómo habría que hacerlo y luego por qué fallaron todo tipo de deportistas, burros, mastuerzos y otros animales que se dedican a hacer el ganso por todo el planeta. Porque en La ciencia la estupidez se ha visto de todo: desde el que intenta practicar gráciles cabriolas como parte de su entrenamiento gimnástico al gañanote que intenta derribar una casa a martillazos mientras se queda debajo cuando se le cae el techo encima (no tan buena idea).

Candidatos a premios Darwin para unos, héroes anónimos para otros… En cualquier caso, un programa muy divertido – para quien no le de grima ver las garras de la muerte –o de las lesiones chungas– muy, muy de cerca.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 3 de Agosto de 2015

En Digg, The History Of Aliens In Film,

Desde su aparición en la película Viaje a la Luna de Georges Méliès en 1902, nuestra idea sobre la vida fuera de la Tierra ha ido evolucionando para reflejar nuestras esperanzas y nuestros temores, la tecnología que dominamos y nuestro creciente conocimientos sobre el Universo.

El vídeo reúne casi un centenar de películas rodadas a los largo de más de cien años. No están todos los extraterrestres, pero sí se trata de una buena muestra que representa la evolución de los extraterrestres en el cine — y de paso la evolución de las producciones y de los efectos especiales.

Vía The Presurfer.

* * *

Ella-Cowboys-Aliens-Y-Tal

Además de «reflejar nuestras esperanzas y nuestros temores» en ocasiones los extraterrestres del cine también reflejan nuestros deseos.

Tal vez no resulta tan profundo como hablar de ‘esperanzas’ y de ‘temores’, pero aquí van unos ejemplos y aquí algunos más.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 29 de Julio de 2015

Los vídeos All Changes Made to Star Wars de Marcelo Zuniga (A New Hope I, A New Hope II; The Empire Strikes Back, Return of the Jedi) comparan las escenas que han sufrido cambios y ediciones especialmente en las películas de la saga original a partir de 1997, cuando aparecieron las ediciones especiales en VHS y posteriormente las versiones en DVD (2004) y Blu-Ray (2011).

El proceso no es tan complejo ni tan sofisticado como esta versión no-especial de Star Wars y se abstiene de opinar al respecto, limitándose a señalar las diferencias por mínimas que sean. Tampoco contempla todas las ediciones sino únicamente las más relevantes.

Aunque hay ediciones que son bienvenidas —como la conversión a HD con mejora de la imagen, sonido y de los colores— básicamente cualquier añadido posterior no aporta nada y no hace sino recargar y adornar los fotogramas. En general las escenas añadidas —que en muchos casos pretenden añadir un toque de ‘humor’— harían vomitar a un jawa.

Vía Den of Geek.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 28 de Julio de 2015

A finales del siglo XXI la humanidad ha descubierto la forma de viajar más rápido que la luz y hay una nueva tierra que colonizar.

Pero no todo el mundo puede permitirse dar el salto, así que florece un negocio ilegal de tráfico de personas que la IPMA, la Administración de Migración Inter-Planetaria, intenta controlar, con métodos a veces excesivamente violentos.

Jacob Reiss es un sargento de la IPMA que, a punto de retirarse y conseguir su plaza para dar el salto, se topa de nuevo con su pasado de una forma totalmente inesperada.

Merece la pena dedicarle la media hora que dura a The Leap, aunque no es apto para el horario infantil, y no sólo por la escena NSFW que contiene.

Y aunque sea ciencia ficción, es muy relevante para el momento en el que estamos viviendo.

Está en inglés, pero está rodado de tal forma que te puedes enterar perfectamente de qué va aunque no entiendas los diálogos.

Compartir en Facebook  Tuitear