Por @Alvy — 26 de Abril de 2016

No sé cómo a nadie se le ocurrió esto antes: es un trenecito de Lego al que se le ha adosado una pequeña cámara de vídeo GoPro. El recorrido da vueltas por todas las habitaciones de la casa e incluye también zonas del jardín. En total, unos 50 metros de vías.

El acompañamiento de otros trenes por otras vías y paisajes es muy resultón; «presencias» como la del gato resultan un tanto estrambóticas pero interesantes. Incluso la parte más salvaje a lo Indiana Jones por las zonas más «arboladas» tiene su aquel.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Abril de 2016

Erik Åberg enseña en este vídeo el Ghostcube, un curioso montaje de piezas y «cajas de cartón» que forman intrincadas formas tridimensionales móviles que parecen un puzzle (pero sin serlo) y que guardan una simetría y flexibilidad realmente curiosas.

Construir un Ghostcube requiere de algo de paciencia pero está dentro de lo abarcable. Erik da más detalles en un documental sobre manipulación de origami en el que se explica todo el proceso de invención de principio a fin, así como un montón de truquis y figuras que se pueden obtener.

La artista Hey Suss también publicó un vídeo paso a paso del Ghostcube sobre cómo realizar el montaje en unos minutos. Definitivamente, una labor delicada pero altamente satisfactoria.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Abril de 2016

Slither.io

Slither.io está arrasando como juego multijugador masivo y para todos los públicos. Al igual que otros similares como Agar.io se basa en un gigantesco tablero de juego en el que se mueven unos gusanitos. Aunque funciona en tabletas es preferible la comodidad del ratón. El objetivo es comerse los puntos de energía para crecer y luego eliminar a los los unos a los otros. Como decía el lema de Los inmortales, «sólo puede quedar uno».

Los choques contra el cuerpo de otros gusanos eliminan a los jugadores, por lo que la regla máxima sea «proteger la cabeza» y estar atento a los requiebros. En general es un hecho que el gusano grande se come al chico, pues es muy difícil engañar a un gusano gigante para convertirlo en polvo, pero si sucede su rastro sirve para alimentarse y crecer.

Hay puntos móviles de energía que proporcionan cierta vitalidad y velocidad extra (aunque a costa de hacerse más pequeño) y los gusanos se van transformando con divertidos colores: hay seres arcoiris, con antenas… Todo esto y una tabla con una clasificación global (top) de esas imposibles de alcanzar hacen del juego todo un reto con el que pasar horas y horas de aburrimiento.

Más sobre juegos masivos:

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Abril de 2016

Phaetön

Phaetön es una versión «jugable» nombre de un peculiar videojuego que aparece en la novela Armada, la más reciente del celebrado y estupendo autor de la también excelente Ready Player One.

Situada en un futuro y con un argumento que recuerda mucho a The Last Starfighter o incluso a El juego de Ender, esta versión de Phaetön rinde homenaje a la época ochentera de aquellas películas míticas: utiliza una rústica visualización que simula una «pantalla de vectores», los movimientos son un tanto toscos –por no hablar del argumento: apuntar y disparar– y recuerda poderosísimamente al legendario arcade de Star Wars que supuso una revolución en su época.

Interesante para matar un rato recordando aquellos videojuegos de los salones recreativos.

Compartir en Facebook  Tuitear