Por Nacho Palou — 22 de Noviembre de 2017

Toy town mapa medieval 3d

El Generador de mapas de ciudades medievales añade ahora la opción de ver la ciudad generada en 3D. Sigue sin tener mucha utilidad práctica, pero es entretenido y tiene su gracia: produce de forma planos de ciudades antiguas —de forma aleatoria del todo o eligiendo el estilo: ciudadela, amurallada o fortificada; costera, con río, con plaza,...— y ahora recorrerlas usando el teclado el ratón en una versión tridimensional a través de la nueva aplicación complementaria, llamada Toy Town.

Town generator mapa medieval

Con el teclado se pueden cambiar cosas como el nivel de detalle (añadir o no sombras, texturas, árboles,...), también la vista de cámara y el aspecto del entorno (desierto, nevado, invernal, nocturno,...)

Según su autor tal vez en el futuro ambos desarrollos estén disponibles como aplicaciones independientes; de momento se pueden utilizar con la mayoría de los navegadores web.

El código del generador está disponible en GitHub.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Noviembre de 2017

23 damas vs. 39 caballos. ¿Quién gana esta partida? No es fácil decidirse a primera vista por uno u otro bando, de modo que lo que hace Juanjo en su canal es programar el Stockfish (uno de los más poderosos motores de ajedrez) y dejarlo jugar a ver qué pasa. El resultado es una batalla épica, pero respetando las reglas del juego.

Cuando me crucé con el vídeo pensé que debía ser un poco aburrido pero… ¡Qué va! La cosa tiene su intríngulis, y la narración incluso un poco de análisis – aunque los puristas del ajedrez lo considerarán una aberración, claro, pero lo cierto es que estos enfrentamientos tienen su aquel. Además de éste el narrador tiene otros también muy curiosos: Horda de alfiles vs. torres, caballos y peones vs. alfiles y peones o caballos vs. peones. Y luego muchos más sobre ajedrez para 4 jugadores simultáneos.

Ojo cuidao: no siempre lo que parece fácil es tan obvio. En el ejemplo del vídeo, el Stockfish le da un +54 a las damas blancas para la posición inicial, pero la cosa está tan «congestionada», por decir algo, que el final es mucho más equilibrado. Y requiere además algo de táctica para dar el mate y no «ahogar» al rey enemigo.

Es en cierto modo esto podría considerarse el equivalente ajedrecístico y absurdo de las simulaciones de batallas masivas e hilarantes que alguna vez hemos mencionado por aquí: 300 jedis contra 60.000 soldados medievales, caballero vs. 20.000 gallinas o pingüinos vs «papanoeles», entre otras.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 13 de Noviembre de 2017

La gente de PowerUp Toys vuelven a la carga con un nuevo avión de radiocontrol de papel. Sí, papel, nada de madera de balsa, fibra de vidrio u otros materiales clásicos del modelismo.

El PowerUp Dart es la adición más reciente a su colección, y en este caso se trata de un avión –o varios aviones, ya que hay varias plantillas según el tipo de vuelo deseado– diseñado para hacer acrobacias.

Diferentes opciones de «fuselaje»

El kit mínimo, por 29 dólares, incluye dos plantillas de papel, el receptor, el motor, y una especie de cruz que une ambos y que además da una cierta rigidez a las alas. Pero hay disponibles kits que incluyen más plantillas, unas ruedas y un patín de cola para hacer más sencillos los despegues y los aterrizajes, kits con varios aviones, etc.

El Dart se controla con una aplicación en el móvil disponible para Android e iOS que utiliza los sensores de movimiento de éste para transmitir vía Bluetooth las órdenes de giro al avión; también permite controlar la potencia del motor mediante un mando en pantalla, lo que a su vez hace que el avión suba o baje.

Es similar al PowerUp 3.0, del que ya habíamos hablado, pero tiene la mitad de tamaño y un motor y una hélice más eficientes, lo que le permite hacer acrobacias.

Y si lo del avión acrobático de papel a control remoto te parece muy loco, ¿qué tal un avión de papel teledirigido que emite vídeo en directo?

(Vía Miquel Durán).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Noviembre de 2017

La Arduboy, de la que ya hemos hablado por aquí alguna vez, es una pequeña mini-consola personal con tecnología Arduino sobre la que funcionan juegos de 8 bits escritos por gente corriente. A pesar de nombre y de su aspecto no funciona con juegos de Gameboy, pero eso es parte de la gracia. Su precio es de 49 dólares.

Aunque es un dispositivo que funciona con batería, pensado para llevar a cualquier lugar, John Park de Make construyó esta curiosa caja de mandos con un joystick tradicional y botones más grandes, todo para jugar en una minipantalla de 1,3 pulgadas de 128×64 píxeles en blanco y negro (!)

Es todo un ejemplo de retroinnovación montando los componentes en una caja de puros, la más universal plataforma física para hacer montajes e inventos que yo recuerde. Anda que no habré gastado yo cajas de puros de esas. (Ahora que lo pienso, ¿de dónde demonios las sacaría si en mi casa nadie fumaba puros?)

Hace tiempo que compré un kit de joystick tradicional de arcades para montar en una caja y usarlo con el emulador de máquinas recreativas (MAME u OpenEmu son mis favoritos). 14 euritos me costó. Todavía tengo el proyecto a medias, pero creo que con la Raspberry Pi 3 y una caja/maletín de madera similar acabaré montando algo parecido, aunque con la pantalla un poco más grande. El joystick es compatible USB y es una delicia, incluye siete botones que luego se configuran en el emulador. Lo más caro suele ser la pantalla (unos 50€-100€ las de 8" o 10" por ser HDMI, aunque sea de baja resolución).

Desde luego ver el vídeo de la Arduboy-en-caja-de-puros ha sido el momento más retrotecnológico del día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear