Por Nacho Palou — 19 de Julio de 2017

James Bruton, el incansable hacedor de robots, firma este monopatín eléctrico a tamaño natural, construido con piezas de Lego.

Para conseguir un monopatín de Lego a escala natural James utiliza piezas de Lego de gran tamaño. Las consigue escalando el tamaño de las piezas de Lego originales, creándolas con el programa de CAD Autodesk Fusion 360, e imprimiéndolas después en 3D.

Con impresión 3D James también fabrica las ruedas (y la goma de las ruedas usando filamento elástico) y demás partes del monopatín, de tal modo que todas las piezas son el equivalente a las de Lego, en forma y proporciones, pero a mayor escala.

De la propulsión del monopatín se encarga un motor eléctrico procedente del mundo de los vehículos de radiocontrol y una batería de 500 mAh. En total, 600 horas de buen trabajo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Julio de 2017

En Motherboard, The Blind Gamer Playing 'Street Fighter 5' at a Pro Level,

De niño Sven van Wege disfrutaba con los videojuegos. Perdió la vista cuando tenía seis años, en agosto de 1992, debido a un tumor frontal que dañó los nervios ópticos. Tuvo que permanecer seis meses en el hospital porque también sufría leucemia.

“Cuando llegué a casa lo primero que hice fue sentarme delante del ordenador y en seguida me di cuenta: Hey, esto ya no va a ser posible. Me llevó un tiempo darme cuenta de que podía seguir jugando a videojuegos de lucha. Al principio jugaba unas pocas horas al día. Después, durante meses, sólo dormía, jugaba, comía, jugaba, dormía, comía, jugaba. No iba a la escuela porque todavía estaba convaleciente. Así que sí, los videojuegos tuvieron un papel determinante en mi infancia, y todavía lo tienen hoy.”

Sven participa en campeonatos de videojuegos de lucha y gana. No logró los fondos para asistir a EVO 2017, pero en Help Sven, the Blind Street Fighter se puede contribuir para ayudar a que Sven acuda a futuros torneos profesionales.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 18 de Julio de 2017

74b88914 9c00 4168 9000 67854d273af1

Al estilo de la NES Classic de Nintendo, esta Ataribox está inspirada por elementos de diseño de las videoconsolas Atari clásicas, “un producto fiel a su herencia con aspecto clásico y nuevo para los fans de Atari.”

La intención de Atari es ofrecer dos modelos: la edición “madera”, en la fotografía de arriba, y una edición negra y roja (abajo) más de este siglo, pero con menos encanto — aunque esto es una cuestión de gustos.

74ec6e13 ed8d 4ce5 8aae 6718e9f5ad94

La videoconsola dispone de cuatro puertos USB, uno HDMI, lector de tarjetas SD y puerto Ethernet. La videoconsola puede ejecutar videojuegos clásicos y videojuegos actuales. Y a parte de esto Atari no ha revelado muchos más detalles, ni fecha de disponibilidad, ni precio, ni qué videojuegos podrán jugarse en ella, y al parecer no para hacerse los interesantes, sino “porque queremos hacer esto bien y preferimos y poco a poco y recibir comentarios de los fans de Atari antes de traer la Ataribox a la vida.”

Vía Polygon.

Relacionados,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Julio de 2017

MakingMV

Me encontré con esta joyita titulada The Making of Monument Valley, un pequeño libro de unas 40 páginas con ilustraciones del cómo se hizo de uno de los booms de los videojuegos indies de la última época: Monument Valley (llevan vendidas 50 millones de copias). Estando tan a mano y en edición Kindle (2,99€) lo bajé al instante; probablemente en papel es más bonito todavía, pero para eso habría que esperar algunos días.

El libro es tan minimalista como el propio juego. Chris Stead de Grab It tuvo la incomparable ocasión de convivir con el equipo de desarrollo prácticamente desde que salió el primer boceto (inspirado por Ascendiendo y descendiendo de Escher, por cierto). El libro incluye algunos de esos bocetos, historias y anécdotas.

En su interior hay una breve historia de la creación del juego, una entrevista, una reseña, algo sobre las extensiones y la segunda versión y poca cosa más. Quizá intenta emular al propio Monument Valley, que fue concebido «como un LP», con sus diez capítulos (a modo de canciones) a cual más cuidada. Que por cierto, me quedé un poco flipado cuando vi que la banda sonora se vende en iTunes: Monument Valley (Original Soundtrack)… ¡Es más cara que el propio juego! (También tienen la de Forgotten Shores.)

Lo mejor que pude hacer tras terminar de leerlo es buscar un rincón tranquilo y ponerme a avanzar un par de capítulos más de Monument Valley II, la secuela que compite en deliciosidad con la primera. Quizá sea de esos pocos juegos en los que prefieres avanzar despacio para que no se acabe nunca.

Relacionado:

Descubre más libros interesantes seleccionados por nosotros:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear