Logo Lainformacion.com

Categoría: Juegos y Diversión

Huevos de pascua en videojuegos

En esta gigantesca recopilación de XboxAhoy se reunen, a petición del público, los huevos de pascua «virtuales» más populares de todos los tiempos en el mundo de los videojuegos – mensajes ocultos e inesperados difíciles de descubrir a los que solo tienen acceso los iniciados en el noble arte del gaming.

La aventura incluye desde los primitivos juegos de los 70 hasta los más modernos, incluyendo huevos clásicos como la pantalla final de Pac-Man o de Donkey Kong (que en realidad son kill-screens), pokémons con supermegapoderes o curiosidades en viejos juegos olvidados como Elite II y otros de la época.

(Vía Geeks Are Sexy.)

Miegakure, un curioso juego para explorar las cuatro dimensiones espaciales

Todavía no existe como para que se pueda descargar, probar o jugar, pero el concepto de Miegakure es interesante: un juego de plataformas en el que experimentar las cuatro dimensiones espaciales (el tiempo no cuenta) como si los personajes pudieran saltar tranquilamente de una a otra.

Es un poco lo que le sucedía al protagonista de Flatland, que viajaba de 2D a 3D, pero pasando de nuestro mundo en 3D al de 4D. Irónicamente tal vez, en realidad el juego se desarrolla en la planitud de la pantalla (2D) en una perspectiva isométrica. Así que en realidad estás jugando en 4D desde un mundo 3D que se ve en una pantalla 2D. ¡Vaya lío!

Pen-spinning de máximo nivel

Hace un década explicábamos por aquí [ojo: enlaces muertos] en qué consistía el pen-spinning o malabarismo de darle vueltas al bolígrafo con los dedos. Tan trivial entretenimiento –o TOC, que todo podría ser– es popular en todas partes del mundo y, cómo no, hay auténticos spinners o hackers de los malabares que muestran sus habilidades en YouTube, como Ian Jenson y PPM en este vídeo.

Practicado en escuelas y oficinas de todo el mundo a mi siempre me ha parecido un entretenimiento mayoritariamente un poco geek, quizá por aquello de desafiar las leyes de la física o de la figura del empollón con sus lápices y bolígrafos de todo tipo en el bolsillo. En fin; mirando, mirando he visto que incluso existe una Comunidad hispana de Pen Spinning donde se pueden encontrar bastantes hilos de mensajes con vídeos de las diversas técnicas.

Juegan blancas y mate en 549

Mate-549

Impresionante:

Esta posición la descubrieron unos programadores de la Universidad Lomonosov de Moscú, mientras catalogaban exhaustivamente todos los finales «razonables» de siete piezas. Las blancas pueden ganar la partida, pero las negras pueden alargar la derrota de modo que esa victoria requiera 549 movimientos. Resulta interesante además que la secuencia óptima de movimientos para las blancas necesite de la promoción del peón en un caballo, en vez de en dama que es lo habitual.

La curiosa flexibilidad de la regla de los 50 movimientos en ajedrez hace que además esa regla no fuerce el final de la partida en situaciones como esta, donde sería demostrable que uno de los bandos puede ganar – aunque en 50 movimientos no se avance ningún peón ni se capture ninguna pieza, que era la idea original. De hecho los famosos 50 movimientos han sido a veces 100, 75 o un número indeterminado según las reglas oficiales.

Los récords anteriores de partidas demostrablemente ganables aunque eternamente largas estaban en 545 y 517 movimientos (encontradas en 2013 y 2008).

Si quieres ver un efecto parecido del estilo «jugando al ajedrez contra Dios» echa un vistazo a los finales de cuatro piezas de Ken Thompson (sí: el Ken Thompson), calculados hace décadas con viejas computadoras.

Hay algunos detalles más en Complex Projective 4-Space: The Most difficult chess problem.

Anteriormente, en la categoría Juegos y Diversión