Por @Alvy — 15 de Enero de 2018

Jonas Neubauer estaba intentando batir el récord del mundo de Tetris –en en directo por Twitch– en su variante 100 líneas cuando pulverizó otro récord sin darse cuenta: el de mejor tiempo para llegar a 300.000 puntos.

El equivalente en atletismo sería algo así como batir el récord de los 100 metros lisos cuando haces la carrera para realizar un salto de longitud.

Los que estaban siguiendo la retransmisión tuvieron que avisarle de que con 1 minuto 57 segundos había superado el récord (hacia 02:13 en el vídeo), porque él seguía dale que te pego en pos de su marca. Es en 02:45 cuando se da cuenta de que le están diciendo que acaba de batir el otro récord y además con la primera marca por debajo de 2 minutos de la historia.

Como bien dicen en sus comentarios, es «un estupendo plusmarquista accidental» porque «debes ser realmente bueno cuando bates un récord del mundo sin siquiera saber lo que has hecho.»

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 31 de Diciembre de 2017

Una estación espacial diseñada en SSD

Space Station Designer, de Polar Motion, me recuerda a Kerbal Space Program, pero centrado en la construcción de estaciones espaciales. El objetivo es que sean sostenibles económicamente y que además produzcan ciencia, igual que la EEI. Pero además tienen que generar la cantidad suficiente de electricidad y disipar el calor producido, además de tener sitio para alojar la tripulación.

Para ello dispones de una serie de módulos, cada uno de ellos con un precio, un coste de mantenimiento, un peso, unas necesidades energéticas y de disipación de calor y de tripulación.

Paleta de módulos

A su vez cada módulo puede generar puntos de investigación, ingresos y electricidad y ofrecer capacidad de disipación de calor, espacio para tripulantes y puertos de atraque extra.

Está disponible para Mac OS y Windows en una versión pre alfa gratuita que los desarrolladores esperan que los espaciotrastornados utilicen para trastear y darles fedback de cara a la versión final. Incluye un tutorial y un modo de fondos ilimitados para que aprendas el manejo básico del juego antes de ponerte a construir estaciones espaciales de verdad.

La forma más fácil de jugar es descargar la aplicación de itch.io, pero también se puede descargar en modo autónomo, aunque en este caso no se actualizará automáticamente. Para lanzar la versión autónoma en Mac OS es hay que hacer doble clic en el archivo SSD-Alpha-macOS que está dentro de la carpeta Mac OS que a su vez está dentro de la carpeta Contents.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Diciembre de 2017

8af70ca7743d657350b15427c93b75a8 original

Porque los mandos para las puertas de garaje son aburridos la gente de PhantomF se ha descolgado con este mando de apertura de garaje que tiene el mismo aspecto que un controlador de la videoconsola NES clásica. El mando se llama Opendo y anda a la búsqueda de financiación en Kickstarter, donde se puede adquirir por unos 17 euros.

La idea es simpática pero a juzgar por la página de Kickstarter parece un producto poco desarrollado y con algunas limitaciones, empezando porque sólo está disponible para EE UU. Sólo dos de los botones son funcionales (A y B; el resto son decorativos) y al hacer el pedido hay que indicar la marca de la puerta para que el mando venga configurado de fábrica con la frecuencia de radio adecuada — lo que significa que dejará de servir si se cambia de puerta o de casa.

Vía Laughing Squid.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Diciembre de 2017

TheQuantumGame

La física cuántica es complicada, y la computación cuántica ya no veas. Por suerte para ayudar a entender algunas de las ideas y conceptos hay explicaciones tan interesantes y entretenidas como la de The Quantum Game (El juego cuántico).

Se trata de un juego en el que fotones, espejos, detectores, filtros polarizadores y otros elementos interactúan sobre una mesa. Cada nivel del juego plantea un problema y sólo hay que colocar los componentes de la forma correcta –sabiendo lo que hace cada uno de ellos– para resolverlo y pasar al siguiente nivel. Es una especie de «simulador de física cuántica», donde cada componente se comporta más o menos como lo haría en el mundo físico.

Muchos de los conceptos e ideas de algunos de los niveles del juego se utilizan de hecho en computación cuántica. Seamos realistas: no es que gracias a pasar un rato jugando vayas a aprender computación cuántica, pero igual te despeja ciertas ideas. Algunos de los problemas son equivalentes –más o menos– a experimentos físicos reales, así que de ahí también se pueden extraer enseñanzas.

Mención aparte merece el modo infinito en el que en vez de estar limitado el número de objetos que se pueden colocar no tiene límite. De este modo se puede crear cualquier invento cuántico, por complejo o descarriado que parezca y probar qué sucede exactamente cuando se disparan los fotones.

(Vía Motherboard.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear