Por Nacho Palou — 2 de Diciembre de 2016

El vídeo Ethereal de EvosiaStudios.com, grabado con un dron DJI, es doblemente espectacular. Además de por los paisales de las tierras altas de Islandia, también lo es porque en realidad se trata de un time-lapse en resolución 4K y 60 fotogramas por segundo.

Es decir, que cada fotograma es una fotografía individual tomada en formato raw, editada y procesada para convertir la sencuencia de fotos en un vídeo. En total casi 11.000 fotografías para un vídeo de tres minutos.

Algunos de los paisajes que aparecen en el vídeo corresponden a Askja, Eyjafjallajökull (sí, este), Kerlingarfjöll, Landmannalaugar, Thórsmörk, Vatnajökull, and Stokksnes; el dron es un DJI Inspire 1, y el software utilizado incluye LRTimelapse, Lightroom, After Effects y Premiere Pro.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 27 de Noviembre de 2016

Iblazr1

En condiciones de baja luz nada mejor que un buen flash para hacer que se vea algo decente en las fotos. La gente que fabrica el iblazr ha llevado esto un poquillo al extremo, empaquetando 40 leds en una funda para iPhone (6 o superior) y añadiéndole una batería independiente de 2.500 mAh para que pueda realizar 1.500 disparos. El sueño de toda persona adicta a los selfies.

Iblazr2

El resultado es que se puede equipar al móvil con un flash de 300 Lux (a 1 metro) capaz de aguantar toda una sesión de posados y morrosdepato, que además permite ajustar la temperatura de color y brillo de la luz. También puede utilizarse para grabar vídeo (dicen que unas 2 horas) y de paso sirve como funda protectora, soporte para el móvil en el coche y otras cosillas.

Su precio además suena razonable: alrededor de 55 dólares en Kickstarter mientras dure la primera fase de la financiación colectiva que están buscando (van más o menos por la mitad).

(Vía DPReview.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 22 de Noviembre de 2016

El fotógrafo David Robinson ha ido un paso más allá de la ya (casi) vulgar fotografía tomada desde un dron, al utilizar uno de estos aparatos voladores como soporte para un flash estroboscópico de alta potencia, un Elinchrom ELB 400 en concreto.

Esta técnica (que también se puede practicar con flashes inalámbricos convencionales, como demostró Nikon hace unos meses) ofrece a Robinson nuevas posibilidades de iluminación utilizando este tipo de flashes, «lo más parecido que hay para simular el brillo de la luz diurna». Con la batería de alimentación el peso de un ELB 400 tampoco es ligero a pesar de ser portátil: pesa entre 1,5 y 2,5 Kg, lo que requiere colocar bien el flash en el dron para equilibrar el peso.

Vía DIY Photography.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 20 de Noviembre de 2016

Si tienes media horita, échale un ojo a esta edición de Informe en V.

Bajo las estrellas habla de lo que es un cielo oscuro de verdad y de lo que supone la contaminación lumínica. Cuenta también cómo funciona un planetario –salen compañeros míos de los Museos Científicos Coruñeses– y finalmente un par de fotógrafos especializados en la fotografía de paisajes astronómicos hablan de sus trucos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear