Por Nacho Palou — 22 de Mayo de 2015

Grabado por el biólogo y fotógrafo Anand Varma el vídeo muestra como time-lapse el proceso de formación y nacimiento de las abejas desde que el huevo eclosiona y surgen las larvas que comienzan a alimentarse con jalea real en sus celdas y hasta la formación completa de la abeja obrera que sale volando.

El vídeo es parte de la charla TED A thrilling look at the first 21 days of a bee’s life de Anand Varma, que crió abejas en el patio de su casa para realizar la grabación con el fin de estudiar por qué las colonias de abejas se han vuelto tan vulnerables, hasta el punto de que se considera que las abejas están en vía de extinción.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Mayo de 2015

Mediante un proceso denominado minería de time-lapses un algoritmo rastrea por Internet millones de fotos para encontrar «lugares populares»: la técnica consiste en ordenarlas cronológicamente y luego ajustarlas geométricamente en ángulo, posición y tamaño. Al mostrar estas fotos en rápida sucesión surge una especie de time-lapse colectivo.

Lo que hacemos es sintetizar en vídeos de tipo time-lapse las imágenes de algunos lugares populares a partir de colecciones de fotos de las comunidades de Internet. El proceso es completamente automático y permite dar una idea de la vasta cantidad de fotografías que hay disponibles en la red. Para estos ejemplos agrupamos 86 millones de fotos en «lugares de interés», tomadas desde determinados «puntos de vista». Finalmente, estabilizamos la apariencia de la secuencia para compensar los efectos de la luz y minimizar los parpadeos. El resultado es un time-lapse que va mostrando diversos cambios de esos lugares a medida que pasa el tiempo: glaciares menguando, rascacielos en construcción y cataratas que cambian su curso con las estaciones.

Presentado en el Siggraph 2015, este trabajo en el que participaron investigadores de la Universidad de Washington y de Google puede consultarse online: Time-lapse Mining from Internet Photos [PDF].

Según se puede leer destaca que se utilizaron las fotos de Picasa y Paranoramio, el proyecto originalmente español que Google adquirió hace años. En algunos de los lugares se localizaron imágenes válidas de más de 10.000 cámaras distintas; el mínimo eran 300. Entre las utilidades de esta técnica: el estudio de los cambios en las ciudades, la vegetación y los cambios geológicos que de otra forma pasarían desapercibidos.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Mayo de 2015

Dos de película

No sé si me las creo todas, pero en el año en el que se celebrarán los 40 años de la invención de la primera cámara digital, que a la larga causaría una revolución como pocas, doce razones para seguir usando cámaras de las de antes.

Traducido, resumido, y adaptado de 12 Reasons Photographers Still Choose to Shoot Film over Digital:

  1. La fotografía en película ya era perfecta. Ahora sólo tiramos más y más fotos en busca de la foto perfecta, pero raramente se ven álbumes de fotos impresas como los de antaño.
  2. Mayor rango dinámico, que no tiene nada que ver con el exagerado efecto HDR que vemos en muchas fotos digitales sino con que la película, con un poco de habilidad en el laboratorio, permite reproducir mucho más fielmente una escena que los CCD y similares.
  3. Te hace ir más despacio. Disponer de 24 ó 36 disparos te hace pensarte más las cosas antes de disparar a lo loco.
  4. Las fotos en papel son para siempre… Y este es probablemente el punto en el que estoy más en desacuerdo, aunque es cierto que yo tengo siempre al menos dos copias de mis fotos repartidas por varios discos duros.
  5. Los productos de laboratorio huelen tan bien, cuestión de gustos, claro.
  6. No necesitas electricidad. Aunque quizás sí necesites pilas según la cámara que estés usando.
  7. Las fotos quedan mejor. Tampoco lo tengo claro, aunque sí es cierto que cuando disparabas Velvia o XP-1 positivado en película de color obtenías efectos que hoy hay que currarse de otro modo en Photoshop o similares.
  8. Una foto digital no es más que un mosaico de pixeles… Aunque una foto en papel también tiene su grano, quizás con más gracejo.
  9. Las cámaras analógicas son muy baratas, y esto es innegable.
  10. Te ayuda a ser diferente, suponiendo que la gente se de cuenta de que estás usando una cámara analógica. Y que le importe. ¿A ti te importa?
  11. Las imperfecciones molan, de ahí el éxito de la lomografía… O de los filtros de Instagram, que hacen que las fotos hechas con un móvil de varios cientos de euros a menudo parezcan hechas con una cámara de usar y tirar.
  12. La sopresa, el tener que esperar a revelar y positivar, el no saber qué va a salir de ese carrete, algo que mucha gente jamás ha tenido que hacer ya.
(Vía @airamzr).
Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 18 de Mayo de 2015

La solarigrafía de los Sevilla - Montero

Ya hemos hablado aquí en alguna ocasión de las solarigrafías, esas imágenes que se obtienen exponiendo papel fotográfico durante mucho tiempo –hasta seis meses– que capturan la trayectoria del Sol por el cielo.

Pero no hay como tener un físico como Joaquín Sevilla a mano para que analice una de estas imágenes y explique qué es lo que se puede sacar de ella, a saber:

Cuando ha estado nublado, y la forma de saber si eran nubes locales o generalizadas si puedes comparar con solarigrafías tomadas más o menos cerca, cómo saber aproximadamente a qué día se corresponde cada curva haciendo una escala, comparar la enorme diferencia en el recorrido del Sol entre el invierno y el verano…

Los detalles de la solarigrafía

Toda una lección de astronomía en un trozo de papel fotográfico.

Los detalles, en Los caminos del sol.

Y lo mejor, es que con una lata, un poco de cinta adhesiva, un trozo de papel fotográfico, y un mucho de paciencia puedes hacer tu propia solarigrafía y comparar lo que salga en ella con lo que cuenta Joaquín en su anotación.

Su solarigrafía forma parte de Las latas navarras de #TimeInACan.

Taza y posavasos vistos por Joaquín Sevilla

Joaquín también es el tipo que es capaz de sacarse cinco procesos fisicoquímicos mientras mira un posavasos y una taza de café.

No hay como mirar las cosas aparentemente anodinas con curiosidad para descubrir que no lo son tanto.

Compartir en Facebook  Tuitear