Por Nacho Palou — 16 de Enero de 2018

Kodak lleva al menos un par de años flirteando con la idea de volver a producir una cámara de película de vídeo Super 8. Se trata de una cámara de película de la vieja escuela pero con algunas mejoras propias de este siglo, como la incorporación de una pantalla LCD.

Según Kodak crear de una nueva cámara analógica Super 8 en la era digital actual no ha estado exento de complicaciones, y el principal motivo es que en Kodak nadie sabía cómo hacerla.

Según Steve Parsons, director del programa de la cámara Super 8 de Kodak: “el mayor reto ha sido recuperar el conocimiento de ingeniería perdido en las últimas décadas. Nuestros ingenieros han tenido que volver a aprender cosas que antes sabían y recuperar los conocimientos acumulados en la industria” en épocas pasadas. Pero en algunos casos en Kodak han “tenido que recurrir al método del ensayo y error” para revivir la cámara Super 8.

Firstshots super8 selects 171129

Una de las mejoras introducidas en la nueva versión es la estabilización de cada fotograma antes de realizar la exposición que, sin llegar al nivel de estabilización que consiguen las cámaras digitales sí que supone una gran mejora en comparación con la filmación con las cámaras Super 8 originales.

Como se puede ver en el vídeo, las imágenes capturadas con la nueva Super 8 —o al menos con un prototipo— siguen teniendo ese aspecto “retro”; algo de temblor en la imagen, baja resolución y contraste y mucho grano (lo que ahora llamamos “ruido”.)

Otro cambio importante tiene que ver con el proceso de revelado de la película, a través del servicio Kodak Darkroom: Kodak proporcionará la dirección a la que hay que enviar el cartucho y el laboratorio procesará la película, escaneará la película y subirá los vídeos en la cuenta Darkroom del cliente, quien recibirá una notificación de que ya están disponibles, vía web. De este modo las películas se pueden empezar a utilizar (en digital) antes de recibir la película física revelada.

La cámara Super 8 de Kodak estará disponible en algún momento de este año en algunos países y, aunque el precio todavía no está fijado, costará entre 2500 y 3000 dólares. ¡Ouch!

Más detalles en Super 8 Camera Update.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Enero de 2018

Fotografias wtf retratos familia zaring

La familia Zaring pagó 250 dólares a una fotógrafa “profesional” para que hiciera una sesión de fotos familiares. Los resultados son entre hilarantes e... hilarantes. “Ella dijo que las sombras eran realmente malas por lo soleado de día, pero que su profesor nunca le enseñó a retocar fotos.” Al parecer tampoco le enseño el concepto de “flash de relleno”. El resultado son retratos más bien próximos a los personajes de South Park.

Pam Dave Zaring asegura que no se trata de una broma, aunque ahora que es viral a saber. Como sea, las fotos de la familia Zaring han sido un “éxito”. Tanto que Antti Karppinen se ha tomado la molestia de preparar un tutorial para conseguir los mismos resultados para tus fotografías familiares,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 9 de Enero de 2018

Además de los destornilladores adecuados también hay que tenerlos de bronce para destripar una Canon EOS-1D X Mark II (unos 5.000 euros) y ponerse a hurgar en su interior. Por el entusiasmo y las risas nerviosas de Peter McKinnon a pesar del riesgo la tarea parece próxima al de una experiencia pronográfica, especialmente cuando descubre que puede profundizar en la cámara más de lo que parecía inicialmente.

Aunque a decir verdad esa cámara tenía que ir de todos modos al servicio técnico de Canon —por un conector de audio roto— kudos para Peter McKinnon porque después de volver a montar la cámara no le sobra ninguna pieza.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 5 de Enero de 2018

Mark holtzman b2 stealth photo 2018
Fotografía: Mark Holtzman.

Esta espectacular fotografía la tomó el fotógrafo Mark Holtzman desde su avioneta Cessna 206 durante la celebración de Rose Bowl de 2018. La fotografía muestra un bombardero B-2 sobrevolando el campo de juego. Según explica Mark en una entrevista en The Atlantic en todo momento tuvo autorización para volar por encima del bombardero B-2, a unos 500 metros sobre él, y mantuvo comunicación con los pilotos del avión militar.

Para tomar la fotografía desde su avioneta (con una Canon 5D Mark III y un objetivo 70-200 mm) Mark “prácticamente tuvo que asomarse y colgarse por la ventanilla de su avión”.

Más fotogafías y trabajos de Mark Holtzman en su página personal y en su página profesional, y en Facebook, Twitter e Instagram.

Vía PetaPixel.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear