Por @Alvy — 26 de Abril de 2015

Bankia Ondulada (CC)-by Alvy

… Por si alguien tenía curiosidad por ver el resultado.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 26 de Abril de 2015

Una Shirley / Canon T2i 550D Color Chart Test (CC) Dave Dugdale @ Flickr

En Priceonomics, una curiosa historia: Cómo se optimizó la fotografía para los tonos de piel blanca:

Hasta hace muy poco si comprabas un rollo de película fotográfica en una tienda o un laboratorio lo más probable es que estuviera calibrado para una mujer de aspecto caucásico vestida de negro sobre un fondo blanco o gris. En otras palabras: no importaba de qué color fuera tu piel o la de los protagonistas de la fotografía, ni siquiera qué colores llevaran en sus ropas.

Otra curiosidad es que independientemente de cómo se llamara esa modelo con que se hubiera hecho la prueba los técnicos la llamaban «Shirley», en honor de Shirley Page, que fue la primera mujer que posó para una imagen de calibración de este tipo. Desde que ella se le hizo aquella foto, su nombre y su color de piel determinaron el tono para la posterioridad de la industria fotográfica y el cine.

El hecho es que la película fotográfica se fabrica con diversos compuestos químicos que proporcionan los diferentes colores; a la hora de seleccionarlos los técnicos han de elegir los que mejor resaltan y equilibran ciertos tonos – a lo que hay que sumar las complicaciones del revelado; de ahí las diferencias de unas y otras. En las pruebas de calibración se intenta que las películas sean fieles y resalten todos los colores de forma natural, pero dada la prevalencia e importancia de las personas en las películas, parece haber cierta tendencia a garantizar que «salgan bien» utilizando ciertos compuestos especiales para ello.

Eso sí, siempre que la piel sea «blanca caucásica» (!)

Los estándares marcados a la hora de elegir esos productos químicos y a la hora de revelar las imágenes han ido variando, pero esa base de los tonos originales «caucásicos» casi siempre ha estado presente: tanto en los fabricantes de cámaras fotográficas y de cine y vídeo. De hecho mujeres negras parecían medio-blancas o marrones suaves debido a los tiempos de exposición. Y más patente era la diferencia en detalles cuando en la misma fotografía aparecían juntos un niño blanco (que se veía bien) y otro negro (sin apenas rasgos distintivos) por salir demasiado oscuro.

El cineasta Jean Luc Godard llegó a quejarse y llamar racista a la película Kodachrome debido a todo esto.

La diferencia en cuanto a la iluminación entre la piel blanca y la piel negra parece ser de un 42% más o menos, de modo que para obtener una imagen con los tonos de piel correctamente visibles hace falta iluminar la escena un 42% más. Algunas cámaras Polaroid llegaban a resolver esto con un botón especial en el Flash. El botón de «flashazo extra»se llamaba simplemente Boost.

Con el paso del tiempo Kodak lanzó en 1986 la película Kodacolor VR-G (luego renombrada a «Kodak Gold») que minimizaba este problema y era capaz de captar mejores los tonos oscuros, incluso con poca luz. Además en 1995 decidieron resolver el tema y definieron un nuevo sistema de calibración con tres tipos de piel (caucásica, asiática y africana) para evitar estas diferencias.

Con la fotografía y el vídeo digitales –que añadieron una gran capacidad de corrección de color en postproducción– la cosa mejoró un poco, acabando con «viejos trucos caseros» que había que utilizar hace hacía décadas, como maquillar con vaselina a los actores negros para que reflejaran más la luz.

(Vía Hillary Manson.)

{Foto: Canon T2i 550D Color Chart Test (CC) Dave Dugdale @ Flickr}

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Abril de 2015

Airpano-Valencia
Ciudad de las Artes y de las Ciencias, Valencia — AirPano.

AirPano es un proyecto impulsando por un grupo de fotógrafos rusos que consta de espectaculares imágenes panorámicas aéreas de 360°, en alta resolución, de más de doscientos lugares emblemáticos del planeta. Las imágenes están tomadas desde el aire, desde helicópteros, globos, aviones o drones.

Las panorámicas interactivas permiten visitar los lugares desde cualquier ángulo con mucho detalle. Por supuesto, lo suyo es ver las imágenes a pantalla completa y en alta resolución. Los controles en la pantalla permiten alejar o acercar la imagen y moverse en cualquier dirección para recorrer los 360° de la imagen.

Airpano-Barcelona
La Sagrada Familia, Barcelona — AirPano.

Los iconos superpuestos a la imagen —que se pueden ocultar— proporcionan información sobre qué se ve en la imagen y dan acceso a otros puntos de vista también aéreos disponibles para una misma localización.

Los vídeos grabados en 360° también son bastante espectaculares, pudiendo elegir ‘hacia dónde se quiere mirar’ mientras se reproducen en resolución HD o 4K.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 9 de Abril de 2015

Polar-Guia-Photo-Editor-Clarity

Vale, es verdad que no se aprende a editar fotografías en cinco minutos, pero tampoco es neurocirugía — especialmente cuando se trata de hacer ediciones para todos los públicos, sencillas, rápidas y en muchas ocasiones con aplicaciones móviles, mucho más simples que los programas de edición más avanzados como Lightroom.

En cualquier caso, para editar una fotografía mínimamente —e independientemente de la aplicación o programa que se vaya a utilizar— es imprescindible entender los conceptos y parámetros de una fotografía y de qué manera éstos afectan y alteran la imagen.

Un repaso a estos conceptos —la temperatura, la exposición, el contraste, las luces altas y las luces bajas,...— es precisamente lo que explica y enseña de forma interactiva la guía de Polarr —que es, precisamente un editor de fotos que se puede utilizar online, gratuitamente y directamente en el navegador.

A apartir de ahí, ya se podrá editar cualquier fotografía sin el riesgo de cagarla (o al menos no demasiado) con cualquier editor de fotos medianamente decente. Incluso con las opciones de edición que vienen con los teléfonos móviles en la aplicación para hacer fotografías.

Más que nada se trata de saber qué tocar dependiendo de la fotografía inicial y del resultado que se quiere lograr y, en general, se trata de tocar lo imprescindible, lo menos posible. Cuando hay que tocar demasiado es que la foto ya no tiene arreglo.

Vía PetaPixel, LifeHacker.

Compartir en Facebook  Tuitear