Por @Alvy — 7 de Febrero de 2016

Nicolas Vuignier compartió su montaje sobre esquí extremo titulado Centriphone, donde utiliza una técnica muy peculiar que todavía no ha desvelado. No parece ser un palo selfie ni un dron, pero tal vez sea una cometa, un globo o algo parecido. El caso es que está muy bien conseguido el efecto de cámara lenta y sobre todo que el objetivo siempre apunta al esquiador como protagonista de la acción.

Así que ahí va un merecido +1 a este experimento en vídeo por su originalidad.

(Vía @minid.)

Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 5 de Febrero de 2016

Alto Tajo en time-lapse es otro magnífico trabajo de Miguel Ángel Langa en aquel parque natural, en un recorrido por sus rincones ocultos y menos conocidos que ha recorrido y tenido que descubrir a lo largo de más de medio año, incontables horas y después de tomar decenas de miles de fotografías.

Miguel Ángel es también autor del espectacular time-lapse del Barranco de la Hoz.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Enero de 2016

Gran toma de la película El topo (2011): cuentan en PetaPixel que esta escena la rodó Hoyte van Hoytema usando un teleobjetivo de 2000 mm de modo que la profundidad de la imagen –una pista de casi dos kilómetros– quedara perfectamente «aplanada», lo que añadía un poco de emoción a la escena, que de otro modo sería un simple diálogo sin importancia.

Aunque no se conoce el modelo exacto que se utilizó, dicen que los teleobjetivos de ese tamaño pesan unos 15 o 20 kg y se venden por unos 32.000 dólares de segunda mano.

Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 25 de Enero de 2016

Foto: Aydin Büyüktaş

Aydin Büyüktaş tiene una preciosa galería de fotos en su Instagram –también en My Modern Net que es donde lo vi– con lo que ahora llaman «efecto Inception» (sí, como en la película; al parecer ya se puede decir oficialmente que está de moda).

No sé si tiene algún nombre específico, pero este efecto equivale a una perspectiva muy espectacular que combina la diferencia entre el «muy cerca» y el «muy lejos» con un gran angular tremendo. La foto de cerca puede tomarse con cualquier cámara; la lejana requiere prácticamente una fotografía tomada por un dron, que es como las ha hecho – y con 90 grados de cambio de dirección de diferencia. Si se va un poco más lejos casi que tiene que tirar de Google Earth.

Puente Estambul: Foto / Aydin Büyüktaş

La combinación que consiguen estas fotos son como las de un gran angular pero en cierto modo distorsionado. Esn en el «cosido» y distorsión de las curvas de las imágenes donde está el trabajo complicado en 3D – por no hablar de la planificación y las complicaciones de la luz, claro. Cuanto menos se nota y más puedes forzar la curvatura y las distancias, más espectacular resulta, sin duda.

Todas las tomas que hay actualmente en su página son de Estambul. Otro detalle simpático es que dice que su obra está en cierto modo inspirada por Planilandi, el famoso mundo en dos dimensiones que imaginó Edwin Abbot allá por 1884.

Compartir en Facebook  Tuitear