Por @Alvy — 21 de Marzo de 2017

LEGO instax

Esta cámara instantánea construida en Lego es básicamente un modelo instantáneo Fuji Instax con película Instax Mini a la que se ha adaptado un armazón de coloridas piezas de Lego con las lentes de una Yashica TLR (Twin Lens Reflex) 80mm F3.5.

El sensor recibe la imagen del exterior a través de las lentes de la Yashica; se puede utilizar un pequeño visor para verla más o menos enfocada y luego con un pequeño botón se acciona el obturador, con lo que queda lista la fotografía.

La parte mecánica y de impresión es la de la Fuji Instax normal y corriente, también completamente escondida tras las piezas de Lego. El mecanismo hace salir la película impresa para «revelarse» con un poco de aire gracias a su motor, que cuenta con un botón secreto de impresión. Puede verse en vídeo su funcionamiento:

Casi todas las piezas de Lego son normales y corrientes –muñecos decorativos incluidos– con la salvedad de que como no abundan las piezas redondas y del tamaño necesario aquí hubo que taladrar y recortar el agujero de la lente sobre la placa principal que va en el frontal. El principal problema aparte de eso era bloquear correctamente toda la luz que llegaba hasta la cámara. La cuestión es que la luz no solo atraviesa las finas rendijas que hay entre piezas; algunas resultan también bastante «transparentes» bajo la luz solar intensa.

El creador de este curioso invento utiliza el apodo Albertino y es de Hong Kong. Dice que vende cámaras viejas a los aficionados a la fotografía instantánea y que le dio por probar este invento cuando encontró unas piezas de Lego que su vecino iba a tirar a la basura. En su blog explica más detalles sobre cómo está fabricado este modelo y otros similares que se pueden construir con cámaras del mismo estilo.

(Vía Design Boom + Lomography.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Marzo de 2017

Fotografías de glaciares noruegos repetidas 100 años después

El fotoperiodista y colaborador de Greenpeace Christian Åslund retrata el estado reciente de algunos glaciares de la región de Svalbard, en Noruega. Lo hace recreando fotografías tomadas unos 100 años atrás, cuando principios del Siglo XX, “los glaciares árticos eran maravillas naturales misteriosas y desconocidas”.

Las fotografías de Christian se han incorporado a la campaña #myclimateaction de National Geographic que trata de documentar, a través de fotografías de voluntarios, las consecuencias y los desafíos relacionados con el calentamiento global, así como las acciones individuales tomadas para proteger la Tierra.

Vía Boredpanda, National Geographic.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 12 de Marzo de 2017

Submarino diesel abandonado
Submarino clase Tango en el Museo Técnico Auto VAZ de Togliatti

Me ha parecido encantado el proyecto Restricted Areas de Danila Tkachenko que tiene como objetivo documentar la búsqueda del avance tecnológico por parte de nuestra especie.

Viajo en búsqueda de lugares que acostumbraban a tener gran importancia para el avance tecnológico – y que ahora están abandonados. Esos lugares perdieron su importancia junto con la ideología utópica que ahora está obsoltea. Ciudades secretas que no se pueden encontrar en mapas, triunfos científicos olvidados, edificios abandonados de complejidad casi inhumana. El perfecto futuro tecnocrático que nunca llegó.

Cualquier progreso llega a su fin antes o después, puede pasar por diferentes razones – guerra nuclear, crisis económica o desastre natural. Para mí es interesante ver lo que queda después.

Cubierta del pozo superprofundo de Kola
Cubierta del pozo superprofundo de Kola

Me han recordado mucho a la estética de las máquinas de ficción que distingue Simon Stalenhag en Tales from The Loop y Things from the flood.

(Vía Juxtapoz y Molinos).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Marzo de 2017

Flatland II

Flatland II es la segunda parte del proyecto del mismo título que con el que Aydin Büyüktaş nos dejó asombrados en año pasado.

Perspectivas imposibles pero con imágenes reales absolutamente distorsionadas, leyes de la física que se comban y retuercen como si hubieran salido de Inception o Doctor Strange y un toque simétrico y muy artístico en todas ellas. Una auténtica delicia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear