Por Nacho Palou — 21 de Septiembre de 2017

Los drones también sirven para la iluminación con flash o focos aplicada a la fotografía y el vídeo. El corto experimental Mèmories explora esta posibilidad y, de hecho, toda la iluminación de hizo mediante drones que sobrevolaban la escena, iluminándola.

Iluminacion drones corto memories
MaxaBeam de Brooklyn Aerials, en Instagram.

La tarea no fue sencilla, en parte debido a la grabación en exteriores. Hasta el más pequeño movimiento del dron, aunque sea para mantener la posición compensando la brisa o el viento, se traduce en un cambio apreciable en la iluminación de la escena, según explica Tim Sessler en PetaPixel. Para evitarlo los focos led de 100 vatios estaba montados en los drones mediante un estabilizador de tres ejes que compensaba los movimientos del dron.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Septiembre de 2017

La iluminación lo es todo en fotografía, también —más incluso— cuando se trata de fotografía móvil porque suelen ser cámaras menos sensibles a la luz y físicamente más pequeñas.

Philippe Echaroux resuelve la iluminación de los sujetos a retratar con el móvil utilizando una linterna y una caja de hamburguesa, tal y como muestra en el vídeo The Big Mac Portrait Challenge. Por supuesto, se trata de una caja de hamburguesa vacía — un Big Mac (o Le Big Mac en este caso) del que Philippe ha dado buena cuenta antes de entrar en faena.

Es verdad que no es necesario que sea una caja de hamburguesa en concreto, sino que vale cualquier objeto que sirva como difusor de la luz de, en este caso, una linterna. Así que sirve una bolsa de papel, un trozo de cartón, una botella translúcida, un globo blanco hinchado,... cualquier cosa que produzca iluminación indirecta (reflejada), luz suave y repartida de forma uniforme por el rostro del sujeto a retratar.

Vía Lifehacker.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 15 de Septiembre de 2017

Su obra es un recordatorio de que la fotografía hay que disfrutarla.

DSF5223

El libro electrónico gratuito, en PDF, 9 Things You Can Learn About Street Photography From Vivian Maier, de Dylan Richards, resume algunas características y rasgos de la fotógrafa Vivian Maier y de su trabajo.

Vivian Maier trabajó como niñera en Chicago durante cuatro décadas. A lo largo de todos esos años tomó fotografías callejeras continuamente, pero de tal modo que muchos de sus empleadores nunca supieron que era fotógrafa. De hecho no reveló la mayoría de sus carretes, y mostró muy pocas de sus imágenes.

Muchos consideran que entre las imágenes de Vivian Maier se encuentran algunas de las mejores fotografías urbanas. Sin embargo en 40 años soló reveló en papel cinco de ellas y nunca vio un centavo por su trabajo. La fotografía era su pequeño secreto y la forma en que ella miraba el mundo. No comercializar con la fotografía le daba a Vivian total libertad creativa. Su obra es un recordatorio de que hay que disfrutar fotografiando

Otras lecciones que se pueden aprender del trabajo de Vivian Maier, según Dylan Richards (resumo),

  • Haz una foto y sigue tu camino — Vivian era niñera y la película es cara. Cada fotografía tuviera un sentido.
  • Enmarca la escena — hay encuadres interesantes por toda la ciudad.
  • Haz autorretratos — Vivian se aceptaba tal cual. Era peculiar y lo sabía.
  • Haz cosas inusuales — hacer lo mismo siempre produce las mismas fotografías siempre. A veces hay que hacer alguna pequeña locura para lograr la fotografía que se desea.
  • No pidas permiso — ella sabía qué quería fotografiar y simplemente lo fotografiaba.
  • Acércate a la acción — una pista: no está en las afueras.
  • Usa la arquitectura a tu favor — para hacer más fácil la composición de la escena.
  • Mira a los ojos — y establece un diálogo visual con el sujeto.

El libro se puede descargar gratuitamente (bueno, a cambio de un mail) desde la web de Escalate Photography, donde también hay vídeos didácticos y preajustes para Lightroom.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 14 de Septiembre de 2017

Polaroid onestep 2 600

40 años después de la Polaroid OneStep, presentada en 1977 y convertida ya en icono de la marca y de la fotografía instantánea —inspiró el logo de Instagram en sus comienzos, por ejemplo—, Polaroid acaba de presentar a la sucesora de aquella, la OneStep 2. Estará disponible el 16 de octubre en dos colores, blanco y grafito, por 119,99 euros.

La OneStep 2 utiliza papel fotográfico analógico, cartuchos de película 600 y i-type. Según Polaroid se trata de “una cámara analógica instantánea para la era moderna: en un momento produce algo tangible que puedes sostener y compartir.”

El “regreso” de Polaroid a la fotografía analógica se produce en realidad a través de Impossible Project, la compañía que hace casi diez años compró una de las fábricas de Polaroid desde la que seguía fabricando y comercializando película con la misión de salvar la fotografía química instantánea de la extinción. De modo que Impossible Project ahora es Polaroid Originals. Hasta ahora Impossible Project comercializaba la única cámara instantánea que fabricaba Polaroid antes de la OneStep 2, la Impossible I-1.

Esto es una buena noticia por las mejoras que debería suponer para la película, ya que Impossible la fabricaba aplicando ingeniería inversa y aunque no iba mal del todo producía muchas fotografías que no servían, en mi experiencia sobre todo con la SX-70. Por cierto que Polaroid Original, igual que venía haciendo Impossible Project, también vende los modelos originales reconstruidos — aunque no son baratos.

Los precios de los cartuchos Polaroid para la nueva cámara —y modelos compatibles— son los mismos que los de Impossible: varían entre los 15 y los 19 euros y son de 8 fotogramas y no de 10 como eran los originales “de verdad”.

Además de las mejoras en la óptica y en el flash, que según el anuncio ahora es más potente, también hay algunos cambios de planteamiento. Igual que sucede con la Impossible I-1 la OneStep 2 cuenta con una batería interna recargable; en los modelos originales la batería formaba parte del cartucho de película por lo que cada vez que se desechaba un cartucho gastado (entre 8 y 10 fotos) iba con él a la basura la pequeña batería. Más allá de incorporar una batería recargable por USB OneStep 2 sigue siendo un producto puramente analógico.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear