Por Nacho Palou — 16 de Enero de 2017

Global e waste 2014 UN
Desechos tecnológicos globales en 2014 (en millones de toneladas).

Entre 2010 y 2015 la cantidad de desechos y de basura tecnológica ha aumentado un 63 por ciento en una docena de países del este y del sureste asiático, según Naciones Unidas. Camboya, China, Hong Kong, Indonesia, Japón, Malasia, Filipinas, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Vietnam, juntos, produjeron en 2015 un total de 12,3 millones de toneladas de “e-waste”, con un promedio de 10 Kg, por habitante. La mitad de los desechos tecnológicos (6,7 millones de toneladas, en 2015) correspondieron a China.

En total en todo el continente asíatico se produjeron 16 millones de toneladas de desechos (en 2014), con un promedio de 3,7 kg por habitante.

El informe apunta a cuatro causas principales para este incremento: el aumento en el uso de dispositivos electrónicos, especialmente móviles y tabletas; el aumento en el número de consumidores debido al crecimiento de la población y de sus ingresos por la expansión de la clase media; la reducción en el tiempo de uso de los gadgets, que lleva al reemplazo frecuente de un mayor número de gadgets por causas como la obsolescencia y la moda; y finalmente por las importaciones de equipos electrónicos, tanto nuevos como de segunda mano.

Naciones Unida alerta de la necesidad de mejorar los procesos de recuperación y de reciclado en la región, «para evitar consecuencias serias tanto en el medio ambiente como en la salud.»

Aunque Asia es el continente que genera un mayor volumen de desechos electrónicos, ni el continente americano ni el europeo se quedan muy atrás con 11,7 millones de toneladas y 11,6 millones de toneladas en 2014, respectivamente, y una producción de desechos por habitante mucho mayor que en Asia: 12,2 kg en América del norte y sur y de 15,6 kg en Europa.

Fuente: United Nations University, Regional E-waste Monitor 2016 East and Southeast Asia.

Relacionada,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 10 de Enero de 2017

Id buzz concept 6753

Las furgonetas o minibuses Transporter Tipo 1 y Tipo 2 se encuentran en los vehículos más icónicos de la historia del automóvil. Nació en los años de 1950 como una variante del Volkswagen Escarabajo, con la plataforma alargada y carrocería adaptada para el transporte de mercancías o de ocupantes.

A lo largo de los años surgieron otras variantes sobre la misma plataforma, desde modelos combinados (los Combi) para el transporte de carga y de personas, a furgonetas de caja abierta (tipo pick-up). También fueron habituales las adaptaciones cámper, furgonetas convertidas en viviendas rodantes que son parecidas a las autocaravanas pero que conservan el mismo aspecto y dimensiones que las furgonetas originales, antes de la conversión. Las cámper con diversas conversiones, normalmente artesanales, fueron muy populares en los años de 1960 y 1970 entre los movimientos hippie y flower power.

Id buzz concept 6736

Aquellas primeras versiones son los ancestros de las actuales Volkswagen Transporter, de similar concepto pero alejadas estéticamente de los modelos originales. Y desde hace unos años Volkswagen ha hecho el amago de recuperar el diseño original igual que hizo con el Beetle.

El ID Buzz Concept es una de esas interpretaciones, la más reciente, y Volkswagen quiere convertirla en el vínculo entre los orígenes de Volkswagen y la futura generación de coches eléctricos de la marca. «La gran ofensiva eléctrica de Volkswagen comenzará en 2020 con una arquitectura nueva en la que se basará toda una nueva generación de vehículos totalmente eléctricos y conectados. Para 2025 queremos estar vendiendo un millon de unidades de estos vehículos anualmente. La movilidad eléctrica será la nueva seña de identidad de Volkswagen».

Id buzz concept 6758

El ID Buzz reúne todas las virtudes de esa nueva plataforma: emisiones cero, propulsión eléctrica a las cuatro ruedas, gran amplitud interior, modo de conducción opcional totalmente autónoma y novedosas y sofisticadas opciones de conectividad y controles. La furgoneta tendrá (se prevé) una autonomía de 600 km y la capacidad de obtener el 80 por ciento de la carga de la batería en media hora con cargador rápido, aunque podrá cargarse igualmente en un enchufe convencional.

El nombre de ID Buzz se refiere a identidad, idea, individualidad e iconic design; mientras que “Buzz” tiene que ver con la fonética de la palabra bus y con el tenue zumbido que produce el sistema eléctrico del vehículo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 9 de Enero de 2017

Avani Eco Bag

Las Avani Eco Bags aspiran a ser la solución a las bolsas de plástico: aunque su aspecto es similar al de una bolsa de plástico convencional en realidad están fabricadas con fibras vegetales de yuca y resina natural. Son biodegradables y reciclables “de verdad”, y como no son tóxicas sirven como abono una vez que ya no son necesarias.

La forma rápida de deshacerse de ellas es poniéndolas en agua caliente, a unos 80°, aunque las bolsas desaparecen de forma natural principalmente devoradas por microorganismos, sin dejar residuos o convertidas en CO2 y agua en cuestión de meses.

Según el fabricante, estas bolsas biodegradables tienen el mismo volumen y «resisten “casi” tanto peso» como las bolsas convencionales fabricadas con plástico basado en petróleo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 9 de Enero de 2017

Larsen c

Según cuentan la NASA y el semanario The Week una gigantesca plataforma de hielo de la Antártida, conocida como barrera de hielo Larsen C está a punto de desprenderse y sería raro que no lo hiciera en los próximos meses.

Su superficie es de unos 5.000 kilómetros cuadrados y las fotos de la NASA de los últimos meses y las mediciones de los científicos indican que la fractura tiene unos 110 kilómetros de largo, 100 metros de ancho y unos 500 metros de profundidad. Según parece todavía «prende de un hilo de hielo» que la mantiene unida a lo largo de unos 20 km.

Una vez que se desprenda completamente –algo que los científicos esperan como algo inminente en los próximos meses– este gigantesco trozo de hielo pasará a engrosar la lista de «los 10 icebergs más grandes conocidos». Algunas zonas de la mismo área, las llamadas Larsen A y B se desprendieron ya en 1995 y 2002 respectivamente.

A diferencia de los icebergs del Ártico, que son básicamente «hielo flotando sobre agua», este hielo está unido a la plataforma antártica, de modo que cuando se desprende hace aumentar globalmente el nivel del mar. Las barreras de hierro Larsen actúan como «contenedores» de los glaciares antárticos. Los científicos han calculado que si todo ese hielo flotara libremente el nivel de los mares aumentaría unos 10 centímetros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear