Por @Wicho — 17 de Agosto de 2017

Anomalías de temperatura - julio de 2017

Según se puede leer en July 2017 Equaled Record July 2016 la temperatura media de julio de 2017 fue 0,83 grados celsius mayor que la media de los meses de julio de 1951 a 1980.

Esto lo hace empatar, estadísticamente hablando, con julio de 2016, que estuvo a 0,82 ºC por encima de la media y los coloca a los dos como los dos meses de julio más cálidos desde 1880, que es desde cuando tenemos datos fiables.

Pero en julio de 2016 estaba activo El niño, un fenómeno climático que hace subir la temperatura global, mientras que en julio de 2017 ya no lo estaba.

Ya sabéis, niños, el calentamiento global es un invento de los chinos, ergo el gráfico de arriba, que muestra la diferencia de temperatura media de cada mes desde 1880 con respecto a la media anual es un cuento chino.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Agosto de 2017

Usando datos de la NASA, Antti Lipponen ha creado este gráfico en el que se ve año a año la diferencia de temperatura media en cada país con respecto a la media de temperatura global entre 1951 y 1980. Cuanto más larga y roja la barra, más por encima está la temperatura de ese país sobre la media. En la parte superior derecha hay también un gráfico de línea en el que se ve la diferencia global.

Va quizás un poco rápido, pero es fácil ver la tendencia que indica la existencia de un calentamiento global; lo del cambio climático es una expresión descafeinada que nos han colado quienes lo niegan o no quieren hacer nada al respecto.

El vídeo original está en Temperature anomalies arranged by country 1900 - 2016.

(Vía Francisco Morán).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 27 de Julio de 2017

(Editado: Corregido el cálculo de asignación por persona)

Plastics infographic3 740

Más de 8.000 millones de toneladas de plástico. Según un estudio (en PDF: Production, use, and fate of all plastics ever made) esa es la cantidad de plástico que se ha fabricado en todo el mundo desde principios de la década de 1950.

En UC Santa Barbara, A Plastic Planet

Y el ritmo de producción no muestra señales de ralentizarse. Del total de plástico que se produjo entre 1950 y 2015, casi la mitad se fabricó en los últimos 13 años.

(...)

En 2015 se desecharon 6.300 millones de toneladas de los cuales sólo el 9 por ciento se recicló, el 12 por ciento se incineró y el 79 por ciento sigue tirado en vertederos y en el medio ambiente.

De continuar con la tendencia actual, para el año 2050 habrá acumulados en vertederos y en el entorno 12.000 millones de toneladas de plástico, lo que equivale a 36.000 Empire State Buildings.

Con esas cifras no es de extrañar que para ese año, 2050, en el mar habrá más toneladas de plástico de que de pescado.

El plástico es uno de los materiales que más ha fabricado por el hombre, por detrás del cemento y del acero: “la diferencia es que mientras que acero y cemento se utilizan a largo plazo, el plástico se utiliza principalmente para embalar y embotellar, lo que significa que es útil durante muy poco tiempo y después se desecha”; un desecho lejos de ser biodegradable se utiliza durante “un rato” y sin embargo permanece durante cientos o incluso miles de años. Es para pensárselo, desde luego.

Imagen: UC Santa Barbara, vía Futurity.

Relacionado,


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 10 de Julio de 2017

Psc0817d 012 charted albedo print to web v1 2
Popular Science / Valerio Pellegrini

Se considera que los gases cuasantes del efecto invernadero, como el CO2 y otros gases y emisiones de partículas, tienen un impacto significativo en el calentamiento global, en parte porque impiden que la radiación solar que llega a la superficie terrestre salga reflejada hacia el espacio.

Una de las diversas consecuencias del calentamiento global es que el aumento de las temperaturas puede alterar el albedo de la Tierra, lo que a su vez puede provocar que el planeta se caliente más rápidamente. El albedo es el porcentaje de la radiación solar que llega a la Tierra y que se devuelve al espacio cuando se refleja en la superficie del planeta. El albedo promedio de la Tierra es de entre el 37 y el 39 por ciento (entre 0,37 y 0,39). Es decir, de toda la radiación que llega a la Tierra desde el Sol más de una tercera parte se refleja hacia el espacio.

El albedo se mide en una escala que va de 0 a 1. El valor 0 correspondería a un negro teórico capaz de absorber el 100 por cien de la radiación recibida. Por el contrario un blanco refleje el 100 por cien de la radiación recibida tendría un 1 en la escala del albedo.

Un albedo alto enfría el planeta, porque la luz (radiación) absorbida y aprovechada para calentarlo es mínima. Por el contrario, un albedo bajo calienta el planeta, porque la mayor parte de la luz es absorbida por él mismo.

La presencia de agua en la Tierra crea una interesante realimentación positiva para el albedo, ya que las bajas temperaturas incrementan la cantidad de hielo sobre su superficie, lo que hace más blanco al planeta y aumenta su albedo, lo que a su vez enfría más el planeta, lo que crea nuevas cantidades de hielo; de esta manera, teóricamente al menos, podría llegarse al punto en que la Tierra entera se convertiría en una bola de nieve.

O podría llegarse al punto contrario. Según Popular Science los científicos investigan cómo el albedo de la Tierra cambia a lo largo del tiempo, y si su valor se reducirá debido al calentamiento global,

Si el albedo de la Tierra desciende el mismo principio que actualmente mantiene todo en equilibrio podría hacer que el mundo se calentase todavía a más velocidad en el futuro. El calentamiento global provoca que los glaciares reduzcan su superficie y que el hielo marino se derrita, exponiendo superficies oscuras y más absorbentes que reducen el albedo de la Tierra [contribuyendo de paso al aumento del nivel del mar]. Al mismo tiempo la contaminación -en forma de hollín negro y gris- se deposita sobre el hielo y lo vuelve más oscuro, y esto hace que el hielo absorba más calor del Sol y que se derrita más rápidamente.

En ese caso al reducirse el albedo de la Tierra el planeta absorbería un porcentaje mayor de la radiación solar recibida lo que, unido al efecto invernadero, aceleraría el aumento de las temperaturas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear