Por Nacho Palou — 23 de Junio de 2017

El vídeo How does an Electric Car work? (con subtítulos en español) de Learn Engineering es una buena explicación visual de cómo funcionan los coches eléctricos, en este caso un Tesla S, pero en la práctica todos los que son 100 por cien eléctricos funcionan esencialmente igual.

Compara además su funcionamiento con el de los coches con motor de combustión y caja de cambios, mucho más complejos y menos eficientes. Por mucho que a uno le gusten los motores de combustión hay que reconocer que al lado de los sistemas de propulsión eléctricos resultan casi primitivos, y eso a pesar que la propulsión eléctrica es anterior a los motores de combustión.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 19 de Junio de 2017

The Phenix es un viejo BMW Serie 5 de hace 20 años rescatado por Eric Lundgren del desguace y convertido en un coche eléctrico con una autonomía de 615 km recorridos a velocidad de autopista, a algo más de 110 km/h (70 MPH).

Los mejor de todo es que las baterías del coche, que suman una capacidad de 130 kWh, es un conjunto de baterías recicladas procedentes de coches eléctricos y de ordenadores portátiles que el equipo de Lundgren compró como desechadas. Sin embargo, según InsideEV, Lundgren las comprobó una por una y descubrió que el 80 por ciento todavía eran útiles, «lo que da una idea de la cantidad de electrónica que se desecha como basura sin que en realidad lo sea».

Lo malo es que para lograr esa autonomía el coche prescinde de cualquier lujo interior que no sean los asientos delanteros y los elementos necesarios para conducir; el resto del interior (asientos traseros, consola central, revestimientos y aislantes) han desaparecido, junto con cualquier elemento mecánico que tuviera relación con el motor de combustión.

Pero eso no es problema para Lundgren, ya que su proyecto está motivado con el fin de concienciar sobre sobre el “reciclaje híbrido” y poner de manifiesto la ineficiencia en la gestión de desechos electrónicos. Una forma de reutilizar las baterías de los coches es utilizándolas para almacenar electricidad en viviendas, pero todavía esta no es la práctica habitual y la mayoría de las baterías desechadas acaban sus días (reciclándose, en parte) mucho antes de que dejen de ser útiles.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Junio de 2017

EmisionesCO2

Este gráfico animado resulta bastante impactante: se trata de la evolución desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad del Top 10 de los países más contaminantes, teniendo en cuenta el dato de las emisiones de CO2 pero excluyendo los sumideros de carbono (bosques y áreas de reforestación).

En el gráfico puede verse cómo el territorio con más emisiones hasta finales del XIX era el Reino Unido de la vieja Europa, sin duda eco de la revolución industrial, seguido de Alemania… Pero pronto los relativamente jóvenes Estados Unidos tomaron la cabeza superando a ambos durante todo el siglo XX.

Después de la crisis de 1929 las emisiones se redujeron notablemente, para volver a repuntar en los 30 coincidiendo con los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial. Hacia los años 60-70 aparece Rusia en escena, para ser superada a su vez por China en 1991. Pero siempre con los EE.UU. en cabeza y por mucha diferencia.

Finalmente China comienza una escalada sin freno en 2000 y para 2006 ya supera a los Estados Unidos – y por mucho; tanto que en 2013 (último año con datos) alcanza el doble de emisiones de CO2 que el segundo de los países más contaminante (EE.UU.), al que siguen la India y Rusia.

Una carrera sin freno que todavía está por ver cómo acaba. Porque tras la farsa de París y la salida de los Estados Unidos del acuerdo por el cambio climático… lo único claro es que esto no pinta nada bien para nuestro pequeño planeta.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Junio de 2017

Tracy thomas 101195

La fundación The Ocean Cleanup calcula que los ríos de todo el mundo arrastran cada año entre 1,15 millones y 2,41 millones de toneladas de plástico a los mares y océanos. Dos tercios de esa esa masa de plástico proceden de apenas una veintena de ríos, una corta lista liderada por el río Yangtsé, en China, que vierte cada año 330.000 toneladas de plásticos en el Mar de China. Le siguen el río Ganges, en India, y otros ríos chinos y de otros países asiáticos.

Que unos pocos ríos concentren una proporción tan grande debería simplificar (en términos relativos) el control y reducción de los vertidos de plásticos en el mar a través de los ríos. De esto tratará precisamente la conferencia dedicada a los océanos que las Naciones Unidas celebraran desde hoy en Miami.

Según Phys.org en total cada año acaban en los mares y océanos hasta 8 millones de toneladas de plásticos, lo que conlleva un gran impacto económico y en los ecosistemas marinos. El acumulado hasta ahora, The Ocean Cleanup, es de unos 3 billones de toneladas. Convierte recordar que, al ritmo actual, en el año 2050 la masa de plástico en los océanos superará a la masa de peces.

* * *

En El País, “El plástico está cambiando la naturaleza fundamental de los océanos”,

Lo interesante del plástico, y es una de las razones por las que no hemos sido conscientes de la magnitud del problema hasta ahora, es que, al contrario de lo que sale en los medios, que hablan de grandes islas de basura, realmente no es así. Se trata de trozos del tamaño del confeti, de menos de cinco milímetros, que se acumulan en los giros. El problema ha permanecido invisible. Como ya se trabajaba en el estudio del plancton marino, hemos recogido estos residuos del océano y gracias ello empezamos a entender mejor la magnitud del problema y su distribución.

Fotografía: Tracy Thomas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear