Por Nacho Palou — 13 de Abril de 2017

Un burbuja de agua que se puede comer para sustituir a las botellas de plástico

Cada año se fabrican y se desechan miles de millones de botellas de plástico en todo el mundo, con un gran coste para el medio ambiente. Resumen rápido,

  • Una botella tarda unos 700 años en descomponerse.
  • El 90 por ciento del coste del agua embotellada es por la botella.
  • El 80 por ciento de las botellas no se reciclan y millones van cada año a la basura.
  • Hacen falta 100 millones de litros de petróleo para fabricar mil millones de botellas.
  • Embotellar y manipular agua es el método menos eficiente para conseguir agua.

Eso a pesar de que el agua del grifo no es tan mala como la pintan.

La “botella de agua” Ooho! de Skipping Rocks Lab, desarrollada por Rodrigo García González y Pierre-Yves Paslier, es una burbuja que está hecha con una membrana transparente que se fabrica con extractos de algas marinas y que se puede ingerir — o, en el peor de los casos y si se prefiere tirar por ahí, se descompone de forma natural en un mes al ser un material orgánico.

Además de agua la membrana puede contener otros tipos de bebidas, bebidas alcohólicas y refrescos, y se le pueden aplicar colorantes y saborizantes. Cada burbuja Ooho! es más barata de producir que una botella de plástico — aunque también, al menos por ahora, es mucho más pequeña e igual hay que lavarla con agua antes de consumirla.

Vía Designboom.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 6 de Abril de 2017

Este resumen rápido de Life Noggin con guión de Amy Shira Teitel explica la situación actual del agua en nuestro pequeño planeta y cómo la escasez de ese recurso natural ha acabado generando auténticas guerras por el agua y cómo en el futuro nos puede abocar a algo peor incluso. No hace siquiera falta mencionar el escenario Mad Max II: va incluido en el vídeo.

El caso es que aunque casi el 80 por ciento de nuestro planeta está cubierto de agua, ese agua es salada. Y del 20% restante una gran parte está congelada en los casquetes polares. Así que la que queda circulando por ríos, lagos y acuíferos naturales no es tanta (menos del 4%). Por suerte el ciclo del agua hace que todo se recicle maravillosamente provocando lluvia a partir de las nubes, filtrándose en la Tierra, circulando por los ríos hasta el mar y evaporándose de nuevo para formar más nubes.

Sin embargo, el crecimiento de la población y nuestro devorador consumo de este preciado recurso natural hace que estemos consumiendo más agua potable de la que hay en estas fuentes, incluyendo los acuíferos subterráneos. Esto ya está sucediendo en África, Eurasia y las dos Américas.

Esta escasez lleva a dos tipos de «guerras»: la primera, la guerra de precios a la que se ven abocados los granjeros, que son los principales consumidores de agua del planeta. Si hay poca agua se produce menos comida, y si hay menos comida los precios aumentan. El segundo tipo es que la competencia salvaje y militar entre países cercanos por hacerse con los pocos recursos que haya disponibles, lo cual ya ha llevado a conflictos bélicos (Darfur, Yemen) en los que además los campos de cultivo suelen quedar arrasados tras el uso de la fuerza bruta. Sea por una u otra razón al final hay escasez de alimentos. Así que al final todos salimos perdiendo.

Ciertamente la situación tiene pinta de que pueda acabar bastante a lo Mad Max si no nos ponemos las pilas –igual que con todo lo relacionado con el calentamiento global y la escasez de otros recursos. Ahora bien, no anima mucho que el vídeo termine recordando que «al menos existen sitios como La Bóveda Global de Semillas Svalbard para guardar muestras» de cara a que sus genes sean recuperados en un futuro tras cualquier tipo de catástrofe. Como bien dicen: el planeta es bastante resiliente… La humanidad, quién sabe.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 24 de Marzo de 2017

454316 co2 gr 600
Emisiones globales relacionadas con la producción de energía (1975 – 2016) en miles de millones de toneladas. International Energy Agency.

En NewScientist, CO2 emissions from energy remain flat for third year running,

Según la Agencia Internacional de la Energía (IEA) el sector energético no incrementó en 2016 y por tercer año consecutivo sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) a pesar del crecimiento económico global. Los motivos principales son el aumento de las energías renovables, el cambio en el uso de carbón por gas natural y las mejoras en la eficiencia energética. En EE UU el descenso de las emisiones fue de un 3 por ciento; en China 1 por ciento y en Europa se mantuvo igual, compensando ligeros incrementos en el resto del mundo.

En 2016 las energías renovables cubrieron casi una cuarta parte de la demanda eléctrica mundial y globalmente las renovables ya superan al carbón como principal fuente de electricidad: “En el mundo se instala medio millón de paneles solares cada día y en China se instalaron dos turbinas eólicas cada hora (en 2015).”

Si no se producen cambios en el ritmo ni en las políticas de adopción de las renovables se prevé que en 2025 comenzará a reducirse el uso de combustibles fósiles para generar electricidad, principalmente del gas (para electricidad, no para calefacción) y el carbón.

Poca duda queda ya sobre la relación que hay entre las emisiones de CO2 y el calentamiento global.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 17 de Marzo de 2017

Imagen NDVI de la isla de Noirmoultier
Imagen NDVI de la isla de Noirmoultier

Ojo, espaciotrastornados, gente a quienes os gusten los mapas, o a los que os encante curiosear por Google Maps o Google Earth…

El programa Copérnico de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Unión Europea acaba de lanzar en público EO Browser, una web que permite cotillear las imágenes obtenidas por las misiones Sentinel-2, Sentinel-3 y Proba-V de la ESA y los archivos que tiene ésta de las misiones Landsat 5, 7 y 8.

Se puede buscar por ubicación o mover el mapa a voluntad; acotar por misión, fechas, cobertura de nubes, exportar las imágenes, comparar las de distintas fechas, y todo esto sin que tan siquiera sea necesario registrarse, aunque una vez registrado puedes incluso descargarte los datos. Los detalles, en EO Browser goes public.

Y lo dicho, ojo, que engancha.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear