Por Nacho Palou — 19 de Abril de 2018

SubSurfTemp Mar2018 620
Sección transversal del océano Pacífico ecuatorial que muestra cómo la temperatura del agua se desvió del promedio durante el período de cinco días entre finales de marzo y principios de abril de 2018 Imagen: ENSO Blog/Climate.gov.)

Un tiburón de agua caliente del tamaño del océano Pacífico. Aunque parece el argumento de una de esas absurdas películas de tiburones, a lo Sharknado (Anthony C. Ferrante, 2013) en esta ocasión la pesadilla es real: el gráfico representa la sección transversal del océano Pacífico a la altura del ecuador, y muestra el aumento (colores rojos en el gráfico) de la temperatura promedio en los meses de marzo y de abril desde la superficie y hasta una profundidad de 300 metros. La figura abarca el Pacífico desde extremo hasta el otro.

“Esas aguas han estado más frías que el promedio desde finales del verano pasado, pero se han ido calentando desde alrededor de noviembre [de 2017] volviéndose ligeramente más cálidas que el promedio desde finales de febrero. Y continuaron aumentando durante marzo. Esta anomalía en el promedio de la temperatura es la más alta desde febrero de 2016, durante el último fenómeno de El Niño”, explican en el blog ENSO de la NOAA.

Las previsiones actuales apuntan a que en los próximos meses la masa de aguas más cálidas del promedio, el Sharklentamiento, seguirá asciendo a la superficie “y devorará el resto de aguas más frías“ (en azul, en el gráfico).

Esto significa, explican en Discovery Magazine, que el tiburón se comerá a La Niña de este año y esto “puede contribuir a un aumento de las temperaturas globales, que en los últimos meses han estado aumentado a ritmo de superar el récord de los últimos años.”

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 12 de Abril de 2018

Moak Studio, Dina Lamp,

Nos hemos vuelto dependientes de la luz y sin ella tendríamos noches largas, tristes e inoficiosas, pero hemos olvidado que es un recurso que nos cuesta e incluso lo malgastamos. ¿Y si una lámpara nos ayudara a ser conscientes del valor de la luz, de la energía y del dinero? La lámpara Dina necesita dinero para funcionar, pues son las monedas las que hacen la conexión para que se encienda. Es más que una simple lámpara, es una forma distinta de iluminar nuestra conciencia.

Al apagar la lámpara Dina la moneda se puede recuperar, o de puede dejar dentro y ahorrarlo. Vía FastCo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 10 de Abril de 2018

Son bicis, no setos

Hace unos años el gobierno chino pensó que las bicicletas de alquiler podían ser una gran idea para mejorar la movilidad en las ciudades y de paso intentar bajar un poco el elevado nivel de polución atmosférica que hay en muchas de ellas.

Así que permitió la implantación prácticamente sin control de empresas dedicadas a este negocio. Se trata de bicicletas que en lugar de quedar estacionadas en bases como las que se pueden ver en ciudades como Londres, Madrid o París se pueden dejar y recoger en cualquier sitio, al estilo de los coches de Car2Go, por ejemplo. Una aplicación móvil las desbloquea cuando alguien las quiere usar y luego las vuelve a bloquear. Aunque les ha salido el tiro un tanto por la culata.

El problema es que las empresas se lanzaron como locas sobre este mercado y ahora hay muchas más bicis que demanda. Me recuerda a cuando en España aparecieron, literalmente, cientos de proveedores de Internet, aunque estos al menos no ensuciaban…

Pero al problema de que haya más bicis que demanda –lo que ya ha llevado a alguna empresa a la bancarrota– se une el que los chinos no están demostrando ser especialmente cívicos, dejando las bicis apiladas en cualquier sitio, lo que dificulta la circulación, el propio paso de los peatones, y se ha convertido en todo un lío. Por no hablar de lo de tirarlas a canales y cosas así, claro.

¡Que no cabemos!

Así que ahora el gobierno chino ha frenado la creación de nuevas empresas, aparte de verse obligado a recoger miles y miles de bicicletas abandonadas en cualquier sitio y tener que establecer prohibiciones acerca de dónde se pueden dejar, a ver si y cómo solucionan el problema.

Tulipanes no, bicicletas

Las fotos son de la galería The Bike-Share Oversupply in China: Huge Piles of Abandoned and Broken Bicycles de The Atlantic.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 7 de Abril de 2018

A lo largo de 2017 la temperatura promedio del planeta fue 0,9° más cálida que en el promedio del período entre 1951 y 1980 según datos del Goddard Institute for Space Studies (GISS) de la NASA. Este análisis de temperatura de la NASA incorpora mediciones de superficie procedentes de 6300 estaciones meteorológicas situadas por todo el mundo tanto en tierra como en el mar (en barcos barcos y boyas) además de las mediciones de temperatura tomadas en estaciones polares.

De este modo 2017 fue el segundo año más cálido (en temperaturas de superficie) sólo superado por 2016, que sigue siendo el año más cálido desde 1880. 2017 fue también el tercer año consecutivo en el que las temperaturas estuvieron un grado por encima de los niveles de finales del siglo XIX.


Relacionado,

La delicada relación entre el hielo de la Antártida y el nivel del mar

Cronología de la temperatura promedio en la tierra — desde la última glaciación hasta ayer mismo

El calentamiento global es real

No es «cambio climático» es «calentamiento global»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear