Por @Alvy — 8 de Junio de 2018

Este sistema llamado IdentiFlight es una solución de muy alta tecnología para un problema de muy baja tecnología: que los aerogeneradores en movimiento a veces matan a las aves que vuelan en sus alrededores, golpeándolos con las palas. Lo que sucede es que las desafortunadas aves a veces son especies protegidas (como las águilas reales) y es bastante complicado detener las turbinas eólicas de forma efectiva – de modo que excepto en época de migración (si les pilla de paso algún parque eólico) cuando aparece alguna de forma ocasional poco se puede hacer.

IdentiFlight

Utilizando este «sistema de detección e identificación aérea» el problema puede mitigarse, al menos en parte, lo que permite generar energía limpia y dejar tranquilos a los pajarillos a la vez.

El sistema consiste en un mástil de 10 metros en el que hay un conjunto de cámaras que le proporcionan una visión 360°. Puede calcular en menos de cinco segundos la posición 3-D, velocidad, trayectoria de las aves, e incluso distinguir si se trata de un águila o no – un 96% de las veces correctamente. Los números que manejan para cada unidad son de un 6% de falsos negativos y un 28% de falsos positivos (que parece un poco alto) aunque dicen que se pueden mejorar colocando más cámaras y haciendo que operen conjuntamente en red.

Cuando se detecta un ave de una especie protegida que entra en rumbo de colisión con alguno de los aerogeneradores se lanza una orden de parada prioritaria – aunque no he conseguido encontrar cuánto tiempo tarda la turbina en detenerse de forma efectiva. Probablemente sea lo suficiente al menos como para reducir su velocidad y que el ave pueda pasar sin problemas; la pérdida energética debe ser mínima en cualquier caso. No sólo se evitan así las muertes de aves inocentes sino también los daños en las instalaciones, que pueden ser costosos.

Me pregunto si se utilizará algún sistema similar en los aeropuertos, donde las aves descarriadas también suponen importantes problemas como es bien sabido. (Recordemos el 1549 de US Airways en el Hudson entre muchos otros).

(Vía Forbes.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2018

La gente del Proyecto Plastic Tide tiene como objetivo final la limpieza del plástico que contamina las playas, en su caso en el Reino Unido, aunque el problema es universal. Algo que pasa por estudiar primero el problema – y quieren hacerlo con la ayuda de pequeños drones.

Uno de los aspectos que mencionan en su web es que aunque podemos calcular cuánto plástico llega al mar en forma de deshechos sólo podemos contabilizar el 1% de ese «inventario de trocitos de plástico» mientras que dónde está el 99% restante es toda una incógnita. Aquí es donde entra en juego la ayuda tecnológica.

La solución que proponen es utilizar drones: primero se envían por las playas para fotografiarlas con suficiente detalle –algo bastante automatizado hoy en día en labores de construcción y cartografía– y luego se crea una algoritmo de aprendizaje automático que sepa separar «el grano de la paja» o, en este caso, las pequeñas piezas de plástico contaminante de las piedras y restos naturales que no suponen un problema.

Drones para el estudio del problema de los plásticos que contaminan las playas y los mares

Una vez que se han mapeado las playas y se sabe dónde están los plásticos resultaría más fácil localizar el origen del problema y también ponerle solución, enviando cuadrillas de limpieza a los sitios críticos. Esa parte según se ve sigue siendo manual – supongo que sería más interesante que los propios drones pudieran bajar y recoger la basura, pero… Todo se andará, supongo.

La idea no parece mala, aunque para mi que es una solución excesivamente avanzada para un problema bastante obvio: quienes visitan las playas o viven cerca de ellas saben perfectamente dónde están los sitios más contaminados, en los que se vierten residuos de forma constante. El problema suele ser más la falta de medios que de tecnología. De todo modo está bien que haya iniciativas de este tipo promovidas por entidades sin ánimo de lucro porque como dicen «una vez recopilada la información de forma masiva quizá se encuentren datos interesantes.» Pero nada como poner a más gente a limpiar y concienciar a la población para que use menos plástico.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 31 de Mayo de 2018

Globalcore

Este gráfico de Climate Lab Book representa la variación en las temperaturas globales entre 1850 y 2017 que suponen un incremento de 1,35° sobre la temperatura habitual. Cada línea vertical representa un año ordenado desde los datos más antiguos (izquierda) a los más recientes.

En la anotación original se pueden ver los datos de diferentes regiones (de momento Inglaterra, EE UU y Toronto) en distintos períodos, y el autor promete que añadirá los gráficos correspondientes a otros países.

Vía Boing Boing.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 25 de Mayo de 2018

Paul earle 44080 unsplash

The Economist matizó en su día que el veradero problema del mundo no eran el 1% de los ricos sino el 20% de la clase media-alta. Ahora según un estudio reciente el verdadero verdadero problema del mundo son los humanos, todos por igual: representan el 0,01% de todos los seres vivos y sin embargo han destruido al 83% de los mamíferos y el 50% de las plantas.

La destrucción del entorno natural para la agricultura, la tala y el desarrollo ha dado lugar al inicio de lo que muchos científicos consideran la sexta extinción masiva de la vida en la historia de la Tierra. Se cree que cerca de la mitad de los animales de la Tierra han desaparecido en los últimos 50 años.

La comparación con las épocas previas a que los seres humanos se convirtieran en agricultores y a que comenzara la revolución industrial es la que revela la magnitud de este enorme declive, para sorpresa incluso los científicos: hoy sólo quedan una sexta parte de la fauna silvestre (desde ratones hasta elefantes), mientras que en los océanos tres siglos de caza de ballenas han dejado sólo una quinta parte de los mamíferos marinos en los océanos.

En Jezebel, Humans Are Even Worse Than We Thought.

Esto no quiere decir que los humanos no sean responsables de otro tipo de proliferación animal. Al contrario, hemos hecho un trabajo asombroso al incrementar las poblaciones de ganado hasta un nivel explosivo, y las aves de corral representan ahora el 70% de todas las aves de la Tierra y el 60% de todos los mamíferos son ganado. Ya sólo el 4% son animales salvajes. Los humanos representan el 36% de todos los mamíferos [terretres].

Fotografía: Paul Earle en Unsplash.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear