Por Nacho Palou — 13 de Abril de 2017

Un burbuja de agua que se puede comer para sustituir a las botellas de plástico

Cada año se fabrican y se desechan miles de millones de botellas de plástico en todo el mundo, con un gran coste para el medio ambiente. Resumen rápido,

  • Una botella tarda unos 700 años en descomponerse.
  • El 90 por ciento del coste del agua embotellada es por la botella.
  • El 80 por ciento de las botellas no se reciclan y millones van cada año a la basura.
  • Hacen falta 100 millones de litros de petróleo para fabricar mil millones de botellas.
  • Embotellar y manipular agua es el método menos eficiente para conseguir agua.

Eso a pesar de que el agua del grifo no es tan mala como la pintan.

La “botella de agua” Ooho! de Skipping Rocks Lab, desarrollada por Rodrigo García González y Pierre-Yves Paslier, es una burbuja que está hecha con una membrana transparente que se fabrica con extractos de algas marinas y que se puede ingerir — o, en el peor de los casos y si se prefiere tirar por ahí, se descompone de forma natural en un mes al ser un material orgánico.

Además de agua la membrana puede contener otros tipos de bebidas, bebidas alcohólicas y refrescos, y se le pueden aplicar colorantes y saborizantes. Cada burbuja Ooho! es más barata de producir que una botella de plástico — aunque también, al menos por ahora, es mucho más pequeña e igual hay que lavarla con agua antes de consumirla.

Vía Designboom.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear