Por Nacho Palou — 5 de Enero de 2009

Invernaderos de Almeria en Google Earth
Una carretera atraviesa el mar de plásticos cerca de El Ejido, en Almería. 100 m2 podrían compensar 10 toneladas de CO2. (Google Earth)

Si las 100 ciudades más grandes del mundo pintaran de blanco los tejados de sus edificios y cambiasen el pavimento por materiales más reflectantes -como cemento en lugar de asfalto- se produciría un efecto refrigerante a nivel global [...] que compensaría el calentamiento causado por el total de los gases causantes del "efecto invernadero" emitidos cada año por todos los países del mundo.

Es una afirmación que aparece en el estudio Documento PDF Global Cooling: Increasing World-wide Urban Albedos to Offset CO2 [PDF, 1,2 MB] realizado a finales del pasado año por el investigador Hashem Akbari y su equipo del Heat Island Group.

Según los cálculos expuestos, hacen falta unos 10 metros cuadrados de superficie blanca para compensar una tonelada de CO2, por lo que el total ascendería a 44 gigatoneladas de CO2.

Es el mismo efecto refrigerante que se produce en Almería, donde las 30.000 hectáreas de invernaderos, construidos con plástico blanco (imagen arriba), podrían ser las causantes de que en la zona la temperatura del aire haya descendido una media de 0,3 grados por década desde 1983.

(Vía TreeHugger, vía Los Angeles Times.)

Anotaciones relacionadas

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Jorkab

Un efecto parecido es el oscurecimiento global, que se contrapone al calentamiento global.

Las particulas en suspension en la atmosfera reflejan la luz antes de que llegue a la tierra evitando que se caliente.

Tengo entendido que este fenomeno lo producen en gran parte los aviones comerciales, que dejan tras de si estelas que reflejan la luz del sol.

Tras el 11-s con la parada del trafico aereo, el cielo de algunas ciudades de Estados Unidos se volvio mucho mas despejado y brillante.

A modo de opinion personal, creo que no deberiamos intentar evitar el calentamiento global alterando otras caracterisitcas de la tierra sino devolviendo el equilibrio normal.

Quien sabe si no seria peor el remedio al problema que el problema en si.

#2 — Nacho

Añado un enlace a la anotación sobre la teoría que implica las estelas de los aviones con cambios en el clima donde también se comentaba acerca del oscurecimiento global.

#3 — derkeNuke

Más bien habría que puntualizar esa valiente afirmación:

"Si las 100 ciudades más grandes del mundo pintaran de blanco los tejados de sus edificios y cambiasen el pavimento por materiales más reflectantes -como cemento en lugar de asfalto-..." tendríamos que invertir una cantidad de dinero y material que probablemente haría que cualquier consecuencia que tuviera este cambio se viera minimizada por el gasto ecológico de dicho cambio.

En mi opinión el cálculo es interesante, pero tan poco aplicable que se aleja muchísimo de la realidad.

#4 — Julio c. Aguilera.

Particularmente llevo años pintando mis azoteas de blanco para evitar goteras y bajar la temperatura de mi casa y mis instalaciones avícolas. El ahorro es considerable en aire acondicionado en el caso de mi hogar, en los gallineros he evitado la muerte por exceso de calor. Cuando acompañamos esto con plantas agrupadas aún aumentamos el ahorro de aire acondicionado y alargamos la vida media de las pinturas aplicadas en las azoteas.
La ropa blanca tendida mejora en su color blanco y el poder detergente es complementado por el de la refracción de la luz. La unica pega es que cuando es medio-dia en verano/primavera es mejor subir con gafas de sol.

#5 — Juan Carlos

Habría que calcular el coste ecológico de fabricar pintura blanca, cal, o lo que sea, para pintar las ciudades de blanco. A lo mejor en el proceso se generaba más co2 del que se ahorraría.

Posiblemente sucedería lo mismo que con los biocombustibles: es peor el remedio que la enfermedad.

#6 — Nacho

#5 probablemente el mismo que fabricar pintura de cualquier otro color que ya se utiliza ahora (naranja, negro, marrón, etc.)

#7 — juan carlos

No me refiero al coste energético de fabricar pinturas en general, sino al coste de la fabricación de pintura extra que habría que hacer para re-pintar lo que ya existe, como dice el artículo:

"Si las 100 ciudades más grandes del mundo pintaran de blanco los tejados..."