Por Nacho Palou — 11 de Enero de 2008

Deforestación de la isla de Borneo

Se calcula que en 2022 se habrá destruido el 98 por ciento de los bosques de Indonesia, principalmente debido a la tala ilegal, las plantaciones de palma para obtener aceite y los incendios forestales.

Las plantaciones de palma para obtener aceite y biodiésel son la principal causa de la destrucción de bosques en Indonesia, así como en Malasia. Colateralmente, si continúa la tendencia actual, los orangutanes nativos de las islas de ambos países, cuya población se ha reducido en un 91 por cierto desde 1900, desaparecerán en un par de décadas, tal y como explican en Indonesian Deforestation Threatens Endangered Orangutans.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Valaraukar

Pues bueno, me creo lo de la gráfica hasta el 2005. En todo caso es un problema muy complejo, en el cual hay que contrapesar las necesidades crecientes de la poblacion humana y la población salvaje. Y es irónico que la búsqueda de energías alternativas, como los BIOcombustibles, sea ahora el principal responsable de la desforestación.

#2 — Nacho

Diría incluso que la previsión a partir de 2005 es incluso conservadora; el estado actual es relativamente fácil de ver en la imagen aérea de la isla de Borneo en Google Maps, y se asemeja bastante al aspecto que tiene en el gráfico.

Tuve ocasión de visitar indonesia y Tilandia y diría que la actividad forestal allí es bastante intensa. Ciertamente los biocombustibles son uno de los principales enemigos del medio ambiente: no tengo los datos a mano pero creo recordar que sólo para que el 20% de los coches de europa funcionaran con biocombustibles necesitabas el doble de la superificie de cultivo disponible (y ya sabemos que la superifice de cultivo se roba a los bosques)

Diría que en este momento es mejor seguir quemando combustibles fósiles y no tocar los bosques (aunque esto es una utopía incluso aunque no existiesen los biocombustibles) —que combaten las emisiones de CO2, ya que no se puede hacer un cambio instantáneo de un combustible a otro y ambos se necesitan. Pero esto últimos es una impresión mía claro.

#3 — Edu

La verdad es que sí resulta irónico que la búsqueda de energías alternativas sea ahora el principal responsable de la desforestación.

Según el informe Situación de los Bosques del Mundo 2007, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la pérdida forestal mundial neta asciende a 20.000 hectáreas por día, lo que equivale al doble de la superficie de París!!!

#4 — Anya

teneis más spin-offs que CPI!!
Por ahí se decía que cómo se le va a negar a un habitante de un país en vías de desarrollo comprarse un coche, o simplemente, mejorar su vida... Se lo dices a los cuarenta millones de habitantes de España... ¿y qué ha cambiado?
Gracias por hacer algo más por que cambie

#5 — Isi-Tiotaum

Me impresionan estas cosas, en cuanto a las deforestaciones del planeta, hay que poner mucho por parte de todos para no dañarlo mas, y tiene que partir desde la educación base en la escuela, y podremos pararlo en una sola generación, si no estamos perdidos y esto no parará.
Ojala que cambie la visión de los poderosos sobre los recursos energeticos para que empecemos en el buen camino del cambio para bien....

#6 — ARETINO

Las plantaciones de palma para bioenergéticos no solo es culpable de la deforestación sino que acá en Colombia se convirtió en un problema social por el desplazamiento de familias enteras de sus tierras para sembrar la bendita palma.

su incidencia en la fauna y flora tambien es bastante intrusiva pues desplaza cualquier forma de vida a muchos kilometros y la lluvia arrastra los abonos quimicos a quebradas y arroyos constituyendose en un circulo vicioso donde el mas perjudicado es el medioambiente.

Puedes leer mas en este post:
http://caribania.blogsome.com/2007/11/06/233/

#7 — Valero

Y no olvidemos que los biocombustibles son una de las causas del aumento del precio de los cereales (y con ello de todos los productos del mercado). Y además no sobra terreno precisamente. Y al final los que salen perdiendo, como casi siempre, el medio ambiente y la clase baja y media.