Por Nacho Palou — 18 de Abril de 2009
Diatomea bajo el microscopio de barrido
Eupodiscus radiatus, especie de diatomea vista con un microscopio electrónico de barrido. Imagen de Mary Ann Tiffany, San Diego State University.
Las diatomeas son un tipo de alga unicelular que se cree tienen su origen en Periodo Jurásico, hace unos 145 millones de años. Se caracterizan por tener una única célula contenida en una estructura de dióxido de silício ornamentada llamada frústula.
Celdas solares biológicas más eficientes - Utilizando un enfoque biológico, en vez del tradicional de semiconductores, investigadores han descubierto una nueva manera de crear celdas solares, en las cuales los fotones rebotan como si estuvieran dentro de una máquina de pinball, produciendo electricidad.

Lo que están probando investigadores del Oregon State University y del Portland State University es construir paneles solares en los que las células de silicio serían sustituídas por diatomeas modificadas (carentes de componente orgánico) cuya eficiencia podría ser tres veces mayor que las células solares actuales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

4 comentarios

#1 — Jose

Aunque esta tecnología parece estar en pañales, es la primera noticia que me haga pensar en una energia fotovoltaica sostenible.

Todo lo que hemos visto hasta ahora se basaba en el Silicio, en unos costes de fabricación en términos de energía y contaminación que, aunque la mayoria de gente desconozca, hacían que la implantación masiva de paneles fuese una utopía por un lado, y por otro un factible agravamiento de las condiciones medio ambientales.

El silicio no es el camino. Creo que se debería abandonar totalmente la actual tecnología fotovoltaica, que es casi tan antigua como la propia electricidad y que ha sido incapaz de evolucionar a mayores rangos de eficiencia y de obtención total de energía. Es una tecnología que tan solo sirve para que nos metan la mano en la cartera y encima tengamos que dar las gracias.

Sin embargo este nuevo camino basado en diatomeas modificadas con las que se podría alacanzar eficiencias del 60% (siendo muy optimistas) ya tiene mejor pinta, no por la eficiencia sino por la tecnología de fabricación y los recursos materiales requeridos.

Lógicamente esta tecnología nunca verá la luz ya que supondría el fin de una casta de promotores immobiliarios reconvertidos a promotores solares que viven a base de nuestro presupuesto parasitando nuestra sociedad.

#2 — Javi

Tendría gracia que las humildes y antiguas diatomeas nos ayudaran a resolver el quebradero de cabeza que supone la eficiencia de las células fotovoltaicas.

Además pasaríamos de fabricar paneles fotovoltaicos a... cultivarlos.

#3 — Aureus

Me parece una muy buena opción, como alternativa a las células fotovoltaicas actuales. de hecho, están surgiendo muchas nuevas tecnologías energéticas basadas en procesos biológicos, lo que probablemente supone que por fin nos estamos encaminado hacia donde debíamos: Existen ya muchas formas y procesos orgánicos que realizan aquello que pretendemos, luego vamos a aprovecharlo.
Saludos.

#4 — Sergio Alvaré

Parece extraño que el sicilio de estas algas sea al menos tan puro como el que actualmente se puede conseguir en la industria.

#1: "El silicio no es el camino."
En la Wikipedia pone: "Uno de los rasgos característicos de las células de diatomeas es la presencia de una cubierta de sílice (dióxido de silicio hidratado) llamado frústulo." Toda nuestra "tecnología solar" (turbinas de vapor aparte) se basa en lo mismo, en los semiconductores, y es por eso por lo que interesan estas células.
Saludos