Por Nacho Palou — 15 de Abril de 2010

Tablas de DaimielRecientemente tuve ocasión de visitar las Tablas de Daimiel, uno de los humedales más importantes -y más amenzados- del país. Tanto que hace apenas unos meses los incendios subterráneos parecían marcar el comienzo de su fin definitivo.

Afortunadamente hoy las Tablas de Daimiel rebosan agua en superficie mientras las filtraciones siguen aportando agua a los acuíferos. Y el parque bate récord de visitas: 190.000 en lo que va de año.

De hecho ahora en primavera es la mejor época del año para visitarlo. En las tablas esta estación está entrando con retraso debido a los daños sufridos meses atrás, lo cual contrasta con otros paisajes de la zona y alrededores.

Tablas de Daimiel

De momento aún la mayoría de la vegetación está muy seca y no es fácil todavía ver aves ni peces u otro tipo de fauna en las aguas. En la denominada Laguna de Aclimatación sí es posible ver distintas especies de aves residentes, sobre todo patos.

Tablas de Daimiel

La visita es gratuita y libre aunque pueden reservarse visitas guiadas. El parque se puede ver siguiendo las rutas o tininerarios indicados todas ellas sin dificultad y de apenas entre 2 y 4 kilómetros de longitud.

Tablas de Daimiel

Según los expertos del parque necesitará tiempo para recuperarse totalmente, lo que no debe sorprender a nadie si se tiene en cuenta que ha estado "al borde del colapso". La recuperación sólo será posible mientras llegue el agua.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Jaby

Como bien dicen, sería una lástima perder un lugar como este. Bien claro queda que es gratuito, y tal vez sea este el motivo de dejadez y despreocupación (seguro que si fuera una buena fuente de ingresos/beneficios, nadie lo dejaría de lado).

Suerte que la naturaleza no entiende de monedas y gracias a las abundantes aguas caidas por estas fechas, tenemos humedales!!

Saludos,

#2 — Javi

Desgraciadamente, esta primavera en Daimiel tiene un mucho de espejismo. El acuífero del que depende el parque está sobreexplotado y si no deja de sacarse más agua de la que entra, el espacio seguirá su lenta degradación, que comenzó hace décadas. A menos que caigan más lluvias "monzónicas" (una fantasía) o se deje de sacar un exceso de agua, los incendios subterráneos volverán y Daimiel terminará de morir.

#3 — Asedio

...y Daimiel terminará de morir.


Como muchas cosas que toca el ser humano... que lástima... con la "inteligencia" que hemos adquirido con el paso de los siglos y que mal lo aprovechamos.

Solo miramos que beneficio monetario nos da y poco si beneficia a la naturaleza.

Necesitamos una auténtica revolución en nuestro trato a la naturaleza o esto terminará siendo un desierto de arena y cemento.

#4 — Uve

Esa vegetacion no es que esté seca, lo que está es muerta. Se verá así hasta que nazca nueva vegetacion que la sustituya.
Aunque no soy de la zona, la conozco de buena mano desde hace tiempo y lo sucedido solo tiene una palabra para definirla: escándaloso.
Por cierto, no me parece correcto que no se pague entrada. Si esas 190.000 visitas hubieran pagado una entrada, aunque fuera un simbólico euro, ahora habrían 190.000 euros para utilizar en su mejoramiento y cuidado, aparte del reconocido hecho de que solo se respeta lo que cuesta dinero.

#5 — tomi

Hola. estuve hace unas semanas en las tablas, y aunque no soy partidario de que todo tenga que valer dinero con una entrada, creo que en este caso valdría la pena pues así, se podría mantener el parque. Allí nadie guardaba el silencio que en varios carteles se pedía y aunque esta bien que los niños disfruten de él, la mayoría corrían por los puentes dando gritos. espero no parecer demasiado "privatizador" pero quizás no nos demos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. PD: creo que con 50 centimos por cabeza se podrían hacer muchas cosas. un saludo a todos

#6 — Chiquiliqui

Estoy con Uve, la situación de las tablas es simplemente escandalosa.
Es una vergüenza que sólo se "preocupen" de un Parque Nacional cuando llegamos a estos extremos. Agonizando lleva décadas. El agua que le llega, llega por bombeo del trasvase tajo-guadiana y creo que hasta se planteó aumentar el nivel de agua con aguas residuales recicladas. No sé si lo llegaron a hacer, supongo que con las lluvias de este año ya no hizo falta. ¿Alguien lo sabe?

Pero a ver quién es el político valiente que se mete con los regadíos que lo rodean...

#7 — Chiquiliqui

Estoy con Uve, la situación de las tablas es simplemente escandalosa.
Es una vergüenza que sólo se "preocupen" de un Parque Nacional cuando llegamos a estos extremos. Agonizando lleva décadas. El agua que le llega, llega por bombeo del trasvase tajo-guadiana y creo que hasta se planteó aumentar el nivel de agua con aguas residuales recicladas. No sé si lo llegaron a hacer, supongo que con las lluvias de este año ya no hizo falta. ¿Alguien lo sabe?

Pero a ver quién es el político valiente que se mete con los regadíos que lo rodean...

#8 — emedoble

El empecinamiento en mantener el parque de Daimiel con el plan de actuación actual es como mantener los campos de golf de Arabia, un auténtico despropósito.

No me malinterpretéis, pero trasvasar agua de una cuenca a otra solo por mantener un aqüifero agonizante, secado a base se pozos ilegales descontrolados, es como poner una tirita para curar un brazo roto.

La zona se seca y la secan. El único remedio sería investigar seriamente el asunto, clausurar cientos o miles de pozos, multar a los explotadores y confiar, casi con la esperanza de un niño en Navidad, en que la naturaleza pueda regenerarse. Algo muy complicado en estos tiempos del "cambio climático" que tiene la culpa de todo...

Pero admitamoslo, Daimiel está avocado a convertirse en una llanura de secano y da igual cuanta agua trasvasemos si se sigue extrayendo después por los pozos.