Por Nacho Palou — 22 de Julio de 2016

Disco duro seagate barracuda 10TB

El Seagate Barracuda Pro es un disco duro de la vieja escuela, (de los que tienen piezas que se mueven y hacen ruidos) con capacidad para 10 TB al precio de 500 dólares / euros, que es bastante razonable.

Si el de 10 TB te parece caro, el modelo de 8 TB cuesta casi la mitad.

Según Seagate «está diseñado para dar cabida a la ingente cantidad de datos que nuestros clientes crean y consumen». Adictos a la información.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

CodeDeck

Sencilla, elegante y geek a la vez, esta Code:deck es una baraja de naipes que utiliza código del mundo de la programación en unos naipes que se «autodefinen» en cada lenguaje. Es una idea un tanto enrevesada y autorreferente y solo por eso puede que merezca la pena. (Se venden por 10 dólares).

Hay en total 13 lenguajes, uno por cada valor de la carta (los palos son los tradicionales: tréboles, corazones, picas y diamantes). La lista de «menos a más» es: Ensamblador, Bash, C++, Brainfuck, Python, Objective-C, C#, Java, PHP, JavaScript, CSS, HTML y SQL.

Muchos se preguntarán el porqué del orden: si acaso es por la importancia de unos lenguajes sobre otros – claramente no. O si el As (SQL) se considera la mejor carta y por tanto superior o sería más bien un «1» (más bien lo primero, al menos desde el siglo XV más o menos). También se podría llegar al límite de la pedantería discutiendo si HTML o CSS son lenguajes o algo parecido, pero lo cierto es que técnicamente lo son. Aquí el obligatorio FAQ para el resto de dudas.

(Vía The Awesomer.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 21 de Julio de 2016

Cómo restaurar el tema con los colores, tipografías e iconos originales de Google Chrome OS X

Algo extraño y aberrante debió suceder hace poco en algún oscuro rincón de Google para que el otro día decidieran actualizar la versión 52.0.2xxx para OS X añadiendo por defecto el famoso Material Design que –como su propia definición dice– utiliza Google como «normas de diseño y visualización para Android y la web».

El caso es que Google Chrome para OS X (obvio es decirlo, pero «una aplicación para Mac») pasó a actualizarse se actualizó de forma automática y con alevosía con un nuevo «aspecto» que modificaba no toda la interfaz de la aplicación, pero sí los colores, aspecto de las pestañas, iconos e incluso las tipografías. El resultado era un auténtico híbrido antinatural OS X + Android, bastante repelente además de poco práctico: iconos demasiado grandes, tipografías menos legibles y espacio mal aprovechado, entre otras lindezas. Y es que lo que está concebido de una forma no debe ser cambiado así a la ligera a otra.

Busqué cómo restaurar el «tema por defecto» de Google Chrome para OS X pero no es algo trivial que se puede hacer a través de las preferencias; se puede modificar por algunos similares pero la aplicación no eliminaba el aspecto, iconos y tipografías correctas. Por suerte mi búsqueda me llevó hasta Designer News, donde minutos antes un «particularmente no muy fan» del «nuevo diseño» explicó como volver fácilmente a la versión anterior (es decir: sin Material Design).

Tan solo hay que ir a chrome://flags/#top-chrome-md (copiar-y-pegar)

Cómo restaurar el tema con los colores, tipografías e iconos en Google Chrome para OS X

y elegir en el menú desplegable la opción Sin material¹.

Con otro clic en la parte inferior de la página en Reiniciar ahora para aceptar el cambio y revivir el aspecto original de Google Chrome para OS X, mano de santo. ¡Gracias John!

(1) ¡Ejem! #FromLostToTheRiver

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Julio de 2016

Los disquetes no van a durar para siempre. Pero no me da pena: yo tampoco duraré para siempre.

– Tom Persky
FloppyDisk.com

Este buen hombre gestiona FloppyDisk.com y cuenta en este videoreportaje de Great Big Story cómo ya bien entrado el siglo XXI uno se puede ganar la vida dignamente con los disquetes que usaban los viejos PC. Podríamos decir sin lugar a duda que es el último baluarte de la era de los floppys.

En su empresa (FloppyDisk.com) compran por decenas de miles disquetes que aparecen de la nada y acaban en manos de las gentes del reciclaje. Una vez comprados los limpia, clasifica por tipos y borran – desechando los que ya no sirven. El resto se etiquetan como «restaurados» y quedan listos para vender.

Históricamente recordemos que hacia 1988 el floppy de 3½" superó al disquete de 5¼"; el iMac de Apple con CD-ROM (únicamente) data de 1998 pero en 2001-2002 era más o menos normal que los PC vinieran todavía con unidades de disquetes; en cambio hacia 2007 un PC con disquetera era ya una auténtica rareza: tan solo el 2% de equipos los llevaban instalado de fábrica. Verlos en un PC era «la marca del equipo viejuno». Y con el crecimiento desmesurado del tamaño del software los disquetes se volvieron poco prácticos, la verdad.

¿Qué queda entonces de todo aquello? ¿A quién se le venden los disquetes? Sorprendentemente –o no– todavía tienen muchos usos: tristemente muchos equipos de las administraciones públicas –especialmente los militares– todavía funcionan con disquetes. También se usan en máquinas como algunos los cajeros automáticos, viejos aparatos de música e incluso –atención– en la aviónica de algunas aeronaves (así, como suena).

Que los disquetes todavía durarán algún tiempo parece claro, especialmente teniendo en cuenta que algunos silos de misiles nucleares siguen usándolos, pero ni siquiera los formatos de los 80 y 90, sino los disquetes de 8" que se inventaron en 1972 – hace ahora 44 años (!!) Y si Tom Persky no los reciclara, no habría forma de replicarlos ni hacer copias ni modificar con seguridad esa información.

Mi ironía favorita de todo este asunto es que el precio de una caja de diez floppys 3M de 3½" HD / 1,44 MB es de unos 10 dólares… Que es más de lo que costaban en los 80 (también me maravilla que todavía se puedan comprar en Amazon). Comparativamente hoy en día puedes comprar por 3 euros la unidad un pack de 10 pendrives de 8 GB, que lo que supone unas 600 veces más capacidad de almacenamiento que una de esas cajas de 10 discos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear