Por @Alvy — 22 de Mayo de 2018

Utilizando puertos serie RS-232 y velocidades que todavía se medían en baudios, estos terminales HP de la familia 264x que datan de los 70 y los 80 eran poco más que pantallas en blanco y negro capaces de mostrar caracteres ASCII (¡de 9 bits!) y poco más. No eran tan populares como los VT100 de DEC y costaban la friolera de 5.000 dólares,pero era como se usaban algunos ordenadores de la época.

El concepto de «terminal» era una simple combinación de pantalla y teclado que se conectaba al microordenador «inteligente», que podía estar cerca o a muchos kilómetros de distancia (como los primitivos teletipos). Los HP 264x tenían su procesador (8080), 8 KB de memoria RAM y algunos hasta cintas de almacenamiento – pero su misión no era procesar los datos: simplemente mostrarlos y transmitir las pulsaciones del teclado. En esta demostración de CuriousMarc que forma parte de una serie de 4 capítulos sobre el tema se puede ver cómo 9.600 bps son suficientes para hacer algunas cosillas con ellos.

En el vídeo se muestra una conexión de un HP264x a un pequeño servidor de 256 MB de RAM corriendo Crunchbang 10 (Debian/Linux) a tal velocidad que se casi se pueden leer los nombres de archivo a medida que aparecen cuando se pide un directorio.

Pero lo mejor sin duda está en 13:30 cuando se conecta con Nethack, uno de los juegos de ordenador más antiguos que todavía existen (y se actualiza, hace relativamente poco sacaron la 3.6.1). Es absolutamente entrañable y nostálgico ver la pantalla redibujarse leeeentamente e imaginar los personajes, monstruos y objetos mágicos de las mazmorras a medida que se utilizan las teclas del cursor para moverse.

Por si fuera poco, a partir de 17.00 se puede ver también cómo sería una conexión a Google utilizando el navegador de texto Lynx, también uno de los más antiguos de los comienzos de la World Wide Web. Es raro ver Google en blanco y negro, en ASCII y básicamente «sin el logo de Google»… pero en el mundo del ASCII es lo que había.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 21 de Mayo de 2018

Es un poco viejuno pero esta fábrica de coches a escala sigue siendo una fascinante demostración de lo que es posible construir con Lego y con un poco de programación en el lenguaje EV3Basic de los sensores y ordenadores Lego Mindstorm.

La minifábrica ensamblará los coches en el que color que se elija (rojo, azul, blanco) aunque las partes “prefabricadas”, incluyendo el chasis, hay que montarlas primero a mano (o en otra minifábrica para los más valientes) y tenerlas en stock.

Utiliza en total unas 5000 fichas de Lego y un par de decenas de motores, de sensores, teclados numéricos y controladores. Hay más detalles sobre su construcción en LEGO Car Factory.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Mayo de 2018

SpaceInvaders Proc

Kjetil Golid tiene una curiosa página llamada Generated.space (de los dominios .space de toda la vida ;-) donde experimenta con programación mediante procedimientos. El código se puede ver y descargar de Github.

Entre los diversos «aparatos» generados matemáticamente hay marcianitos como los de Space Invaders (aunque a mi me parecen más de Galaxians), placas tectónicas, o patrones hexagonales. Aunque hay que echarle un poco de imaginación muchos resultan muy curiosos, con toques fractales y un trasfondo sin duda bastante matemático aunque a la vez impredecible.

En su cuenta de Twitter (@kGolid) se pueden ir siguiendo los diversos proyectos de este programador+artista.

Relacionado:

Por @Alvy — 17 de Mayo de 2018

Experiencia.
De nuevo.
Windows XP ha vuelto.

Concebido como una renovación a nivel visual de Windows XP con el estilo, tipografía, paletas de color y reglas de interfaz propias de 2018, esta «Edición 2018 de Windows XP» fijo que triunfaría. Por desgracia no es más que un diseño conceptual acompañado de una bonita música. Aunque resulta altamente satisfactorio.

Su creador, Kamer Kaan Avdan ha elegido una versión del clásico You’re the one that I want… (literalmente: «Eres el que deseo») probablemente para reflejar la añoranza del que para muchos fue una de las mejores versiones de Windows – con permiso de Windows 98, claro.

Como le dicen quienes ya han visto el vídeo, «debería enviárselo a alguien de Microsoft…» a ver si consigue que se les caiga alguna lagrimilla.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear